Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

200324 biden%20obama gettyimages 632227832

J. SCOTT APPLEWHITE/AFP VIA GETTY IMAGES

El ‘Estado Profundo’ apoya a Joe Biden

El expresidente de EE UU, Barack Obama y más de 140 de sus espías están tratando de seleccionar al próximo presidente.

Los dirigentes del Partido Demócrata se están uniendo en torno al ex vicepresidente Joe Biden como una supuesta alternativa moderada al senador Bernie Sanders.

Durante el período previo a las primarias presidenciales del Súper Martes el 3 de marzo, las personas apostaban que había un 57% de posibilidades que el Senador Bernie Sanders obtuviera la nominación demócrata. Entonces, en un dramático regreso, Biden ganó 629 delegados en el Súper Martes. Esta victoria le dio a Biden una ventaja de 84 delegados sobre Sanders; casi asegurando que él se convertirá en el nominado de su partido para noviembre de 2020.

Pero Joe Biden no planeó su regreso por sí mismo.

Personas cercanas al expresidente de EE UU Barack Obama, dijeron a nbc News que Obama habló con el candidato presidencial demócrata Pete Buttigieg el 1 de marzo, el día en que él renunció a la candidatura. Después de hablar con Obama, Buttigieg viajó a Dallas y respaldó a Joe Biden. Muchos vieron este respaldo como una señal de que Obama favorecía a Biden por encima de Sanders. La candidata presidencial demócrata Amy Klobuchar se retiró de la contienda el 2 de marzo y respaldó a Biden para presidente el mismo día que Buttigieg publicó su respaldo.

La ex asesora de seguridad nacional, Susan Rice y el ex director de la Agencia Central de Inteligencia (cia), John Brennan, también respaldaron a Biden ese día, mientras que el ex director de la Oficina Federal de Investigación (fbi), James Comey esperó hasta el día siguiente.

Después que Biden ganara las primarias de Florida, 148 ex espías, jefes de comisaría de la cia, diplomáticos y otros funcionarios (entre ellos el ex Director de Inteligencia Nacional, James Clapper) apoyaron a Biden en una declaración publicada en thesteadystate.org.

El “steady state” (Estado estable) es un término políticamente correcto que se refiere a un grupo de burócratas no elegidos, líderes militares y agentes de inteligencia a los cuales muchos conservadores se refieren como el “Estado Profundo”.

Los informantes demócratas le han dicho a Axios News que Biden quiere dotar su administración con ex funcionarios de la administración Obama, incluyendo a la ex Asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice, la ex Fiscal General Adjunta, Sally Yates y el ex Secretario de Estado, John Kerry. Él también ha dicho que le gustaría nombrar a Barack Obama para la Corte Suprema y que la ex Primera Dama Michelle Obama fuera su vicepresidenta. Sin embargo, dado que al parecer Michelle Obama no está interesada en esa posición, Biden está supuestamente analizando con Barack Obama otras opciones para la vicepresidencia.

Es relativamente inusual en la política estadounidense que un candidato presidencial confíe tanto en los consejos y asesoría de un ex presidente. La 22ª Enmienda de la Constitución de EE UU impide que Obama se presente a un tercer mandato presidencial, pero su círculo íntimo se está uniendo en torno a Biden de forma similar a como el círculo íntimo del presidente ruso Vladimir Putin se unió en torno a Dmitry Medvedev, en 2008 (cuando la Constitución rusa prohibió a Putin un tercer mandato presidencial consecutivo). A muchos estadounidenses les preocupan los rumores de que Biden (de 77 años de edad) podría estar casi senil, pero los dirigentes del estado profundo que respaldan a Biden podrían preferir a un presidente senil que no sea una amenaza para su agenda.

Obama, Biden, Brennan, Comey, Rice, Yates y Clapper (todos colegas) participaron en una reunión en la Casa Blanca el 5 de enero de 2017, con el fin de discutir cómo utilizar un expediente de propaganda no verificado, pagado por la campaña presidencial de Hillary Clinton, para obtener ilegalmente una orden para espiar la campaña de Trump. Después que el presidente Donald Trump tomó el juramento de su cargo, este expediente fue utilizado para iniciar una investigación del Consejo Especial sobre las afirmaciones no verificadas de que Trump conspiró con los rusos para manipular las elecciones presidenciales de 2016. Cuando la investigación no encontró pruebas de que el Sr. Trump cometiera un delito, los demócratas iniciaron un procedimiento de destitución contra él bajo la acusación de haber supuestamente presionado al Presidente de Ucrania para que investigara el papel de Biden en la investigación. Ahora que el Senado ha absuelto al Presidente Trump de cualquier delito, Este mismo grupo de colegas está moviendo los hilos para poner a Biden en la Casa Blanca.

Este tipo de maniobras tras bastidores va más allá del partidismo político. La administración de Obama está tratando de usar los poderes del “Estado estable” para influenciar las elecciones.

En su artículo “EE UU ha sido ‘fundamentalmente transformado”, el jefe editor de la Trompeta, Gerald Flurry escribió: “Estos agentes están, de alguna manera convencidos de que su trabajo es anular las últimas elecciones de EE UU, y destruir al presidente”. “Ellos están enfocando toda su atención en la caza de crímenes, ¡para así poder derribarlo y derrocar al gobierno! Esa es una invasión de contraespionaje y ha sido desplegada ante nuestros ojos. ¡Y todo esto gira en torno al expresidente Barack Obama! Ese debe ser nuestro enfoque”.

El fallecido Herbert W. Armstrong explicó en su libro trascendental Estados Unidos y Gran Bretaña en Profecía, que los pueblos de habla inglesa que colonizaron Estados Unidos y Gran Bretaña, son los descendientes del antiguo Israel. Esta verdad asombrosa significa que las profecías en la Biblia referentes a Israel sobre el tiempo del fin, están dirigidas principalmente a Estados Unidos y Gran Bretaña.

Una de estas profecías del tiempo del fin predice un tiempo en el que Dios usará a un líder humano para salvar temporalmente a Israel de ser completamente destruido. “Porque [el Eterno] miró la muy amarga aflicción de Israel; que no había siervo ni libre, ni quien diese ayuda a Israel; y [el Eterno] no había determinado raer el nombre de Israel de debajo del cielo; por tanto, los salvó por mano de Jeroboam hijo de Joás” (2 Reyes 14:26-27).

Mucha gente cree que si Hillary Clinton hubiera ganado las elecciones presidenciales de 2016, los dirigentes del “Estado Profundo” que actualmente apoyan a Biden, habrían podido seguir dirigiendo el país tras bastidores, terminando así con nuestra república constitucional. La única razón por la cual esto no sucedió es porque Dios tuvo misericordia de la nación, y levantó a un líder humano defectuoso para exponer ese “Estado Profundo”. Ahora que ellos han sido expuestos, muchos de estos líderes ya no están ocultando su agenda. En su lugar, están listando sus nombres en thesteadystate.org y abogando por el triunfo de la tecnocracia, sobre el constitucionalismo.

Millones de estadounidenses se están dando cuenta de la amenaza que esta extensa red de departamentos del “Estado profundo” representa para la nación, pero todavía no entienden las profundas causas que hay detrás de la crisis. La Biblia revela que los graves problemas del gobierno de EE UU no son causados por un hombre o un grupo de funcionarios del gobierno. En última instancia, son causados por los pecados del pueblo estadounidense entero (Isaías 1:4-7). Sólo el arrepentimiento del pueblo puede evitar que la enfermedad en el gobierno de EE UU se convierta en una revolución y una guerra a gran escala.

Usted puede aprender sobre la causa espiritual de la corrupción dentro del gobierno federal [de EE UU], en el artículo editorial del Sr. Flurry titulado: “Estados Unidos ha sido ‘Fundamentalmente Transformado”; y en su folleto gratuito Estados Unidos bajo ataque.

ATK, AD