Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

100115 nancy%20pelosi gettyimages 1193932366

CAROLINE BREHMAN/CQ-ROLL CALL, INC VIA GETTY IMAGES

Nancy Pelosi cumple una profecía

“¡El tiempo probará que ésta es una maldición mortal para Estados Unidos!”

Gerald Flurry, jefe editor de l a Trompeta , escribió esa declaración en noviembre de 2006, luego de una elección dramática de mitad período presidencial, en la cual los demócratas ganaron una fuerte mayoría de la Cámara de Representantes y Nancy Pelosi se convirtió en la presidenta de la Cámara.

Hoy, 13 años más tarde, la presidenta Pelosi finalmente envió los artículos de la destitución (impeachment) al Senado, comenzando una batalla más en la guerra de la izquierda radical, para destituir al presidente de EE UU. Ella detuvo esos artículos por varias semanas, esperando presionar al líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, a comprometerse con los demócratas en cómo conducir el juicio en el Senado. Pero el líder McConnell no cedió. Como la mayoría de los estadounidenses, él sabe que los artículos de la destitución son tan débiles y sin valor, como el ahora infame dosier de Steele.

En el artículo de 2006, el Sr. Flurry advirtió que las elecciones de mitad de período presidencial y el ascenso de Pelosi fueron un momento memorable para EE UU que “cambió las políticas estadounidenses para siempre”. En aquel tiempo, ésto les pareció a muchos ser una observación bastante extrema; de seguro, fue un pronóstico atrevido.

Esta profecía fue cumplida hoy, ¡y está siendo cumplida cada día que la Sra. Pelosi y sus colegas se presentan a trabajar!

La escala de irracionalidad y ridiculez ahora exhibida por la presidenta Pelosi, y de la mayoría de la Cámara demócrata y la prensa de izquierda radical, es incomprensible para la mayoría de la gente. Sólo hay una explicación para tal rechazo descarado de evidencia y hechos, para tal odio contra el protocolo, las tradiciones, las instituciones y la constitución estadounidense. La fuente de este comportamiento es un odio profundo. Pero ellos no sólo odian a Donald Trump, o a sus simpatizantes; ellos odian al Estados Unidos que es judeocristiano, a su historia, y a muchas de sus tradiciones e instituciones.

De hecho, el gobierno de EE UU está sufriendo una “maldición mortal” sin precedentes. ¡Las políticas de EE UU han cambiado para siempre!

Exactamente como lo pronosticó el Sr. Flurry.

Actualmente, algunos consideran a Nancy Pelosi una fuerza calmada y estable en el Partido Demócrata. Algunos dicen que ella contiene a los representantes más extremos y radicales. (¿Quién puede olvidar cuando ella se apresuró a “callar” una erupción de aplausos cuando la Cámara oficialmente aprobó los artículos del juicio político a mediados de diciembre?). Muchos creen que Pelosi fue forzada en contra de su voluntad para emprender el juicio político; que los radicales en “el escuadrón” la acosaban, y que su corazón realmente no estaba en eso.

Eso es totalmente incorrecto.

Hoy día es evidente que el Partido Demócrata en el Congreso es mucho más radical de lo que era en 2006, cuando Nancy Pelosi se convirtió en presidenta. Puede ser que la congresista sea una demócrata de mucho tiempo “del establecimiento”, y una figura dominante en la Cámara, pero ella no es moderada y nunca ha sido un baluarte contra el radicalismo. El partido, como el Atlantic lo admitió la primavera pasada, se ha movido a la izquierda, “donde Pelosi ha estado todo el tiempo”.

El Partido Demócrata no se ha deslizado al radicalismo izquierdista accidentalmente contra los deseos de su presidenta; ¡éste ha sido transformado deliberadamente por Nancy Pelosi!

Algunos dicen que Pelosi no se parece en nada a los nuevos congresistas demócratas como Ilhan Omar, Rashida Tlaib o Alexandria Ocasio-Cortez. La verdad es, que estas congresistas extremistas son principiantes y Pelosi es una profesional; ¡todas ellas tienen el mismo ADN de izquierdista radical!

Elegida líder de la minoría en la Cámara en 2002 y como presidenta en 2006, la Sra. Pelosi ha sido franca y sin remordimientos sobre sus “valores de San Francisco”. Comparada con sus colegas más jóvenes, ella es más astuta y ha estado el tiempo suficiente como para saber que la mayoría de los estadounidenses, no responden positivamente a cambios revolucionarios dramáticos y repentinos. Lo mismo es cierto de su aliado político, Barack Obama. Este organizador comunitario y ex miembro del Partido Comunista, advirtió a los demócratas hace dos meses, en contra de dar la impresión de estarse moviendo demasiado hacia la izquierda. “Incluso mientras somos audaces en nuestra visión y empujamos los límites, también tenemos que estar conscientes de la realidad” dijo el Sr. Obama. “El estadounidense promedio no piensa que tenemos que despedazar completamente el sistema y rehacerlo”.

A menudo Pelosi aparece equilibrada e imparcial, especialmente comparada con el estridente comportamiento del Escuadrón. Pero ella ha capitaneado por 13 años el partido demócrata en el Congreso. Su transformación hacia ser un partido político casi comunista, odioso de la tradición, antiestadounidense, intensamente secular y anárquico ha ocurrido bajo su administración.

Esta mujer y la agenda extremista que ella personifica y promueve, se ha convertido es una “maldición mortal” para EE UU, exactamente como el Sr. Flurry dijo hace 13 años.

Recuerde lo que él escribió en ese artículo (énfasis añadido):

La nueva presidenta de la cámara es una demócrata de San Francisco, Nancy Pelosi. Esta mujer liberal, quien es ahora segunda en la línea para la presidencia después del vicepresidente Dick Cheney, es pro-aborto y pro-matrimonio homosexual; ella quiere asignar gasto federal para la investigación de células madre, lo cual involucra experimentación en bebes no nacidos.
Los demócratas están emocionados por el hecho de que “los valores de San Francisco” ahora hacen eco en los pasillos de Washington. ¿Es esto lo que EE UU necesita? Antes de las elecciones, un periódico declaró: “Si los demócratas ganan, la líder de la minoría Nancy Pelosi será presidenta y sus valores de San Francisco de extrema izquierda se convertirán en la agenda de la Cámara: el matrimonio homosexual, salir huyendo de Irak, consentir a los terroristas, aumentar los impuestos, la amnistía para ilegales” (Augusta Chronicle, 28 de octubre de 2006). Los valores de San Francisco ahora permearán toda decisión importante hecha por el gobierno estadounidense.

Y ellos lo harán, con un éxito enorme. Hoy “los valores de San Francisco” de Nancy Pelosi no están más limitados en la Cámara, o vistos como controversiales. El matrimonio “homosexual” ahora es legal en todo el país, y aceptado incluso por los republicanos. La batalla ahora es sobre el movimiento transgénico, sobre el cual los republicanos están básicamente en una retirada ordenada.

El Sr. Flurry continúa:

San Francisco es la capital homosexual de EE UU. Es un asiento del liberalismo y una de las ciudades del país en mayor bancarrota espiritual y moral. Ahora, un líder saturado en los valores y creencias de San Francisco, es uno de los políticos más poderosos en el país.

Desde su elección, Pelosi ha jugado un papel principal en esparcir estos valores. Ahora, ella está trabajando en derrocar al presidente de EE UU electo democráticamente en un juicio político basado en rumores, y en lo que el Fiscal General William Barr califica de motivos “adivinados”.

En un inusual análisis profético, el Sr. Flurry continuó describiendo la victoria de Pelosi en la elección de 2006, como una victoria para Irán y los terroristas, algo claramente relevante hoy día. “¡El tiempo probará que esto será una maldición mortal en EE UU! (...) En estas elecciones, EE UU se rindió a Irán y los terroristas”, escribió él.

El líder supremo iraní, ayatolá Jomeini, en realidad celebró el resultado de las elecciones de medio periodo de 2006. Él dijo que la elección de los demócratas fue una “¡victoria obvia para la nación iraní!”. Después de 13 años la razón de tales sentimientos se ha vuelto clara, con el presidente Obama salvando a Irán de las sanciones, enviando a la nación grandes sumas de dinero en efectivo y negociando el infame acuerdo nuclear con Irán. Ahora, el partido demócrata está virtualmente en duelo por la muerte del peor terrorista del mundo: Qassem Suleimani. ¡Muchos piensan de este asesino más positivamente, de lo que ellos piensan del presidente Donald Trump!

El Sr. Flurry continuó escribiendo (lo recalco: hace 13 años): “Estamos en una guerra terrorista, y los máximos líderes terroristas están regocijándose y celebrando con los demócratas”. En las últimas dos semanas, hemos vistos figuras demócratas simpatizando abiertamente con el ayatolá genocida de Irán.

¿Qué le ha sucedido al Partido Demócrata de EE UU? ¿Por qué se han vuelto tan radicales? ¿Qué ha sucedido en EE UU? Usted necesita leer este artículo del Sr. Flurry: “Elecciones de medio término: un desastre para Estados Unidos”. ¡Esto es aún más pertinente hoy de lo que fue hace 13 años! Ese artículo muestra cómo las crisis políticas que acosan a EE UU hoy, fueron profetizadas hace como 2.700 años en un pasaje bíblico sorprendente, que hasta resalta la falsa apropiación del término “liberales”.

Este artículo, junto con nuestro folleto gratuito Estados Unidos bajo ataque, explica lo que sucede hoy día en Washington D.C. Esta literatura muestra que las acciones de Nancy Pelosi hoy, y su llegada política a la presidencia de la Cámara de Representantes en noviembre de 2006, no fue un accidente. Explica la fuente de odio extremo borbotando del partido demócrata.

También explica cómo el jefe editor de la Trompeta, Gerald Flurry, pudo profetizar este momento exacto hace 13 años.

Boletín, AD