Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

11721

The Trumpet

Una advertencia audaz: el colapso económico de Estados Unidos

Las campanas de alarma que hizo sonar el FMI nos recuerdan de una predicción de hace tres décadas sobre cómo un colapso de Estados Unidos afectaría a Europa.

El sistema financiero mundial es insondablemente complejo. Las economías en todo el mundo confían y participan en él, y todos nosotros dependemos de él. Pero la mayoría de las personas sabe muy poco sobre el sistema financiero mundial. Simplemente suponemos que seguirá funcionando indefinidamente.

Pero cada cierto tiempo, si estamos prestando atención, tenemos un pequeño vistazo al interior de este enigmático mundo. Y lo que vemos ¡nos debería hacer temblar a todos!

Uno de esos vistazos ocurrió en enero pasado, en el Foro Económico de Davos. En este prestigioso encuentro, el Fondo Monetario Internacional (fmi) emitió una funesta advertencia sobre el sistema financiero de Estados Unidos que debería haber sacudido al mundo entero, especialmente a los estadounidenses. Pero los comentarios recibieron muy poca cobertura por parte de la prensa. Usted debe prestar muchísima atención a lo que se dijo allí.

Esa advertencia hizo recordar una importante predicción económica dada hace muchos años, y creo que estamos a punto de ver su cumplimiento de una manera dramática.

Herbert W. Armstrong tuvo lo que yo creo fue el programa religioso más fuerte en la radio y la televisión durante décadas. Él transmitía en más de 400 estaciones de televisión y publicaba una revista con una circulación de más de 8 millones de ejemplares. Él también se reunió con docenas de jefes de estado y otros líderes mundiales.

En 1984, el Sr. Armstrong pronosticó el futuro de la economía estadounidense y también de la geopolítica europea. Él dijo que una superpotencia europea extremadamente poderosa se desarrollaría y ejercería su poder como ninguna otra superpotencia de la historia. Y él mostró cómo el peligro económico estadounidense y la superpotencia europea estarán vinculados.

Banca en la sombra

¿Qué sabe usted acerca del sistema bancario en la sombra? Los bancos en la sombra son instituciones financieras que actúan como los bancos pero no están reguladas por el gobierno como lo están los bancos.

En el foro de Davos en enero, el fmi dijo que la banca en la sombra está poniendo en peligro a todo el sistema financiero de Estados Unidos.

El Telegraph lo resumió así: “La banca en la sombra actualmente representa un máximo riesgo para la estabilidad de Estados Unidos. (…) Los préstamos no financieros han alcanzado los $15 billones de dólares desde la crisis y están fuera del control de las autoridades, advierte el subdirector del Fondo” (21 de enero; énfasis mío en todo).

“Los nexos de la banca en la sombra de Estados Unidos están rondando nuevamente como una bestia con cabeza de hidra, y hoy por hoy plantean la mayor amenaza potencial para el sistema financiero estadounidense, ha advertido el Fondo Monetario Internacional”, informó este artículo.

Después de la crisis económica de 2008, las autoridades elaboraron normas y el Congreso aprobó leyes limitando la actividad riesgosa que ayudó a propagar la debacle de Wall Street. Pero según el fmi, ¡estas leyes en realidad aumentaron el riesgo de una catástrofe económica!

“Zhu Min, subdirector del fmi, dijo que los reguladores han limpiado exitosamente gran parte del sistema bancario mundial desde la crisis de Lehman, pero los excesos se han trasladado fuera de los libros y están creciendo nuevamente en proporciones inquietantes” (ibíd.). En respuesta a las nuevas regulaciones, los bancos de Wall Street simplemente trasladaron sus actividades riesgosas fuera de sus libros a otras instituciones que no están bajo la jurisdicción de los supervisores. Aun cuando algunos bancos redujeron la actividad riesgosa, otras instituciones que funcionan como los bancos surgieron para llenar el vacío.

¡Grandes cantidades de dinero acompañadas de enormes riesgos han migrado desde los bancos regulados por el gobierno para irse a las sombras!

En julio pasado, la presidenta de la Reserva Federal Janet Yellen dijo lo siguiente sobre el sistema bancario en la sombra: “Cuando supervisamos intensamente dentro los límites regulatorios que trazamos, simplemente es de esperar que sea posible que las actividades se muevan fuera de esos límites y no podamos detectarlas. Y si podemos detectarlas, no tendremos herramientas normativas adecuadas”.

“Eso es un gran reto para el cual no tengo una buena respuesta”, dijo ella.

Comentarios como ese son profundamente preocupantes.

El fmi está advirtiendo sobre este enorme peligro. Y la máxima autoridad bancaria de Estados Unidos, admite que existe un problema enorme para el cual no tiene solución.

Aun así, incluso con la economía de EE UU y la economía mundial en un estado tan precario, ¡casi nadie parece preocupado! Los estadounidenses saben mucho más sobre el Súper Tazón que sobre esta súper crisis que amenaza con destruir nuestro sistema financiero.

Derivados

Uno de los mayores peligros para la economía se encuentra en los contratos llamados derivados [un instrumento común del comercio especulativo]. Muchos derivados son esencialmente apuestas crediticias de alto riesgo, no reglamentadas. Y algunos expertos estiman que alrededor del 95 por ciento del dinero utilizado en contratos derivados, es prestado. Las especulaciones de los derivados son básicamente deuda apilada sobre deuda y sobre deuda.

El mercado de derivados se ha convertido en un sistema descomunal de préstamos, y es opaco, engañoso y mortalmente peligroso. Los cinco principales bancos estadounidenses poseen en sus libros aproximadamente $290 billones [290 con doce ceros] de dólares en riesgos de derivados. Eso es más de 17 veces mayor que el valor de todos los bienes y servicios producidos y consumidos en Estados Unidos en un año. Y es 3½ veces más que el valor de todos los bienes y servicios producidos en un año, ¡en todo el mundo!

Y el sistema bancario en la sombra está plagado de los derivados más riesgosos.

El multimillonario Warren Buffet calificó a esos derivados como “armas financieras de destrucción masiva”. Esa es una advertencia fuerte.

¿Por qué no estamos escuchando?

El fmi ha sonado la alarma. La Reserva Federal admite que hay un problema. Los comerciantes, economistas y expertos financieros se están dando cuenta que todas estas apuestas riesgosas y ocultas, podrían explotar en nuestras caras.

Eso es exactamente lo que va a pasar. Y cuando ocurra, va a tener grandes repercusiones en todo el mundo, ¡incluso va a alterar y remodelar la estructura geopolítica de las relaciones internacionales!

Yo creo firmemente que el efecto más poderoso de esta grave amenaza va a surgir en Europa. Eso es exactamente lo que Herbert W. Armstrong predijo que pasaría.

Un súper estado europeo

Durante décadas, Europa ha intentado unificarse económica, militar y políticamente, pero ha sido incapaz de hacerlo. La Unión Europea se compone de 28 estados aliados libremente, bastante desunidos. En ese sentido ha sido un fracaso espectacular.

El Sr. Armstrong hizo una profecía personal sobre esto, acerca de cómo la superpotencia Europea finalmente se uniría. Yo creo que esta es la profecía personal más significativa que él hizo alguna vez, porque hoy día se está cumpliendo exactamente como él lo describió.

El Sr. Armstrong se dio cuenta que Otto von Habsburgo era una figura importante en el desarrollo de la superpotencia europea; los dos hombres se hicieron amigos. Habsburgo fue miembro del Parlamento europeo y descendiente de la dinastía de los Habsburgo, que gobernó el Sacro Imperio Romano durante siglos.

El Sacro Imperio Romano tiene una historia que se remonta a unos 15 siglos. Su base es una unión entre iglesia y estado; un imperio europeo amalgamado firmemente por la Iglesia Católica. Una y otra vez, este imperio religioso se ha levantado, caído y levantado otra vez. La historia registra seis resurrecciones de este imperio.

El Sr. Habsburgo creía que la corona del Sacro Imperio Romano (la autoridad imperial en poder del emperador Carlomagno y todos sus otros reyes) uniría a Europa una vez más. Él abiertamente estuvo tratando de llevar a Europa a una unión fuerte, lo que hubiera sido un séptimo Sacro Imperio Romano. Pero eso no sucedió.

El Sr. Armstrong le dijo al Sr. Habsburgo que efectivamente Europa se uniría en la era moderna, y le contó cómo pensaba que sucedería: al enfrentar una drástica crisis. Y esa crisis sería financiera. El Sr. Habsburgo dijo que él concordaba con que el catalizador de la unificación probablemente sí sería un desastre financiero.

En 1984 el Sr. Armstrong escribió que una gran crisis bancaria en Estados Unidos “podría de repente terminar desencadenando la unión de las naciones europeas como una nueva potencia mundial más grande que la Unión Soviética o EE UU”.

Más de tres décadas después, esta profecía personal del Sr. Armstrong está a punto de cumplirse espectacularmente.

¿Hemos olvidado tan rápidamente lo cerca que estuvimos de un desastre económico en 2008? La crisis venidera es realmente un resultado de lo que pasó hace seis años. El representante republicano Paul Kanjorski recordó el día 18 de septiembre de 2008, diciendo: “El [departamento del] Tesoro abrió su ventana para ayudar, e inyectó $105 mil millones de dólares en el sistema, y rápidamente se dio cuenta que eso no podía contener la marea. Estábamos ante un pánico de transacciones electrónicas bancarias (retirando fondos). Ellos decidieron cerrar las operaciones, cerrar las cuentas de dinero. (…) Si no hubieran hecho eso, se estima que para las 2:00 de esa tarde $5,5 billones de dólares habrían sido retirados del sistema monetario de EE UU, y se habría desplomado toda la economía del país, y en las 24 horas siguientes habría colapsado la economía mundial. Nosotros comentamos en aquel momento lo que habría ocurrido si eso se hubiera dado. Habría sido el fin de nuestro sistema económico y de nuestro sistema político tal como lo conocemos”.

El Sr. Armstrong vio esta crisis avecinarse en 1984. Las medidas que se tomaron para evitarla en 2008 no resolvieron nada, solo la retrasaron por un corto tiempo. Va a haber otro colapso financiero, mucho más catastrófico. Sobrevendrá quizás en el próximo año o dos.

Herbert W. Armstrong advirtió que una enorme crisis financiera centrada en Estados Unidos se sentiría en todo el mundo y provocaría el surgimiento de la séptima y última resurrección del Sacro Imperio Romano. Estamos viendo eso desarrollándose ahora mismo.

Diez reyes

Las profecías de la Biblia sobre esta resurrección final del Sacro Imperio Romano dicen que estará compuesto por una unión de “diez reyes” (Apocalipsis 17:12). Diez líderes, representando a 10 pueblos europeos, se agruparán para forjar un superestado más poderoso que cualquiera que Europa haya visto en mucho tiempo. “Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia”, lenguaje profético para un poderoso imperio político y militar (versículo 13).

¿Qué hará que estas naciones se unan tan poderosamente? ¡Es muy difícil unir a las naciones en “un mismo propósito”! Es una empresa increíblemente difícil. Pero se hará. De hecho, está ocurriendo ahora mismo delante de nuestros ojos.

El Sr. Armstrong tuvo un entendimiento profundo al predecir específicamente que el catalizador de esta dramática unificación sería una enorme crisis financiera que comenzaría en Estados Unidos, y que de allí se esparcirá. Vea las condiciones en Estados Unidos y el mundo hoy, ¡y no es difícil ver cuánta razón tenía él!

Esto ciertamente no nos hace sentir seguros, pero es la verdad. Es lo que el Sr. Armstrong identificó y de lo cual advirtió hace más de 30 años, pero pocas personas han prestado atención.

Mire atentamente la situación económica en Estados Unidos y sus efectos en Europa, ¡y compruebe si esta dramática profecía hecha por el Sr. Armstrong no sucede exactamente como él dijo que sucedería!