Pmu%20soldiers 839548940 ahmad%20al rubayeafp

Ahmad Al-Rubaye/AFP/Getty Images

La derrota más grande de Estados Unidos: una victoria para Irán

05/02/2018  •  de latrompeta.es
Estados Unidos está celebrando la caída del Estado Islámico, pero lo cierto es que acaba de sufrir la mayor derrota jamás en Oriente Medio, ¡y ayudó a coronar a Irán como rey y vencedor!
 

Después de ayudar a expulsar al Estado Islámico de Irak y Siria, Estados Unidos está celebrando; pero no debería. La realidad de la situación se está desestimando: ¡EE UU acaba de sufrir la derrota más grande de su historia en Oriente Medio!

Y aunque esa afirmación pueda sonar así de fuerte, la puedo comprobar.

Puede que Estados Unidos haya ayudado a expulsar al Estado Islámico de Irak y Siria, ¡pero ahora Estados Unidos es quien está a punto de ser expulsado de Irak y Siria por Irán! Estamos a punto de ver un vuelco violento en la situación, que de muchas maneras ya ha comenzado.

Debemos ver lo que está ocurriendo aquí en el contexto de las profecías de la Biblia, el cual muestra hacia dónde están conduciendo estos eventos y por qué. Esas profecías describen muchas buenas noticias para el futuro de Estados Unidos; pero antes las preceden noticias muy alarmantes: viene un terrible castigo sobre esta nación.

Los problemas de EE UU en Oriente Medio son parte de ese castigo, y van a ser peores. Dios provee aquellas profecías como una advertencia que ha estado enviando por décadas. La nación simplemente no recibirá las bendiciones que Dios quisiera darle, sino hasta que escuche lo que Él nos dice que hagamos, incluso en nuestra política exterior.

Observe a Oriente Medio en este momento, y tendrá una idea clara del peligro de ignorar esta verdad.

El peligro real

La espantosa barbarie del Estado Islámico consumió muchísima atención del mundo en los años recientes. En cierto sentido era comprensible. Pero si la gente hubiera observado esos eventos en el contexto de la profecía bíblica, podría haber visto que se estaba pasando por alto un peligro aún mayor.

Hablé de esto en mi programa de televisión Key of David del 1 de octubre de 2014, donde dije: “Vemos a los terroristas [del Estado Islámico] haciendo todos estos actos de violencia y derramamiento de sangre, decapitando gente, y eso realmente ha atraído la atención del mundo. Pero de muchas maneras es una distracción del peligro real en Oriente Medio y en el mundo”. ¡El peligro real es Irán!

Luego en febrero de 2015, haciendo referencia a la profecía en Daniel 11:40 acerca de un “rey del sur” del tiempo del fin, dije: “Hay un general estadounidense que dijo que la cara del islam radical es ahora [el Estado Islámico], pero discrepo mucho de eso. La cara del islam radical sigue siendo Irán, una y otra vez, y la Biblia dice eso porque Irán es el rey”.

Por más de dos décadas, la Trompeta ha estado expresando nuestra convicción de que este rol en los eventos del tiempo del fin sería cumplido por Irán, encabezando las fuerzas del islam radical. Puede leer acerca de esto en mi folleto gratuito El rey del sur . Si Dios denomina “rey del sur” a Irán, ¡significa que Irán manda en Oriente Medio! La mayoría de la gente no ha reconocido eso, especialmente en años previos, aunque ahora más gente puede verlo. Sin embargo, ¡eso es lo que Dios dice! Considerar al Estado Islámico como “la cara del islam radical” es pasar por alto esta verdad básica; no se necesita la profecía bíblica para reconocer a Irán como la mayor amenaza.

En ese programa, continué diciendo: “Pero si observa [al Estado Islámico], verá que ellos ni siquiera tienen una fuerza aérea, y son de muchas formas una distracción. Sí, ellos sin duda son peligrosos, pero de muchas formas son una distracción de lo que está ocurriendo en Oriente Medio a través de Irán. (…) Si mira hoy al Estado Islámico, verá que son como un ratón comparado con el tigre iraní. No hay comparación”.

Eso era absolutamente cierto. Y si en aquel entonces no era evidente, ciertamente ahora sí, a juzgar por lo rápido que el Estado Islámico fue derrotado en Irak y Siria.

Y mientras que la amenaza del Estado Islámico prácticamente ha sido neutralizada, ¡el tigre iraní se ha vuelto aún más fuerte y más peligroso!

De hecho, ¡al dirigir su potencia de fuego contra el Estado Islámico, EE UU expandió enormemente el poder de Irán!

Expansión de Irán

Así lo expresó el Washington Post: “EE UU está rumbo a una colisión con Irán en Oriente Medio. (…) La estrategia nueva y firme del presidente Trump hacia Irán ya está chocando con la realidad de la influencia ampliamente extendida de Teherán en Oriente Medio, como resultado de la guerra contra el Estado Islámico” (26 de octubre de 2017; énfasis mío en todo). Ésto es extraordinario: ¡los esfuerzos de Estados Unidos por eliminar esta amenaza terrorista radical resultaron empeorando el problema! ¿Cómo se explica eso?

Ahora que esta realidad está emergiendo, el presidente Donald Trump está tratando de ajustar la política estadounidense. El Post continuó: “El lanzamiento de la estrategia señaló un importante cambio en la política EE UU con Oriente Medio, apartándose de un enfoque casi exclusivo en combatir al Estado Islámico y dirigiéndose a un esfuerzo que también opone resistencia a años de expansión iraní en la región”.

“Pero la estrategia no ofrece detalles sobre cómo enfrentar la penetrante presencia de Irán en suelo iraquí, en Siria y más allá, suscitando interrogantes respecto a qué tan fácil será oponer resistencia a la influencia iraní sin desencadenar nuevos conflictos”.

Es cierto, la influencia de Irán ha estado expandiéndose por años. Esta nación radical ha demostrado a lo largo de los años su dedicación hasta la muerte por su causa. ¿Cómo puede Estados Unidos o cualquier otra potencia oponerse de forma efectiva? Se requerirá algo de violencia y resolución en el terreno. Y Estados Unidos está demostrando no tener disposición para comprometerse así.

Irán está respaldando a más de 100.000 tropas en Irak en lo que se conoce como Unidades de Movilización Popular (un grupo de unos 40 milicianos paramilitares compuesto principalmente por iraquíes chiíes). Muchos de ellos se han integrado oficialmente al ejército iraquí. Algunas de estas tropas incluyen soldados del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán.

Irán tiene decenas de miles de tropas en Irak y Siria, y su presencia sigue creciendo. Estados Unidos tiene cerca de 5.000 tropas, e internamente hay gran presión para que aún esa cantidad sea reducida. El Post continuó: “Las milicias chiíes respaldadas por Irán se han desplegado en las áreas suníes y cristianas del norte y occidente de Irak que fueron liberadas del control del Estado Islámico, generalmente con la ayuda de fuerzas de combate aéreas estadounidenses”. Irán simplemente se ha apoderado de Irak. Incluso ha ayudado a subyugar a los kurdos, los aliados más fuertes de EE UU en Oriente Medio, apoderándose de Kirkuk, ciudad que posee una tremenda riqueza petrolera.

La situación no es mejor en Siria: “Junto con el ejército de [el presidente sirio, Bashar] Assad, ellos [los iraníes] están ahora en una carrera con las Fuerzas Democráticas sirias respaldadas por EE UU para capturar el último trecho de territorio del Estado Islámico al oriente de Siria. Allí esperan encontrarse con sus aliados iraquíes para asegurar un puente entre Teherán y su aliado libanés Hezbolá en Beirut, asegurando un arco de influencia iraní continua que se extienda hasta el Mediterráneo” (ibíd.). ¡Ese es un movimiento audaz del rey del sur!

¡Cuán clara es la confirmación de la profecía de Daniel! El rey no es Turquía, Arabia Saudí, Irak ni Siria. El rey es Irán; tal como lo hemos estado proclamando por más de 20 años.

Legitimando a Irán

Al ver lo que Irán está haciendo, resulta desconcertante que EE UU haya seguido una estrategia antiterrorista que haya implicado luchar junto con Irán; ¡el principal Estado patrocinador del terrorismo! Para que EE UU esté luchando junto con Irán, ¡algo debe estar terriblemente mal! ¡Hemos caído en una trampa mortal!

Convertir a Irán en un “aliado” en nuestra batalla contra el Estado Islámico no solo eliminó a esta organización que ha estado compitiendo contra Irán entre los radicales, sino que también ha legitimado a Irán ante los ojos del resto del mundo. Los mulás iraníes han desplegado sus fuerzas en Irak y Siria, conquistando de hecho estas áreas y construyendo ese puente hacia el Mediterráneo; pero vergonzosamente, ¡los aclaman por hacerlo, pues expulsaron al odiado Estado Islámico!

Estados Unidos en realidad no está luchando al lado de Irán, ¡lo estamos potenciando! Ahora Irán se ve como un compañero efectivo y útil en la guerra contra el terrorismo. ¡EE UU ha ayudado a que Irán parezca ser el salvador en Irak y Siria!

¡Qué farsa!

¡Esta potencia radical es mucho más brutal que lo que fue alguna vez el Estado Islámico! Pero el mundo cierra los ojos.

Y a pesar de su política exterior beligerante, Irán ha continuado desarrollando su programa de armas nucleares.

Rodeado

¡Increíblemente, la gran superpotencia estadounidense ahora se encuentra rodeada por Irán! El artículo del Washington Post citó al analista político asentado en Beirut Mohammed Obeid, diciendo que cualquier esfuerzo para desafiar a Irán en Irak y Siria “tendrá un efecto muy negativo en la permanencia de las fuerzas estadounidenses en la región. Ellos están rodeados por los iraníes. Este es un gran interrogante que los estadounidenses van a tener que enfrentar”.

¿Puede usted ver esta realidad tan claramente como este analista la ve?

El 22 de octubre Rex Tillerson, el secretario de Estado de EE UU, dijo: “Sin duda, ahora que la lucha contra [el Estado Islámico] está llegando a su fin, las milicias iraníes que están en Irak deben irse a casa. Cualquier combatiente extranjero debe irse a casa”.

¿Cree usted honestamente que Irán se marchará a casa?

Si usted no cree lo que estoy diciendo sobre esta situación, piense en la respuesta del primer ministro iraquí Haider al Abadi al secretario Tillerson. Él lo reprendió fuertemente, ¡de una forma que humilló a Estados Unidos! Dijo que estas milicias iraníes eran una institución iraquí y que “se debería animar a los combatientes de la Movilización Popular porque ellos serán la esperanza del país y de la región”.

Otra declaración proveniente de la oficina de Abadi se refirió a los combatientes de la Movilización Popular como patriotas y afirmó: “Ninguno tiene el derecho de interferir en los asuntos iraquíes”. Piense en toda la sangre y dinero que Estados Unidos ha entregado a este país en la pasada década y media; supuestamente para tratar de liberarlo de la tiranía y el terrorismo y ayudarlo a sostenerse por sí mismo. ¡Pero que ahora es dirigido por un títere de Irán, que se burla de Estados Unidos!

El ministro del exterior de Irán Mohammed Javad Zarif, también ridiculizó los comentarios de Tillerson. Él dijo que estas milicias respaldadas por Irán no podían irse a casa porque “ya están en casa”.

Un líder de alto rango de una milicia iraní tuiteó lo siguiente: “Al secretario de Estado de EE UU: sus fuerzas armadas tienen que prepararse de inmediato y sin demora a abandonar nuestra patria iraquí al terminar la excusa de la presencia de Isis”. Aparentemente, ¡la presencia de Estados Unidos en Irak para combatir a un grupo terrorista radical era solo una excusa! No hay ningún agradecimiento por los recursos que pusimos para liberar a esa nación. ¡Nosotros ayudamos a expulsar al Estado Islámico, pero ahora Irán nos está expulsando a nosotros!

¡Cuán cierta fue la profecía del gran Dios sobre Estados Unidos: “Vuestra fuerza se consumirá en vano”! (Levítico 26:20).

Nicholas Heras del Centro para una Nueva Seguridad estadounidense dijo: “Ningún tipo de estrategia ni soldados en la zona, salvo una invasión, van a hacer resistencia a la capacidad de Irán de moldear los eventos en Bagdad y en todo Irak. Y a menos que el ejército de Estados Unidos marche sobre Damasco, Irán no será arrancado de Siria ni Líbano” (Washington Post, óp. cit.).

Con Irán respaldando a decenas de miles de combatientes de la milicia en estas regiones, solo una gran confrontación militar podría expulsarlos. Pero Estados Unidos carece de la voluntad para hacerlo. Irán lo sabe, Estados Unidos lo sabe, ¡y todo el mundo lo sabe!

¿Qué está sucediendo aquí? ¿Cómo podría ocurrir ese desastre, y hacia dónde conduce? Estos son interrogantes con implicaciones mortales que debemos considerar seriamente. ¿Se dan cuenta nuestros oficiales estadounidenses a qué tipo de fuerza se enfrentan? Irán no es un poder normal. Ninguna otra nación iguala su pensamiento fanático y de creencias religiosas extremas. Irán cree que mientras más violentamente luche, ¡más rápido volverá su mesías!

¡Estados Unidos ha sido derrotado en Oriente Medio! ¡Esta es una grave realidad que no podemos darnos el lujo de ignorar!

Orgullo quebrantado

Esta increíble pesadilla se está desarrollando tal como profetizamos que pasaría, basados en el esquema provisto por la profecía bíblica.

En un programa de Key of David que grabé en agosto de 2011, dije: “Lo que la mayoría de la gente aún no comprende es que Irán manda en Oriente Medio, y ellos van a arrastrar naciones a la guerra. (…) No nos damos cuenta, y este mundo no se da cuenta, cuánto es que Irán gobierna en Oriente Medio, infiltrándose ahí y plagándolo del tipo más vil de terrorismo y guerra”.

“Irán, el principal estado patrocinador del terrorismo por mucho, había forzado su camino para controlar Líbano y Gaza, y se ha convertido en la columna vertebral del terrorismo sirio”, continué. “Irán también ha bombardeado y masacrado, abriéndose el camino para ser el actor dominante en Irak y Afganistán, y está potenciando el terrorismo de la Hermandad Musulmana para tomar el control de Egipto. Ahora, Estados Unidos y Occidente han allanado el camino para otra victoria iraní en Libia”. Irak se puede agregar a la lista de victorias iraníes en las que EE UU ha allanado el camino.

Aquí hay más de esa profecía de Levítico 26, donde Dios dice: “Y si aún con estas cosas no me oyereis, yo volveré a castigaros siete veces más por vuestros pecados. Y quebrantaré la soberbia de vuestro orgullo…” (versículos 18-19). Dios advierte que por causa de nuestros pecados, nuestro orgullo será quebrantado. Y esa es la razón por la que EE UU está experimentando estas vergonzosas derrotas.

En 2016, unos marineros estadounidenses se desviaron sin saberlo hacia aguas iraníes y fueron humillados por Irán, ante todo el mundo. Ahora, Irán está desacreditando a Estados Unidos frente a las naciones, y EE UU solo se queda como espectador. ¡Estados Unidos tiene suficiente poder para eliminar a Irán de la faz de la Tierra casi de inmediato! Pero no tiene la voluntad para usar su poderío. Irán puede percibir eso al igual que un tiburón puede percibir la sangre en el océano.

Ya en 1996, nosotros predijimos que Irak caería en manos de Irán. Luego cuando Estados Unidos depuso a Saddam Hussein en 2003, escribí lo siguiente en Trumpet de junio de 2003: “Podría parecer sorprendente, dada la presencia de EE UU en la región, pero la profecía indica que, en la búsqueda de su objetivo, Irán probablemente se apoderará de Irak”. ¿Cómo pudimos saberlo? ¡Por la profecía bíblica! (Usted puede leer las razones específicas de por qué preveíamos que Irak caería bajo su influencia en mi folleto, El rey del sur ).

Las Escrituras dejan claro que Irán es el rey del sur. Irán es el tigre y el Estado Islámico es el ratón. No hay forma de que alguna vez podamos solucionar nuestros problemas si no nos damos cuenta de quién es nuestro enemigo realmente, y nos dejamos de juegos.

Vea el desastre en el que se ha metido EE UU como resultado de volverle la espalda a Dios. Estas maldiciones se van a intensificar hasta que nos arrepintamos. ¿Cuándo reconocerá eso esta nación? ¿Cuándo reconocerá eso usted? Cada persona por sí misma necesita responder esa pregunta; porque se amontona continuamente la evidencia de que hay algo terriblemente mal con Estados Unidos hoy.

Pero aún en medio de todo esto, hay buenas noticias. El capítulo 11 de Daniel, que finaliza con la profecía del rey del sur, debería pasar sin interrupción al capítulo 12: “En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces…” (Daniel 12:1). ¡Ese “tiempo de angustia” se está formando ahora mismo! Lo podemos ver justo en el umbral, y será de un horror sin paralelo.

Pero vea cómo termina este versículo: “Pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro”. Dios promete proteger a Su pueblo, a aquellos que son fieles en obediencia a Él ahora.

Las buenas noticias continúan: “Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua. Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad” (versículos 2-3). Si tan solo obedecemos a Dios y nos entregamos a Él, ¡entonces Él va a recompensarnos más allá de nuestra imaginación! ¡Él dice que vamos a brillar como el resplandor de las estrellas para siempre! Dios nos dará esa recompensa si ponemos nuestras mentes donde deben estar y ayudamos a proclamar el mensaje de Él, a este mundo moribundo.

Los eventos se están transformando rápidamente en los peores problemas que esta Tierra haya experimentado jamás. Dios quiere detener esta locura, y si lo escuchamos ahora, Él promete bendecirnos grandemente. Aunque los eventos que vienen por delante, son algunos de los peores que esta Tierra fatigada haya visto alguna vez, podemos ser protegidos de ellos. Y afortunadamente, hay buenas noticias en el horizonte. Dios promete que los problemas solo durarán un tiempo corto, ¡y luego Él establecerá Su Reino en la Tierra! 

Newsletter_ES