Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

211002 obama%20terry gettyimages 1236079264

RYAN M. KELLY/AFP/GETTY IMAGES

Barack Obama: ‘Monstruo desalmado’

La izquierda radical cree que el fin justifica los medios, pero los medios son horribles.

Mucha gente considera al ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama como un gran hombre. Recientemente el comentarista de Fox News Tucker Carlson lo calificó como un “monstruo desalmado”. Carlson tiene más razón de lo que piensa.

El 23 de octubre, Obama estaba haciendo campaña para el gobernador demócrata Terry McAuliffe en Virginia. Criticando al candidato opositor y a los conservadores en general, Obama dijo que “no tenemos tiempo para desperdiciarlo en estas guerras culturales falsas y fabricadas, ni en esa falsa indignación que los medios de comunicación de la derecha hacen circular para aumentar sus índices de audiencia, y el hecho de que, ¿realmente [el candidato de la oposición] está dispuesto a participar en éstas? ¿En lugar de hablar de problemas serios que realmente afectan a gente seria? Es una vergüenza. Esta elección no se trata de eso”.

¿De qué se tratan esas mentiras “falsas y fabricadas” de las que Obama nos está hablando? Se trata de la indignación de los virginianos y de la gente de todo el país ante una mesa directiva escolar que encubrió a un estudiante violador. Quien por cierto, al parecer, volvió a violar.

Obama se estaba refiriendo al aspirante republicano Glenn Youngkin quien ha exigido la renuncia de Scott Ziegler, el superintendente de las escuelas públicas del condado de Loudoun. Mucha gente común y corriente cree eso que es lo mínimo que podría hacer. Él y el consejo escolar estaban impulsando una política para permitir que los niños que dicen ser “transgénico” participen en los deportes de las niñas y utilicen los baños de las niñas. Un adolescente con falda entró en al baño de niñas, sujetó a una niña de 14 años y cometió actos sexuales horribles en contra de ella.

Los administradores de la escuela llamaron al padre de la niña a la escuela. Le dijeron que mantuviera en silencio lo sucedido y que dejara que ellos se encargaran del asunto internamente. El padre estalló de ira y llamaron a la policía para que lo confrontaran (pero, aparentemente, no para confrontar al violador).

Scott Smith, el padre, llevó a su hija al hospital esa noche, y allí las enfermeras confirmaron que había sido violada. Smith acudió a la policía. Pero dice que los fiscales, los abogados y otras personas le dijeron que tenía que guardar silencio para que su hija recibiera “justicia”, así que lo hizo. Tan sólo tres semanas después, los miembros del consejo de administración del distrito escolar público del condado de Loudoun tuvieron una reunión para seguir impulsando su política de derechos para personas transgénico. Smith asistió. No se inscribió para hablar, pero se sentó allí y escuchó a un miembro de la junta directiva decir literalmente: “Nuestros estudiantes no necesitan ser protegidos y no están en peligro. ¿Tenemos agresiones en nuestros baños o vestuarios regularmente?”. Oyó al superintendente decir: “Que yo sepa, no tenemos ningún registro de agresiones en nuestros baños”, y después presentó un artículo de una revista pro-transgénico como prueba, y afirmó: “[E]l estudiante o persona transgénico depredador simplemente no existe”.

Aun así, Smith no habló ante el consejo escolar, pero una mujer pro-transgénico del público empezó a recriminarle. Él replicó, así que llamaron a la policía que lo abordó y se lo llevó. Jamás tuvo la oportunidad de decirles a la junta y al público que su hija había sido violada en el baño de niñas por un niño con falda.

Sin embargo, el consejo escolar tenía una agenda, así que simplemente trasladó a ese niño a otra escuela. Allí, agredió sexualmente a otra niña.

El mismo día que Obama dio su discurso, un tribunal para menores de Virginia encontró suficientes pruebas para confirmar los cargos contra el violador adolescente de las escuelas públicas del condado de Loudoun. Ahora ha sido condenado por ambos delitos.

Una persona normal se horrorizaría al saber que una escuela ocultó la violación de una niña de 14 años para proteger su política impopular para los transgénicos. Una persona normal odiaría todo lo relacionado con este acontecimiento. Una persona normal se escandalizaría y tendría miedo por lo horrible, injusta, vana, engañosa y malvada que es nuestra nación. Una persona normal se asustaría de cómo los radicales —listos para inventar agravios para avanzar su agenda— están ahora sacrificando a nuestros niños por su ideología impía. Una persona normal tendría el corazón destrozado por esa niña.

Pero Barack Obama (el líder de los radicales quienes han elevado las quejas y los reclamos a una forma grotesca de arte), dice que si usted está molesto por esto, su indignación es “falsa”. Él no es una persona normal. Es un monstruo desalmado.

La preocupación de Barack Obama, al igual que la del consejo escolar, es de cómo esto afectará a su agenda política. Su objetivo es promover la fornicación, el adulterio, la poligamia, la homosexualidad, el movimiento transgénico y otras perversiones sexuales hasta destruir la institución de la familia y transformar fundamentalmente a Estados Unidos. Obama no permitirá que un pequeño inconveniente como la violación de una niña se interponga en su camino.

Este es el hombre que disfrutó las adulaciones de la prensa a lo largo de su campaña y de su presidencia, y que las utilizó a su favor. Este es el hombre al que incluso algunos conservadores temían criticar porque no querían parecer ser racistas. En el primer año de su primer mandato, el presentador de Fox News Glenn Beck identificó algunas de las motivaciones de Obama y dijo que era “racista” con “un odio profundamente arraigado hacia los blancos o la cultura blanca”. Los ejecutivos de Fox obligaron a Beck a disculparse. Algunos de ellos probablemente temieron lo que Tucker Carlson dijo. Pero ahora mucha gente está despertando al hecho de que Obama sigue impulsando su agenda, ahora a través de Joe Biden, y está haciendo armas tóxicas de la raza, de la supuesta intolerancia hacia los pervertidos sexuales, de las políticas que destruyen la economía, de la pandemia; haciendo un arma letal de todo lo que pueda, para destruir lo que Estados Unidos ha sido —en particular aquellos aspectos de nuestra cultura que se remontan a la familia, y especialmente aquellos aspectos que se remontan a la Biblia.

Veremos qué es lo que se lleva a cabo contra Carlson, pero el hecho que haya calificado a Obama de “monstruo desalmado” puede significar que más personas se están dando cuenta del horrible error que cometieron al permitirle llegar al poder.

¡El ataque contra Estados Unidos está siendo expuesto!

A los izquierdistas radicales les encanta ondear pancartas con corazones, símbolos de la paz y arco iris mientras proclaman eslóganes como: “El amor triunfa sobre el odio”. Pero son salvajes contra cualquiera que se oponga a su agenda. Son despiadados cuando se trata de alguien victimizado y violado a causa de sus proyectos horrendos de ingeniería social. No creen en el cumplimiento de las leyes de Dios. Muchos o la mayoría no creen que haya un Dios. Eso los deja sólo a sí mismos.

Y a qué extremos llegarán para destruir lo que odian y construir lo que quieren. Las élites radicales cometieron escándalo tras escándalo a lo largo de la presidencia de Obama, la campaña de Donald Trump, la presidencia de Donald Trump, las elecciones de 2020 y el régimen de Joe Biden el ‘aspirante al trono’, y de Barack Obama el presidente en las sombras.

¡Usted está viendo la cara de la traición!

¿Sacrificarían ellos por su agenda a una jovencita violada? ¿Sacrificarían incluso muchas muertes, directas e indirectas, relacionadas con su respuesta tiránica al coronavirus? ¿Elogiarían a un hombre que ayudó a financiar el desarrollo del virus y que, entre otras cosas, ayudó a un laboratorio en Túnez a que ataran las cabecitas de cachorros a una malla llena de moscas de arena, para que éstas se los comieran vivos; además, un conjunto de experimentos con niños huérfanos con sida, que causaron la muerte de 25 de ellos?

Barack Obama no es el único monstruo desalmado. Él tiene un círculo interno lleno de esos monstruos.

Las élites de Facebook, Google, Microsoft, Twitter (y otros también) son demasiado fuertes como para preocuparse por los débiles. Los liberales adoran a los grupos [que defienden] los derechos de los animales, pero no si critican la conexión del Dr. Anthony Fauci con experimentos con cachorros. Google censura esas críticas, al igual que censura otros hechos que entran en conflicto con la agenda radical.

Es fácil ver hacia el pasado y decir, Si hubiéramos estado en la época de nuestros padres, hubiéramos podido ver a las personas que eran monstruos desalmados. Hubiéramos impedido que el imperio alemán, el movimiento nazi, la China maoísta, la Rusia estalinista, los jemeres rojos de Camboya y el genocidio ruandés torturaran y asesinaran a millones de personas. Sin embargo, aquí estamos, otra generación de personas que no vieron y no detuvieron a los monstruos desalmados.

¿Por qué?

Porque nosotros tomamos una decisión. Decidimos no tomar a Dios en cuenta (Romanos 1:28). Elegimos no creerle y definitivamente no obedecerle. Si hacemos eso, Dios permitirá —y no sólo para los radicales— que tengamos una mente reprobada. ¡Haremos y permitiremos que ocurran cosas que nunca deberían hacerse por ningún ser humano! Por esta razón nuestras naciones están tan crónicamente enfermas, que una perversión despreciable que ocurrió en la junta escolar del condado de Loudoun, se vuelve simplemente un segmento más en las noticas de las 6 de la tarde.

Pero ya millones de personas están empezando a ver el malvado movimiento que Barack Obama dirige. Las manifestaciones de Parents Matter [Los padres importan] están surgiendo por toda la nación. La gente está exigiendo que aquel Superintendente renuncie. Obama puede hablar todo lo que quiera sobre la “falsa indignación de la derecha”, pero la mayoría de los estadounidenses sigue creyendo que la violación es malvada. Con razón una encuesta reciente de nbc News concluyó que el 71 % de los estadounidenses cree que Estados Unidos con Joe Biden va “por mal camino”.

En su artículo “Qué pasará después de que Trump recupere el poder”, mi padre explica que una profecía en Amós 7:8-9 revela que Dios va advertir a Estados Unidos por última vez para darles una oportunidad de arrepentirse. Esto significa que Él va a exponer a la izquierda radical y va restaurar a un individuo que desempeñará el papel de un Rey Jeroboam ii del tiempo del fin. No sabemos exactamente cómo va a suceder esto o cuánto tiempo tomará, pero ya comenzó el desenmascaramiento de Barack Obama y su régimen. Incluso muchos demócratas están cada vez más preocupados por las tácticas abiertamente comunistas que la izquierda radical está utilizando para multiplicar la deuda, para crear inflación, alterar las cadenas de suministro, inundar el país con inmigrantes ilegales y para expulsar a los padres de la vida de sus hijos. A medida que las cosas empeoran, espere que más y más gente se despierte a ver que la campaña de “Esperanza y Cambio” de Barack Obama es en realidad un puñado de monstruos comunistas, ¡decididos a destruir el sistema constitucional de gobierno de Estados Unidos!

A medida que este último suspiro de paz y libertad llega, no lo aproveche para volver a la rutina de siempre. Utilícelo para arrepentirse hacia Dios, para creerle y someterse voluntariamente a sus leyes. A corto plazo, eso es lo único que salvará su vida de los horrores mucho más grandes que vienen; y es lo único que hará que su vida tenga sentido consecuente a largo plazo, y que valga la pena vivir. ▪

Solicite su ejemplar gratuito de Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía, por Herbert W. Armstrong.


Boletín, AD