Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Pope%20with%20obama getty1

ALEX WONG/GETTY IMAGES

¿Por qué está el Papa entrometiéndose en la política norteamericana?

Necesitamos ver en contexto las críticas del papa Francisco a Donald Trump, a la inmigración en EE UU y a la política de la economía.

Ningún momento de la visita del Papa a México en febrero fue más poderoso y simbólico, que su gira a la frontera con Estados Unidos.

Ahí el Papa caminó sobre una rampa de concreto, y se inclinó ante una gran cruz erguida ante la frontera entre Estados Unidos y México. Al fondo, los cercos de alambre de púas estaban por todos lados. El río Grande, que marca la frontera en este punto, está reforzado con cemento y parece más a un foso que a un río.

Pronto el Papa descendió para dar la primera misa católica oficiada sobre la frontera entre dos países. Cerca de 200.000 personas la observó desde el lado mexicano, y alrededor de 50.000 desde el lado de Estados Unidos.

A los medios mundiales de comunicación les encantó. “El papa Francisco es el Papa de misericordia, es el Papa de los pobres, es el Papa que visita a los presos, es el Papa quien desea estar donde hay sufrimiento, y es aquí exactamente donde nosotros lo encontramos ahora”, decía con emoción Rosa Flores, corresponsal de CNN.

“Esta es la culminación del viaje del papa Francisco”, dijo Flores. “La frontera está muy cerca y querida de su corazón, como nosotros lo hemos sabido desde el Vaticano. Y por eso este es un momento muy emocionante para el Papa. (...) Probablemente el momento más impactante de la visita del papa Francisco que nosotros presenciamos, es que estuvo orando, teniendo un momento de silencio en un lugar donde muchos han perecido, donde muchos han muerto, y como lo dijo él, ‘tratando de alcanzar un sueño, tratando de realizar un sueño a través de la frontera’”.

Esta visita proporcionó el cuadro más simbólico de su viaje. También fue algo abiertamente político, dirigido directamente para influenciar la política de Estados Unidos.

Intromisión política

Estados Unidos está en el proceso de escoger a su próximo presidente. La inmigración está directamente en el corazón de ese debate.

Si había alguna duda de que el Papa deseaba influenciar la próxima elección, al estar orando con los inmigrantes en la frontera entre México y EE UU, él la disipó para cuando regresaba a casa. Durante su vuelo un periodista le trajo un comentario hecho por el candidato presidencial Donald Trump, acerca de la inmigración. “Él ha dicho que si es electo, construiría un muro de 2.500 kilómetros a lo largo de la frontera. Él quiere deportar 11 millones de inmigrantes ilegales, lo que causará la separación de familias, etc.”, dijo el periodista. Y éste se preguntaba que “si un católico norteamericano puede votar por alguien así” (énfasis mío en todo).

El Papa respondió: “Una persona que piensa solo en construir muros donde quiera que estén, y no en construir puentes, no es Cristiano”.

Esto no está en el evangelio”, el Papa continuó “respecto a lo que usted dijo sobre que si yo aconsejaría votar o no votar, yo no voy a estar involucrado en eso. Yo solamente digo que este hombre no es un cristiano si él ha dicho cosas como esa.

Haber dicho que él no aconsejaría cómo votar es deshonesto. Él dejó muy claro lo que pensaba de Trump y sus políticas. Él está claramente tratando de influenciar la carrera presidencial; ¡y él lo sabe!

Este papa tiene una mente muy política, y él mismo lo dijo. Aun mientras hablaba de Trump, el Papa se refirió a sí mismo como un “animal político”. En 2013 él dijo que “un buen católico interfiere en la política”. Él ve esto como parte de su deber religioso.

Los comentaristas norteamericanos parecieron sorprendidos por los comentarios del Papa. Muchos lo criticaron por estar borrando la línea que supuestamente debe existir entre la iglesia y el estado. Incluso Jeb Bush y Marco Rubio, candidatos presidenciales republicanos rivales de Trump en ese tiempo, tomaron el lado del detestado Trump, en vez del lado del amado Papa.

Pero esta clase de intervención por el Papa no debería sorprender a nadie. No es inusual. En Argentina, antes que él fuera papa, a menudo apoyó o se opuso a causas políticas. E “interferir” en la política (usando el término del Papa), no es exclusivo de Francisco. El Vaticano a menudo interfiere en asuntos políticos europeos. Está fuertemente involucrado en la política de Italia, por ejemplo, aun ayudando a ciertos legisladores a decidir cómo votar.

La política es una parte fundamental del papel que la Iglesia Católica Romana cree que debe jugar en el mundo.

No separación entre Iglesia y Estado

La separación entre la iglesia y el estado es ampliamente querida en Estados Unidos, pero la iglesia católica no cree en esa separación.

En 1864 el papa Pío IX oficialmente declaró la respuesta de la iglesia católica a la democracia liberal en su “Syllabus of Errors” (Programa de estudios de Errores). Él declaró que los siguientes enunciados eran equivocados y herejes:

La iglesia debe estar separada del estado y el estado de la iglesia.

En la actualidad, ya no es práctico que la religión Católica debería ser tenida como la única religión del estado, a exclusión de toda otra forma de alabanza.

Cada hombre (guiado por la luz de la razón) es libre de escoger y profesar la religión que considere verdadera.

La iglesia no tiene el poder de usar la fuerza, tampoco tiene ningún poder temporal, directo o indirecto.

Los católicos pueden aprobar el sistema de educar a los jóvenes, desconectados de la fe Católica y del poder de la iglesia.

¡El Papa tachó de herejía a estas declaraciones! De acuerdo a esta enseñanza oficial Católica, la iglesia debería tener un papel en política. Es más, el catolicismo debería ser la única religión oficial del Estado; de hecho, la única religión permitida. ¡Y la Iglesia hasta puede usar la fuerza para hacer que esto suceda!

Pero esto no es solo la enseñanza de un documento papal de 1864. ¡Esta es la forma como la Iglesia Católica ha operado por cerca de 2.000 años! ¡Ella tiene una larga historia de imposición sobre la gente aún a través de la fuerza!

Más tarde, el Concilio Vaticano II dijo que a la gente de otras creencias se le debería permitir la libertad religiosa. Pero las declaraciones del papa Pío son pronunciamientos oficiales sobre la moral y las doctrinas del papado, y por lo tanto son infalibles, de acuerdo con la doctrina Católica. Los pronunciamientos del Vaticano II también son considerados como infalibles por muchos católicos. Los eruditos católicos bien pueden “acomodar” estas declaraciones contradictorias, pero la historia de esa iglesia habla por sí misma.

La enseñanza oficial católica rechaza la separación de la iglesia y el estado. La única razón por la que el Vaticano ha estado hasta ahora lejos de la política norteamericana es puramente un caso de tácticas. Históricamente muchos británicos y norteamericanos han tenido muchas sospechas de la Iglesia Católica, de modo que la Iglesia se retiró de la política en estas naciones hasta que pudiera volver a ganar su confianza.

Cualquiera que esté sorprendido por la manera que el papa Francisco está ahora saliendo y entrometiéndose, realmente carece de entendimiento de la historia. Esto es simplemente el Vaticano retornando a su papel más tradicional, como un poder político y un coronador de reyes.

La pregunta real es: ¿qué quiere el Papa realizar con esta intromisión? ¿Será algo bueno para Estados Unidos?

La gente puede estar en desacuerdo acerca de la respuesta a esa última pregunta. Pero si uno observa objetivamente las declaraciones y acciones del Papa, uno puede ver claramente su intención real.

Un doble estándar

¿Es ahora una frontera, no cristiana?” preguntó Silvio Canto Jr. (él mismo un Católico), para la revista American Thinker. “¿Cómo llegamos al punto que defendiendo fronteras y promoviendo inmigración legal ahora es inhumano?” (19 de febrero).

Como la campaña del Sr. Trump famosamente lo señaló, el Vaticano mismo está rodeado por una masiva pared y tiene una de las políticas de inmigración más restrictivas del mundo.

En Europa, el Cardenal Reinhard Marx, presidente de la conferencia germana de obispos, dijo en febrero: “Como iglesia, nosotros decimos que necesitamos una reducción en el número de refugiados”. Pero cuando se trata de Estados Unidos manteniendo fuera a los inmigrantes, eso “no es cristiano”.

¿Dijo el Papa esto simplemente porque el ama a los migrantes? Contraste las declaraciones de él contra Donald Trump, con la manera que el Papa ha tratado a otros líderes mundiales.

“El Papa acaba de visitar Cuba”, Silvio Canto continuó: “El abrazó a Raúl Castro, un hombre que ha ejecutado a sacerdotes, acosado a líderes religiosos, y cerrado escuelas cristianas hace años. ¿Llamó él a los hermanos Castro, no cristianos?”

Cuando el Papa visitó a Cuba en 2015, él se “abstuvo de dar cualquier tipo de crítica al gobierno comunista, ni siquiera en manera codificada”, como lo describió el Telegraph (20 de septiembre 2015). La Unión Patriota de Cuba (un grupo pro-democracia), se quejó que, “El Papa no dijo ninguna frase de solidaridad con las víctimas de la represión, y cuando viajó de Cuba a Estados Unidos, le dijo a la prensa que él no sabía nada sobre la detención de los disidentes pacifistas” (23 de septiembre 2015).

Usando las propias palabras del Papa: esto no está en el evangelio.

Los hermanos Castro no son los únicos líderes autoritarios quienes el Papa se ha abstenido de criticar. “Una relación que Francisco ha pacientemente cultivado es con Putin”, escribió Foreign Affairs (25 de septiembre de 2015). L’Espresso, una revista de Italia escribió que, “Francisco ha siempre hecho todo lo que ha podido para no molestar el patriarcado de Moscú y las políticas imperiales de Vladimir Putin, aún a costa de sembrar la más fuerte decepción entre los obispos, clérigos y feligreses de la Iglesia Católica en la región” (12 de febrero).

Él no critica a esos hombres, pero sí es rápido para condenar a EE UU. ¿Qué dice esto acerca de la visión mundial del Papa?

“Excremento del Diablo”

Los norteamericanos deberían estar profundamente preocupados que esa institución está tratando de empujarse en la política de Estados Unidos. El Vaticano claramente no tiene las mejores y sinceras intenciones para Estados Unidos.

El papa Francisco ha puesto en claro que él quiere derribar el sistema global del mercado libre del capitalismo. “Alguna gente continúa defendiendo las teorías de filtración la cual supone que el crecimiento económico, alentado por un mercado libre, inevitablemente tendrá éxito en traer mayor justica e inclusión en el mundo”. Él escribió en El Gozo del Evangelio (Evangelii Gaudium), su exhortación apostólica de noviembre 2013. “Esta opinión (…) expresa una cruda e ingenua confianza en la bondad de aquellos empuñando el poder económico”.

Francisco llamó al libre mercado del capitalismo global, “una nueva tiranía” y lo condenó como “un sistema financiero de gobernar más que de servir. También lo llamó “el excremento del diablo”.

¿Cuál nación lleva la delantera del capitalismo y mercado libre global? Pues, Estados Unidos de Norteamérica.

Si se toma por sus palabras, el papa Francisco no podría posiblemente desear que el líder del sistema capitalista crezca y prospere, para continuar infligiendo su “tiranía” sobre el mundo. Si él cree que el mercado libre es una fuerza de destrucción, entonces él se sentiría no solamente justificado sino obligado a usar su poder para debilitarlo.

La visita del Papa a Estados Unidos no pudo ser más diferente que su vista a Cuba. Aquí él se encontró con prisioneros e inmigrantes ilegales. En Cuba, el Papa se negó a encontrarse o ni siquiera reconocer que hay gente encarcelada por simplemente haber dicho algo. Se negó a dirigir la atención global a estas víctimas de la tiranía. No obstante, en Estados Unidos él trató de pintar a la gente encarcelada por crímenes reales, como si fueran víctimas de un sistema opresivo. “Es doloroso cuando vemos sistemas de prisión los cuales no se preocupan por curar las heridas, aliviar el dolor, ofrecer nuevas posibilidades”, él dijo.

Este es un papa quien abraza a dictadores y luego reserva su más dura crítica para la democracia más poderosa del mundo, y que haya guiado al mundo promoviendo la verdadera libertad.

De ninguna manera significa que todos los católicos son anti-norteamericanos. De hecho, muchos de los críticos más fuertes del Papa, como Canto, son ellos mismos católicos. La abrumadora mayoría de los católicos norteamericanos son mucho más leales a Estados Unidos que al Vaticano; razón por la cual el Vaticano ha sido incapaz de influenciar mucho el sistema político de Estados Unidos, hasta ahora. Casi todos los católicos en Estados Unidos apoyarían la separación de la iglesia y el estado. Muchos no saben que la doctrina de su iglesia condena esta creencia; y aunque ellos lo supieran, continuarían en desacuerdo.

Sin embargo, este papa ha dejado claro que él está incondicionalmente opuesto a algunos de los ideales
fundamentales de Estados Unidos.

La Iglesia Católica todavía es la misma institución que ha sido por cientos de años. La iglesia ha trabajado siempre con líderes autoritarios. Tan recientemente como en la Segunda Guerra Mundial, firmó acuerdos con ambos, Mussolini y los nazis. Cortejando a Putin, abrazando a Castro y reprendiendo a Estados Unidos, el Papa está caminando por veredas conocidas.

Usted posiblemente no se da cuenta de esto, pero la Biblia realmente tiene algunas cosas fuertes que decir acerca de una poderosa iglesia que piensa que debería estar involucrada en la política por todo el mundo.

Una mujer en profecía

Apocalipsis 17 describe un sorprendente espectáculo: una mujercon la cual han fornicado los reyes de la tierra” (versículo 2).

Porciones claves de la Biblia están escritas en simbolismo. La Biblia está llena de pasajes donde Dios usa un objeto físico para describir una verdad o concepto espiritual. Por ejemplo, Jesucristo se llamó a sí mismo el pan de vida; el Espíritu Santo es simbolizado por agua, ángeles son referidos como estrellas; y así sucesivamente.

En el simbolismo bíblico, una mujer es un tipo de una iglesia. Puede ver esto en pasajes como Efesios 5, el cual representa la relación de Cristo y su verdadera Iglesia siendo como aquella entre marido y mujer. Apocalipsis 12 describe esta misma iglesia como una mujer quien fue obligada a huir al desierto por 1.260 días (representando un periodo de 1.260 años) cuando la iglesia que Cristo fundó tuvo que andar escondiéndose para escapar de la persecución. Más tarde en este capítulo, esa Iglesia está descrita siendo protegida de una forma sobrenatural, de un ataque satánico en el preciso tiempo del fin.

La mujer en Apocalipsis 17 no es la verdadera Iglesia de Dios, la cual está descrita como una radiante mujer en lino blanco (ej., Apocalipsis 12:1, 19:7-8). Esa otra mujer es una “gran ramera (...) vestida de púrpura y de escarlata, adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, teniendo un cáliz de oro en su mano lleno de abominaciones y de la suciedad de su fornicación”, y “embriagada de la sangre de los santos”. (Apocalipsis 17:1, 4, 6). Ella representa a una grande y poderosa iglesia falsa.

Esta iglesia sostiene una influencia política significante con “los reyes de la tierra”. Tal descripción podría solamente aplicar a una iglesia en la historia humana; una iglesia que ha ejercido poder sobre muchos grandes líderes, y que ha estado hondamente inmiscuida en políticas nacionales y asuntos internacionales.

Si usted quiere saber cómo ve Dios a una organización que pretende representarlo a Él, y se mezcla con la política de este mundo malo y satánico, ¡piense seriamente cómo aquellas relaciones están caracterizadas en este capítulo de Apocalipsis!

¡La Biblia expone a esta iglesia como la que fornica con los reyes de la Tierra! Yo me doy cuenta que tal declaración requiere abundante prueba. ¡Y abundante prueba existe! ¡Nosotros con todo gusto le enviamos a usted una copia gratis de nuestro libro, The Holy Roman Empire in Prophecy (El Sacro Imperio Romano en Profecía, disponible en inglés), el cual muestra paso por paso cómo las profecías acerca de esta organización fueron cumplidas durante los últimos 2.000 años de la historia; y cómo ahora mismo se están cumpliendo aún más!

¡Y el horror más grande jamás es inminente!

Un ataque contra Estados Unidos

Cuando esta verdad bíblica es vista junto a las recientes actividades y declaraciones del papa Francisco, se ve claramente porqué esto debería ser hondamente concerniente a todos nosotros. Pero la mayoría de la gente está adormecida a este peligro.

Hace cincuenta o 60 años ningún papa se hubiera atrevido a decir algunas de las cosas que este papa ha dicho. Entrometerse en el sistema político de Estados Unidos hubiera provocado una gran reacción. Actualmente, esto ha agitado algo poco más que una conversación divertida acerca de Donald Trump contra el Papa.

“La oposición al Catolicismo Romano de parte de cuerpos protestantes en Estados Unidos, Europa y Gran Bretaña, está derritiéndose”, escribió Herbert W. Armstrong en 1961. “Hay mucha política de cooperación. ¡ESO ES ALTAMENTE SIGNIFICANTE!” (La Pura Verdad, octubre 1961). Esta tendencia se ha acelerado rápidamente en los años recientes. En Estados Unidos, la oposición protestante al papa se ha desaparecido a un grado dramático. La Iglesia Católica está haciendo grandes avances en unificar a
diferentes grupos cristianos en Europa.

¡Otras profecías bíblicas revelan que Estados Unidos está en grave peligro! Créalo o no, Satanás el diablo está desatando un ataque polifacético contra la que hasta recientemente fuera la única nación más poderosa en la historia. Satanás está trabajando dentro de la población animando el pecado y la perversión. Él está enemistando entre sí a facciones dentro de nuestra población, agitando el odio y la violencia que están destruyéndonos. Él está trabajando dentro de la nación, a través de líderes que están destruyendo los valores morales de Estados Unidos y abrazando la anarquía y corrupción. Al mismo tiempo él está fomentando el odio de los enemigos de Estados Unidos, dándoles a ellos poder para trabajar agresivamente en contra de los
intereses de la nación.

A través de todos estos medios el diablo está trabajando para lisiar y poner de rodillas a la que una vez fue una gran nación.

Y cuando sea la hora, ¡él inspirará a un nuevo súper poder global para darle el tiro de gracia!

“Si uno ve la historia completa en la profecía bíblica, usted se fija que Satanás tiene un ataque en tres etapas”, yo escribí en mi folleto gratis Estados Unidos Bajo Ataque. “Primero, él ataca a la Iglesia de Dios. Segundo, desgarra los valores morales dentro de las naciones de Israel. Finalmente, él traerá al Sacro Imperio Romano para destruir a aquellas naciones en la Gran Tribulación. ¡Es el plan maestro de Satanás para destruir ambos Israel espiritual y el físico!”

La profecía bíblica revela la amenaza mortal que una Europa unificada, inspirada por el Vaticano, le espera a Estados Unidos en un futuro cercano.

Los valores morales de Estados Unidos están ya casi destruidos. ¡La fase final está casi aquí! La profecía de la Biblia nos muestra que la Iglesia Católica tendrá un enorme papel, creando y guiando al Sacro Imperio Romano resucitado, ahora levantándose en Europa.

El Papa está haciendo una extremadamente peligrosa incursión dentro de la política de Estados Unidos. La profecía bíblica nos muestra cuán peligrosa es esta institución. Cuando ella hace una maniobra de poder como esta, ¡nosotros debemos despertar y poner atención, y reconocer la seriedad de estos tiempos!