Economically 560

Gary Dorning/LaTrompeta

Estados Unidos está siendo sitiado económicamente

27/02/2019  •  de latrompeta.es
Herbert W. Armstrong predijo la fusión de dos bloques comerciales masivos, que sucederá a expensas de Estados Unidos. ¡Esa profecía está por cumplirse este año!
 

La Unión Europea está a punto de hacer su mayor acuerdo comercial. Será con el bloque comercial mercosur , que incluye a Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay.

La UE ha querido hacer este acuerdo durante años, pero ha encontrado varios obstáculos. Ahora parece que un bloque comercial entre la UE y el mercosur finalmente se convertirá en realidad; los representantes creen que va a pasar este año, y éste sería el bloque comercial más grande del mundo.

Durante más de 60 años hemos estado profetizando que este acuerdo sucederá. Este pronóstico se basa en la profecía bíblica. Y tendrá repercusiones sobre las que tenemos que pensar cuidadosamente. Este acuerdo está destinado a conducir a EE UU a unos días muy oscuros, si no prestamos atención a la profecía y nos damos cuenta de lo que Dios tiene que decir al respecto.

Un obstáculo que se ha eliminado es el liderazgo en Brasil. El nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, es católico y simpatiza mucho con Europa. Él sigue el consejo del príncipe Luis de Orleans-Braganza, descendiente real del emperador del Sacro Imperio Romano Francisco ii y del emperador brasileño Pedro ii. Ambos hombres están preocupados por la creciente influencia de China en Latinoamérica y quieren reorientar a Brasil hacia Europa. Así que Bolsonaro está entusiasmado con llegar a este acuerdo con la UE.

En nuestro artículo reimpreso titulado “2019 May Bring Europe’s Biggest Trade Deal Yet (El 2019 podría traer el mayor acuerdo comercial de Europa hasta el momento)”, escribimos: “En los últimos años, la UE ha finalizado pactos comerciales con Chile, Perú, Colombia, México, Panamá, Costa Rica, Honduras y Nicaragua. Pero desde el año 2000 el potencialmente enorme acuerdo comercial con el mercosur ha permanecido esquivo. Ahora, después de haber concluido un acuerdo comercial con Japón, ‘la UE pretende llegar a un acuerdo con la Confederación Suramericana de mercosur tan pronto como sea posible’, informó Handelsblatt” (8 de enero).

“Con más de 260 millones de personas y un producto interno bruto de aproximadamente 2,9 billones de dólares, el mercosur es uno de los bloques económicos más grandes del mundo”, continuamos. “Europa necesita concluir urgentemente un acuerdo con Latinoamérica para que su política comercial funcione”. (Lea este artículo en laTrompeta.es).

Los países del mercosur poseen recursos que Europa necesita. A cambio, Europa también está supliendo algunas de las necesidades de Latinoamérica. Sin embargo, la realidad es que, al unirse a Europa de esta manera, ¡Latinoamérica está contribuyendo al surgimiento de una resurrección moderna del Sacro Imperio Romano medieval!

Pocos estadounidenses están prestando atención a la situación que se está desarrollando al sur. Pero les garantizo que no podrán ignorarlo indefinidamente. ¡Este acuerdo comercial impactará al mundo entero! Va a afectar su vida dramáticamente. Se están sembrando las semillas de una guerra comercial y un cerco económico que ayudarán a destruir a EE UU. ¡Así de importante es este tratado comercial!

Promesas de prosperidad

Para comprender lo que dice la profecía bíblica sobre este acuerdo entre Europa y Latinoamérica, usted necesita conocer algo de historia antigua crucial.

La historia de la posición exaltada de EE UU en el mundo de hoy se remonta al patriarca bíblico Abraham. Dios llamó a Abraham y lo sometió a una severa prueba de fe. Cuando Abraham pasó la prueba, Dios le hizo una promesa extraordinaria: “Por mí mismo he jurado, dice [el Eterno], que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos” (Génesis 22:16-17).

Dios prometió otorgar poder real a las naciones que descenderían de Abraham, ¡naciones que aún están en escena en los tiempos modernos! Usted puede leer la historia completa de cómo Dios cumplió esta promesa en el libro de Herbert W. Armstrong Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía, que nos complacerá enviarle sin costo alguno.

¿Qué significa poseer las “puertas” de sus enemigos? En términos prácticos, significa controlar el comercio mundial.

¿A qué naciones se refiere esto? Dios prometió que éstas se convertirían en la nación más grande y el mayor conjunto de naciones que este mundo haya visto jamás (Génesis 35:11). Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía los identifica. EE UU y Gran Bretaña llevan el nombre “Israel” hoy día (Génesis 48:16). Ellos recibieron esta promesa de primogenitura y Dios les dio una prosperidad y poder fantásticos.

Dios bendijo a nuestros pueblos por la obediencia de Abraham. Nuestra riqueza y poder no vinieron debido a nuestro impresionante ingenio. ¡Vinieron porque nuestro antepasado Abraham obedeció a Dios!

Esas bendiciones incluían las puertas estratégicas de nuestros enemigos. “Aunque toda la riqueza proviene de la tierra, la prosperidad y la riqueza a escala nacional siempre se deben a la industria y el comercio. Y el comercio entre las naciones se ha efectuado casi todo por barco, mediante las vías marítimas del mundo”, escribió el Sr. Armstrong (op. cit.). Antes de la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña y Estados Unidos controlaban todas las puertas marítimas principales del mundo: Gibraltar, el Canal de Suez, Singapur, el Canal de Panamá, el Cabo de Buena Esperanza, Malta, Chipre, las Islas Malvinas y muchas otras. Esta fue una parte significativa de la promesa de primogenitura por parte de Dios. “Así que tenemos que ser la Israel actual”, escribió el Sr. Armstrong.

Esto es simplemente una cuestión de historia. ¿Pero cuál es la situación hoy día? ¡El hecho es que gran parte del poder y prestigio de Estados Unidos y Gran Bretaña ha venido y se ha ido!

Advertencias de maldiciones

Lea Levítico 26 y Deuteronomio 28. Ahí Dios nos instruye y nos dice cómo podemos ser bendecidos: mediante la obediencia a Sus leyes. Pero también nos advierte que si le desobedecemos, seremos maldecidos. Él desea que nosotros escojamos las bendiciones en vez de las maldiciones. Pero debemos escoger.

Estamos sufriendo las penalidades de las malas decisiones que Estados Unidos está tomando. Por ejemplo, EE UU hoy tiene una deuda nacional de 22 billones de dólares, y esa cifra sigue subiendo aún más. Dios nos prometió que si le obedecemos, nosotros le prestaríamos a muchas naciones, pero nunca pediríamos prestado (Deuteronomio 28:12). Hubo un tiempo cuando esto se cumplía en Gran Bretaña y Estados Unidos. Pero actualmente, pedimos prestado mucho más de lo que prestamos. ¡Algo no está bien! Ya no estamos siendo bendecidos. No estamos prosperando en nuestros caminos (versículo 29). Nuestras naciones están perdiendo la prosperidad y el prestigio internacional debido a nuestros pecados.

Fíjese en esta advertencia específica de una maldición por desobediencia: “Pondrá sitio a todas tus puertas, hasta que caigan tus muros altos y fortificados en que tú confías, en toda tu tierra; sitiará, pues, todas tus puertas y toda la tierra que [el Eterno] tu Dios te hubiere dado” (versículo 52), [versión nuestra de la KJ inglesa].

Hoy día confiamos en nuestros muros. Confiamos en nuestro poder. No miramos al Dios que nos dio ese poder. ¡Y Dios está tomando eso personalmente! Dios le dio a Estados Unidos y Gran Bretaña esas puertas marítimas. Él hizo de Gran Bretaña el imperio más grande que este mundo haya visto, y de EE UU la nación más grande de la Tierra. Debemos reconocer de dónde ha venido nuestra prosperidad. Debemos pedir perdón por usar estas bendiciones de una manera pecaminosa.

Estas “puertas” en el versículo 52 son las mismas puertas que Dios previamente prometió dar a estas naciones. ¡Y ahora vemos que a Estados Unidos y Gran Bretaña les han quitado la mayoría de los corredores marítimos estratégicos del mundo que una vez controlaron! (Puede leer más acerca de esto en nuestro folleto gratuito Edición especial: ¡Él tenia razón!, en el capítulo “Cambio de guardia”).

¡Esta es una profecía que dice que EE UU será sitiado en todas nuestras puertas! La economía nacional será golpeada por la competencia extranjera.

Mire estas profecías a la luz de la posición estratégica de Latinoamérica. Estados Unidos no puede ser sitiado verdaderamente a menos que Latinoamérica sea parte de ello.

Moisés advirtió al antiguo Israel sobre algo que aplica a nosotros “en los postreros días”: “Porque yo sé que después de mi muerte, ciertamente os corromperéis y os apartaréis del camino que os he mandado; y que os ha de venir mal en los postreros días, por haber hecho mal ante los ojos de [el Eterno], enojándole con la obra de vuestras manos” (Deuteronomio 31:29).

Hoy vemos crecer este mal en la alianza entre Latinoamérica y Europa. ¡Necesitamos vigilar esta relación porque es seguro que tendrá un impacto dramático en la vida de cada persona en Estados Unidos!

Dependencia en Europa

Nuestro folleto Edición especial: ¡Él tenia razón! documenta el pronóstico preciso del ya difunto educador Herbert W. Armstrong, para el cual se basó en las profecías de la Biblia. Este folleto también incluye un capítulo sobre la relación entre Europa y Latinoamérica. En él escribimos: “La Pura Verdad [predecesora de la Trompeta] reconoció la profunda importancia de las raíces religiosas que comparten los europeos y los latinoamericanos. En octubre de 1957, dijo: ‘… Las naciones latinoamericanas se unirían a la resurrección europea del antiguo Imperio Romano”. (Solicite una copia gratuita de Edición especial: ¡Él tenia razón!Le brindará una visión profunda de lo que está sucediendo con esta relación hoy).

¡Esa profecía fue escrita hace más de 60 años! Es una profecía que solo podría venir de Dios.

Y continuamos: “Entre 2002 y 2011, más del 49% de las armas importadas por naciones suramericanas provinieron de la UE, según la Base de datos de Transferencias de Armas del Instituto Internacional de Investigación de la Paz de Estocolmo. (…) También es digno de mencionar que la mayoría de las armas de la UE procedían de Alemania más que de cualquier otra nación”.

Los países latinoamericanos no pueden fabricar sus propias armas avanzadas, pero han evitado apoyarse en EE UU o Rusia para esto. En cambio, han optado por ponerse del lado de Europa. “Suramérica está soldada al sistema militar de Europa”, escribimos. “La alianza es segura. El ejército de Suramérica depende enormemente de Europa” (énfasis mío). Está mirando hacia Europa, y particularmente a Alemania, para fortalecer sus armamentos militares. Esto ha estado sucediendo durante años.

Latinoamérica posee tremendos recursos. Alemania lo sabe muy bien. Este país está liderando Europa. ¡Y la profecía muestra que pronto estará liderando a Latinoamérica también, como cabeza de un Sacro Imperio Romano reconstituido!

Esta relación probablemente dará un paso más este año; un acontecimiento aterrador para Estados Unidos.

Si este acuerdo comercial masivo se concreta este año, entonces creo que este año también veremos a la Unión Europea actual de 28 naciones siendo reducida a la superpotencia de 10 naciones profetizada. Algo tendrá que cambiar antes de que Europa pueda estar estrechamente vinculada con Latinoamérica. La actual Unión Europea, política y religiosamente desunida, tendrá que convertirse en un Sacro Imperio Romano unificado política, militar y religiosamente. Latinoamérica ya está bastante unida en su religión; el Sacro Imperio Romano tendrá que estar unido en su religión también. Y la única manera de eliminar la división es reducir esa unión a 10 naciones. Está profetizado que así sucederá (Apocalipsis 17).

Un hombre fuerte está llegando al escenario para ayudar en el desarrollo de esa unión (Daniel 8:23). Solo él puede moldear al Sacro Imperio Romano y tomar el control. Creo que podríamos ver a este hombre fuerte aparecer en 2019.

¡Esta potencia europea está destinada a convertirse en la superpotencia número uno del mundo!

‘Dos bloques comerciales gigantescos’

Europa obtendrá mucho poder de su relación con Latinoamérica. El Sr. Armstrong predijo que este bloque de poder combinado superaría a EE UU. Su revista, The Plain Truth, declaró en mayo de 1962 que “Estados Unidos será dejado al margen a medida que dos bloques comerciales gigantescos, Europa y América Latina, se unan y comiencen dirigir el comercio mundial”.

¡El Sr. Armstrong profetizó precisamente lo que vemos suceder hoy día! Esta es una unión que será más fuerte que Rusia y China. Será más fuerte que Estados Unidos.

Esto instigará una guerra comercial masiva, ¡y EE UU quedará al margen!

Como escribimos en nuestro artículo en línea del 8 de enero, “Europa ya le está dando la espalda a Estados Unidos, y busca atraer a Latinoamérica a su lado”. ¡Qué cambio monumental!

La profecía bíblica muestra que Europa está a punto de convertirse en una potencia económica. Será parte de un enorme “mercado de naciones” (Isaías 23:3).

Europa se convertirá en la superpotencia número uno del mundo. Ya está equipada con bombas nucleares. Así que usted puede estar seguro que una vez que gane ese tipo de influencia económica, será un poder que aterrorizará al mundo.

¡Podemos evitar esa terrible crisis si solo miramos al gran Dios que inspiró la profecía bíblica!

Ira de Dios, y después esperanza

Latinoamérica y Europa se han olvidado de toda la ayuda extranjera que EE UU les ha dado. Están acudiendo uno al otro y ya están empezando a dejar a Estados Unidos al margen, como dijo The Plain Truth (La Pura Verdad) del Sr. Armstrong.

Debemos recordar que Estados Unidos no puede ser sitiado económicamente y estar en una guerra comercial a menos que Latinoamérica sea parte de ese sitio. Con la participación de Latinoamérica, EE UU está rodeado. Lea nuestro artículo “Preparándose para asaltar el castillo de EE UU” en la página 14 y estudie nuestra infografía en la página 16, para comprender mejor esta realidad.

Sin embargo, EE UU se ha rendido a estas potencias como sus “amantes” (Oseas 8:9). Confiamos en otras naciones en lugar de Dios. Pero Dios nos advierte que mejor tengamos cuidado. ¡Nuestro Padre espiritual está enfadado porque estamos confiando en hombres! Ahora Él está poniendo en la mente de estas potencias extranjeras el socavar y atacar a Estados Unidos.

A muchas personas les será difícil creer esto. Pero hay muchas profecías en la Biblia que dicen exactamente lo que va a suceder. El problema es que la mayoría de las personas no leen la Biblia, ¡y quienes la leen no creen lo que dice!

“Así, pues, ha dicho [el Eterno] el Señor: He aquí yo estoy contra ti; sí, yo, y haré juicios en medio de ti ante los ojos de las naciones” (Ezequiel 5:8). ¡Esta advertencia debería despertar a la gente! ¡Dios mismo está diciendo a las naciones de Israel que Él está contra ellos! No solo nuestros enemigos están contra nosotros, sino que Dios también lo está. ¡Esto debería causar terror en nuestras mentes!

No hay esperanza para nosotros de evitar la Gran Tribulación —el peor período de sufrimiento en la historia humana, Mateo 24:21—, si no prestamos atención a la advertencia de Dios. Responder en arrepentimiento salvará nuestras vidas físicas. Debemos buscar eso con todo nuestro ser.

“Por tanto, vivo yo, dice [el Eterno] el Señor, ciertamente por haber profanado mi santuario con todas tus abominaciones, te quebrantaré yo también; mi ojo no perdonará, ni tampoco tendré yo misericordia” (Ezequiel 5:11). Dios está molesto por la manera en que estamos viviendo.

Pero no tenemos que sufrir. En Ezequiel 6, Dios le dice a Su pueblo: “profetiza contra” Israel (versículo 2). ¡Dios quiere salvar a las naciones de Su primogenitura! Dios dice que hay un pequeño número de personas que Él protegerá (simbolizado por lo que le dijo a Ezequiel: “Los atarás en la falda de tu manto” —Ezequiel 5:3). Dios dice que, si le obedece y hace Su obra, Él le protegerá de estos problemas inminentes. Él nos probará y nos evaluará, pero al final protegerá a quienes se vuelvan a Él, ya sea individuos o naciones.

A través de todo este sufrimiento, vamos a llegar a conocer a Dios (Ezequiel 6:10). Dios quiere conocer individualmente a cada persona. Él no quiere que hombres malvados nos maten. Pero, lamentablemente, se necesitará mucho sufrimiento para que Dios haga comprender a la humanidad obstinada.

Incluso si usted no se arrepiente hoy, después del peor sufrimiento que este mundo haya experimentado —la Gran Tribulación— Dios aún guiará a este mundo hacia la Segunda Venida de Jesucristo. Usted ya no verá más Sacros Imperios Romanos. No verá más guerras. La Tierra estará llena de felicidad, gozo y paz. ¡Qué tiempo tan maravilloso va a ser ese! 

HWR, AD