Supremecourt

pixabay/Skeeze

¿Está la Corte Suprema de EE UU en la profecía de la Biblia?

04/12/2018  •  de latrompeta.es
La composición cambiante de la Corte podría tener una consecuencia imprevista.
 

El proceso para confirmar a Brett Kavanaugh ante la Corte Suprema fue una dura batalla en Estados Unidos. ¿Por qué? Pues porque su nombramiento hace que la Corte sea más conservadora en un futuro previsible, lo cual es una situación que los liberales estaban desesperados por evitar.

Durante las elecciones intermedias, los republicanos aumentaron su mayoría en el Senado, que es el cuerpo legislativo que confirma a los jueces de la Corte Suprema. Esto significa que el presidente Donald Trump probablemente pondrá a uno o dos jueces más en la Corte, haciéndola aún más conservadora. Esto aterroriza a los liberales aún más.

Hay una profecía bíblica que, creo, podría indicar otro efecto de esta tendencia en la Corte Suprema. Solo he llegado a entenderlo recientemente, y me está haciendo observar la Corte de cerca.

‘La capilla del rey’

Amós 7 es una profecía de los últimos tiempos acerca de EE UU. Esta nación desciende de Israel bíblico, y el marco de tiempo de esta profecía es justo antes de que la Nación sea destruida, como se revela en docenas de profecías bíblicas. (Solicite una copia gratuita de Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía , por Herbert W. Armstrong, como prueba de esta verdad tremendamente importante).

En este momento, Estados Unidos está gobernado por un tipo de Jeroboam (versículos 9-11). Puede leer acerca de esto en mi folleto gratuito Great Again (Grande otra vez, Disponible en inglés), en el Capítulo 1, “¿Quién es el Jeroboam de los tiempos modernos?”.

Este pasaje en Amós habla de un profeta que advierte a Jeroboam del juicio inminente de Dios. Dios dice que Él Mismo está midiendo la destrucción contra Israel, lo que en términos proféticos significa Estados Unidos. También advierte: “Me levantaré con espada sobre la casa de Jeroboam” (versículo 9).

Esta profecía luego describe a un hombre religioso, “Amasías, el sacerdote de Betel”, que habla a Jeroboam y conspira para expulsar del país al hombre que entrega esta advertencia. Este Amasías luego va al profeta de Dios en nombre de Jeroboam y dice: “Y Amasías dijo a Amós: Vidente, vete, huye a tierra de Judá, y come allá tu pan, y profetiza allá; y no profetices más en Bet-el, porque es santuario del rey, y capital del reino” (versículos 12-13).

Hay un hombre que cumple el papel profético de Amós en este tiempo final. Él dirige una obra comisionada para “profetizar nuevamente” (Apocalipsis 10:11) después que la obra de Dios fue destruida. (Explico esto en mi folleto Profetiza otra vez ). El Amasías en Amós 7:13 sabe acerca de esa comisión y dice: “NO profetices otra vez”.

“Ya no profetices en Bet-el”, dice Amasías refiriéndose a la ciudad capital, la que podríamos comparar hoy a Washington, D.C., “porque es la capilla del rey y es la corte del rey” [versión KJ inglesa]. Cuando dice “la capilla del rey”, se trata de un lugar de culto que pertenece al rey.

El presidente Donald Trump de Estados Unidos tiene muchos seguidores entre los evangélicos, y unos cuantos católicos. Muchos cristianos hoy en Estados Unidos miran al presidente Trump para el liderazgo.

¿Quién es este “Amasías” de los últimos tiempos? Se le describe como “el sacerdote de Betel” (versículo 10). Betel es un nombre para la casa de Dios, que espiritualmente es la verdadera Iglesia de Dios. Como explico en mi folleto El león ha rugido , este es un lenguaje profético para un ministro que proviene de la Iglesia de Dios Universal. Esta iglesia cambió completamente sus doctrinas en los últimos años y se convirtió en un grupo protestante común llamado, Grace Communion International.

Amasías es un hombre arrogante que arrojó la verdad de Dios al suelo después de la muerte de Herbert W. Armstrong (Daniel 8: 11-12). Es un hombre que miente abundantemente. Ese espíritu mentiroso asola hoy a Estados Unidos. Es el espíritu que impulsó a los que trabajan en contra de esta Iglesia en nuestros seis años de batalla judicial. Y es el espíritu que impulsará a los que se oponen a nosotros en nuestro futuro caso judicial: el caso en Amos 7.

El pastor general de lo que una vez fue la Iglesia de Dios Universal recientemente renunció. Sin embargo, sucede que él está afiliado al movimiento evangélico. Es miembro de la junta directiva de la Asociación Nacional de Evangélicos. Creo que cumplirá el papel de Amasías en la profecía de Amós en este tiempo final.

‘La corte del reino’

Cuando en Amós 7:13, Amasías dice “es la corte del rey”, la palabra “rey” es una palabra hebrea diferente a cuando habló de “la capilla del rey”. Significa reino. El margen de la versión King James dice “casa del reino”. Wycliffe lo traduce como “casa del reino”. Esto no es una entidad religiosa, es otra cosa: la casa de la nación. No es algo que está siguiendo a Jeroboam pero lo favorece. Le está ayudando de alguna manera. ¿A qué se refiere esto proféticamente?

Creo que esta entidad no religiosa, la casa del reino, se refiere a la Corte Suprema de Estados Unidos.

Este tribunal fue diseñado para proteger la ley suprema de la nación: la Constitución. En muchos sentidos, la Corte Suprema está sobre toda la nación. Incluso el presidente está sujeto a ésta, la que es exactamente el tipo de entidad a la que se refiere “la casa del reino”.

Creo que este relato profético en Amós 7 sugiere que hay una ventaja conservadora en la Corte Suprema; una que favorece a Jeroboam. La confirmación del juez Kavanaugh podría funcionar para ayudar a cumplir esta profecía.

Como escribí en nuestro número anterior, ese proceso de confirmación fue un despliegue calamitoso de anarquía y desorden en Estados Unidos (“The Kavanaugh Hearings Reveal America’s Lawless Spirit" [Las audiencias de Kavanaugh revelan el espíritu sin ley de Estados Unidos, Disponible en inglés.] ). Eso demostró el dominio que el diablo ha ganado sobre la izquierda radical.

Sin embargo como escribí, incluso en tales tiempos tumultuosos Dios está salvando a Estados Unidos temporalmente a través de Jeroboam. El hecho de que Kavanaugh haya sido confirmado, a pesar de todas las protestas, muestra que eso es cierto. Los radicales quieren controlar las cortes, especialmente la Corte Suprema, y Dios trastornó esos planes. Él tiene un plan propio.

Creo que la confirmación del Sr. Kavanaugh indica que es probable que Dios vea que el Presidente Trump tenga un segundo mandato.

La confrontación en Amós 7 es una profecía de lo que está por sucederle a la verdadera Iglesia de Dios en este tiempo final. Vamos a experimentar este choque.

“Entonces el sacerdote Amasías de Bet-el envió a decir a Jeroboam rey de Israel: Amós se ha levantado contra ti en medio de la casa de Israel; la tierra no puede sufrir todas sus palabras” (Amós 7:10). ¡EE UU no podrán tolerar el mensaje que emana de la Iglesia de Dios! Es un mensaje que debemos proclamar, pero la gente y sus líderes odiarán lo que tenemos que decir.

No era raro que aquellos que entregaron este mensaje en el pasado fueran condenados a muerte. El mensaje que estamos entregando nunca ha sido popular.

La forma en que los medios atacaron a Brett Kavanaugh mostró claramente lo crueles que son cuando no les gusta alguien o algo. Esas audiencias muestran cuán capaz es la izquierda radical de atacar a un individuo. Están llenos de odio. Ellos detestan las críticas. No tienen una mentalidad sana. Y el poder detrás de ellos es satánico hasta la médula. Ese odio está a punto de ser dirigido contra el pueblo de Dios.

Está claro por qué Dios tuvo que intervenir para salvar a Israel. Si Él no lo hubiera hecho, estas fuerzas diabólicas prevalecerían. Al salvar a la nación, Él también salvó al Israel espiritual; Su Iglesia.

Sin embargo, esa salvación es sólo temporal. ¡La confrontación de Amos 7 lleva al tipo de Amós a ser expulsado del país! Ésta es una profecía de la expulsión de la Iglesia de Dios, ¡fuera de Estados Unidos!

No puedo imaginar que la Iglesia de Dios fuera expulsada sin la aprobación de la Corte Suprema.

Cuando Amasías les dice a los que entregan este mensaje que se vayan, es un mandato respaldado por aprobación. Es probable que veamos a los de la Corte Suprema que decidan enviar a la Iglesia de Dios lejos.

Cinco de los jueces de la Corte Suprema incluyendo a Kavanaugh son católicos, y un sexto fue educado como católico. No dudo que nuestro mensaje sea uno que no les gustará.

El rechazo de nuestro mensaje por parte de la Corte Suprema es la forma en que Dios hace que su pueblo salga de este país a un lugar seguro. Pero también le va a presentar una elección importante a Jeroboam.

La elección de Jeroboam

Hay una razón por la que la profecía de Amós se refiere al líder de Estados Unidos en nuestros días como “Jeroboam”. Le remite al ejemplo del Jeroboam original en Israel. Estudie ese ejemplo y verá que el gran pecado de este hombre fue que rechazó la casa de David y el trono de David (1 Reyes 12).

El tipo Amos del tiempo del fin representa esa casa y ese trono hoy. Podemos deducir que el gran pecado de este Jeroboam del tiempo final, girará en torno a su rechazo de ese trono de David. Se le mostrará y realmente sabrá qué es la casa de David y el trono de David, y Dios lo hará decidir qué hacer al respecto.

¡Este líder de Israel del tiempo final tendrá que ver que fue Dios que salvó a Israel a través de él! (2 Reyes 14: 26-27). No fue por la grandeza o el intelecto de este hombre ni por nada de lo que él hizo. Dios le está dando a Jeroboam y a sus seguidores una imagen clara de lo que sucedería, si solo se arrepintieran: ¡Dios salvaría a la nación permanentemente! Lamentablemente, no hay indicios de que se vayan a arrepentir, lo que significa que la nación debe ser sumida en un tiempo de “gran tribulación” (Mateo 24:21).

Observe lo que dice la profecía de Amós sobre el mensaje que debemos entregar a Jeroboam y sus seguidores: “Entonces respondió Amós, y dijo a Amasías: No soy profeta, ni soy hijo de profeta, sino que soy boyero, y recojo higos silvestres. Y [el Eterno] me tomó de detrás del ganado, y me dijo: Ve y profetiza a mi pueblo Israel. Ahora, pues, oye palabra de [el Eterno]. Tú dices: No profetices contra Israel, ni hables contra la casa de Isaac. Por tanto, así ha dicho [el Eterno]: Tu mujer será ramera en medio de la ciudad, y tus hijos y tus hijas caerán a espada, y tu tierra será repartida por suertes...” (versículos 14-17).

El mandato de Amasías de “no profetizar contra Israel” es una referencia a nuestros esfuerzos por profetizar como lo hizo Herbert W. Armstrong. Dios encarga a esta obra que profetice otra vez (Apocalipsis 10:11). No es fácil profetizar estas cosas. ¡Pero es lo que debemos hacer! Las naciones de Israel y sus líderes deben ser advertidos.

Este mensaje no es de un hombre. Dios es el que revela lo que Él está haciendo y lo que está por suceder. Él está dejando muy claro a los pueblos de Israel lo que tienen que hacer si quieren salvar a sus naciones: arrepentirse y hacerle caso al mensaje de Dios.

Aquellos que apoyan y difunden este mensaje tendrán la maravillosa bendición de escapar del peor sufrimiento jamás en el Planeta. Todos debemos escoger hoy si obedecer o no, y luego apoyar este mensaje. ¡Si lo apoyamos, entonces Dios nos da innumerables milagros y bendiciones! ▪ 

Boletín, AD