Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Candlesticks 560

REESE ZOELLNER/LA TROMPETA

Una profecía sobre la Iglesia de Dios

La verdadera historia de la verdadera Iglesia de Dios Y su guerra de 2,000 años con la gran iglesia falsa (Capítulo 1)

Continuación de Una historia no detallada totalmente

¡T odo el libro del Apocalipsis es sobre noticias mundiales! Lo que Dios dio en el libro de profecías más importante de la Biblia es una descripción de los eventos mundiales, ¡que llevan a este mundo al tiempo de la Segunda Venida de Jesucristo!

El Apóstol Juan registró la profecía pero no entendió la mayor parte de ella. Esa profecía es para este tiempo actual, y trata principalmente del presente caótico. Todos los acontecimientos terribles que están asediando a nuestro mundo fueron profetizados en Apocalipsis. Lo podemos ver como nunca antes. ¡Los eventos que este libro describe están comenzando a desarrollarse ante nuestros ojos!

Apocalipsis nos da una secuencia cronológica de los principales eventos. Suministra el flujo de la historia. Cada paso gigantesco en los acontecimientos mundiales está descrito en ese libro, donde podemos leerlo y estudiarlo.

Dios le da a Su Iglesia una gran responsabilidad, y espera mucho de nosotros. Él nos encarga que entreguemos un mensaje de esperanza y buenas noticias. Pero ese mensaje también incluye una fuerte advertencia sobre el peor sufrimiento que jamás haya golpeado a la Tierra, justo antes de la Segunda Venida de Cristo. Dios nos ordena que hagamos todo lo posible para transmitir este mensaje a todo el mundo.

En los primeros capítulos del libro de Apocalipsis se encuentra una gran cantidad de información sobre la comisión de la Iglesia.

Profecía proveniente del Padre

Considere lo que es revelado en solo las primeras pocas palabras del libro de Apocalipsis: “La revelación de Jesucristo, que Dios [el Padre] le dio, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto” (Apocalipsis 1:1). Estas palabras introducen a Dios el Padre y a Jesucristo. El primer versículo de Apocalipsis demuestra el gobierno de familia y realeza de Dios. El Padre es la Cabeza de Su Familia.

El apóstol Juan registró este mensaje profético, pero este libro vino de Dios el Padre. Él estructuró todo con precisión y cuidado. Él quiere que sepamos que toda esta revelación vino de Él, no de Cristo, no de un ángel, ciertamente no de Juan, y ¡nunca de un hombre!

Este libro contiene las profecías del Padre sobre eventos futuros que Él le dio a Jesucristo para compartir con Sus siervos. El Padre es el origen de la profecía. Esto revela el pensamiento del Padre acerca de Su futura Familia, el Reino de Dios, es decir, la buena noticia que es el evangelio.

El versículo 7 describe el evento que introducirá ese Reino al mundo; el regreso de Cristo: “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron...”. El libro de Apocalipsis es acerca de la Segunda Venida. Nuestras vidas deben girar en torno a esa gran causa, hasta el punto en que, si fuera necesario, moriríamos por ella.

La profecía también revela los eventos terribles que precederán el regreso de Cristo, incluyendo el terrible Día del Señor. Apocalipsis lo describe en detalle, comenzando en el versículo 10, en donde Juan escribió: “Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor”. El Día del Señor es el tema de este libro. Gran parte de Apocalipsis describe los eventos que ocurren justo antes de la Segunda Venida. Sofonías lo llamó el día de la ira de Dios (Sofonías 1:15, 18). El libro de Apocalipsis revela la ira de Dios sobre los pueblos de este mundo. Predice el tiempo en que Dios enviará plagas sobre plagas.

Luego, al final de ese día de la ira, ¡los eventos culminarán con el regreso de Jesucristo a la Tierra! Apocalipsis muestra la secuencia exacta de eventos que conducirán a ese acontecimiento grandioso.

Con respecto a Su Segunda Venida, Jesús mismo dijo: “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino solo mi Padre” (Mateo 24:36). Sólo el Padre sabe “el día y la hora”. El libro de Apocalipsis trata sobre cosas “que han de ser después de estas” (Apocalipsis 1:19). ¡Es un libro de profecías que deben suceder! ¡Dios el Padre se encargará de eso!

Siete iglesias

En Apocalipsis 1:4, Juan dirigió este libro “a las siete iglesias que están en Asia”. ¿Por qué siete iglesias?

El versículo 10 concluye con Juan oyendo “una gran voz, como de trompeta”, y luego note lo que sigue inmediatamente: “Que decía, Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia: a Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea” (versículo 11). Nuevamente vemos siete iglesias, y aquí ellas están específicamente enumeradas.

Éstas eran congregaciones literales que existían en la región de Turquía actualmente, durante el primer siglo d.C. Estas iglesias, explicó Herbert W. Armstrong en El misterio de los siglos, “estaban ubicadas a lo largo de una de las rutas de correo del antiguo Imperio Romano. Los jinetes seguían la ruta, llevando mensajes de pueblo en pueblo. Los mensajes a las siete iglesias tienen palabras tanto de aliento como de corrección, y muestran claramente las características dominantes de cada una de las congregaciones en ese tiempo”.

Sin embargo, tal como el Sr. Armstrong continuó escribiendo, estos mensajes a las siete iglesias son registrados en detalle en los capítulos 2 y 3 de Apocalipsis, y estaban destinados a una audiencia mucho más amplia, que la de los habitantes de Asia Menor.

“Edificaré mi iglesia”, dijo Jesucristo, “y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18). ¡Cristo prometió y profetizó que Él edificaría Su propia Iglesia y que ésta nunca moriría! Ella permanecería en existencia hasta Su Segunda Venida. ¡Entonces esa Iglesia tiene que estar en esta Tierra en algún lugar, o Cristo es un mentiroso!

Pero en Mateo 16 Cristo no nos dijo cómo identificar a Su Iglesia. Pero Dios lo hace en los primeros tres capítulos del libro de Apocalipsis.

Estas siete iglesias en Apocalipsis del capítulo 1 al 3, ¡son proféticamente siete eras de la Iglesia del Nuevo Testamento! Estos mensajes son en realidad una serie de profecías notables sobre el futuro de la verdadera Iglesia de Dios. Describen siete eras sucesivas de la Iglesia, comenzando con la era de Éfeso del primer siglo, iniciada por Jesucristo cuando estuvo en la Tierra, y continuando hasta la séptima y última era en estos últimos días, o sea, Laodicea.

El Sr. Armstrong escribió: “La historia de la Iglesia se dividiría en siete eras distintas, cada una con sus puntos fuertes y débiles y sus propias dificultades y problemas. Al igual que una carta recorría la ruta postal desde Éfeso hasta Laodicea, también la verdad de Dios pasaría de una era a otra. Tal como lo sería en una carrera de relevos, en la cual el bastón se pasa de un corredor a otro, cada uno haciendo su parte, hasta que se alcanza la línea de la meta” (ibíd.; énfasis mío en todo).

Mucha gente dice que estas siete iglesias son sólo historia. Pero piense en esto. Recuerde lo que dice en el versículo 1: Este libro de Apocalipsis está destinado a mostrar a los siervos de Dios las “cosas que deben suceder pronto”. Apocalipsis es un libro de profecía. Pone toda la profecía en un marco de tiempo; es decir, en orden cronológico. ¡Por eso este libro es tan vital!

Las siete eras se convirtieron en historia sólo después que su profecía se cumplió.

Esmirna y Éfeso estaban a sólo unos 56km de distancia, sin embargo, una está en tribulación (Apocalipsis 2:10), y la otra no. ¿Por qué, si esto fuera sólo historia? La Iglesia de Sardis está muerta (Apocalipsis 3:1). A unos pocos kilómetros está Filadelfia, una de las mejores iglesias (versículos 7-12). Esto no tendría sentido si sólo fuera historia.

Pero hay una prueba mucho mayor de que esas iglesias se refieren a algo más que simplemente historia. La sexta era, Filadelfia, se cumplió bajo Herbert W. Armstrong, quien murió en 1986. Él dejó una superabundancia de historia y profecía de la era de Filadelfia y de cómo ésta se vinculó a las cinco eras que la precedieron.

Ahora, estamos en la última hora de la séptima y última era: la era de Laodicea. Existen pruebas abundantes de que esta era se está cumpliendo ahora, y de cómo está conectada con las otras seis eras de la verdadera Iglesia de Dios, y lo que es más importante, ¡con la Segunda Venida de Cristo profética!

La mayor prueba de que estas siete eras no son sólo historia se encuentra en los mensajes publicados de las últimas dos eras. Todos estos mensajes están disponibles gratuitamente en libros, folletos, revistas y un curso por correspondencia de 36 lecciones. Todo también disponible en la Internet.

El mundo nunca ha entendido estos mensajes. Cristo los dirige específicamente a las siete eras de Su Iglesia. Ellos dan una visión general de la historia y la profecía de la verdadera Iglesia de Dios.

En medio de las iglesias

En Apocalipsis 1:12, Juan se vuelve hacia la poderosa voz que escuchó y ve “siete candeleros de oro”, o lámparas. Estas lámparas de oro simbolizan las siete eras sucesivas de la Iglesia (versículo 20). Cada lámpara sería la única fuente de luz espiritual en un mundo muy oscuro. Los santos de Dios ven claramente esta luz gloriosa. Sin embargo, el mundo en general no se da cuenta de ella.

En el resto del capítulo, Juan describe una visión de Jesucristo glorificado: “Y en medio de [las siete lámparas], a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro” (versículo 13). ¡Lea los siguientes versículos para obtener la visión de este Ser espectacular! Juan se conmovió tanto que “cuando le vi”, escribió, “¡caí como muerto a sus pies!” (versículo 17).

Tome nota de que este Dios brillante está de pie “en medio de los siete candeleros”, o sea, las siete eras de la Iglesia de Dios. El glorioso Jesucristo está justo en medio de las siete iglesias, ¡íntimamente involucrado con ellas! Así es como cada era hace una obra dinámica para Dios. Todo depende de Cristo morando en medio de la Obra de Dios. Cristo personal y poderosamente orienta y dirige a Su verdadera Iglesia, una era tras otra. Él explica nuestras responsabilidades y nos proporciona orientación para ayudarnos a cumplirlas. El poder y el dinamismo de cada era, ¡existen en proporción directa al grado en que esté dependiendo de Jesucristo!

Esta visión nos muestra que Cristo habita en medio de sólo estas siete iglesias. Obviamente, había muchas otras congregaciones de la iglesia cuando Juan escribió esta visión. Entonces, ¿por qué lo dirigiría Dios para que se enfocara sólo en siete? Porque estas siete representan a toda la Iglesia de Dios desde el tiempo de la primera venida de Cristo hasta Su Segunda Venida. Siete es el número bíblico para indicar que algo está completo. Así que las siete iglesias son las siete eras, desde el tiempo de la primera venida de Cristo hasta el final de esta era. Ese es el cuadro completo.

Los primeros tres capítulos de Apocalipsis proporcionan el fundamento para todo el libro. El capítulo 1 comienza con el Padre y el Hijo (Apocalipsis 1:1). Luego nos da una imagen de estos Seres resplandecientes y de su poder. Los capítulos 2 y 3 describen la Iglesia, que es la Novia de Cristo, y el trabajo que ella debe realizar. Las eras de la Iglesia nos dan un contexto de la Familia Dios. Junto con los profetas, ¡ésta es la estructura gubernamental fundamental del Mundo de Mañana!

La Cabeza de la Iglesia de Dios se describe en el primer capítulo del Apocalipsis. La principal área de ataque de Satanás y su objetivo número uno, es alejar las mentes del pueblo de Dios, ¡del Dios resplandeciente que es nuestra Cabeza!

La segunda área que Satanás ataca es la de las eras de la Iglesia. El diablo ha desarrollado un gran complot a lo largo de los siglos para encubrir la historia de la Iglesia de Dios. Necesitamos entender este complot porque es una advertencia para el pueblo de Dios hoy. Satanás ha trabajado febrilmente para destruir la verdad sobre estas eras. Si Satanás destruye este conocimiento, nos volvemos confusos y ciegos acerca de quiénes somos. Nuestra comisión se vuelve vaga o se pierde. ¡Entender las eras de la Iglesia nos da el contexto de quiénes somos y qué deberíamos estar haciendo!

A lo largo de la historia, el pueblo de Dios ha tenido que luchar para aferrarse a la verdad.

Letras rojas

Dios el Padre le dio el libro de Apocalipsis a Cristo, y Cristo lo distribuyó (Apocalipsis 1:1). Pero si usted se fija, algunas Biblias imprimen una porción del libro en letras rojas, que denotan las propias palabras de Cristo. Esto muestra que Cristo le añadió al libro de Apocalipsis (versículo 2) según Dios el Padre le dirigió. En este tiempo del fin usted y yo realmente necesitamos entender lo que Cristo añadió.

Por ejemplo, en Apocalipsis 1 usted puede ver que partes de los versículos 8 y 11 están en letras rojas. Todo Apocalipsis 2 y 3 está en letra roja. ¡Eso es lo que Cristo le inspiró a Juan a escribir para Su Iglesia! Éste es un mensaje que tenemos que entender si vamos a poder servir a Jesucristo y hacer la Obra de Él y del Padre. Por eso Cristo lo añadió.

Cristo tiene un mensaje importante para cada una de estas siete eras. En su folleto The Key to the Book of Revelation, (La llave para el libro de Apocalipsis), el Sr. Armstrong escribió: “El segundo y tercer capítulo contienen los mensajes para las siete iglesias. Éstos representan a la Iglesia en sus siete etapas sucesivas a través de los tiempos, y también las siete características que son encontradas en la Iglesia a lo largo de las eras; desde la condición efesina predominante al principio, a la condición laodicena al final”.

Luego escribió: “Usted debe estudiar y aplicar estos mensajes a sí mismo”. Cada uno de nosotros debería tomar este consejo a pecho.

En una transmisión del programa World Tomorrow, el Sr. Armstrong dijo que las siete iglesias (que antiguamente eran congregaciones que se encontraban a lo largo de una sola ruta de correo), “formaban un patrón (…) perfecto”. Además de ser una profecía de siete eras sucesivas de la Iglesia, también eran “típicas de las condiciones generales entre el pueblo de Dios en cualquier lugar y en cualquier momento”. Eso significa que deberíamos estar muy sintonizados a todos estos siete mensajes.

Aquí Cristo da a Su pueblo ánimo y alabanzas, al igual que una profunda corrección. ¡Sí, Cristo corrige a Su pueblo y a veces puede llegar a ser extremadamente difícil hacer la Obra de Dios! Pero todos estos desafíos conducen a la Segunda Venida, ¡y eso debería mantenernos inspirados para siempre!

Cristo envía este mensaje a las siete eras de la Iglesia. Él usa a esas siete iglesias para proclamar Su mensaje a lo largo de esas eras.

¡Dios nos ha dado la mayor comisión que jamás Le ha dado al hombre! En un tiempo de crisis global en aumento, estamos aquí para transmitir este mensaje de Dios a este mundo.

Paralelos del primer siglo

Jesucristo preparó el fundamento para la era de Éfeso, por lo cual hay mucho que debemos estudiar sobre esa era en particular y el ejemplo que estableció.

Gran parte de esta historia es profética. Por ejemplo, hay muchos paralelos sorprendentes entre las iglesias de Dios del primero y último siglos. De hecho, muchos de los ejemplos del primer siglo son profecías acerca del tiempo del fin. Está claro que mucho de lo que le pasó a la Iglesia del primer siglo está sucediendo de nuevo ante nuestros ojos hoy. Nuestro folleto Colossians: First-Century Parallels, le da un ejemplo poderoso de esta dualidad profética. (Le enviaremos una copia si la solicita. Toda nuestra literatura es gratuita).

La Iglesia de Dios en el primer siglo predicó el evangelio en todo el mundo conocido. Eso fue sólo un tipo de lo que sucedería en el tiempo del fin justo antes de la Segunda Venida de Cristo. El evangelio no volvió a ser predicado alrededor del mundo hasta el siglo pasado, por Herbert W. Armstrong. “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14). Cristo no podría haber hecho de ese evento una señal del fin (versículo 3) si esto no fuera cierto.

Alrededor del año 100 d.C., la era de Éfeso tuvo un final triste. La Iglesia había perdido su primer amor (Apocalipsis 2:4). Enfrentando una intensa persecución, la gente ya no estaba entusiasmada con la predicación del evangelio en todo el mundo. Se “cansaron de hacer el bien”.

Aunque el Sr. Armstrong predicó el evangelio de Dios alrededor del mundo en este tiempo del fin, la iglesia que él fundó también perdió su primer amor (Mateo 24:12). La gente dejó de amar a Dios y a Su Obra más que a sus propias vidas. Al igual que la iglesia de Éfeso, ellos se “cansaron de hacer el bien”. La era de Filadelfia se convirtió en la era laodicena, es decir, tibia (Apocalipsis 3:7-21).

Una visión de la Iglesia

Las profecías sobre la Iglesia en el libro de Apocalipsis son incluso más detalladas de lo que se menciona en Apocalipsis 2 y 3. Además de correlacionar eventos proféticos críticos del tiempo del fin, que conducen al regreso de Cristo, grandes porciones del libro de Apocalipsis tratan de los eventos concernientes a la Iglesia en los últimos días. Revelando algunas profecías terribles sobre el verdadero pueblo de Dios viviendo en este tiempo del fin.

Apocalipsis 12 cubre un período crucial en la historia de la Iglesia de Dios y de otra iglesia, dirigida por Satanás.

La Iglesia de Dios está “vestida del sol, con la luna debajo de sus pies” (Apocalipsis 12:1). Esa es una imagen del poder tremendo que Dios le da a Su Iglesia, la cual está siendo preparada para gobernar con Cristo sobre todo el universo.

El versículo 2 muestra que el tema aquí comienza con el nacimiento de Cristo.

Pero entonces, también hay “otra señal en el cielo”: “un gran dragón escarlata”, o Satanás (versículo 3). Aquí él es representado con “siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas”. Estas cabezas, cuernos y diademas, representan imperios de dominio mundial en la historia humana; ¡imperios que fueron gobernados por el propio Satanás! Usted puede comparar esto con otras profecías bíblicas, en particular en el libro de Daniel, y el registro de la historia para aprender cuáles fueron estos imperios. El último de ellos (el Imperio Romano) tiene 10 cuernos, lo que significa que habría 10 resurrecciones de ese imperio. Está profetizado que justo antes de la Segunda Venida la última de estas resurrecciones ocurrirá, ¡y eso está ocurriendo en la escena mundial ahora mismo!

En esta visión, Satanás estaba listo para devorar al niño Jesús, pero Dios protegió a Su Hijo (versículo 5). Este niño nació para gobernar el mundo y reemplazar a Satanás, el cual gobierna este mundo ahora (versículo 9; vea también 2 Corintios 4:4).

El mundo entero ha sido engañado. Eso incluye a todas las religiones de este mundo, excepto la verdadera Iglesia de Dios. Pero eso no significa que la gente engañada esté perdida para siempre. Dios no quiere “que ninguno perezca” (2 Pedro 3:9). Dios salvará a la mayoría de las personas que están en esas religiones engañadas. Sin embargo, Él lo hará de acuerdo a Su plan maestro y según Su secuencia de tiempo. Esto está explicado en nuestro folleto gratuito Las Fiestas Santas de Dios.

Satanás ansiaba fervientemente devorar a Cristo. Hoy él anhela devorar la Iglesia de Dios, el pueblo de Dios. A lo largo de los siglos, él ha sido muy consistente en el uso de un arma particularmente potente, ¡y ha hecho un daño tremendo a la verdadera Iglesia de Dios!

Martirio de los santos

“Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación” (Apocalipsis 13:7). Esta escritura se refiere a esta arma satánica: Es una “bestia” (versículos 1-5), un poderoso imperio político. ¡Dios dice que permitirá que esta potencia haga la guerra a muchos de sus santos y los venza, o los mate! Como veremos, muchas profecías muestran que la mayor parte del propio pueblo de Dios en esta última era de Laodicea en la Iglesia, ¡será asesinada! ¡La Iglesia tibia de Dios debe ser advertida! Dios no protege a estos laodicenos rebeldes, pero sí protege a Sus muy elegidos.

Veamos un pasaje relacionado que nos brinda importantes detalles adicionales y que es aún más escalofriante: “Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación; y en su frente un nombre escrito: Misterio, Babilonia la Grande, la madre de las rameras y de las abominaciones de la Tierra. Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro” (Apocalipsis 17:3-6).

Estos versículos se refieren al mismo imperio inspirado por Satanás descrito en Apocalipsis 13 (versículos 1-10). Sin embargo, la bestia en Apocalipsis 17 sólo muestra las últimas siete resurrecciones de ese imperio. Le añade el conocimiento de que una mujer monta o guía las últimas siete cabezas de la bestia. Esta mujer, llamada “Misterio, Babilonia la Grande”, está ebria con la sangre de los santos.

La Biblia enseña que una mujer es el símbolo para una iglesia. La mujer representada en Apocalipsis 17 es una gran iglesia falsa que adora al diablo y guía un poder político poderoso.

Este pasaje habla de la falsificación de la verdadera Iglesia por parte de Satanás. Fue profetizado que esta iglesia falsa crecería considerablemente en números y ejercería influencia política sobre las naciones. ¡Y estos versículos también muestran que conducirá un futuro martirio de los santos de Dios!

El apóstol Juan se asombró ante esta visión espectacular (Apocalipsis 17:6). Él quería entenderla. ¿Entiende usted estas profecías increíbles? Dios desea firmemente que cada uno de los miembros de Su Iglesia sepa lo que ellas significan.

¿Qué iglesia moderna representa a la gran ramera de Apocalipsis 17? ¿Cuál es el poder político sobre el que esta iglesia gobierna? Es vital conocer las respuestas a estas preguntas. El martirio de los santos en el tiempo del fin está a punto de comenzar. Debemos asegurarnos de no caer en la trampa mortal de ésta gran iglesia falsa y del poder de la bestia.

Juan no entendió lo que vio porque no era el momento de entenderlo. El profeta Daniel experimentó una situación similar (Daniel 12:8-9). Sin embargo, el último libro de la Biblia fue escrito para ser revelado en este tiempo del fin, no para quedar encubierto. Estamos viviendo en el tiempo del fin. Dios quiere que entendamos estas profecías asombrosas.

Juan escribió: “Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca” (Apocalipsis 1:3). Dios le dio a Su Iglesia las profecías en el libro de Apocalipsis y otros libros como una bendición. Entender y guardar estas profecías nos ayudará a escapar de lo que se avecina.

Como lo comprobaremos en este libro, esta combinación profetizada de iglesia-estado es el Sacro Imperio Romano. Si juntamos varias profecías, vemos que este imperio es resucitado siete veces.

¡Este imperio que se levanta siete veces es el arma principal que el diablo usa para atacar y matar a los santos de Dios repetidamente a través de los siglos!

Persecución

Jesucristo llamó a Su Iglesia un “rebaño pequeño” (Lucas 12:32). La palabra pequeño en el griego original significa pocos en número, tamaño o cantidad. Cristo reveló aquí que la verdadera Iglesia de Dios no sería una gran organización. Sería pequeña en tamaño. Cristo prometió que la Iglesia jamás moriría, pero Él nunca dijo que gozaría de un gran número de seguidores.

Sin embargo, ella tendría un mensaje poderoso en las dos últimas eras.

Jesucristo explicó por qué la Iglesia sería pequeña. Él dijo: “Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán” (Juan 15:20). ¡Durante Su ministerio terrenal, Jesús sufrió una intensa persecución que culminó en Su crucifixión! Él le advirtió a la Iglesia que también sería perseguida.

Ésta es otra lección que podemos aprender de los eventos del primer siglo que rodean a la Iglesia. La era de Éfeso sufrió una persecución intensa (Hechos 8:1). La profecía muestra que los santos en la era de Laodicea también sufrirán una persecución intensa.

Como veremos, gran parte de la persecución a la Iglesia primitiva se produjo como resultado de las acciones de un hombre llamado Simón el Mago. La historia de la Iglesia primitiva en relación a Simón el Mago, nos da una idea de lo que sucederá al final de este tiempo del fin. Oculta en el libro de los Hechos está también la historia del comienzo de la gran iglesia falsa mencionada en el libro de Apocalipsis.

La mayoría de los acontecimientos registrados en el libro de los Hechos, tuvieron lugar al oeste y noroeste de Jerusalén en las regiones de Asia Menor, Grecia y Roma. ¿Por qué Dios sólo incluyó la historia relacionada con esa geografía? Porque el falso sistema, tanto religioso como político, también se levantó en esa misma ubicación geográfica.

Todos los demás eventos en la verdadera Iglesia de Dios en ese tiempo pasaron a ser insignificantes porque el verdadero problema que enfrentaría no iba a venir de Jerusalén ni de las áreas al oriente de la ciudad. Claro, la persecución judía sobre la Iglesia fue una aflicción seria; muchas personas fueron encarceladas y martirizadas. Pero Dios sabía que la persecución mayor contra la Iglesia vendría de Roma y de las áreas adyacentes. También por eso es que Hechos se ocupa principalmente del apóstol Pablo. Pablo fue el apóstol a los gentiles. Él trató personalmente con el gobierno de Roma y con los ministros del gran sistema religioso falso.

Muchas personas fallan en reconocer que la increíble historia de la iglesia de Simón el Mago y Europa, ha dado forma a nuestro mundo occidental.

Guerra entre dos iglesias

Reconociendo cómo el diablo usa a su iglesia falsa para atacar a la verdadera Iglesia de Dios, observe de nuevo la visión de Apocalipsis 12. El versículo 6 describe a la verdadera Iglesia teniendo que huir al desierto. Esto también es una profecía. Durante 1.260 años (descritos proféticamente como “días”), el pueblo de Dios estuvo huyendo de la persecución, teniendo que escapar de los confines del Sacro Imperio Romano o enfrentarse a la muerte. Este libro explicará esa historia extraordinaria.

Esos acontecimientos fueron bastante trágicos, excepto por el hecho de que, debido a ese problema, ¡Dios preparó a muchas personas para formar parte de la Esposa de Jesucristo! Debido a lo que esos santos de Dios sufrieron, cuando Dios establezca Su Reino, ¡ellos tendrán las posiciones más altas que alguien pudiera tener jamás!

Nada podría hacer temblar a este pueblo, ¡ni siquiera la amenaza de perder la vida! Ellos fueron persistentes en su obediencia a Dios. ¿Qué les impulsó a seguir avanzando? ¡Que ellos tenían una visión de su magnífico futuro con Dios! Si usted tiene esa visión, hará una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida y soportar las pruebas. ¡Tener esta visión en su mente hace que la vida sea entusiasmante y emocionante! Y cuando las pruebas lleguen, sabrá cómo enfrentarlas.

Considerando las profecías de lo que está justo ante nosotros, es vital que recordemos lo siguiente. Apocalipsis 12:9 describe a Satanás siendo arrojado y confinado a la Tierra. Ese evento ocurrió al mero comienzo de la última era de la Iglesia de Dios. Recuerde esta revelación vital de Dios: que los versículos 7-17 son todos sobre la era de Laodicea, la última era, en la que estamos viviendo ahora mismo. Es durante este período que la séptima y última cabeza del Sacro Imperio Romano se levanta como una superpotencia y martiriza a muchos miles de santos de Dios.

Encrucijada

Estas profecías son serias, pero también nos dan la perspectiva que necesitamos. ¡Ellas muestran que el último cuerno de esa bestia profética nos lleva directamente a la Segunda Venida de Cristo y a la destrucción (por parte de Él) de este imperio maligno para siempre!

Estados Unidos, Gran Bretaña y Europa se encuentran hoy en una encrucijada trascendental. Los eventos que ocurrirán pronto cambiarán dramáticamente la vida tal como la conocemos. La Unión Europea renovará una alianza impía con la iglesia de Simón el Mago, y sumergirá a este mundo en la Gran Tribulación. Durante este inminente conflicto, la verdadera Iglesia de Dios hará historia una vez más.

Debemos tener un buen conocimiento de la historia para poder entender las profecías del futuro cercano, y para entender totalmente lo que le espera a Estados Unidos, a Gran Bretaña, a Europa, a la gran iglesia falsa y a la verdadera Iglesia de Dios. Debemos convertirnos especialmente en estudiantes de la historia de la Iglesia. ¡La historia de la verdadera Iglesia de Dios a través de los siglos tiene mucho que enseñarnos en este tiempo urgente y peligroso inmediatamente previo a la Segunda Venida de Jesucristo! ▪

Continuará...

Capítulo 2:  El origen de la gran iglesia falsa

Boletín, AD