Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Orban gettyimages 488754389

SEAN GALLUP/GETTY IMAGES

Coronavirus y el Sacro Imperio Romano

La respuesta de Europa al COVID-19 ha dispuesto el escenario para el surgimiento de dictadores.

Uno de los efectos más importantes del pánico global sobre el covid -19 casi ha sido pasado por alto. ¡La respuesta de Europa a la pandemia está acelerando el cumplimiento de una de las profecías del tiempo del fin más cruciales de la Biblia!

El coronavirus está apresurando la llegada del profetizado Sacro Imperio Romano.

Esta unión de Iglesia y Estado ha gobernado a Europa por siglos. Pero las inquisiciones anteriores, guerras religiosas, cruzadas y el Holocausto han sido solo presagios de lo que la Biblia llama la “Gran Tribulación” (Mateo 24:21).

La Biblia dice que se levantarán 10 reyes en Europa en este tiempo del fin, liderados por un hombre fuerte dominante. Estos reyes formarán el Sacro Imperio Romano.

¡La pandemia del coronavirus está ayudando a marcar el comienzo de estos 10 reyes!

Necesitamos estar pensando acerca de estos reyes profetizados, quienes están surgiendo ahora. Como resultado de crisis recientes, varios líderes europeos han tomado medidas dictatoriales. En varios casos, ellos lo han hecho con la aprobación de la Iglesia católica romana.

Muchas personas han expresado temor de que la reciente crisis destruirá a la Unión Europea. Pero, aunque esto puede verse así, de hecho, Europa está a punto de unirse de una forma poderosa.

La Biblia revela que la UE está a punto de ser reducida a un súper estado de 10 naciones. Esta profecía será cumplida muy pronto; yo veo evidencia bíblica de una probabilidad de no más de dos a cuatro años, y tal vez incluso tan pronto como este año.

El apóstol Juan vio esta resurrección final del Sacro Imperio Romano en una visión representada como una bestia con siete cabezas y 10 cuernos. Dios le reveló el simbolismo de ésta. Las siete cabezas son siete resurrecciones sucesivas de este imperio bestial. Apocalipsis 17:1-2 muestra a este imperio en una alianza con una iglesia simbolizada por una mujer. Ésta es una profecía exacta del Sacro Imperio Romano, una alianza de Iglesia y Estado.

Como explicamos en nuestro folleto gratuito ¿Quién o qué es la bestia profética?, seis de estas resurrecciones han venido y han pasado a través de la historia, ¡y la séptima está surgiendo ahora!

Los 10 cuernos de esta bestia están en la séptima cabeza. Así se explica el simbolismo: “Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. Éstos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia” (versículos 12-13). Esta profecía fue escrita hace unos 2.000 años, ¡y estos “diez reyes” están levantándose hoy día en Europa!

El versículo 14 declara que estos reyes “pelearán contra el Cordero” (Jesucristo). Entonces, ésta es claramente una profecía de los eventos que ocurren justo antes de la Segunda Venida de Cristo.

En las primeras ediciones de la revista La Pura Verdad, predecesora de la Trompeta, el fallecido Herbert W. Armstrong advirtió de este imperio resucitado. En la edición del 24 de julio de 1983, él escribió: “La primera edición de la revista La Pura Verdad apareció en febrero de 1934, justo hace 50 años faltando casi seis meses. El artículo que comenzaba en la portada advertía de una aparición repentina de un resucitado ‘Sacro Imperio Romano’ en Europa, una unión de 10 naciones en Europa bajo un gobierno, con una fuerza militar unida. Por 50 años he estado declarando al mundo las profecías bíblicas de este venidero ‘Estados Unidos de Europa’, ¡una nueva superpotencia unida, tal vez más poderosa que la Unión Soviética o Estados Unidos!”

El versículo 10 dice: “Y son siete reyes [esto se refiere a las siete cabezas de la bestia, o siete resurrecciones históricas de este imperio]. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo”. Esta profecía describe un momento específico en el tiempo, el cual fue cuando el Sr. Armstrong estaba en la escena, siendo el primero en explicar estas profecías bíblicas del tiempo del fin. Eso fue primero durante la década de 1930. En ese tiempo, el “uno es” (Adolfo Hitler) estaba liderando la sexta resurrección del Sacro Imperio Romano. Hoy, el “otro”, profetizado para continuar un “breve tiempo”, está a punto de llegar.

Otras profecías muestran que el “breve tiempo” que esta bestia tendrá poder no es más que 3½ años; la duración de la Gran Tribulación y el Día del Señor.

Por más de 75 años hemos estado profetizando la llegada de este imperio. Ahora usted puede ver que esto sucede exactamente como Dios lo registró para nosotros en la Biblia. Yo he sido parte de esta obra por décadas. Y me asombra, casi me abruma, ¡cómo estas profecías se han estado, y están siendo cumplidas, en detalle preciso!

Este próximo imperio afectará su vida directamente. Su llegada sorprenderá a todas las naciones en la Tierra como ningún poder lo ha hecho en tiempos modernos. Ésta es la profecía suprema del tiempo del fin.

Tomando ventaja de la crisis

Dios le reveló muchas de estas profecías al Sr. Armstrong alrededor del tiempo de la Segunda Guerra Mundial y en las décadas posteriores. Dios ha estado advirtiendo a este mundo todos estos años acerca de tiempos terribles que se avecinan, y necesitamos entender por qué.

En 1984, el Sr. Armstrong escribió que él podía prever que una crisis bancaria masiva sería el detonante para que las naciones europeas se fusionaran de repente, formando una superpotencia. Hoy día, los países europeos están acumulando deudas a tasas sin precedentes en tiempos de paz, con muchos países acercándose peligrosamente a un colapso financiero.

Italia ha sido el epicentro del coronavirus en Europa. Su economía sufrió un gran golpe. “Básicamente, la economía se ha detenido”, dijo el profesor Nicola Borri de la Universidad Luiss. “Probablemente vamos a ver incumplimientos masivos. Claramente, los bancos italianos serán golpeados gravemente” (New York Times, 17 de marzo). España y Francia también están sufriendo serios problemas de deuda. Los eventos en Italia nos dan una percepción de lo que podría sucederles a todas las economías de la Unión Europea.

He aquí algunos encabezados de importantes fuentes de noticias: “El coronavirus podría quebrar a la UE” (Politico); “Con la aparición de las fronteras en Europa, el coronavirus está devastando las pretensiones de un superestado de la UE” (Telegraph); “El coronavirus pone a prueba la cohesión, las alianzas e incluso la democracia en Europa” (New York Times). Las naciones de la UE están muy divididas. Esa división las está previniendo de unir sus esfuerzos para hacer frente al virus.

Muchos expertos dirán que Europa está cerca de desmembrarse. Si la respuesta de estas naciones al coronavirus no causa un colapso económico inmediato, la deuda que están acumulando vencerá en algún momento. Alguna clase de crisis financiera es inevitable. Cuando ésta llegue, ¡observe lo que sucede! Una crisis como la actual es exactamente lo que los líderes europeos han ansiado tener, ¡para forjar un superestado europeo!

Uno de los fundadores de la UE, Jean Monnet, dijo: “Europa será forjada en crisis y será la suma de las soluciones adoptadas para esas crisis”. El ministro de finanzas alemán, Wolfgang Schäuble dijo: “Las crisis representan una oportunidad. Europa siempre avanzó en tiempos de crisis. Algunas veces se necesita un poco de presión para que ciertas decisiones se tomen”. Los fundadores del proyecto europeo sabían que al crear el euro (la moneda europea unificada) sin todos los otros aspectos de un gobierno unificado, provocarían una crisis económica. Sin embargo, aun así, procedieron deliberadamente con su plan, ¡sabiendo que esa crisis les proveería el pretexto para transformar a Europa en una superpotencia!

Esto ha sucedido reiteradamente a través de la historia con las otras seis cabezas del Sacro Imperio Romano. En tiempos de crisis, Europa se ha unido bajo un líder dominante.

El Sr. Armstrong constantemente enseñó que las naciones de Europa van a clamar por la unidad política. Eso es lo que vemos que está sucediendo hoy. Europa está débil y dividida. El coronavirus sólo está debilitando aún más al Continente. Observe cuidadosamente para ver cómo responde. El pueblo alemán en particular no puede vivir con las circunstancias actuales. La dificultad económica de varias naciones europeas las hace vulnerables, y le da a una Alemania económicamente fuerte la oportunidad de incrementar su dominio en la Unión. Líderes de Italia y de otras naciones han acusado a Alemania de proteger y potenciar sus propios intereses a expensas de otras naciones, pero también saben que el proyecto europeo fallará completamente sin el liderazgo de Alemania.

¡La historia muestra que Alemania va a actuar! En el segundo semestre de 2020, Alemania tendrá la presidencia del Consejo Europeo. ¡Qué oportuno! En esta crisis, cuando Europa está siendo forzada a adaptarse, Alemania está en condiciones de modelar el futuro de la UE según su propio gusto.

Se levantan dictadores con la bendición de Roma

Sin embargo, la pregunta permanece: ¿Cómo se unirá Europa?

A través de toda la historia de Europa, lo que le ha ayudado a vencer sus divisiones ha sido una unidad de propósito entre la Iglesia y el Estado. Carlomagno mostró lo fuerte que podía ser Europa cuando él formó una asociación entre Alemania y la Iglesia Católica Romana para crear el Sacro Imperio Romano. Ese imperio se ha levantado en repetidas ocasiones desde aquel tiempo.

Pero esta unión de Iglesia-Estado no siempre ha sido un matrimonio feliz. Generalmente los dos han estado juntos a causa de una crisis, una emergencia.

Herbert W. Armstrong creía que el mismo patrón ocurriría de nuevo en nuestro tiempo, que las naciones europeas se unirían repentinamente a causa de una crisis, y que la Iglesia católica romana jugaría un gran papel en resolver esa emergencia. En tiempos de crisis, ¡la religión tiene una manera de unir a las personas!

En el libro de Apocalipsis, el apóstol Juan profetiza de una mujer que “está sentada sobre muchas aguas”, cometiendo fornicación con líderes mundiales poderosos (Apocalipsis 17:1-2). Esta mujer, la que en la profecía bíblica simboliza a una iglesia (ej. Isaías 47; Efesios 5:25; 2 Corintios 11:2), tiene influencia global, guiando a una gran bestia, que representa a un poder político (Apocalipsis 17:3).

La Biblia también revela que esta iglesia está sentada sobre “siete montes” y tiene influencia sobre “pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas” (versículos 9 y 15). Una montaña es un símbolo de gobierno en la Biblia. La Iglesia católica se ha combinado con seis gobiernos del Sacro Imperio Romano y también se unirá con un séptimo. Más allá de eso, un vistazo a un mapa topográfico muestra que Roma, sede de la Iglesia Católica Romana, está literalmente situada sobre siete montes. Ésta es una prueba doble de las profecías de la Biblia. Y Europa es un continente que une “pueblos, muchedumbres, naciones, y lenguas”. La descripción en Apocalipsis 17 de este imperio sólo puede referirse a la Iglesia Católica Romana y su alianza con varios países europeos. (Para más información acerca de este imperio, solicite nuestro libro gratuito The Holy Roman Empire in Prophecy, disponible en inglés).

Esta profecía muestra que Europa, en este tiempo del fin, verá surgir a varios dictadores que se alían con la Iglesia Católica Romana. En la crisis del coronavirus, esto es lo que está sucediendo.

La satisfacción popular con la democracia está en su punto más bajo, mencionó en enero el Departamento de Políticas de Cambridge. Los europeos creen cada vez más en que la democracia no puede resolver sus problemas, y el coronavirus sólo ha intensificado esta creencia. Las naciones están tomando medidas cada vez más extremas para manejar el virus. Más y más europeos están buscando un hombre fuerte.

“Austria ha restringido masivamente las libertades civiles debido al coronavirus”, escribió Zeit Online. “Esto es entendible en esta situación, pero también es peligroso” (16 de marzo; traducción de la Trompeta). Considerando la larga y dolorosa historia de Europa de líderes fuertes restringiendo las libertades para alcanzar sus ambiciones, ¡esto es extremadamente peligroso!

Austria fue el primer país europeo en entrar en confinamiento por el coronavirus. Al hacerlo, el canciller austriaco, Sebastian Kurz, recibió muchos elogios de la Iglesia Católica Romana, la institución más antigua de Europa. “Estoy muy agradecido de que el gobierno sea sabio y esté dando los pasos para crear confianza”, dijo el obispo de Viena, el cardenal Christoph Schönborn, en un especial de zib 2. Los líderes católicos apoyaron cada paso severo que Kurz dio.

Kurz aplaudió a la Iglesia por su apoyo. “Especialmente en tiempos de crisis”, dijo él, “la iglesia ofrece apoyo a la gente y provee ayuda importante”.

El canciller Kurz regularmente busca consejo de la Iglesia Católica, la cual lo guía en sus políticas. Si uno entiende la historia, encontrará esto preocupante. Esto es exactamente lo que es el Sacro Imperio Romano: una combinación autoritaria de Estado e Iglesia.

La conexión de Francia

El presidente francés, Emmanuel Macron, tomó medidas drásticas similares. Declaró la guerra al coronavirus, movilizó al ejército, y se hizo jefe comandante de Francia. Tuvo levantamientos contra las órdenes gubernamentales que fueron sofocados contundentemente. Al hacerlo, aumentó su popularidad.

En toda su presidencia, y especialmente durante la crisis del coronavirus, Macron también ha trabajado para mejorar los lazos con la Iglesia Católica Romana y traer al Vaticano más hacia los asuntos de Europa. Para una nación que ha estado moviéndose en la dirección opuesta por generaciones, esto es significativo.

Emmanuel Macron no nació católico; él escogió el bautismo de la Iglesia Católica a la edad de 12 años y asistió a una escuela secundaria jesuita. De adulto, se dice que se volvió más secular. Pero en 2018 en la conferencia anual de obispos de Francia, prometió restaurar el enlace “tenso” entre la Iglesia y el Estado, y desde entonces ha trabajado para cumplir su promesa.

En una carta de marzo de 2019 a los ciudadanos europeos, Macron convocó a una conferencia para Europa que “interactuaría con paneles de ciudadanos y escucharía a académicos, representantes de negocios y laborales, líderes religiosos y espirituales” (énfasis mío en todo). En agosto, recibió al nuevo secretario general de la Conferencia de Obispos de Francia para discutir la acogida de migrantes y otros temas. Aunque él hizo campaña como un centrista pro-inmigración, ahora está impulsando una de las agendas más derechistas de Francia. En noviembre, anunció nuevas medidas de inmigración y se ha vuelto cada vez más crítico de la ideología islámica. En enero anunció su plan para “Recapturar la república”, un plan para luchar contra el creciente islamismo en el país.

Después de una conversación telefónica con el papa Francisco, Macron se reunió con representantes de asociaciones religiosas y seculares en Francia. “Esta fue una oportunidad para mantener el diálogo entre autoridades públicas y religiosas durante el confinamiento de la población en la pandemia del covid-19”, reportó vaticannews.va/fr. El presidente de la Federación Protestante de Francia dijo: “Para Emmanuel Macron, las denominaciones religiosas traen cohesión social. Frente a esta crisis de salud global, él está determinado a recurrir a todos los recursos, incluyendo recursos espirituales”. Así que Macron busca usar la religión para unir a su dividido país.

Hungría, también

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, también está volviéndose más autocrático en esta crisis. Hungría sólo fue afectada ligeramente por el coronavirus, sin embargo, el 30 de marzo el Parlamento húngaro le dio a Orbán poderes dictatoriales. Ahora el Parlamento está cerrado, las elecciones están canceladas y cualquiera que esparza información “falsa” puede ser encarcelado por cinco años. La democracia ha sido reemplazada por un estado de decreto.

The Guardian escribió que la nueva ley le da a Orbán “lo que equivale a un gobierno de un solo hombre en un Estado de la UE”. Richard Palmer, asistente del gerente editor para theTrumpet.com, lo expresó más claramente: “El coronavirus trajo a la UE el primer dictador” (laTrompeta.es).

El poder que Orbán obtuvo puede afectar a todo el Continente. “El primer ministro de Hungría ha abolido la democracia”, advirtió Spiegel Online el 3 de abril. “Si la UE no actúa, el autoritarismo se esparcirá en Europa”. Pero la UE no actuó para castigar a Orbán, no hizo nada. Y lo que Spiegel advirtió es exactamente lo que la Biblia dice que sucederá: ¡El autoritarismo se esparcirá en Europa!

¿Es la aprobación de la dictadura de Orbán en la UE una señal de que ha llegado el tiempo de surgir para los 10 reyes de Europa? Es casi seguro que Hungría será parte de la superpotencia europea de 10 naciones.

En las décadas siguientes a la Segunda Guerra Mundial, Hungría estuvo bajo el régimen soviético. Como lo explica nuestro folleto gratuito Él tenía razón, fue en parte debido a la influencia de la Iglesia católica que Hungría se unió a la Unión Europea. Por siglos Hungría ha sido gobernada por la dinastía de los Habsburgo. La religión, la cultura y el vínculo a Roma duraron más que su ocupación por la Unión Soviética.

La Pura Verdad escribió en febrero de 1972: “Uno de los grandes papeles deseados por el Vaticano es el de ser mediador entre Oriente y Occidente. (…) El Vaticano, usted puede estar seguro, continuará haciendo su parte para cortejar a los países de Europa Oriental. Durante mucho tiempo, su “ostpolitik” ha sido la de traerlos de vuelta al “redil”. Y ciertamente ese es el camino que debe continuar recorriendo”.

¡Esta predicción sorprendente está probando ser cierta! La Iglesia Católica Romana ha hecho su parte para romper los fuertes vínculos de Hungría con Rusia, y hay indicios de que está permitiendo la reciente toma de poder de Orbán.

Orbán ha formado una alianza con la Iglesia Católica y con iglesias calvinistas en Hungría. Él les devolvió a las iglesias el sistema educativo de Hungría, y coopera con la Iglesia católica en Oriente Medio, restaurando iglesias y reconstruyendo comunidades cristianas. En 2019, Orbán estuvo en la lista de las “Diez mejores de personas” de la revista católica estadounidense Inside the Vatican.

La cooperación de Orbán con la Iglesia Católica es más sorprendente aún si se considera que él es calvinista. Pero reconoce el poder que la Iglesia Católica tiene en su país y en el mundo, y busca su alianza. Esta cooperación con las iglesias de Europa continuó mientras Orbán perseguía los poderes dictatoriales.

Los líderes europeos se comportan cada vez más como dictadores y asumen poderes dictatoriales. La gente de Europa está siendo condicionada a aceptar más liderazgo tiránico. Sin embargo, estos hombres fuertes en ascenso aún no están unidos como la Biblia dice que lo estarán. El Sacro Imperio Romano aún carece de su líder dominante.

Un hombre fuerte

El coronavirus está causando que más y más gente en Europa hable acerca de la necesidad de un hombre fuerte. Zeit Online además escribió que “El anhelo por el hombre fuerte proverbial, que finalmente entra en acción, se hará más fuerte” (op. cit.). Hay una carencia de liderazgo para enfrentar efectivamente el virus y los temas económicos. La gente quiere que ese vacío se llene.

Cuando nosotros vemos fuentes de noticias hablando de que los europeos anhelan un “hombre fuerte”, ¡eso realmente captura nuestra atención! Hemos profetizado acerca de la llegada de este individuo por muchos años, y ahora, las fuentes de noticias están hablando al respecto más públicamente que antes. Entre más grande sea la crisis que experimenten, más clamará la gente por un hombre fuerte que los guíe y haga frente a los problemas. (Lea más sobre esto en nuestra última edición de la Trompeta: “¿Destruirá el coronavirus a la UE?” Encuéntrelo en laTrompeta.es).

¡La profecía bíblica muestra que este hombre fuerte ya viene! Así es como el profeta Daniel describe a este individuo: “Y al fin del reinado de éstos, cuando los transgresores lleguen al colmo, se levantará un rey altivo de rostro y entendido en enigmas. Y su poder se fortalecerá, mas no con fuerza propia; y causará grandes ruinas, y prosperará, y hará arbitrariamente [debería leerse poderosamente], y destruirá a los fuertes y al pueblo de los santos” (Daniel 8:23-24). Este dictador gobernará con el poder de Satanás, “no con fuerza propia”. ¡Él cambiará su pensar porque el diablo lo influirá (Habacuc 1:11, vkj) y lo usará como una herramienta para causar una destrucción tremenda!

Daniel escribió que este hombre “destruirá a los fuertes y al pueblo de los santos”. Eso se refiere al 95% del propio pueblo de Dios que se apartó de Él en el tiempo del fin. Dios sumergirá a Su pueblo rebelde en la Gran Tribulación si no se arrepiente antes de ese tiempo. De toda la gente, ellos deberían saber lo que está sucediendo y obedecer a Dios, pero no lo hacen.

¡Todos nosotros necesitamos entender mejor por qué esto está sucediendo! Apocalipsis 17:17 dice que “Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso…”. Mientras Satanás está controlando este imperio, Dios lo está usando todo para traer a la gente al arrepentimiento. ¡Quiere que se vuelvan de los caminos de este mundo y sus maldades y se vuelvan a Él!

Liderado por Alemania

Isaías 10 nos dice que este imperio seguramente estará liderado por Asiria, que en lenguaje bíblicamente profético es la Alemania actual. Los alemanes son un gran pueblo en muchas formas, pero ellos también han iniciado dos guerras mundiales, ¡y la Biblia dice que serán responsables por iniciar la tercera!

Alemania ya ha alcanzado un poder sin igual en Europa. Desde el comienzo del proyecto de unificación europea, Alemania ha trabajado para dominar e incluso para intimidar. Si ya se hubiera arrepentido de sus pecados de la Segunda Guerra Mundial, en la cual más de 60 millones de personas murieron, no estaría haciendo eso hoy.

Gran Bretaña se salió de la Unión Europea porque podía ver lo que estaba sucediendo, y no se sometería a eso. La profecía bíblica también deja en claro que Gran Bretaña no sería parte de la UE, y esa es la razón por la que por décadas predijimos su salida.

En 1978, con Gran Bretaña firmemente afianzada en la Comunidad Económica Europea, el Sr. Armstrong continuó profetizando de un “resucitado ‘Sacro Imperio Romano’ venidero, un tipo de unos próximos ‘Estados Unidos de Europa’, una unión de 10 naciones que se levantará a partir, o a continuación, del Mercado Común actual”. Concluyendo el artículo escribió: “Gran Bretaña no estará en ese imperio que pronto vendrá”.

¡Cuán precisa fue esa predicción!

En 1945, cuando Alemania aún estaba humeando en ruinas después de la Segunda Guerra Mundial, el Sr. Armstrong dijo: “Europa, o Alemania, va a levantarse otra vez, y también el Sacro Imperio Romano”. La sexta resurrección del Sacro Imperio Romano, liderado por Hitler, apenas había sido derrotada. Pero cuando todo el mundo dijo que Alemania nunca volvería a levantarse, ¡el Sr. Armstrong profetizó que sí lo haría, y que lideraría la resurrección más destructiva y tiránica, por mucho!

En 1967, el Sr. Armstrong dijo que una vez que la población de Europa se uniera, se vería una superpotencia que probablemente crecería para convertirse en el poder más grande sobre la Tierra. Ese poder está formándose ahora. Alemania es la tercera nación exportadora en el mundo. Es un motor político y económico. Ha crecido a una prominencia que los Aliados en la Segunda Guerra Mundial prometieron que nunca más tendría. Incluso militarmente, se ha vuelto extraordinariamente poderosa.

Durante la Guerra Fría, los principales generales en Europa advirtieron categóricamente que rearmar a Alemania para ayudar a combatir a la Unión Soviética era un riesgo calculado. Pero decidimos tomar ese riesgo. El mundo está a punto de experimentar los terribles resultados de rearmar la máquina de guerra alemana.

Cuando el profeta Daniel vio en visión lo que este imperio haría en el tiempo del fin, ¡estaba tan asombrado que se desmayó! (Daniel 8:27). Ahora, a menos que este mundo se arrepienta y ponga atención a la advertencia de Dios, ¡literalmente vamos a experimentar esos eventos que Daniel vio sólo en visión! Necesitamos arrepentirnos profundamente, y rápido, porque el tiempo se nos acaba.

Príncipe de Paz

El coronavirus ha creado problemas para Europa que han incrementado la presión por la unidad. Justo ahora, Europa está débil y dividida; en una condición con la que el pueblo alemán (especialmente ellos) no pueden vivir. Ellos van a responder, puede estar seguro. El anhelo del pueblo por un “hombre fuerte, que finalmente tome cartas en el asunto, se hará más fuerte”. Y ellos tendrán a su hombre fuerte. Ese hombre secuestrará a Europa y la transformará en otra repetición del Sacro Imperio Romano, tal como hombres fuertes anteriores lo han hecho, incluyendo a Carlomagno, Otto el Grande y Adolfo Hitler.

Los detalles de estas profecías que hemos estado proclamando por más de 75 años están ocurriendo ahora. Usted puede ver las ramitas del árbol comenzando a brotar.

Espero que usted se arrepienta y ponga atención al mensaje de Dios, ya que así Dios le ayudará y le protegerá a través de los tiempos terribles que se aproximan.

Pero incluso en medio de todas estas terribles noticias, hay buenas noticias. Daniel 8:25 dice: “Con sagacidad hará prosperar el engaño en su mano; y en su corazón se engrandecerá, y sin aviso [pacíficamente, dice la vkj] destruirá a muchos; y se levantará contra el Príncipe de los príncipes, pero será quebrantado, aunque no por mano humana”. Este poderoso hombre fuerte actuará como si quisiera paz cuando en realidad quiere guerra. ¡Pero él cometerá un terrible error al pelear contra Jesucristo Mismo! ¿Es eso lógico? ¡Esto ilustra cuán malvado es ese imperio! Pero a Su regreso, Jesucristo destruirá a este hombre y a los ejércitos del Sacro Imperio Romano.

Este mundo sabe tan poco acerca de Dios y Sus profecías. Simplemente no entienden lo que está escrito en la Biblia. Pero usted puede entenderlo. Todo esto está explicado en nuestros folletos Daniel: ¡Al fin descifrado! Y Él tenía razón (toda nuestra literatura es gratuita).

La gente debe comenzar a buscar a Dios y Su Palabra. Esa es la única manera que podemos tener paz en este mundo. La verdadera paz viene pronto; ¡en sólo unos pocos años! ¡Podemos dar gracias a Dios por eso! 

HWR, AD