Reciba nuestro boletín gratis

ES

iStock.com/CactuSoup, Melissa Barreiro/IDF

La ley bajo ataque (segunda parte)

Estados Unidos bajo ataque: Capítulo dos

Continúa de “La ley bajo ataque (primera parte)”.

Escándalo tras escándalo

En uno de sus últimos actos oficiales como presidente, Obama concedió clemencia a Oscar López Rivera, quien pertenecía a una organización terrorista marxista. El redactor jefe del Federalist, Ben Domenech, escribió en Substack que López “reclutó y entrenó a un pequeño ejército de terroristas para asesinar a sus compatriotas estadounidenses. Construyó fábricas de bombas. Enseñó a los jóvenes y fáciles de influenciar a fabricar artefactos que matarían y mutilarían. (…) Cuando fue juzgado, admitió haber hecho todo de lo que se le acusaba; no mostró ningún remordimiento”. Sin embargo, Obama le concedió clemencia.

Esto tipifica el obrar de Antíoco. No tiene ley. Desata fuerzas de odio y violencia. Echa por tierra la verdad. Y se disfraza de misericordia y bondad.

Tener a un hombre así al frente de Estados Unidos produjo una amarga aflicción. Los actos escandalosos que él y su administración perpetraron son demasiado numerosos para contarlos. Aquí, sin embargo, hay una breve lista:

  • Se niega a revelar los donantes extranjeros de su campaña

  • Revierte repentinamente su política sobre el “matrimonio” homosexual

  • Ignora las leyes sobre los reglamentos

  • Duplica el déficit

  • Aumenta la deuda nacional más que los 42 presidentes anteriores juntos

  • Erosiona la riqueza del estadounidense promedio

  • Ampliación masiva de los cupones de alimentos y la asistencia social

  • Personal de la administración y agencias utilizan cuentas de correo electrónico secretas

  • Canalización de millones en contratos gubernamentales a sus compinches

  • El Departamento de Justicia organiza protestas raciales

  • Impulsa la perversión sexual en otros países a través del Departamento de Estado

  • Espionaje masivo de periodistas, miembros del Congreso y estadounidenses del común

  • Personal de la Casa Blanca implicado en un escándalo de prostitución en Colombia

  • Interfiere en la investigación del fbi sobre los correos electrónicos de Hillary Clinton

  • El escándalo y el encubrimiento de Asuntos de los Veteranos

  • La Agencia de Protección del Medio Ambiente, la Administración del Seguro Social y otros organismos federales compran grandes cantidades de armas y municiones

  • Elogia el sistema comunista chino

  • El corrupto rescate de la industria automovilística

  • Niega el 77% de las solicitudes de la Ley de Libertad de Información

  • Gasta 36 millones de dólares en juicios para mantener información en secreto

  • Impulsa el alojamiento público de transexuales

  • Incautación masiva de tierras

  • Espía al ex primer ministro israelí Benjamin Netanyahu

  • Presiona a Israel para que no ataque el programa nuclear de Irán

  • Firma el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, que potenció a Rusia y debilitó a Estados Unidos (y que luego Rusia violó, sin consecuencias aparentes)

  • Se retira de Irak y prepara el camino para el régimen terrorista del Estado Islámico

  • Detiene una investigación sobre la Fundación Clinton

  • Concede exenciones financieras al personal de la Casa Blanca y a sus aliados

  • Exige que los grupos religiosos paguen los medicamentos para el aborto

  • Solyndra y otros fracasos que recibieron estímulos

  • Demanda Estados y otras jurisdicciones por aplicar la ley

  • Interfiere y posiblemente hackea ciertas elecciones

  • Libera cinco terroristas de Guantánamo a cambio del islamista Bowe Bergdahl

  • El Departamento de Justicia rechaza órdenes judiciales

  • El Departamento de Estado apoya el boicot de productos israelíes

  • Financiación de una campaña política contra Netanyahu

  • Ayuda a redactar una resolución de las Naciones Unidas contra los asentamientos israelíes

  • Traiciona a Israel en el Consejo de Seguridad de la ONU

¡Los estadounidenses deberían haber hecho sonar la alarma con toda su fuerza por estos acontecimientos! ¿Por qué los medios de comunicación, incluso los medios “conservadores”, no estaban exponiendo las acciones destructivas y sin ley de Obama? A algunos simplemente les faltó el valor para defender nuestra república constitucional. Muchos otros son ellos mismos corruptos y han llegado a aceptar y apoyar el sentimiento antiestadounidense tóxico del presidente.

Por la razón que sea, nadie se opuso a Barack Obama.

Infiltración comunista

En 1956, Herbert W. Armstrong resumió la amenaza emergente del comunismo en Estados Unidos como “una guerra psicológica de propaganda, infiltración, subversión y desmoralización. Es una guerra que ha atacado nuestras mentes y nuestros valores morales y espirituales, más que nuestros cuerpos y nuestras posesiones terrenales”.

El Sr. Armstrong dijo que esta guerra se describe en las profecías bíblicas. “Es un tipo de guerra que no entendemos ni sabemos cómo afrontar”, escribió. “Utiliza todos los medios diabólicos para debilitarnos desde adentro, minando nuestras fuerzas, pervirtiendo nuestra moral, saboteando nuestro sistema educativo, destrozando nuestra estructura social, destruyendo nuestra vida espiritual y religiosa, debilitando nuestro poder industrial y económico, desmoralizando nuestras fuerzas armadas, y finalmente, después de tal infiltración, ¡derrocando nuestro gobierno por la fuerza y la violencia!”

Piense seriamente en esa declaración. Mire a Estados Unidos hoy en día. ¿Se han logrado esos objetivos comunistas? Moral y espiritualmente, la nación está sucia. Somos líderes mundiales en pornografía. Promovemos el “matrimonio” entre personas del mismo sexo y el transgenerismo y empujamos a otras naciones a adoptarlo. ¡Dios dice que hemos olvidado cómo avergonzarnos! (Jeremías 6:15; 8:12). La religión, donde se practica, se trata de sentirse bien y de autoayuda en lugar de obedecer a Dios y vivir según la Biblia (Mateo 4:4). Nuestro sistema educativo produce millones de estudiantes que odian a Estados Unidos, aman el comunismo y no saben nada. Millones de estadounidenses dependen de dádivas que los esclavizan al gobierno y a su naturaleza humana. La deuda nacional ha superado los 30 billones de dólares. Nuestro ejército es poderoso, pero es manejado por líderes débiles y “woke” [un término que en inglés implica que “ahora han despertado y están conscientes de las injusticias sociales”]. Incluso entre los estadounidenses del común, el orgullo de nuestro poder está roto (Levítico 26:19).

La infiltración comunista de la que advirtió el Sr. Armstrong ha ocurrido. No pretendo saber el grado en que los comunistas la organizaron, ni que el Sr. Obama cumpla un plan comunista (aunque hay algunas pruebas que lo sugieren).

¡Pero sí sé del diablo! Y sé que está haciendo todo lo posible para hundir a Estados Unidos.

Lo he visto personalmente utilizar a un hombre en la cima, un Antíoco, para derribar la Iglesia de Dios. Y he visto como el gobierno de Estados Unidos, dirigido por un hombre con el objetivo declarado de transformar fundamentalmente la nación, dio un paso tras otro para debilitar este país, ¡acelerando el cumplimiento de algunas de las profecías más aterradoras de la Biblia! Y que el diablo, que es un mentiroso y que odia la ley, está detrás de eso.

El hecho de que los estadounidenses hayan estado echando por tierra la Constitución y fomentando el desafuero en sus matrimonios, en su gobierno y en su política hacia otras naciones tiene una causa definida. Lo peor de todo se remonta al hecho de que Satanás y millones de demonios han sido arrojados y confinados a la Tierra (Apocalipsis 12:9). Eso está haciendo una diferencia increíble y asombrosa en lo que está sucediendo a nuestro alrededor.

Mucha gente se burla de la existencia del diablo, ¡mientras él los destroza! No conocen a Dios ni entienden nada sobre Satanás. Hasta que lo hagan, los problemas sólo se intensificarán.

‘A causa de la prevaricación’

Surge la pregunta obvia, ¿por qué permitió Dios que le ocurriera algo tan terrible a Estados Unidos? La respuesta está en Daniel 8:10-12.

Como ya he explicado, estos versículos describen un ejército de demonios dirigido por Satanás que causa destrucción dentro de la Iglesia de Dios. Y fíjense: dice que fue “a causa de la prevaricación”. En otras palabras, los pecados del pueblo le dieron a Satanás su oportunidad. Entonces él entró directamente en el santuario, trabajando a través de los líderes en la cima, y echó por tierra la verdad. Así es como Satanás destruyó la Iglesia de Dios. Lo vi ocurrir con mis propios ojos.

Tal devastación no puede hacerse desde el pueblo. Sólo puede hacerse desde arriba.

Ahora Satanás y su poderoso ejército de demonios están destruyendo de la misma manera a la superpotencia del Israel del tiempo del fin. Los valores que ayudaron a hacer grande a Estados Unidos están siendo echados por tierra, desde lo más alto.

¿Y por qué? Esta es la parte que mucha gente pasa por alto o rechaza: es “a causa de la prevaricación”; porque hay mucho pecado en el pueblo. No se trata simplemente de un problema de un hombre en la cima con un espíritu sin ley. ¡Él nunca habría alcanzado las alturas del poder si no fuera por una crisis masiva de transgresión de la ley en toda la nación! Nuestro pueblo está saturado de pecados de todo tipo imaginable, ¡y está orgulloso de ello!

Hay consecuencias para ese desafuero. Este es un principio claro que se explica en la Biblia de principio a fin. Por eso Dios nos castiga con una maldición tan devastadora. Mucha gente ora para que Dios nos proteja de este ataque satánico. Pero esas oraciones no son respondidas, debido a nuestros pecados.

Isaías profetizó sobre nuestro pueblo hoy: “¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a [el Eterno], provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás” (Isaías 1:4).

Esta nación ha tenido muchas bendiciones durante muchos años. ¡Pero esto está cambiando rápidamente, y Dios nos está advirtiendo que está a punto de empeorar inimaginablemente!

Fíjese en la profecía del versículo 7: “Vuestra tierra está destruida, vuestras ciudades puestas a fuego, vuestra tierra delante de vosotros comida por extranjeros, y asolada como asolamiento de extraños”. ¡Esto está hablando de guerras raciales masivas que destruirán nuestras ciudades! Las ciudades de Estados Unidos van a arder.

Este será el resultado final de este ataque contra la ley. No ignore las maquinaciones de Satanás. Puede ver sus huellas en todo lo que está sucediendo hoy.

La solución a estos problemas es rechazar el desafuero satánico. Es exaltar la verdad y negarse a permitir que sea echada por tierra.

Incluso respetar y aplicar la Constitución y las leyes del país detendrían el declive y eliminarían muchos de los males de Estados Unidos. Pero la recuperación verdadera y duradera y el progreso sólo llegarán mediante el arrepentimiento hacia Dios (Ezequiel 33:11). Debemos volver a honrar y obedecer la ley de Dios.

La adoración de la voluntad

La Segunda Guerra Mundial mató a la inimaginable cifra de 60 millones de personas e infligió uno de los peores sufrimientos de la historia. Y fue iniciada por Adolfo Hitler.

Hitler creía que si uno dice una gran mentira y la repite con suficiente frecuencia, la gente la creerá. Él escribió en Mi lucha: “En la gran mentira siempre hay una cierta fuerza de credibilidad; porque las grandes masas de una nación siempre son más fácilmente corruptibles en los estratos más profundos de su naturaleza emocional que a nivel consciente o voluntario; y así, en la primitiva simplicidad de sus mentes, caen más fácilmente víctimas de la gran mentira que de la pequeña, ya que ellos mismos suelen decir pequeñas mentiras en asuntos menores, pero se avergonzarían de recurrir a falsedades a gran escala”.

Puede sonar extraño, pero Hitler lo utilizó con una eficacia aterradora. Afirmó que el ejército alemán no había perdido la Primera Guerra Mundial en el campo de batalla, sino que había sido apuñalado en la espalda por los judíos. No había pruebas para esta afirmación, pero Hitler la repitió hasta que la gente se la creyó. Culpó al Tratado de Versalles y responsabilizó a Occidente del caos político y económico que asolaba a la República de Weimar. Los alemanes llegaron a creer a Hitler, lo eligieron canciller y apoyaron su exterminio a escala industrial de unos 6 millones de judíos.

No hemos aprendido de esta historia como deberíamos. ¿Podría ocurrir algo similar hoy en día? ¿Podría alguien provocar una revolución política simplemente repitiendo una mentira descarada una y otra vez hasta que un número suficiente de personas se la crea?

¿Podría ocurrir en Estados Unidos? Pues bien, ¡ya ha sucedido en un grado impactante!

Hermann Rauschning fue presidente de la Ciudad Libre de Dánzig en Alemania de 1933 a 1934. Se unió brevemente al movimiento nazi antes de romper con él. Mantuvo muchas conversaciones con Hitler que más tarde escribió en su libro Hitler me dijo.

Él escribió que durante estas conversaciones Hitler habló mucho sobre la psicología de la mentira. Rauschning recordó que en una ocasión, Hitler dijo: “Lo que se le dice a la gente en masa en un estado receptivo de devoción fanática permanecerá. Las palabras recibidas bajo una influencia hipnótica son radicales e impermeables a toda explicación razonable”. También recordó que Hitler dijo en otras ocasiones: “Estamos ahora en el final de la Edad de la Razón”; “Viene una nueva era de la interpretación mágica del mundo, de interpretación en términos de voluntad y no de inteligencia”; “No existe la verdad ni en el sentido moral ni en el científico”.

Debe llegar a reconocer cómo este mismo espíritu satura la izquierda radical en la política estadounidense.

¿De dónde sacó Hitler esa psicología de la mentira? La respuesta está en Juan 8:44, donde Jesucristo dijo de Satanás el diablo: “No ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira”.

Rauschning llamó a Hitler “maestro encantador”. Hitler sentía una intensa fascinación por la magia oculta. Gran parte de lo que le dijo a Rauschning sobre “una nueva era de la interpretación mágica” procedía del ocultista alemán Ernst Schertel. La obra de Schertel Magic: History, Theory and Practice [Magia: historia, teoría y práctica] era uno de los libros más anotados de la biblioteca personal de Hitler.

Las anotaciones de Hitler incluyen puntos destacados como “la diferencia entre lo ‘verdadero’ y lo ‘falso’ ha desaparecido” y “se gana bastante con [la magia]: a saber, la posibilidad de (…) cambiar el mundo según nuestra voluntad. Pero esto es magia, y sobre esta base somos capaces de crear realidad donde no hay realidad”.

Hitler creía que no necesitaba confiar en la razón, la inteligencia, la realidad, la verdad o Dios. En cambio, adoraba su propia voluntad humana y creía que podía crear su propia realidad.

Consciente o inconscientemente, mucha gente hoy en día cree lo mismo. Simplemente mienten hasta que convencen no sólo a los que les rodean sino ¡incluso a ellos mismos de que tienen razón!

Estamos viendo cómo las mentiras descaradas se convierten en una parte cada vez mayor del panorama político actual. Es sorprendente la falta de remordimiento de nuestros líderes al decir cosas que son claramente falsas. Y en los raros casos en los que se les atrapa y se les llama la atención, dicen que nunca han dicho esas cosas, o insisten en que lo que es falso es realmente cierto. ¡No tienen vergüenza!

¿No es esto exactamente lo que describía Hitler? Estas personas creen que si dicen algo, ¡es verdad! Piensan que si ellos lo quieren, entonces todo el mundo debería creerles.

Esta es una señal segura del creciente poder de Satanás. ¡Estamos viendo la obra de este asesino mentiroso en su peor momento! Él es el padre de la mentira; no hay verdad en él. Pero aun así, ¡le mirará a los ojos e insistirá en que todo lo que dice es la verdad!

En su campaña para un segundo mandato, Obama dijo: “Puede que a veces se sienta frustrado por el ritmo del cambio. Yo también me siento frustrado a veces. Pero ustedes saben cuál es mi posición. Saben lo que creo. Saben que les digo la verdad”. ¡Eso fue una mentira enorme!

El comentarista conservador Glenn Beck respondió a la declaración del Presidente: “Esto es más bien un juicio sobre Estados Unidos y la prensa. Nunca he mirado hacia atrás y me he maravillado de la cantidad de gente que cae y acepta, a sabiendas, una falsedad. Nunca lo había visto en mi vida”.

¡Eso es porque los tiempos son diferentes! No se puede explicar este tipo de engaño abierto y descarado sin precedentes, a menos que se acuda a la Biblia y se comprenda que Satanás ha sido arrojado y ¡que su influencia es mayor que nunca!

Se trata de una tendencia terriblemente peligrosa: personas que utilizan la mentira para conseguir ambiciones políticas, para imponer una agenda radical a los demás y para destruir la vida de la gente.

Barack Obama es seguido por personas en el gobierno y en los medios de comunicación que adoran la voluntad, y él está a cargo. ¡Esa gente está siguiendo esa voluntad! Y en verdad, Obama también está siguiendo esa voluntad. ¡Él y los otros no se dan cuenta de que están siguiendo la voluntad de Satanás!

Psicosis de formación masiva

Un ejemplo inequívoco de este fenómeno es la forma en que los políticos estadounidenses respondieron a la covid-19. Exageraron la amenaza del virus, se arrogaron poderes sin precedentes y los utilizaron para tomar medidas radicales que destruyeron cientos de miles de negocios, encerraron a la gente en sus propias casas, interrumpieron la educación de millones de niños, pusieron a la gente en contra de los demás animándolos a denunciar a sus vecinos; perpetraron problemas sin fin. Luego promovieron las vacunas experimentales, incluso exigiéndolas para que la gente conservara su empleo o utilizara los servicios básicos. Pisotearon la Carta de Derechos. Censuraron la verdad y dijeron mentira tras mentira.

Sin embargo, ¡millones de personas les siguieron la corriente!

El Dr. Robert Malone, quien ayudó a realizar el mayor avance en el estudio del arnm en 1988 que sentó las bases de la tecnología de arnm utilizada en millones de inyecciones de la vacuna covid-19, comparó la respuesta de la sociedad actual con lo que ocurrió en Alemania durante las décadas de 1920 y 1930. Se trataba de una “población muy inteligente y altamente educada, y se volvieron locos. ¿Y cómo ocurrió eso? La respuesta es la psicosis de formación masiva”, le dijo a Joe Rogan el 3 de enero de 2022.

“Cuando hay una sociedad donde unos y otros se han desvinculado y padecen una ansiedad permanente con la sensación de que ‘las cosas no tienen sentido y no se pueden entender’, y bajo esas circunstancias su atención es focalizada por un líder o una serie de eventos en un pequeño punto, como en la hipnosis, quedan literalmente hipnotizados y pueden ser conducidos a hacer lo que sea”, dijo él. El Dr. Malone dijo que un líder sin escrúpulos puede aprovecharse de eso para conseguir que su pueblo haga cualquier cosa.

“No importa si les mienten o lo que sea. Los datos son irrelevantes”, continuó. “Y además, cualquiera que cuestione esa narrativa debe ser inmediatamente atacado. Son los ‘otros’. Esto es fundamental para la psicosis de formación masiva. Y esto es lo que ha ocurrido”.

Hay una razón definitiva por la cual las multitudes de personas han hecho y están haciendo cosas locas. Se debe a que la gente confía en su propia voluntad —confían y exaltan sus emociones, impulsos e incluso sus razonamientos— en lugar de someterse a la voluntad de Dios.

El apóstol Pablo escribió sobre este mismo tema: “Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles [demonios, debería leerse], entremetiéndose en lo que él [ha] visto [esa es la traducción correcta], vanamente hinchado por su propia mente carnal (…) Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario [culto a la voluntad, vkj]…” (Colosenses 2:18, 23).

Esto es exactamente de lo que estaba hablando Hitler: adoración a la voluntad. Él habló de “la interpretación mágica (…) en términos de la voluntad”. En efecto, Hitler dijo: Así es como funciona ahora: Su lógica, hechos, evidencia y verdad no nos detendrán. Hoy seguimos una “interpretación mágica”. ¡La adoración a la voluntad es inmune a la verdad! Insiste en que no hay verdad absoluta. No busque respuestas en la Biblia; usted puede tener una interpretación mágica de las cosas. Y así, lo que queda implícito es, ¡Simplemente sigan nuestra voluntad!

Pablo revela lo que sucede cuando se adora la voluntad humana: ¡Hacerlo conduce a adorar demonios! Eso se debe a que la mente humana es muy vulnerable a la difusión, el engaño y la influencia del “príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia”, Satanás el diablo (Efesios 2:2). Esto es especialmente cierto en una mente llena de vanidad, como la de Satanás.

Seguir la voluntad humana significa realmente ¡seguir la voluntad de Satanás!

Cuando los seres humanos rechazan la verdad de Dios, empiezan a adorar sus propias opiniones. Empiezan a pensar como Satanás. Cuando este tipo de pensamiento se afianza lo suficiente, la gente incluso deja de preocuparse por la diferencia entre lo verdadero y lo falso. Empiezan a tratar de mágicamente “crear realidad donde no hay realidad”. “Las difusiones de Satanás nos hacen impermeables a la razón, si lo permitimos.

Esa es la nueva era por la que trabajó Hitler. Ese es el mundo que quiere Satanás.

Esta influencia se ha apoderado de la escena política de Estados Unidos. ¿Puede reconocerla?

Pablo advirtió que no se dejara engañar por nadie de esta manera: “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Colosenses 2:8). La Good News Bible traduce la expresión “rudimentos del mundo” como “espíritus gobernantes del universo”. El Thayer’s Lexicon dice que significa “invadir, de males que llegan a existir entre los hombres y comienzan a ejercer su poder…”.

¿Qué es la adoración de la voluntad? ¡Significa ser gobernado por el mundo de los demonios! Eso es lo que dice esta escritura.

Existe un mundo espiritual maligno. Hay seres espirituales, ¡y tienen poder verdadero! No se puede explicar de otra manera lo que les ocurrió a los alemanes en la década de 1930 o a los estadounidenses en la década de 2020 u otros episodios de la historia.

La Escritura deja muy clara esta realidad. Lea los Evangelios, por ejemplo, y verá que Jesucristo frecuentemente expulsaba a demonios. ¿A dónde fueron esos demonios? No murieron. Millones de ellos han sido arrojados y confinados a esta Tierra junto con Satanás el diablo (Apocalipsis 12:7-12).

Si no está arraigado en la Palabra de Dios, usted es, como dijo Hitler, “más fácilmente corruptible en los estratos más profundos de su naturaleza emocional”.

La profecía bíblica muestra que la adoración a la voluntad va a conducir a un sufrimiento feroz e intenso; incluso peor que en la Segunda Guerra Mundial. La única manera de escapar de las catástrofes devastadoras que la profecía dice que envolverán a Estados Unidos es estar arraigado en la verdad, basada en la Palabra de Dios.

Continuará...


Boletín, AD