Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

La verdadera razón de un ‘Ministerio de la Verdad’

(KEVIN DIETSCH/GETTY IMAGES)

La verdadera razón de un ‘Ministerio de la Verdad’

Pronto, la conducta delictiva no será simplemente hacer lo incorrecto, sino también cualquier pensamiento contrario a lo que el gobierno quiere que piense.

“El Congreso no creará ninguna ley con respecto al establecimiento oficial de una religión, o que impida la práctica libre de la misma; que reduzca la libertad de expresión, o que vulnere la libertad de prensa”. La Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos de Norte América es muy clara sobre lo que el gobierno no puede hacer. El gobierno de Biden ha decidido que esta enmienda simplemente no servirá. Por lo tanto, la semana pasada, Joe Biden ordenó la creación de la Junta de Gobierno de Desinformación bajo el Departamento de Seguridad Nacional (dhs).

El organismo está formado por burócratas no electos que tienen la misión de combatir la “desinformación”. Según el secretario del dhs, Alejandro Mayorkas, los principales objetivos y autores de la desinformación son los adversarios chinos y rusos. Pero como la administración Biden considera que la supremacía blanca es la mayor amenaza interna, es probable que este comité se utilice para amordazar a los ciudadanos estadounidenses.

Muchos han apodado al comité el “Ministerio de la Verdad”, por el ala de propaganda del gobierno en el clásico distópico 1984 de George Orwell. Mayorkas no está de acuerdo, naturalmente. Dijo a cnn que el dhs ha estado afrontando las amenazas de desinformación “durante años”. Si ese es el caso, ¿por qué formar la junta de gobierno? ¿Por qué lanzarlo la misma semana que Elon Musk compró Twitter?

Mayorkas y el gobierno de Biden en su conjunto no han definido lo que es la desinformación. Nadie ha definido exactamente lo que este nuevo comité está vigilando. Pero esto es lo que dijo Mayorkas: “Tenemos en marcha muchos esfuerzos diferentes para equipar a las comunidades locales para que identifiquen a los individuos que muy bien podrían estar descendiendo hacia la violencia a causa de ideologías de odio, narrativas falsas u otra desinformación y propaganda de desinformación en los medios sociales y otras plataformas” (énfasis añadido).

Este nuevo comité no se enfocará en las personas que hayan cometido delitos. Se enfocará en quienes podrían cometer lo que ellos definen como comportamiento violento. Igual que etiquetaron a las personas que se manifestaron pacíficamente en el Capitolio —después de que la Policía del Capitolio les concediera el acceso— como insurrectos violentos.

En 2020, cuando el presidente Donald Trump calificó a grupos informativos como cnn de ser “noticias falsas”, muchos en la izquierda dijeron que estaba utilizando su cargo para amenazar la libertad de expresión. Nina Jankowicz fue una de esas personas. Ella dijo: “No me gustaría ver jamás que nuestro brazo ejecutivo tuviera ese tipo de poder. Y por eso es realmente importante el proceso legislativo con nuestros funcionarios debidamente elegidos”.

Pero ahora, dos años más tarde, ella es una burócrata no electa al mando del ministerio de la verdad.

Esta mujer calificó la noticia del computador portátil de Hunter Biden como un engaño impulsado por los rusos. Escribió un libro en el que dice: “Ser una mujer en la Internet es un acto inherentemente peligroso”. Fue miembro del Wilson Center en Washington, D. C., financiado en su totalidad por Facebook, una guarida para la desinformación. Esta es la mujer que será la jefa de la recién creada policía del pensamiento.

La hipocresía de la izquierda está en plena exhibición. No se trata de decir la verdad, sino de controlar la narrativa. No pueden permitirse el lujo de tener competencia ante la narrativa que están difundiendo.

Este nuevo comité del dhs ha sido criticado casi universalmente. Los conservadores lo ven como una amenaza a la libertad de expresión. Los izquierdistas consideran que el problema de la desinformación es real, pero que no es un problema que este organismo pueda afrontar. Sin embargo, ambos bandos pasan por alto el verdadero propósito de este comité.

Durante los últimos años, los radicales antiestadounidenses han emprendido una guerra en contra de la verdad. Se han apoderado del periodismo, de las cadenas de televisión e incluso de sitios de medios sociales. Cualquier cosa que sea contraria al mensaje que estos radicales respaldan ha sido etiquetada como “ideologías de odio, narrativas falsas, desinformación e información errónea”. Ahora, con este nuevo ministerio de la verdad, el gobierno quiere estar en una posición en la que sea él quien decida qué es verdad y qué no lo es.

Pronto, la conducta delictiva no será simplemente hacer lo incorrecto, sino también pensar cualquier cosa que vaya en contra de lo que el gobierno quiera que piense.

Los mismos que nos dijeron que los disturbios de Black Lives Matter [Las Vidas Negras Importan] eran mayoritariamente pacíficos también calificaron el 6 de enero como una insurrección violenta. Nos dijeron que las elecciones de 2016 estaban plagadas de interferencias rusas, mientras que las de 2020 eran perfectas. Ahora, estas mismas personas quieren decirle lo que es y lo que no es cierto.

¿Será posible que ellos quieran que usted crea en mentiras?

En la Trompeta de mayo-junio, el redactor jefe Gerald Flurry escribió: “¿Qué está pasando en Estados Unidos? Una neblina de engaño envuelve a nuestra nación. Es sorprendente la facilidad con la que periodistas, políticos y otras figuras engañan hoy a la gente. Debemos entender el espíritu que hay detrás de este engaño, ¡ya que es mucho más peligroso de lo que la mayoría de la gente cree!”.

El alcance y la eficacia de este engaño no son naturales. Hay, de hecho, una dimensión espiritual que es difícil de discernir. Pero la rápida desaparición de la verdad y de los hechos en la sociedad han sido demasiado coordinados para que hayan sido planeados por una sola persona. La Biblia identifica a un ser desquiciado, “al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia” (Efesios 2:2). La Biblia llama a este ser el padre de la mentira y de los mentirosos (Juan 8:44).

Este tipo de pensamiento se está apoderando de la sociedad. “Cuando este tipo de pensamiento se atrinchera lo suficiente”, continuó el Sr. Flurry, “la gente deja incluso de preocuparse por la diferencia entre lo verdadero y lo falso. (…) ¡Este tipo de razonamiento allana el camino a los tiranos! Los tiranos odian los hechos y las verdades que restringen su poder”.

Por eso la izquierda está tan desesperada por llenar la sociedad de mentiras. En eso consiste el ministerio de la verdad: en ganar más y más poder. Es fundamental que reconozcamos el espíritu que se está apoderando de Estados Unidos. Por favor, lea el artículo del Sr. Flurry “Una peligrosa nueva era de la ‘Adoración a la voluntad” para obtener una visión crítica del poderoso ser espiritual que ha estado atacando a Estados Unidos desde dentro.