Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Puzzle920

iStock.com/Imaginima

Una pieza de un espantoso rompecabezas económico

Un reporte positivo de los empleos es sólo una parte del panorama.

El 4 de enero, la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos publicó sus cifras de empleo de diciembre, causando mucho regocijo en EE UU. Se crearon un total de 312.000 empleos nuevos, muy por encima de los 176.000 empleos estimados. Se encontró que los salarios crecieron un 3,2% en comparación con el mismo período del año pasado, superando nuevamente el aumento del 3% previsto por los economistas. Ese salto de un año a otro se juntó con octubre para ser el mejor mes desde abril de 2009.

Esa fue una noticia positiva para la economía de EE UU, Debido a las crecientes preocupaciones de una recesión global. Después de una semana de terribles pérdidas, surgió una nueva vida en los mercados bursátiles. Muchos declararon que EE UU podría hacer a un lado los temores de una recesión.

Pero si bien los números de empleos fueron muy favorables, éstos son sólo una parte del panorama económico. Agregue algunas piezas más al rompecabezas, y aparecerá la imagen real de la economía de EE UU.

Unas piezas más del rompecabezas

Aquí está la primera: un hecho no reportado del informe de trabajo de diciembre, fue el de quién está siendo contratado. La mayoría eran trabajadores mayores de 55 años. En contraste, el número de personas en el grupo de edad principal (edades 25-54) disminuyó en 11.000. Esto dice mucho sobre la situación financiera de EE UU. Más y más estadounidenses en edad de jubilación están regresando a la fuerza laboral, muy probablemente porque no pueden darse el lujo de jubilarse. Esto también explica por qué los salarios aumentaron más de lo esperado.

Las personas en edad de jubilación carecen de suficientes ahorros para la jubilación, y los estadounidenses más jóvenes no ahorran para la jubilación. Los datos publicados el año pasado por la Reserva Federal encontraron que 4 de cada 10 adultos no podían cubrir un gasto inesperado de 400 dólares, y tendrían que endeudarse o vender algo para cubrir ese costo. Si bien es una mejora con respecto a 2013, cuando el 50% de los adultos no podrían gastar 400 dólares, todavía muestra cómo las personas no están preparadas incluso para una pequeña dificultad financiera. El estudio más reciente sobre el tema encontró que el 78% de los estadounidenses viven de cheque en cheque, un aumento en comparación con el 75% del año anterior.

Aquí está la siguiente pieza del rompecabezas: no solo los estadounidenses no tienen ahorros, sino que también están al límite de las deudas que no pueden pagar. El mismo informe de la Reserva Federal encontró que más de una quinta parte de los adultos no pueden pagar todas las facturas del mes actual, lo que significa que están atrapados en una trampa de deuda cada vez más grave. La deuda del consumidor en EE UU continúa rompiendo récord. Las deudas de tarjetas de crédito, junto con los préstamos para estudiantes y automóviles, están en su punto más alto de todos los tiempos.

Ése es un problema desde el nivel personal hasta el nivel federal. En 2018 el gobierno de EE UU agregó 1 billón de dólares adicional a la deuda nacional, para un total de casi 22 billones de dólares.

Esto tiene a algunas personas preocupadas, como el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, quien dijo que el gobierno pronto no tendrá “opción” más que enfrentar este problema. Pero la mayoría, incluido el presidente Donald Trump, parece despreocupado. El 8 de enero, tuiteó que ansiaba que las tasas de interés volvieran a 0% para poder tener algo con lo que “jugar”, como lo había hecho la administración anterior; lo que implica que él agregaría aún más a la deuda.

Los demócratas de la Cámara de Representantes tampoco parecen preocupados por controlar el gasto. Ahora que controlan la Cámara de Representantes, una de las primeras cosas que hicieron fue votar para revivir la “Regla de Gephardt”. Esta regla hace que los aumentos del tope de la deuda sean automáticos, cada vez que el Congreso apruebe un presupuesto que supere el antepuesto límite de la deuda. Pero ellos hicieron esta regla aún peor. Como lo explicó el Conservative Review: “Obviamente, los republicanos controlan el Senado y es poco probable que cooperen con una resolución de la Cámara de Representantes aprobada por los demócratas, por lo que cualquier presupuesto demócrata no se convertirá en ley bajo una resolución concurrente. Con ese fin, por primera vez en la historia del Congreso, los demócratas están considerando la sola resolución aprobada por la Cámara de Representantes (sin el Senado), como si la ley del tope de la deuda haya sido suspendida para esa cámara, protegiendo así a sus miembros de una votación por separado” (3 de enero).

Por lo tanto, cualquier presupuesto que apruebe la Cámara puede superar el límite de la deuda. No necesita la aprobación del Senado. Con las nuevas reglas, el gobierno no debe preocuparse por un presupuesto equilibrado o por tener que luchar para aumentar el límite de la deuda para cubrir gastos inflados. No hay nada que responsabilice al gobierno por sus gastos. Puede acumular la deuda tanto como quiera.

Instantáneas de todo el mundo

Cuando uno pone estas piezas juntas, surge una imagen más clara. Sí, se están creando empleos, pero eso en sí mismo no prueba la solidez financiera de la nación. Lo que se reporta en las noticias es solo una apariencia de prosperidad que cubre una gran cantidad de problemas financieros. La mayoría de los estadounidenses no están preparados ni siquiera para una pequeña crisis económica. El gobierno federal tampoco lo está. La realidad es que el dominio económico de EE UU está disminuyendo; y rápidamente.

Considere estos reportajes que se publicaron en la segunda semana de enero:

Un estudio realizado por el Standard Chartered Bank dijo que es probable que China se convierta en la mayor economía del mundo en algún momento del próximo año, superando a EE UU. China ya es la economía más grande en algunas medidas, pero ahora está lista para superar a EE UU en todos los parámetros. Para 2030, se espera que EE UU caiga al tercer lugar, con India en el segundo lugar.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, sacudió el mundo financiero al afirmar que el estatus del dólar estadounidense como moneda de reserva mundial estaba a punto de cambiar. Dijo: “Al final tendremos monedas de reserva distintas al dólar estadounidense”. Señaló al yuan chino como una alternativa. Si bien las naciones que podrían considerarse enemigos de EE UU han trabajado para desacreditar al dólar, es sorprendente que un aliado de EE UU cuestione su hegemonía.

Rusia, que revela datos financieros con un retraso de seis meses, anunció que en el segundo trimestre de 2018 había desembolsado 101 mil millones de dólares en reservas de EE UU, cambiándolos por euros y yuanes. El 15% de las reservas totales de Rusia ahora están en yuanes chinos, un aumento del 5% al final del primer trimestre. Esto sitúa a la parte rusa de yuan en aproximadamente 10 veces el promedio de los bancos centrales globales. De acuerdo con los datos del Fondo Monetario Internacional, sus reservas totales de moneda representan aproximadamente una cuarta parte de las reservas mundiales en yuanes.

A fines de diciembre, China aumentó sus reservas de oro por primera vez en dos años, agregando 1.853 toneladas métricas. China es solo la nación más reciente en comenzar a acumular oro. El año pasado, Hungría incrementó sus reservas de oro en 1.000%, mientras que Polonia realizó su mayor compra de oro en más de 20 años, elevando sus reservas a lo máximo en 35 años.

Agregue esas piezas al rompecabezas y aparece una imagen más seria. La fuerza del dólar está siendo cuestionada por los aliados de EE UU, mientras que las naciones hostiles están girando hacia el yuan. Mientras tanto, las naciones están fortaleciendo a sus bancos centrales con oro, un activo tangible. El dólar estadounidense no está respaldado por el oro. ¿Entonces por qué estas naciones aumentan sus reservas a menos que vean la necesidad de volver al estándar de oro? La única razón para hacer eso sería que si el dólar colapsara.

Mire la causa

Mientras los mercados celebran el informe de empleos de diciembre, se debe examinar un panorama mucho más amplio. La economía de EE UU no está floreciendo. De hecho, está en declive y bajo ataque.

¿Cuál es la causa de todos estos problemas económicos? ¿Es sólo políticas fiscales deficientes en Washington? O ¿hay problemas más profundos?

Durante más de 80 años, la revista la Trompeta y su predecesora, The Plain Truth (La Pura Verdad), han pronosticado la ruina económica de EE UU. Esos pronósticos se basan en lo que se revela en la Biblia. ¿Le parece improbable que la Biblia tenga algo que decir acerca de las principales potencias de este mundo? Nosotros hemos probado durante décadas que la Palabra de Dios es inspirada y precisa, y que se está cumpliendo a diario.

Para comprender lo que pronto sucederá en EE UU, primero lea nuestro libro gratuito Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía. Este libro referente de Herbert W. Armstrong demostrará en su Biblia cómo caerá EE UU y, lo que es más importante, la razón de su caída.

En este libro, el Sr. Armstrong preguntó: “¿Cree que una caída tan grande no podría llegar a grandes potencias como Gran Bretaña y EE UU? ¿Diría: ‘No puede suceder aquí?’(...) ¡Necesita abrir sus ojos al hecho de que el ocaso de Gran Bretaña ya ocurrió! Necesita despertarse al hecho de que EE UU está galopando rápido, ¡hacia la caída más grande que jamás haya ocurrido a cualquier nación!

¿Por qué? Porque EE UU rechazó a Dios y despilfarró las bendiciones que Él le dio. Mientras los estadounidenses dicen: “En Dios confiamos” y “Dios bendiga a EE UU”, no obedecen Su ley que continuaría trayéndoles bendiciones. Como resultado, Dios corregirá a la nación, eliminando las bendiciones colosales y sin precedente que ha recibido.

Dios detendrá estas maldiciones y ofrecerá escape a cualquier nación o individuo que se vuelva a Él en arrepentimiento. Esto requiere que actuemos de acuerdo con lo que Él revela. Dios quiere que nos apartemos del pecado (que no quebrantemos su ley), y que vivamos y hagamos lo que Él nos manda.

El Sr. Armstrong concluyó Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía escribiendo: “La mayoría de las personas (eso… lo sabemos demasiado bien), tomarán con ligereza esta grave advertencia, la harán a un lado y pensarán en otras cosas de interés más inmediato, ¡pero de ninguna importancia en comparación! Por eso, precisamente, el Dios Todopoderoso, amoroso, justo y sabio, les quitará esas cosas triviales de interés improductivo y les aplicará una corrección tan intensa que por fin volverán en sí, y se convertirán a Él y a Su camino, ¡el cual les dará felicidad eterna y bendiciones abundantes!”

“Pero no es necesario que usted sufra esta intensa corrección, la cual será peor que cualquier cosa que el hombre haya experimentado jamás”.

¡Bajo la dirección y la autoridad de Dios, he expuesto la verdad ante usted! ¡Hacer caso omiso de ella será mucho más trágico de lo que se pueda imaginar! Tomarla en serio traerá bendiciones, felicidad y gloria indescriptibles”.

“¡La decisión ahora es suya!” 

Boletín, AD