Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Gerrrarmy

Getty Images

Alemania en la profecía (segunda parte)

Alemania y el Sacro Imperio Romano: capitulo cinco

Continuación de Alemania en la profecía (primera parte)

El poder de la bestia

En Apocalipsis 17:1-3, el ángel dice a Juan, “Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación (…) y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos”. Dios dice que una bestia extraordinaria se levantará y afectará a todos los habitantes de la Tierra.

Continuando en el versículo 7: “Y el ángel me dijo: ¿Por qué te asombras? Yo te diré el misterio de la mujer, y de la bestia que la trae, la cual tiene las siete cabezas y los diez cuernos”. Dios le reveló al Sr. Armstrong, a través de estos versículos en Apocalipsis 17 y otras escrituras, que una gran bestia política se está levantando en Europa a la que se le unirá una gran bestia religiosa europea en una alianza impía para conquistar al mundo. La religión va a inspirar emocionalmente a los europeos. Y entonces un megalómano entrará en la escena para agitar a la gente, como sólo Hitler pudo hacerlo.

El versículo 8 de Apocalipsis 17 dice que, “La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra (…) se asombrarán viendo a la bestia que era y no es, y será”.

La palabra traducida “abismo” [o “pozo sin fondo” en el inglés] en el versículo 8 realmente significa “bajo tierra”. Ahí es donde han estado los nazis desde antes del fin de la Segunda Guerra Mundial.

El supuesto “Sacro” (santo) Imperio Romano se va a levantar al poder una última vez. En Apocalipsis 17:9-12, dice: “Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer, y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es…” (aquí fue cuando el Sr. Armstrong entró en la escena y comenzó a entender todas estas profecías) “… y el otro aún no ha venido…” (pero se está levantando ahora ) “… y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo. La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición. Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia”.

Esta unión impía no durará mucho tiempo, pero “estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia” (vers. 13). Toda su existencia girará en torno a hacer lo que Satanás les ordene que hagan. ¡Y será espantoso! “Porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá” (Mateo 24:21).

En Apocalipsis 18:3, Dios nos dice más acerca de este gran sistema satánico llamado Babilonia. “Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites”.

Y este gran poder religioso (esta mujer sobre la bestia), ¿qué va a hacer con su poder? Los versículos 12 y 13 dicen que ella hará mercancía de “esclavos, y almas de hombres”.

En Isaías 10:5, Dios dice: “Oh Asiria, vara y báculo de mi furor, en su mano he puesto mi ira”. Note que Dios habla acerca de Asiria, no de las diez naciones. Sólo de la única nación poderosa. Los alemanes son la gran amenaza. Dios los está utilizando para un propósito especial.

Dios dice que, “Le mandaré contra una nación pérfida, y sobre el pueblo de mi ira le enviaré, para que quite despojos, y arrebate presa, y lo ponga para ser hollado como lodo de las calles” (vers. 6). Dios dice que los alemanes son una herramienta en Sus manos. Ellos pisan a humanos caídos “como el lodo de las calles”.

Versículo 7: “Aunque él no lo pensará así, ni su corazón lo imaginará de esta manera…” Incluso el líder del poder de la bestia que guía a Alemania que pronto aparecerá no pensará que él destruiría o cortará naciones. Pero eso, es lo que el resto del versículo dice: “…sino que su pensamiento será desarraigar y cortar naciones no pocas”. Como dice en Habacuc 1:11, su mente cambiará.

Muchas naciones han sido destruidas por el poder de los alemanes. Recuerde la declaración de Leonard Catrell: “En todos los anales de la conquista humana, es difícil encontrar a algún pueblo más dedicado al derramamiento de sangre y masacres que los asirios. Su ferocidad y crueldad tienen pocos paralelos salvo en los tiempos modernos” (refiriéndose a Alemania).

Asiria fue la maquinaria de guerra más grande en toda la historia. Ellos fueron grandes conquistadores. Tenían armas superiores, y una organización superior. Y hoy, ¡están de vuelta en el escenario mundial! 

Continúa en Alemania en la profecía (tercera parte)

Germany, AD