Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

190610 armageddon istock 502314874

iStock.com/Dr_Evil

¿Qué es el Armagedón?

Pocos asuntos en la Biblia reciben más atención que éste, pero casi nadie conoce su significado.

¿Qué es el Armagedón? ¿Es la Tercera Guerra Mundial? ¿Será EE UU y Gran Bretaña peleando contra Rusia? Comentaristas de televisión y otros expertos mencionan esta palabra a menudo, pero pocas personas entienden su verdadero significado.

Sin embargo, si no entendemos este tema no podemos entender las profecías más cruciales de la Biblia, y fácilmente podríamos creer en fábulas. Cuando usted entienda completamente qué significa el Armagedón, se quedará asombrado.

Es posible que se sorprenda al saber que el Armagedón es mencionado una sola vez en la Biblia: “Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas; pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza. Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón” (Apocalipsis 16:13-16).

Aquí está hablando de un tiempo cuando tres demonios emergerán—uno de Satanás (el dragón), otro de un imperio político sangriento (la bestia), y el tercero de un líder religioso fraudulento (el falso profeta). ¡Ésta es una escena alarmante!

Los espíritus demoniacos ya están agitando la guerra por todo el mundo. Satanás es el dios de este mundo (2 Corintios 4:4). Él y sus demonios han sido arrojados y confinados a la Tierra en este tiempo del fin (Apocalipsis 12:9). Él y sus demonios infestan la Tierra. Nunca han estado más iracundos. Son la causa de los problemas sin precedentes que hoy enfrenta la humanidad. ¡Si las personas entendieran esto, probablemente estarían muy asustadas!

Apocalipsis 17 muestra un escenario profético terrible de un imperio malvado que viene a la escena mundial. Si usted va a entender ese imperio, entonces debe entender el Armagedón. Un gobierno fascista se está levantando en Europa hoy, una resurrección del sistema babilónico mostrado en Daniel 7 y Apocalipsis 13 y 17, ¡que sumergirá al mundo en un holocausto como nunca hemos imaginado!

Estas profecías muestran que este hombre que está llevando al mundo a la guerra está influenciado, incluso poseído, ¡por demonios! ¡Este es un problema serio! Considere esto: ¡Satanás tiene el poder de influenciar a las personas fuertemente, incluso de poseerlas, hablar a través de ellas, e infundirlas con su poder! Él trabajará a través del líder político de esta “bestia” y a través del “falso profeta” de Apocalipsis 16, para realizar milagros fatales.

Ésta es la verdad de la Biblia. ¿Tiene usted el valor para enfrentarla?

Un lugar de reunión

En un artículo de la Pura Verdad de Nov.-Dic, de 1955, titulado “¿Qué es el Armagedón?”, Herbert W. Armstrong escribió: “Primero, note que ‘el Armagedón’ es una palabra hebrea, no una palabra inglesa. En realidad, la palabra hebrea es ‘Har Magedon’ o ‘Har Meguido’. En hebreo, la H por lo general no se pronuncia y se suele omitir en la ortografía en inglés. Meguido está en el Valle de Jezreel, a unos 112 kilómetros al noroccidente de Jerusalén, tierra adentro del puerto de Haifa”.

“El prefijo hebreo ‘Har’ significa ‘fortificado’, o ‘colina fortificada’. Entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial, los británicos fortificaron Haifa a un costo de muchos millones de dólares. ¡Consecuentemente Meguido (o Magedon) ahora se ha convertido, de hecho, en Armagedón!”.

Las personas hablan de la “batalla del Armagedón”, ¡pero en realidad es la “batalla del gran día del Señor Todopoderoso”! No hay tal batalla del Armagedón. El Armagedón es una ubicación específica. Será un lugar de encuentro para los grandes ejércitos de este mundo. Dios luego los conducirá a Jerusalén y peleará con ellos allí.

Como podemos ver, ¡otras profecías bíblicas muestran que este “Día del Señor” es la culminación de la destrucción mundial venidera!

Sin embargo, esta masiva guerra y destrucción está vinculada a las mejores noticias que usted pudiera escuchar.

La Gran Tribulación

Mateo 24 revela la secuencia de eventos del tiempo del fin que preceden al regreso de Jesucristo a la Tierra, en poder y gloria. Revela una señal clave de los problemas que acechan: “Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda)” (versículo 15).

El evangelio de Lucas provee más claridad: “Pero cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado” (Lucas 21:20). ¡La abominación desoladora es cuando ejércitos europeos — no ejércitos árabes— rodean a Jerusalén! Esta potencia europea es una resurrección del Sacro Imperio Romano, ¡a punto de destruir al mundo! Liderado por Alemania, comenzará la Tercera Guerra Mundial. Esta vez, sin embargo, será destruido para siempre por Dios Mismo.

“[P]orque habrá gran angustia en la tierra, e ira sobre este pueblo; caerán a filo de espada, y serán llevados prisioneros a todas las naciones, y Jerusalén estará bajo el yugo de los gentiles, hasta que el periodo de los gentiles expire” (versículos 23-24; traducción Moffatt).

Dios pregunta en Ezequiel 33:11, “¿[P]or qué moriréis, oh casa de Israel?”. Todas las naciones en la Tierra serán castigadas, pero Dios castigará primero a las naciones del Israel bíblico (principalmente EE UU, Gran Bretaña y la nación judía en Oriente Medio).

Continuando en Mateo 24, Cristo dijo: “Porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá” (versículo 21). Este periodo de pesadilla es descrito en muchas otras profecías. ¡La “tribulación” que viene es la culminación de la ira de Satanás contra la humanidad e involucrará destrucción nuclear!

Hemos traído condena sobre nosotros mismos por nuestros caminos pecaminosos y por la creación de armas de destrucción masiva. Toda arma que la humanidad ha fabricado, ¡siempre la hemos usado! Hombres fuertes e insensatos están surgiendo hoy y están ansiosos por usar armas nucleares. Pero esos dementes no conquistarán al mundo, como planean hacerlo. Ellos no son rivales para el infinito poder de Dios.

Como en Mateo 24, los violentos eventos del libro de Apocalipsis siguen una secuencia de tiempo precisa. El periodo de 2½ años de “gran tribulación” está descrito en Apocalipsis 6:9-11.

Luego siguen las señales en los cielos: Dios trastornará los cielos y la Tierra. El sol, luna y las estrellas se oscurecen completamente. La Tierra convulsionará con maremotos y terremotos (versículo 12-17; Lucas 21:25-26).

Eso también se describe en Joel 2:31: “El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de [el Eterno]”. Dios envía estas señales sobrenaturales justo antes del Día del Señor. ¡Esta no es una advertencia de rutina! ¡Dios está advirtiendo a este mundo en formas que no se pueden ignorar!

Inmediatamente después de las señales en los cielos, repentina e inesperadamente viene el periodo de un año de la ira de Dios, el Día del Señor.

El Día del Señor

El profeta Sofonías describe este evento: “Cercano está el día grande de [el Eterno], cercano y muy próximo; es amarga la voz del día de [el Eterno]; gritará allí el valiente. Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento” (Sofonías 1:14-15).

La “Gran Tribulación” es el tiempo de la gran ira de Satanás. ¡Y será seguido de un periodo de la ira de Dios! ¡Será un tiempo de sufrimiento indescriptible! Pero también lleva al momento más emocionante y lleno de esperanza de todos los tiempos.

“Aullad, porque cerca está el día de [el Eterno]; vendrá como asolamiento del Todopoderoso. Por tanto, toda mano se debilitará, y desfallecerá todo corazón de hombre; y se llenarán de terror; angustias y dolores se apoderarán de ellos; tendrán dolores como mujer de parto; se asombrará cada cual al mirar a su compañero; sus rostros, rostros de llamas. He aquí el día de [el Eterno] viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores. Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no darán su luz; y el sol se oscurecerá al nacer, y la luna no dará su resplandor. Y castigaré al mundo por su maldad, y a los impíos por su iniquidad; y haré que cese la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los fuertes” (Isaías 13:6-11).

¡Sí, Dios va a castigar a este mundo por su maldad! ¡Los seres humanos estarán aullando como lobos en sufrimiento por su intensa agonía! Dios no quiere que nadie tenga que pasar por tal sufrimiento. Esa es la razón por la que Él advierte y advierte y advierte; incluso después de la Gran Tribulación, Él advierte a través de las espectaculares señales en los cielos. ¡Aun así la humanidad se rehúsa a arrepentirse! (Apocalipsis 11:10).

Aquellos que no son protegidos por Dios estarán petrificados, pues el miedo se apoderará de la Tierra. ¡Cualquiera que no llegue a volverse a Dios será sacudido de miedo! ¡Lo necesitamos a Él para resolver nuestros problemas!

Sólo hay una forma para ser protegidos de este terrible futuro: Sométase a Dios ahora y ayude a entregar Su mensaje de advertencia. Él da a cada uno de nosotros una vía para escapar de este sufrimiento venidero. El sufrimiento humano es el resultado de la renuencia a obedecer a Dios.

¡Jesucristo está cansado de la maldad de la humanidad! Él regresará y detendrá todo el sufrimiento y gobernará con vara de hierro: “El séptimo ángel tocó la trompeta; y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 11:15).

¡El retorno de Cristo!

¡Sí, Cristo Mismo va a regresar! “Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. (…) Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS” (Apocalipsis 19:11, 13).

¡Qué señal tan impresionante e inspiradora! Pero, ¿cómo responderán el poder de la bestia inspirado por Satanás y el falso profeta cuando vean a Cristo regresando en las nubes con gran gloria? ¿Cómo responderán los ejércitos del mundo?

Recuerde que en Apocalipsis 16, ellos se habían reunido en las llanuras del Armagedón, justo al norte de Jerusalén.

El profeta Zacarías anticipa lo que está a punto de ocurrir: “He aquí, el día de [el Eterno] viene, y en medio de ti serán repartidos tus despojos. Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén…” (Zacarías 14:1-2).

¡Se habrán congregado en el Armagedón, pero luego procederán a Jerusalén! Y tome nota del mismísimo evento que sigue: “Después saldrá el [Eterno] y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla. Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente…” (versículos 3-4).

Apocalipsis 19:19 da más detalles: “Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear” —¿contra quién? — “contra el que montaba el caballo, y contra su ejército” —¡el cual está compuesto de ángeles sobre caballos! (versículo 14).

¡Esta batalla no ocurrirá en el Armagedón! Ahí es donde los ejércitos se reúnen, luego Dios los lleva a Jerusalén y pelea contra ellos allí. Apocalipsis 14:18-20 dice que la sangre de esta batalla llenará el valle de Josafat que atraviesa Jerusalén ¡con sangre hasta los frenos de los caballos!

“Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales… Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre” (Apocalipsis 19:20).

La “batalla del gran día del Dios Todopoderoso”, comúnmente mal llamada “el Armagedón”, ¡será una completa victoria para Dios! Lo que lleva a esto son las peores noticias que podría escuchar. ¡Sin embargo, espiritualmente, es la mejor noticia posible! ¡El sufrimiento venidero y las maldiciones están conectados directamente al regreso de Jesucristo y Su ascensión al trono de Rey de reyes! ¡Al declarar las malas noticias, también estamos declarando las buenas noticias del venidero Reino de Dios!

¡Pronto Dios llenará la Tierra con felicidad y alegría para siempre! Esto ocurrirá después que Él haya detenido la masacre de la Gran Tribulación y terminado el Día del Señor. Todas las plagas, miserias y sufrimientos serán removidos de la Tierra. Cristo se parará en el Monte de los Olivos e instituirá abundantes bendiciones, felicidad y alegría por toda la eternidad. ¡Ésta es la realidad, usted puede estar seguro de eso! 

Boletín, AD