Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Putin

Michael KlimentyevAFP/Getty Images

Rusia asusta a Europa —y cumple la profecía bíblica (primera parte)

Russia y China en profecía: capítulo dos

Continuación de La superpotencia asiática en surgimiento (quinta parte)

Por más de una década después de la caída de la Unión Soviética en 1991, Rusia estuvo fuera de la escena principal de los asuntos mundiales. Pero bajo el liderazgo de Vladímir Putin, quien llegó a ser presidente en 2000, las cosas han cambiado radicalmente.

Putin ha llamado al colapso de la Unión Soviética “la más grande catástrofe geopolítica” del siglo XX. Él mismo se ha dedicado a revertir esa “catástrofe” y restaurar a Rusia a lo que él ve como su legítima posición como una formidable potencia mundial.

Como hemos visto con la anexión que hizo Putin de la península de Crimea en Ucrania, y los territorios en Georgia y Moldavia, él ya ha sido muy exitoso—pero él no ha terminado.

El retorno de Rusia al estatus de superpotencia tiene tremenda importancia profética. No sólo por el papel profetizado que Rusia cumplirá en los asuntos mundiales, sino también porque sus acciones agresivas están provocando alarma y urgencia dentro de Europa ¡y esa es la potencia que realmente debemos observar!

Los europeos aún recuerdan qué tan violenta fue Rusia en la Segunda Guerra Mundial, y Rusia es un país vecino cercano con montones enormes de armas nucleares.

Los movimientos audaces de Rusia están desencadenando un temor que acelerará la unificación de la Unión Europea. Este temor causará que Alemania y otras naciones europeas deseen un liderazgo más fuerte. A través de la historia, Alemania a menudo ha buscado un líder fuerte. La profecía bíblica dice que lo hará de nuevo ¡por una última vez!

Esos eventos se tratan de una Tercera Guerra Mundial aproximándose rápidamente. Usted puede probar eso por sí mismo leyendo nuestro libro gratuito El Sacro Imperio Romano en profecía.

Terremoto político

En las elecciones parlamentarias de 2003, el presidente Putin afianzó el control sobre Rusia de una forma que recordó la historia autoritaria de esa nación. Deberíamos recordar que el Sr. Putin fue formado y moldeado por la infame kgb, el despiadado brazo asesino del servicio secreto del gobierno ruso que sucedió a la Policía Secreta de Josef Stalin.

Claramente, Putin ha utilizado sus poderes presidenciales para manipular el proceso para asegurar una victoria para su partido Rusia Unida. Los movimientos de su poderoso brazo infundieron intenso temor en Europa.

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (osce) se quejó de que las elecciones “no cumplían con los estándares internacionales” y representaban una “regresión en la democratización de este país”. Stratfor escribió: “Lo que molesta a la osce no es tanto las tácticas de campaña dura sino el tamaño de la victoria de Putin. Putin tiene casi dos tercios en ambas Cámaras del Parlamento. Los partidos liberales han sido devastados… La configuración de la política rusa está cambiando mientras los partidos anti autoritarios desaparecen. Cada vez más, las alternativas son: autoritarismo moderado o duro (9 de diciembre de 2003; énfasis agregado en todo).

El Wall Street Journal informó cómo la elección había expandido el poder de Putin. “Lo que las elecciones predicen es una Duma [la cámara baja del parlamento] complaciente, implementando la agenda de un gobierno esencialmente liberal, pero no obstante, uno que desea mayor control de su más estratégico activo: el petróleo… Eso significa que si el Sr. Putin quiere llevar a Rusia en la dirección de una dictadura (o como lo dice la jerga moderna, hacia una ‘democracia gerenciada’) la Duma podría allanarle el camino” (9 de diciembre de 2003).

El “activo más estratégico” es el petróleo. Desde el comienzo, el Sr. Putin ha buscado controlar ese activo, sin importar cuánto retumbaren en protesta los poderes occidentales. El altísimo precio del petróleo desde 2003 hasta 2008 catapultó a Rusia de regreso a la escena mundial como un poder dominante.

Justo antes de la elección de 2003, el gobierno ruso arrestó al hombre más rico del país, Mijaíl Jodorkovski, director ejecutivo de la más grande compañía de petróleos de país, Yukos. Ese movimiento eventualmente llevó a Yukos a declararse en bancarrota y al gobierno a comprar la compañía privada a un precio de venta de liquidación (los expertos lo denominaron “escandaloso”, “un robo a la luz del día”). Estos eventos aumentaron dramáticamente el control del gobierno de Putin sobre el petróleo de Rusia.

En 2014, Putin tomó el control de otra gigantesca compañía de petróleos, OAO Bashneft, y encarceló al multimillonario que la había dirigido. En 2015, discretamente puso en marcha un plan para apoderarse de OAO Surgutneftegas, otro gigante de gas y petróleo.

Al tomar el control sobre los vastos recursos de petróleo y de gas de Rusia, Putin ganó considerable influencia global. Algunos analistas dicen que su apropiación de facto de la energía de Rusia, no sólo lo hace el hombre más rico en el mundo hoy, sino una de las personas más ricas en la historia del mundo. Rusia es el más grande proveedor de petróleo en el planeta, con una demanda global de petróleo creciente incluso mientras los suministros de petróleo van disminuyendo, Putin posee mucha influencia sobre otras naciones.

La firma ihs Jane’s intelligence escribió poco después del arresto de Khodorkovsky, “Está cada vez más claro que Rusia está atravesando una profunda convulsión política. Esto equivale nada menos que el nacimiento de la segunda república rusa… La nueva república continuará siendo una mezcla de fuerzas económicas controladas por el Estado y el mercado. Pero será un país en el cual el presidente Vladímir Putin controla tanto las fuerzas del poder político como del económico. El presidente ruso ha puesto en escena su propio golpe de Estado” (5 de noviembre de 2003).

¡Esas fueron unas declaraciones muy exactas! ¡Este artículo llamó los movimientos de Putin “el nacimiento de la segunda república rusa”! Una nueva Rusia ha nacido. ¡El Sr. Putin ha “puesto en escena su propio golpe de Estado”! Él se apropió del control de esta nueva Rusia. ¡Ahora el mundo tiene otra razón importante para temblar! Rusia está verdaderamente “atravesando una profunda convulsión política”— ¡una que convulsionará a Europa y muchas otras naciones!

Observe más de lo que escribió Stratfor después de la elección de 2003: “[Ése es el por qué la osce se está poniendo nerviosa… Putin es, primero que todo, un nacionalista ruso, totalmente pragmático (o despiadado) en las herramientas que él usará para fortalecer el Estado ruso. Él tiene mayor poder ahora que cualquiera en Rusia desde el colapso del comunismo. Él puede reformar el régimen. Consecuentemente, la osce y Europa están nerviosas acerca de dónde está Putin llevando a Rusia. Tienen toda la razón para estarlo: Putin está cambiando lenta y sistemáticamente la dirección de Rusia. Cuando Rusia cambia de dirección, el resto de Europa verdaderamente debería estar nerviosa” (op. cit.).

Stratfor usó la palabra nerviosa tres veces para dar un énfasis especial. Europa no ha olvidado la reciente historia dictatorial de Rusia. Está nerviosa por buena razón. Y se va a poner más nerviosa en unos pocos años.

Los europeos no son las únicas personas que deberían estar nerviosas. El mundo entero debería estar alarmado. El Sr. Putin está cambiando el curso de la historia mundial. Y la profecía bíblica revela exactamente a donde está llevando esto. 

Continúa en Rusia asusta a Europa —y cumple la profecía bíblica (segunda parte)

RCP_ES_AD