Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

200707 rifle istock 534364755

ISTOCK.COM/KENLH

Una milicia armada intenta iniciar una pelea

Las manifestaciones en Stone Mountain se tratan de mucho más que simplemente derribar un controversial monumento confederado.

El 4 de julio, cientos de miembros armados de una milicia de raza negra marcharon a través del parque Stone Mountain en Georgia, exigiendo que se remueva un monumento confederado y desafiando a grupos militantes de derecha a salir y pelear. Los videos publicados en las redes sociales muestran al grupo militante ante una escultura de nueve pisos del ex presidente confederado Jefferson Davis y los generales sureños Robert E. Lee y Stonewall Jackson. Un video enseñó a un líder de la milicia nfac hablando a través de un altavoz diciendo: “No veo a la milicia blanca, a los muchachos del boogie, a los Three Percenters y al resto de estos (...) rednecks (...) Estamos en su casa (…) ¡vamos!”

Los primeros bocetos del Monumento Nacional de Stonewall fueron elaborados por miembros del Ku Klux Klan en 1915, y la ex candidata gubernamental de Georgia, Stacey Abrams, hizo propuestas para derribarlo. Pero la milicia de la nfac ha tomado el asunto en sus propias manos al enviar hombres armados al parque para desafiar abiertamente a los nacionalistas blancos a una pelea. Otro video lleno de lenguaje soez mostró a un miembro de la milicia nfac diciéndole a la multitud de integrantes que esto no es Black Lives Matter [Las vidas negras importan], y por lo tanto aquellos que “no están listos” para dar sus vidas pueden salirse “en este momento”.

El líder de la nfac, el Gran Maestro Jay, le dijo a Newsweek que los miembros de la milicia en Stone Mountain no estaban afiliados a Black Lives Matter: “Somos una milicia negra. No somos manifestantes; no venimos a protestar. No venimos a cantar, no venimos a gritar. (...) No soy un manifestante. Soy el general al mando de mi milicia, y estábamos juramentando a nuevos miembros”.

Aunque la milicia nfac recibió la atención de los medios por marchar a través del parque Stone Mountain, su objetivo final no es quitar un monumento confederado. En un video compartido en las redes sociales, el líder del grupo dice que la milicia nfac está compuesta por ex soldados estadounidenses que exigen que “todo afroamericano descendiente de la esclavitud” reciba un pedazo de tierra, posiblemente en Texas. Después, la intención es transformar ese territorio en un etno-Estado negro independiente, con la milicia de la nfac sirviendo como su ejército.

El derribar un monumento de Jefferson Davis podría ser una buena idea si se realiza a través de las vías legales adecuadas. Pero aun haciéndolo, eso no hará que la milicia nfac renuncie a su deseo de un etno-estado negro independiente en Texas. Este grupo busca reclutar nuevos miembros al estar agitando la tensión racial con grupos nacionalistas blancos.

Afortunadamente cuando hizo la invitación a pelear, nadie del Ku Klux Klan ni de la milicia de los Three Percenters respondió al nfac. Así que su marcha por el parque Stone Mountain terminó pacíficamente. Pero si hubiera aparecido un grupo nacionalista blanco, la marcha podría haber terminado en violencia. Y sin duda, los medios de comunicación principales hubieran aprovechado la oportunidad para comparar al presidente Donald Trump y al Partido Republicano con el Ku Klux Klan. Esto a su vez hubiera inspirado (a través del miedo) a más estadounidenses negros a unirse a grupos radicales como la milicia nfac.

Algo similar sucedió en el 2017 cuando agitadores de Antifa se enfrentaron a nacionalistas blancos en una manifestación de “Unite the Right” [Unamos a la derecha] en Charlottesville, Virginia. Tres personas murieron, 33 resultaron heridas y una red noticiera importante aprovechó la oportunidad para difamar como racistas a la “gran mayoría” de los 63 millones de estadounidenses que votaron por el presidente Trump.

En términos de sus membresías reales, grupos radicales como nfac, Antifa y Black Lives Matter son pequeños. Para justificar su existencia ellos necesitan la amenaza de supremacistas blancos. Entonces, marchan a través de bosques con megáfonos en búsqueda de supremacistas blancos para pelear. Y Cuando no logran encontrar un mitin del Ku Klux Klan para protestar en contra de ellos (un problema común, ya que existen muy pocos miembros reales del kkk), acusan a los libertarios y defensores de la libertad de expresión de ser racistas.

El kkk es una organización malvada que debería ser refutada. Pero grupos como la nfac no están tratando de derrotar la supremacía blanca. Ellos están intentando de provocar a la supremacía blanca con el fin de convencer a más personas a que los ayuden a derrocar el gobierno de Estados Unidos.

A sabiendas o no, muchos medios de comunicación importantes están ayudando a que logren su objetivo. “Los republicanos y los demócratas están divididos como nunca antes”, escribió el jefe editor de la Trompeta, Gerald Flurry en “La violencia de Charlottesville: el verdadero peligro es invisible”. “La izquierda radical los está agitando. Algunas personas creen que están derribando al presidente Donald Trump, ¿pero no están en vez derribando al propio Estados Unidos?”

La Biblia profetiza que Estados Unidos sufrirá una segunda guerra civil.

En su libro referente, Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía, el fallecido Herbert W. Armstrong explicó que los pueblos anglosajones que se establecieron en Estados Unidos y Gran Bretaña son descendientes del antiguo Israel. Esto significa que las profecías bíblicas del tiempo del fin acerca de Israel están dirigidas principalmente a Estados Unidos y Gran Bretaña.

En Isaías 1:7, Dios revela que las ciudades de Israel del tiempo del fin, principalmente Estados Unidos y Gran Bretaña, arderán en incendios iniciados por no israelitas que viven en la nación. “Vuestra tierra está destruida, vuestras ciudades puestas a fuego, vuestra tierra delante de vosotros comida por extranjeros, y asolada como asolamiento de extraños”.

Las manifestaciones de Black Lives Matter y las actividades de la milicia nfac son sólo un anticipo de estos incendios. Sin embargo, es de vital importancia entender que la causa primordial de estos incendios no son unos cuantos negros radicales que organizan agitaciones. El impacto que estos grupos tuvieran sobre la nación fuera menor si los principales medios de comunicación no apoyaran su narrativa. Los pecados colectivos del pueblo estadounidense son la causa primordial de estos incendios. Dios dice esto de Estados Unidos: “dejaron a [el Eterno]” y “provocaron a ira al Santo de Israel”. La única solución es el arrepentimiento.

Para obtener más información sobre lo que la Biblia dice acerca de los problemas raciales en Estados Unidos, lea “¡Los disturbios raciales fueron profetizados!” por Gerald Flurry. 

Boletín, AD