Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

210106 warnock gettyimages 1230436165

(SANDY HUFFAKER/AFP VIA GETTY IMAGES)

La segunda vuelta electoral del Senado de Georgia revela la aflicción de Estados Unidos

Nunca veremos otra elección libre y justa en Estados Unidos si el fraude electoral no se expone completamente.

El 3 de noviembre tuvimos una elección nacional. Y ésta se vio comprometida por fraude masivo. Nadie ha sido castigado. Anoche tuvimos una segunda vuelta por los escaños del Senado en Georgia. Y fue exactamente como era de esperarse. ¿Incluyó fallos técnicos? Sí. ¿Se detuvo el conteo de votos en medio de la noche? Sí. ¿Se evaporaron ventajas en las horas de la noche? ¿Presencia de Dominion Voting Systems ? Sí. ¿Hubieron irregularidades beneficiando a los demócratas en lugar de a los republicanos? Sí. ¿Se proclaman victoriosos los demócratas? Sí.

Después de las elecciones del 3 de noviembre, el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, dijo que podrán cambiar a Estados Unidos una vez que los demócratas ganen los dos escaños del Senado de Georgia. En este momento, parece que Schumer tenía razón. El golpe de Estado del Partido Demócrata para secuestrar a Estados Unidos parece casi completo.

Los principales medios de comunicación han proyectado que tanto Raphael Warnock como Jon Ossoff [ambos de extrema izquierda] han ganado, dando a los demócratas la mayoría en el Senado. Sin embargo, muchos sospechan de estas supuestas victorias.

Y con toda razón.

Durante las elecciones del 3 de noviembre, Warnock recibió 1,6 millones de votos, mientras que la candidata republicana moderada, Kelly Loeffler, recibió 1,2 millones de votos, y el acérrimo partidario de Trump, Doug Collins, recibió 1 millón de votos. Ningún candidato recibió más del 50% de los votos, lo que requirió la segunda vuelta de anoche entre Warnock y Loeffler. En esta segunda vuelta, el radicalmente izquierdista Warnock aumentó su cuenta de votos en 700.000 votos. Cualquiera que haya estado alguna vez en Georgia verá como algo extraño que Warnock pudiera obtener 2,2 millones de votos en un estado históricamente conservador. Aparentemente, una vez que Collins fue eliminado de la contienda, decenas o cientos de miles de partidarios de Trump cambiaron sus votos de Collins a Warnock.

Warnock es un predicador radical que defendió controvertidamente Jeremiah Wright, el predicador de la teología de la Liberación Negra. Wright era amigo de Barack Obama y su pastor por mucho tiempo. Él acusó en un sermón al gobierno de Estados Unidos de mentir y/o plantar armas de destrucción masiva en Irak, infectar intencionalmente a hombres negros con sífilis, inventar el vih para matar a los negros, permitir el ataque a Pearl Harbor, mentir en su Constitución al decir que “todos los hombres son creados iguales”, y repetidamente gritó “Maldito sea Estados Unidos”. Warnock también fue asesorado por el difunto James Hal Cone, un teólogo negro que etiquetó a los cristianos blancos como racistas y al cristianismo blanco como “el Anticristo”. Pero aparentemente, él es el candidato para el Senado más popular en el estado conservador de Georgia.

¿Cómo puede ser esto?

El 30 de diciembre, científicos de datos del Grupo de Integridad de Datos testificaron ante el Subcomité de Elecciones del Poder Judicial del Senado de Georgia que al menos 30.593 votos fueron eliminados digitalmente del presidente Donald Trump y que 12.173 votos adicionales fueron transferidos al candidato demócrata Joe Biden. Según la información publicada en el sitio web de Dominion Voting Systems, Georgia utiliza máquinas de votación Dominion. ¡Incluso después que la palabra Dominion se ha convertido en un sinónimo de fraude electoral! Dominion no ha hecho nada para afrontar las preocupaciones sobre las vulnerabilidades en su software, excepto negar culpa. Entonces, las mismas personas que supuestamente aprovecharon los productos de Dominion (que podrían incluir al propio Dominion) para manipular las elecciones presidenciales de 2020 podrían haber manipulado las elecciones de segunda vuelta del Senado de Georgia de 2021. ¡Sería extraño si no lo hicieran!

Este supuesto robo de elecciones digitales se suma a las maletas llenas de boletas que se muestran en imágenes de videos de vigilancia en el State Farm Arena de Atlanta [Georgia] en manos de los trabajadores electorales tratando de esconderse de los observadores republicanos durante las elecciones del 3 de noviembre.

Si tanto Raphael Warnock como Jon Ossoff logran escaños en el Senado de Estados Unidos, ese cuerpo se dividirá equitativamente entre republicanos y demócratas (contando los dos senadores independientes que forman parte con la bancada demócrata). Eso significa que el próximo vicepresidente de Estados Unidos tendrá que presentar muchos votos de desempate, para que se apruebe cualquier proyecto de ley. También significa que si Joe Biden y Kamala Harris asumen el cargo, la izquierda radical controlará efectivamente la Casa Blanca, la Cámara de Representantes, el Senado, 18 legislaturas estatales y 23 gobernaturas.

Si el fraude electoral no se expone completamente, ¡nunca veremos otra elección libre en Estados Unidos!

El artículo de portada de mi padre para la edición de enero de 2021 de la Trompeta se titula: “Por qué Donald Trump seguirá siendo el presidente de EE UU”. En ese artículo, él explica cómo el presidente Donald Trump es un cumplimiento moderno del rey Jeroboam II. En 2 Reyes 14:26 se revela cómo Dios lo está usando para salvar temporalmente a su nación, de las fuerzas radicales que buscan destruirla. Él escribe:

“En 2 Reyes 14:26 leemos sobre ‘la muy amarga aflicción de Israel’. Como sucedió en la antigüedad, hoy hay fuerzas que ‘afligen’ a Israel, buscando derribarlo. Estas fuerzas que atacan a Estados Unidos hoy en día son terriblemente destructivas, y las peores están dentro de la nación. Quieren destruir al Estados Unidos tradicional, especialmente su patrimonio judeocristiano y su historia con Dios. (…) Al observar a este Jeroboam moderno, uno tiene que decir que Dios le dio a Israel un ‘salvador’, al menos en la medida de que Él no permitiría que estos enemigos derribaran a la nación”.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, y otros republicanos de voluntad débil le dijeron al presidente Trump que aceptara los resultados de las elecciones presidenciales y siguiera adelante. Lo presionaron para que dejara de hablar de fraude, dejaron que los culpables quedaran impunes e incluso sin investigación, y ahora la izquierda radical está usando las mismas tácticas fraudulentas en Georgia que usaron hace dos meses. Si una administración de Biden toma el control del gobierno nacional, la manipulación electoral en Estados Unidos se volverá permanente.

Hoy [miércoles], comenzando esta tarde y extendiéndose hasta la noche, varios senadores republicanos y más de 100 congresistas republicanos desafiaron la certificación de la mayoría de Joe Biden en el Colegio Electoral. Multitudes masivas de partidarios de Trump se reunieron en Washington, D.C., para protestar el robo de las elecciones. Algunos entraron al edificio del Capitolio, algunos rompieron ventanas y algunos fueron arrestados. Sin embargo, el sindicato de fraude electoral demócrata en los ámbitos mediáticos, tecnológicos y electorales sigue avanzando hacia la presidencia.

Al final, se necesitará literalmente la intervención divina para salvar la república constitucional de Estados Unidos. ¡Dios ya ha estado interviniendo, usando la candidatura de Trump, la presidencia y las elecciones de 2020 para exponer cuán desesperanzados están los estadounidenses sin Dios!

Sea demócrata o republicano, usted debe reconocer esta intervención divina y dirigirse a la única esperanza que queda: ¡el arrepentimiento hacia Dios!

Comience leyendo: Por qué Donald Trump seguirá siendo el presidente de EE UU”. 


ESTADOS UNIDOS BAJO ATAQUE

¿Está usted preocupado sobre hacia dónde está dirigiendo el país la administración actual? ¿Y sobre si la nación puede o no sobrevivir los próximos cuatro años? La situación está peor de lo que usted piensa, y sólo existe una forma para solucionar este problema gigantesco.