Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Aachen%20treaty%20signing 1086104228 ludovicmarinafp560

Ludovic Marin/AFP/Getty Images

Una verdadera ‘bomba’: ¡Francia y Alemania unidas!

A los periodistas estadounidenses les encanta informar “noticias bomba”, acerca de celebridades, “curas milagrosas” o escándalos políticos. Pero cuando una verdadera noticia bomba ocurre ellos ni siquiera de dan cuenta.

El 22 de enero, una de estas noticias bomba explotó: el Tratado de Aquisgrán.

Este tratado incluye “políticas de exterior, defensa y económicas compartidas en un pacto de ‘hermanamiento’ sin precedentes considerado como un prototipo para el futuro de la Unión Europea”, informó el Times de Londres (10 de enero).

En algunos de los aspectos más importantes de poder nacional, Francia se está atornillando a Alemania. Y algunos observadores piensan que otras naciones de la UE deberían hacer lo mismo.

El Times escribió que el tratado le permite a Alemania y Francia “presentar un frente diplomático unido y actuar en conjunto en misiones de paz. (…) Algunos funcionarios consideran estos experimentos como una placa de Petri [un medio de cultivo] para la integración de la UE” (ibíd.).

¡Esta es una verdadera noticia bomba! La segunda nación más poderosa de Europa le está dando su poder a la más poderosa del Continente, y esto podría ser apenas el comienzo.

Francia ama a Alemania

El Tratado de Aquisgrán aboga abiertamente por la cooperación militar. Después de firmar el tratado, la canciller alemana Angela Merkel dijo que sus disposiciones construirán una “cultura militar común” entre Francia y Alemania y “contribuirán a la creación de un ejército europeo”. El presidente francés Emmanuel Macron dijo: “Por todos lados están surgiendo potencias autoritarias. (…) Construyamos un verdadero ejército europeo para protegernos y tengamos una verdadera política exterior”.

El tratado también contiene una cláusula de defensa mutua: si Francia o Alemania es atacada, la otra nación vendrá en su defensa. La alianza de la otan, la cual incluye a Estados Unidos, ya garantiza la defensa de estas dos naciones en caso de ataque. Entonces, ¿por qué un acuerdo independiente? Estos países ya están mirando más allá de la otan. Si EE UU se retira o la otan se derrumba, Europa tendrá que protegerse.

El artículo de portada de la Trompeta de febrero de 2019 escrito por mi padre fue “¡Francia rechaza a EE UU—y fortalece a Alemania!”. En noviembre y diciembre de 2018, él transmitió tres programas de La Llave de David sobre este tema, motivados por los comentarios de Macron en noviembre, cuando él hizo un llamado a tener un ejército europeo verdadero, elogió a un colaborador nazi de la Segunda Guerra Mundial y reprendió públicamente al presidente de Estados Unidos Donald Trump por no ser un verdadero patriota. Al mismo tiempo, el ministro de finanzas de Francia, Bruno Le Maire, pidió la formación de un “imperio” europeo y urgió a que Alemania lo lidere. Merkel se unió al coro y pidió un “ejército europeo real y verdadero”. Luego Macron visitó Berlín y le dijo al parlamento alemán que “Francia ama [a Alemania]”.

¡Francia ama a Alemania! Qué cierto, y qué inusual históricamente. “Nunca antes en la historia de Francia había existido un gobierno tan obsesionado por asociarse con Alemania”, escribió Deutsche Welle el 22 de enero. Francia planea hacer presión para que Alemania reciba un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que es donde yace el verdadero poder de la ONU. Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad son los vencedores de la Segunda Guerra Mundial: Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China. Ahora Francia quiere que Alemania, el instigador de la Segunda Guerra Mundial (y de la Primera también), esté en el consejo. ¡Cuán pronto olvidamos nuestra historia!

“Francia realmente ama a Alemania; ¡uno puede verlo en estos importantes proyectos conjuntos!”, escribió mi padre, incluso antes de que se reportara este tratado.

Un imperio del siglo xxi

Otra declaración clave del Times es esta: “Francia y Alemania también pretenden hablar con una voz en Bruselas, estableciendo posiciones comunes antes de cumbres cruciales de la Unión Europea en un esfuerzo por hacer que el bloque sea un poder más decisivo en la escena mundial” (óp. cit.).

Francia y Alemania ya son las dos potencias más fuertes de la UE. Si ellos negocian sus diferencias de antemano y unen fuerzas en cada debate con otras naciones de la UE, dominarán el resto del bloque incluso más de lo que ya lo hacen. Los estados más pequeños y débiles de la UE con opiniones discrepantes, especialmente aquellos que están endeudados con Alemania, enfrentarán presiones para apoyar proyectos como un “ejército europeo real y verdadero” o enfrentarán las consecuencias, quizás tan extremas como ser expulsados del bloque.

“El texto lleva impreso el deseo del Sr. Macron de usar el consenso franco-alemán para persuadir a la UE de convertirse en un poder global más asertivo” (ibíd.). En realidad, no habrá “persuasión”; ¡el consenso franco-alemán impondrá su voluntad sobre otros miembros!

“Existe la preocupación de que la unión cada vez más estrecha entre las dos economías más poderosas del bloque podría crear un gigante capaz de aplastar la disidencia debajo de sus pies”, continuó el Times. “[El Tratado de Aquisgrán] prepara el terreno para un consejo de defensa y seguridad franco-alemán que actuaría como un ‘grupo directivo político’. (…) Berlín y París además intercambiarán con frecuencia diplomáticos y funcionarios civiles. Los ministros de un país asistirán regularmente a las reuniones de gabinete del otro. En el frente militar, el tratado consagra la ambición de formar una ‘cultura común y despliegues comunes’ en el extranjero”.

¡Esto es integración real! ¡Este es un imperio del siglo xxi!

Esta noticia debería ser alarmante para los estudiantes de historia. A principios del 1900, la gente sentía que el mundo era demasiado moderno y sofisticado para que algo como la Primera Guerra Mundial pudiera ocurrir. Hoy, un pensamiento ilusorio similar hace que la Tercera Guerra Mundial sea inimaginable.

Esto debería ser una verdadera bomba para los estudiantes de la profecía bíblica. Es parte del cumplimiento de una resurrección moderna del Sacro Imperio Romano. Apocalipsis 17:12 dice que este imperio revivido consistirá de “diez reyes”, lo que significa 10 naciones o grupos de naciones. Será unificado bajo la dirección de la Iglesia Católica, y Daniel 8 afirma que será guiado por un hombre fuerte. Otras profecías hacen razonable deducir que este líder será alemán. Francia será seguida por otras naciones influenciadas por el catolicismo que le darán su poder a Alemania.

La conexión a Carlomagno

Este imperio católico europeo que se avecina seguirá la tradición de Carlomagno. Carlomagno unificó Europa política y religiosamente, pero lo hizo durante décadas de quebrantar acuerdos, hacer redadas, deportaciones, toma de rehenes, imponiendo brutalmente el catolicismo y asesinando gente en masa. El Times notó que este nuevo tratado franco-alemán honra la memoria de Carlomagno, ya que las dos naciones escogieron firmarlo en Aquisgrán, la capital de Carlomagno, un lugar “cargado de simbolismo”.

El tratado fue firmado en la sala de coronación del histórico ayuntamiento de Aquisgrán, originalmente parte del complejo del palacio de Carlomagno. La sala está llena de frescos e imágenes del sacro emperador romano, y tiene copias de la corona de Carlomagno y otras insignias reales de su coronación.

Alemania y Francia se están tomando en serio la unificación europea. Quieren acción política, quieren estar juntos en el Consejo de Seguridad de la ONU, y quieren un ejército europeo verdadero. ¿Puede usted comenzar a ver cómo la alianza de la UE se reducirá a 10 naciones? Otras ocho naciones o grupos de naciones también prestarán su poder a Alemania. Otras se irán o serán expulsadas. Europa tendrá su núcleo de naciones que, al igual que Carlomagno, se toman en serio el poder político, el económico, el religioso y la potencia de fuego.

¡Europa se está unificando ante nuestros ojos!

Lea el artículo de portada de la edición de febrero escrito por mi padre (“¡Francia rechaza a EE UU—y fortalece a Alemania!” en laTrompeta.es), el cual muestra el significado profético de Francia alejándose de Gran Bretaña y Estados Unidos, y dirigiéndose a Alemania, quien la ha invadido en repetidas ocasiones. La actitud actual de Francia hacia EE UU y Gran Bretaña a menudo es de abierta reprensión. El artículo también explica por qué esto pronto se volverá una traición abierta.

“Creo que el presidente Macron simplemente está siendo servil ante Alemania y está diciendo, ‘Bien, seremos sus siervos. Haremos todo lo que sea necesario para ser parte de su gran poder”, dijo mi padre en su programa La Llave de David del 7 de diciembre de 2018. “Ellos no parecen tener la voluntad para luchar como la tuvo Winston Churchill en la Segunda Guerra Mundial”.

Macron podría estar dispuesto a firmar este tratado con Merkel ahora porque la ve débil y espera poder tomar ventaja. ¡Pero eso está a punto de cambiar! Un líder fuerte alemán pronto tomará el control, y Europa se unirá bajo su liderazgo.

Están ocurriendo eventos dramáticos con enormes consecuencias, ¡y muy rápidamente! Herbert W. Armstrong profetizó esto durante años. En un programa de 1980 de World Tomorrow (El Mundo de Mañana), enfatizó que este imperio aparecería repentinamente: “Gradualmente, y ahora cada vez más rápido, bajo la superficie se está desarrollando una nueva potencia. Una nueva potencia mundial que el público ahora ni siquiera sospecha, que el mundo aún no ve, que no se da cuenta, que ni sueña que se aproxima, pero que se está desarrollando en Europa tal como está profetizado. Un Imperio Romano resucitado. (…) Una potencia tan poderosa que nuestros pueblos occidentales quedarán horrorizados cuando se convierta repentinamente en realidad. Sí, la Biblia dice que el mundo se sobrecogerá”.

Observe esta asociación entre Francia y Alemania. La profecía se está desarrollando a un ritmo sorprendente, y nosotros debemos seguir la amonestación de Cristo en Mateo 26:41 de velar y orar. El mundo estará sobrecogido cuando este imperio aparezca de repente; pero usted no tiene por qué estarlo. 

Boletín, AD