Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

201116 biden gettyimages 1284976486

(JOE RAEDLE/GETTY IMAGES)

Lo que el fraude electoral masivo ya nos ha enseñado

¿Fue esta realmente la elección más segura en la historia de Estados Unidos? Eso es lo que concluyó el Departamento de Seguridad Nacional [DHS] apenas nueve días después de una elección en la que los republicanos obtuvieron avances significativos en todos los ámbitos, a excepción de la presidencia. Este año, el presidente Donald Trump obtuvo la asombrosa cantidad de 10 millones de votos más en comparación al 2016; aun así Joe Biden sin sudar logró la victoria, obteniendo un total de votos mayor a la que nadie jamás había obtenido en la historia de Estados Unidos, ganando así el voto popular por más de 5 millones y en el Colegio Electoral con 306 votos, contra 232 para Trump.

Al menos, esto es lo que las redes demócratas de medios de comunicación quieren desesperadamente que usted crea, a pesar de todas las pruebas demostrando lo contrario.

El mismo día que ejecutivos del “Estado Profundo” [“gobierno” no elegido] en la burocracia, el periodismo, la tecnología y otros campos declararon que las elecciones del 3 de noviembre fueron perfectas, el presidente Trump tuiteó esto (en mayúsculas): “Dominion eliminó 2,7 millones de votos a favor de Trump en todo el país. El análisis de datos encuentra que 221.000 votos en Pensilvania cambiaron del presidente Trump a Biden. Y que 941.000 votos a favor de Trump fueron eliminados. Los estados que utilizan los sistemas de votación de Dominion cambiaron 435.000 votos de Trump a Biden”.

Así es, el Presidente está diciendo que las “irregularidades” electorales suben a millones de votos.

Desde ese tweet, hemos aprendido más detalles importantes sobre Dominion, una empresa que diseña software electoral y sistemas de votación electrónica, y también sobre Smartmatic, quienes fabrican máquinas de votación.

Ambas empresas están ubicadas fuera de Estados Unidos, lo cual es la primera de muchas señales de alerta, con respecto a integridad electoral. La sociedad gestora de Smartmatic en Londres se llama sgo Corporation Limited. Durante los últimos seis años, el presidente de la junta directiva ha sido Lord Mark Malloch-Brown, un ex político del Partido Laborista con vínculos fuertes al activista multimillonario de extrema izquierda, George Soros.

El sistema de votación de Dominion se ha visto envuelto en controversias mucho antes de las elecciones presidenciales de este año. El 6 de diciembre de 2019, tres senadores estadounidenses y un congresista (todos demócratas) escribieron una carta a los propietarios de Dominion advirtiéndoles sobre las irregularidades electorales causadas por su sistema de votación. Los Senadores escribieron que su investigador “recientemente descubrió vulnerabilidades no reveladas anteriormente en ‘el backend’ [puerta trasera] en casi 36 sistemas electorales en 10 Estados’. Y sólo ese año la presidenta republicana del condado [el departamento] dijo: ‘Nada salió bien el día de las elecciones. Todo salió mal. Eso es un problema’, después que el conteo electrónico del candidato demócrata mostró que recibió la muy improbable cantidad de 164 votos de los 55,000 emitidos en elecciones judiciales del estado de Pensilvania en 2019. Estos problemas amenazan la integridad de nuestras elecciones y demuestran la importancia de sistemas electorales que sean fuertes, duraderos y no vulnerables a los ataques” (énfasis agregado).

Pero desde que el presidente Trump tuiteó sobre las permutas de votos de Dominion en las elecciones presidenciales de este año, Wikipedia, por ejemplo, ha trabajado arduamente para eliminar gran parte de la historia turbia de Dominion y caracterizar la información al respecto como “teorías de conspiración” difundidas por Donald Trump y sus representantes. Los ejecutivos de medios y tecnología están trabajando horas extras tratando de ocultar todo lo relacionado con Dominion.

La subsidiaria estadounidense de Smartmatic está dirigida por Peter Neffenger, quien fue jefe de la Administración de Seguridad en el Transporte del presidente Barack Obama. Y ahora, el sitio web oficial de Joe Biden lo nombra como miembro voluntario del “equipo de asesoría” del Departamento de Seguridad Nacional de Biden.

Mientras Neffenger dirigía Smartmatic en EE UU, uno de los principales líderes de Dominion era Eric Coomer. Coomer obtuvo su doctorado en la Universidad de California-Berkley, quizás la universidad más izquierdista y radical del país. Pero eso es lo de menos. Durante años él estuvo involucrado en un grupo llamado “skinheads against racial prejudice” [cabezas rapadas contra los prejuicios raciales] y publicó en su página de Facebook manifiestos de Antifa y canciones acerca de asesinar policías. Sin embargo, inmediatamente después que el nombre de Coomer salió a la luz, su página de Facebook desapareció. Un usuario de Twitter que intentó verificar y ver si se trataba de la misma persona que alguna vez fue “director de seguridad y estrategia” de Dominion Voting Systems tuvo su cuenta suspendida por Twitter.

Otros informan que un cabildero de Dominion fue “director de protección de votos” para la campaña de Obama de 2012, y que casi todas las donaciones políticas registradas de empleados de Dominion, fueron para demócratas. Un ex empleado de Dominion se fue a la sede del Partido Demócrata de Michigan, y fue elegido alcalde de una ciudad, postulándose, por supuesto, como demócrata.

Según se informa, también hay conexiones entre Dominion y miembros del personal e inclusive con familiares de demócratas radicales de California como Nancy Pelosi y Dianne Feinstein. Otros informan que el día antes de las elecciones, Dominion lanzó una misteriosa actualización a su software de conteo. La misma empresa también ha estado implicada en fraudes en elecciones anteriores.

¿Les cree usted a las élites que afirman que “no hay evidencia” de fraude y que ésta fue la elección más segura en la historia de Estados Unidos?

Exponiendo el Fraude

A pocas horas luego que los medios de comunicación ungieran a Joe Biden como el próximo presidente de Estados Unidos, el 7 de noviembre, mi padre dijo que creía firmemente que Donald Trump de alguna manera prevalecería y ganaría un segundo mandato. Él dijo: “Si se dan cuenta de lo que [la izquierda radical] ha hecho durante los últimos cuatro años, sabrán que continuarán haciendo algo como esto, y creo que estamos a punto de ver expuestos algunos de los fraudes más grandes de la historia”.

Más tarde, él escribió en su artículo del 9 de noviembre para Trumpet Brief, que “Donald Trump va a ganar esta elección”. Dijo: “No sé exactamente cómo se desarrollará esto, ¡pero creo que Dios está permitiendo que suceda de esta forma para asegurar que el mal y la corrupción en Estados Unidos sean expuestos! (...) [Dios] va a utilizar estos eventos para exponer la maldad y la corrupción en Estados Unidos”.

El viernes, Sidney Powell, uno de los principales abogados del presidente, dijo en el programa de televisión de Lou Dobbs que ella apenas podía “aguantarse” de revelar toda la evidencia que se ha reunido acerca de Dominion. Dijo que el sistema de votación se utilizó para alterar los resultados de las elecciones de 2004 en Venezuela, y que tienen evidencia estadística “asombrosa” y testimonios juramentados que demuestran que Dominion ayudó a manipular las elecciones estadounidenses de este 3 de noviembre.

“Se ha organizado y llevado a cabo con la ayuda de gente de Silicon Valley [zona de industria electrónica en California, USA], las grandes empresas tecnológicas, las redes sociales e incluso las empresas de medios de prensa”, dijo Powell. “El presidente Trump ganó esta elección de manera aplastante. Va a ser irrefutable”.

Rudy Giuliani [yiuliany], quien también es abogado del Presidente, le dijo ayer a Maria Bartiromo (la presentadora de Fox News): “Entonces, no lo hicieron en todas partes. Lo hicieron en las grandes ciudades donde tienen máquinas corruptas que los protegieran. (…) Los republicanos fueron excluidos de una cantidad suficiente del conteo para que pudieran lograr lo que Smartmatic quería hacer. Y tenemos evidencia que ese patrón que tienen allí, es el mismo patrón que Smartmatic utilizó en otras elecciones en las que ellos fueron descalificados. En otras palabras, éste es su patrón de actividad. Y sí, existe una puerta trasera. Y de hecho tenemos pruebas de algunas de las conexiones con ésta”. Y más tarde dijo: “fue hecho deliberadamente”.

“El hecho que sucedió en todos esos estados le dice a uno que fue un plan. Los líderes demócratas corruptos en esos 10 o 12 lugares donde fuimos excluidos no desarrollaron esa idea por sí mismos, ¿cierto? No tuvieron el mismo sueño esa noche. Este es un plan. Éste es quizás el plan del que hablaba Joe Biden [cuando dijo que] él tiene el mejor plan de fraude electoral del mundo. Bueno, tiene uno muy bueno, pero suerte de nosotros que lo hayamos atrapado”.

En el mismo programa, Powell le dijo a Bartiromo: “Estamos tratando de anular los resultados de las elecciones en varios estados, y el presidente Trump ganó no sólo por cientos de miles de votos sino por millones de votos que fueron desplazados por ese software que fue diseñado expresamente para tal fin. Tenemos el testimonio bajo juramento de testigos que explican por qué se diseñó el software. Fue diseñado para manipular elecciones. El Presidente estaba completamente informado al respecto. Él vio lo que ocurrió en otros países. Y éste software fue exportado internacionalmente con fines de lucro, por las personas que están detrás de Smartmatic y Dominion. Hicieron esto a propósito. Todo estaba calculado. Lo habían hecho antes. Tenemos evidencia que ocurrió en California en 2016. Tenemos tanta evidencia que siento que nos llega a través de una manguera de bomberos”.

Ella también dijo que estaba recolectando evidencia de denunciantes que aseveran que Dominion Voting Systems sobornó a funcionarios electorales, y ella dijo: “Es realmente un sistema corrupto e insidioso, y no puedo decirles lo furiosa que estoy con nuestro gobierno por no prestar atención a quejas, incluso presentadas por demócratas. (…) Nadie en nuestro gobierno le ha prestado atención, lo que me hace preguntarme si la cia no lo habrá utilizado para su propio beneficio en diferentes lugares. Y por qué Gina Haspel aún sigue en la cia, está fuera de mi comprensión. Debería ser despedida de inmediato…”.

“Ellos pueden insertar una memoria USB en la máquina o cargarle un software, incluso desde la Internet. Pueden hacerlo desde Alemania o incluso desde Venezuela. Pueden acceder de forma remota a cualquier cosa. Pueden ver los votos en tiempo real. Pueden cambiar votos en tiempo real. Hemos identificado matemáticamente el algoritmo exacto que usaron y planearon usar desde el principio para modificar los votos, en este caso para asegurarse de que Biden ganara. Por eso Biden dijo que él no necesitaba sus votos ahora, que los necesitaría más tarde. Él estaba en lo correcto. En su estado demente, no tuvo filtro y estaba diciendo la verdad más de una vez, incluso cuando dijo que tenía la organización de fraude electoral más grande de la historia. Bueno, sí es un fraude electoral masivo; pero va a deshacer toda la elección. Y pueden hacer lo que quieran con los votos. Pueden hacer que las máquinas no lean la firma. Pueden hacer que las máquinas no lean la papeleta completa. Pueden hacer que las máquinas lean y cataloguen sólo los votos para Biden”.

Los izquierdistas radicales y las élites del Estado Profundo estaban desafiando al presidente Trump a decir la verdad y así desafiar a todo el sistema electoral. Y eso es exactamente lo que él hizo.

En American Greatness, Bruce Bawer escribió: “Aquellos que se han creído el cuento del Partido Demócrata y los principales medios de comunicación se burlan: ¿Cómo es posible que crean en un complot tan elaborado? ¿Y en tanta criminalidad de alto nivel por tanta gente en posiciones de autoridad? Creer en que un fraude electoral masivo ocurrió, ellos argumentan, es creer en la teoría de conspiración más descabellada de la historia”.

“Pero ésta, no es la teoría de conspiración más descabellada de la historia. Ni siquiera es la teoría de conspiración más descabellada de los últimos cuatro años. Ese honor tiene que ser para Obamagate: la teoría en donde Barack Obama, Hillary Clinton, Joe Biden y los funcionarios principales del fbi, la cia y otras agencias conspiraron para intentar de vincular con Rusia, a la campaña de Trump y luego a la administración de Trump”.

“Las personas que intentaron llevar a cabo este atraco electoral provienen del mismo pantano que los conspiradores de la farsa rusa. Y en ambos casos han tenido al Times y al resto de los principales medios de comunicación a bordo, ansiosos por difundir su desinformación al mundo”.

Si usted no sigue de cerca las noticias, ahora es el momento de hacerlo. ¡La izquierda radical está intentando una revolución y se siente lo suficientemente fuerte como para cometer descaradamente crímenes electorales considerables en todo el país en un intento de toma de poder!

Yo le recomiendo especialmente que se suscriba y lea nuestros correos electrónicos de Trumpet Brief [en inglés]. En “America’s Election: Where ‘Truth Dies in the Streets” [Elección de Estados Unidos: donde ‘la verdad muere en las calles”], Brad Macdonald escribió el jueves lo siguiente: “Aquí hay para investigar reportajes ganadoras del premio Pulitzer, pero nadie parece querer buscar seriamente la verdad. Esta no es sólo una crisis política. Esta es una crisis moral y espiritual que infecta prácticamente a toda la estructura de liderazgo de Estados Unidos”.

“El mensaje que proviene de los principales medios de comunicación y de la mayoría de los políticos es claro, diciendo que no hay evidencia de fraude; que las afirmaciones son infundadas; que no hay nada que investigar. Es exactamente como Isaías lo advirtió, ‘la justicia está prohibida’, está suspendida, ¡es totalmente innecesaria!”

La gente está enfocada en las demandas o en el recuento de votos, pero usted tiene que ver más allá que eso. Tiene que ver las causas y los efectos más profundos. Tiene que ver los principios fundamentales involucrados aquí. Tiene que volver a traer a Dios dentro de la historia y a los acontecimientos actuales. ¡Y entre otras cosas, tiene que aplicar la Biblia a la elección de 2020!

Los estadounidenses que no forman parte de la izquierda radical podrían aplaudir los descubrimientos de Giuliani, Powell y otros. Y la verdad debería salir a luz. La verdad está saliendo. Creo que cada semana veremos más descubrimientos electorales impactantes, como dijo mi padre. Pero estas revelaciones impactantes de un complot elaborado, de criminalidad de alto nivel y de fraude electoral masivo, no sólo muestran que el presidente Trump debería ganar otro mandato, ¡sino que muestran que todo nuestro sistema electoral y político es corrupto y está dañado! ¡En algunas ciudades, eso ha sido así durante mucho tiempo!

Incluso cuando el presidente Trump emerja de esto de alguna forma aun aferrándose al poder, la verdad (que nuestro sistema de gobierno es irremediablemente corrupto y vulnerable a enemigos internos y externos que están dispuestos a manipularlo) será evidente para todos. Necesitamos mucho más que informantes valientes y abogados de primera clase para salvar a este país. Necesitamos el libro de Isaías, necesitamos la Biblia, ¡necesitamos a Dios y necesitamos el arrepentimiento! ▪

Escuche de lunes a viernes el programa de radio The Trumpet Daily Radio Show [disponible sólo en inglés].