Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

200923 sunrise istock 1254943909

ISTOCK.COM/SOHL

¡Un nuevo gobierno viene!

En un mundo destrozado por malas noticias, aquí hay excelentes noticias para toda nación y persona en la Tierra.

¿Está usted cansado de las malas noticias? Muchas maldiciones terribles están golpeando a nuestras naciones todas a la vez. Estamos sintiendo la enfermedad del covid-19 , el aislamiento del distanciamiento social y los confinamientos, la crisis financiera de los trabajos perdidos y la reducción de la actividad económica, el impacto por las libertades abolidas, el dolor de ciudades en llamas, la amargura de las divisiones raciales y políticas. Y como resultado, también estamos sufriendo más depresión, ansiedad, miedo, desesperación y desesperanza.

Sin embargo, por terribles y devastadores que sean estos problemas, ¡contienen la semilla de una esperanza extraordinaria!

¡Cada vez está más claro que los líderes y gobiernos de este mundo no tienen respuestas reales a los problemas que enfrentamos! En muchos países, la insatisfacción y la ira contra el gobierno se están extendiendo más rápido que el coronavirus.

“Los reinos del mundo han venido a
ser de nuestro Señor y de su Cristo; y
él reinará por los siglos de los siglos”.


— Apocalipsis 11:15

En Estados Unidos, estamos en los últimos días antes de una elección presidencial. No importa quién gane, parece que la mitad del país estará convencido de que significa la ruina para la nación. Los gobiernos de Gran Bretaña y el Estado judío se han enfrentado a escándalos políticos que amenazaron con derrocar a sus líderes. Los movimientos de protesta están sacudiendo al Líbano, Bielorrusia, Bulgaria, España y otros lugares. La China autoritaria ha silenciado a los disidentes en Hong Kong y Taiwán. Los hombres fuertes de Rusia, Turquía, Egipto, India, Malasia, Pakistán y otras naciones tienen a muchas personas preocupadas por el futuro de sus países. En muchos casos, nuestros líderes no sólo no están resolviendo nuestras crisis, ¡sino que están creando más crisis!

En esta edición de la Trompeta, analizamos un evento de noticias que ocurrirá en un futuro muy cercano, y que realmente resolverá todos estos problemas. De seguro éste sucederá, aunque usted no lo crea.

Es el establecimiento de un nuevo gobierno mundial, uno completamente diferente a cualquiera de los gobiernos que están luchando con estos crecientes desastres en la Tierra hoy.

¡Noticias anticipadas!

Este evento fue anunciado por primera vez hace casi 2.000 años, por Jesucristo Mismo. Cristo vino a la Tierra con un mensaje. Observe: “Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el evangelio” (Marcos 1:14-15). La palabra evangelio significa buenas noticias. El mensaje de Cristo fue la buena noticia del venidero Reino de Dios.

¡Esta noticia anticipada que Cristo trajo tiene todo que ver con los problemas que afligen a nuestras naciones hoy! ¡Fue un anuncio de cómo llegará la paz mundial! Sin embargo, la mayoría de la gente lo ignora por completo y muchos más lo malinterpretan.

Incluso después de Su crucifixión y resurrección, Cristo fue a Sus discípulos y continuó predicando el Reino de Dios (Hechos 1:3). ¡Él realmente quería que entendieran esta noticia! No debemos tomar esto a la ligera. Necesitamos escuchar lo que la Biblia enseña sobre este tema.

¿Qué es el Reino de Dios? Para la mayoría de la gente, es un misterio sin resolver. ¡Incluso las iglesias, los teólogos y estudiosos de la Biblia no comprenden qué es el Reino de Dios!

Como resultado, hoy poca gente habla o predica el mensaje que Cristo trajo. En cambio, predican un evangelio de salvación o de gracia, un evangelio acerca de Cristo, un evangelio social, una ciencia religiosa o algún otro evangelio. ¡Sin embargo, Cristo dijo que es necesario creer en Su noticia del Reino de Dios para ser salvo! ¡Y el apóstol Pablo pronunció una doble maldición sobre cualquier hombre, o incluso un ángel, que se atreviera a predicar cualquier otro evangelio que el del Reino de Dios! (Gálatas 1:8-9). El Reino de Dios ES el evangelio.

¡Cada vez está más claro que los líderes y gobiernos de este mundo no tienen respuestas reales a los problemas que enfrentamos!

Cristo y Sus discípulos predicaron el verdadero mensaje del Evangelio hace más de 1.900 años. ¡Pero poco tiempo después de la muerte de Cristo, apareció en escena un evangelio falso! En unas pocas décadas, ¡ese mensaje del Evangelio fue suprimido! (Usted puede leer esta impactante historia en mi libro gratuito La verdadera historia de la verdadera Iglesia de Dios).

Quienes profesan ser cristianos tienen muchas definiciones del Reino de Dios. Un prominente evangelista dijo que el Reino no es para nosotros hoy. Otros han dicho que el Reino son todas las denominaciones cristianas. Pero tales puntos de vista no se pueden comprobar con la Biblia.

Un tele-evangelista dijo que el Reino de Dios está dentro de cada cristiano. Él usó lo que Cristo dijo en Lucas 17:21 como “prueba”. Allí Cristo les dijo a los fariseos: “Ni dirán: Helo aquí, o helo allí; porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros”. Sin embargo, como señalan varias traducciones de la Biblia, ésta es una mala traducción del griego original, pues debería decir “el reino de Dios está en medio de ustedes”. Jesucristo es el Rey del Reino de Dios, y Él estaba allí, en su presencia, ¡como un representante de ese Reino! La Biblia a menudo usa las palabras “rey” y “reino” de manera intercambiable. ¡El Rey, el que va a gobernar el Reino de Dios y el universo entero, estaba en medio de ellos! Pero ninguno de ellos entendió lo que dijo sobre el Reino.

¡Toda explicación del Reino de Dios que ofrecen los cristianos profesos es incorrecta! ¿Cómo puede alguien ser miembro del Reino de Dios si no sabe qué es?

Este es un tema crucial. Y es el misterio final que Herbert W. Armstrong explicó en su libro El misterio de los siglos. Lo animo a leer ese libro revelador. Con mucho gusto le enviaremos una copia gratuita (consulte la contraportada de esta revista para obtener más detalles). ¡Usted puede entender la verdad sobre esta maravillosa noticia!

La profecía del Reino de Daniel

El profeta Daniel entendió qué es el Reino de Dios. Esto está claro en su libro, que fue escrito para este tiempo del fin (Daniel 12:4-9).

Daniel estaba en el cautiverio judío del 585 a. C. cuando la nación fue conquistada por Babilonia. En cautiverio, Daniel buscó servir al rey Nabucodonosor de cualquier manera que pudiera. Una noche el rey tuvo un sueño que lo dejó profundamente perplejo. Llamó a todos sus magos y astrólogos para que explicaran su sueño y su significado, pero éstos no pudieron. Finalmente, el profeta Daniel vino a él con la respuesta.

Daniel explicó: “[H]ay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios, y él ha hecho saber al rey Nabucodonosor lo que ha de acontecer en los postreros días. He aquí tu sueño, y las visiones que has tenido en tu cama” (Daniel 2:28). El sueño de Nabucodonosor contenía una profecía para “los últimos días”: ¡nuestro tiempo hoy!

Daniel le enseñó al rey acerca del Dios del cielo que revela secretos. Nadie más puede revelar o interpretar la Palabra de Dios.

¡Piense en el gran Ser del que habla Daniel! Aunque pocas personas se dan cuenta, Él gobierna esta Tierra y el universo, y siempre lo hará. Él organiza los eventos para que se desarrollen de acuerdo con Su plan maestro. Los problemas que afligen a nuestras naciones son porque Dios permite que la humanidad aprenda algunas lecciones de la manera difícil, pero incluso eso está de acuerdo con Su propósito. En el mundo de hoy, Él le permite a la humanidad pecar y transgredir Su ley. No es la elección de Dios, Él nos permite a nosotros elegir. Nos dice: No elijas la muerte; ¡elige la vida! (Deuteronomio 30:19); sin embargo, los hombres continuamente eligen la muerte. Aun así, Dios gobierna y da forma a las cosas para cumplir Su plan de iniciar Su Reino en este mundo.

Daniel le explicó a Nabucodonosor que su sueño mostraba una gran estatua que representaba cuatro reinos que gobernarían el mundo a lo largo de la historia. La cabeza de esta estatua era de oro fino y representaba al Imperio Babilónico. El pecho y los brazos eran de plata, el vientre y los muslos de bronce y las piernas de hierro macizo; éstos representaban a otros tres imperios mundiales sucesivos: Persia, Grecia y Roma.

Entonces sucedió algo extraño en el sueño: ¡vino una piedra sobrenatural y aplastó a todos esos imperios, estableciendo el Reino de Dios!

Este es el mensaje del Evangelio, la buena noticia acerca de un Reino literal y específico que ya gobierna el universo, ¡y que pronto gobernará la Tierra!

¡Este sueño de Nabucodonosor no fue un sueño cualquiera! Dios le estaba revelando a este rey gentil el verdadero Evangelio: ¡el Evangelio de la buena noticia del Reino de Dios!

Cuando la gente hoy piensa en el Evangelio o el Reino de Dios, no piensa en un Gobernante supremo que gobierna la Tierra y el universo. ¡Sin embargo, de eso se trata todo! Cuando Jesucristo regrese (será el evento más colosal de la Tierra) ¡establecerá el Reino de Dios!

Este mundo no será el Reino. Cristo dijo que la carne y la sangre no pueden heredar el Reino de Dios (1 Corintios 15:50). “El Reino de Dios gobernará sobre los pueblos y naciones de la Tierra”, escribió el Sr. Armstrong en El misterio de los siglos. “Sin embargo, estos pueblos y naciones mortales NO serán el reino, ni siquiera estarán en el Reino de Dios. ¡Simplemente serán gobernados por él!” El Reino no está compuesto de carne y sangre; está compuesto por seres espirituales.

La Biblia muestra que esos seres espirituales no serán solo Dios y Cristo. Incluirá a todos aquellos a quienes Dios llame antes de esa Segunda Venida, quienes nacerán en ese Reino al convertirse en seres espirituales, ¡y luego Le ayudarán a gobernar el mundo!

Aquellos que siguen a Cristo y le permiten dirigir nuestras vidas antes de la Segunda Venida, serán transformados en inmortalidad y se convertirán en la Esposa de Cristo. Escribí sobre eso en nuestra edición de agosto sobre el misterio de la Iglesia (laTrompeta.es). El propósito de la Iglesia es preparar a los llamados, a enseñar y gobernar en el Reino de Dios.

Finalmente, Dios les dará a todos la oportunidad de aprender acerca de Su Reino. Muchos millones de personas que nunca entendieron el Reino de Dios serán resucitados y sus ojos serán abiertos. Pero ahora mismo, el mundo entero está engañado y el Reino de Dios es un misterio.

El Reino de Dios no es un sentimiento etéreo en su mente o algo que está dentro de usted. Es muy literal y específico: ¡un reino gobernante en la Tierra y el universo! Lea estas Escrituras y piense en ellas porque revelan las soluciones inspiradoras a los problemas de este mundo, ¡y tienen todo que ver con su futuro!

‘En los días de estos reyes’

Tome nota especial de Daniel 2:44. Saque su Biblia y léalo usted mismo: “Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre”. Esto se refiere a los días de los “10 dedos” [de los pies] de la imagen de Daniel 2, que representan a 10 gobernadores terrenales. ¡Éste es el tiempo en el que estamos viviendo justo ahora!

El Sr. Armstrong escribió acerca de este versículo en El misterio de los siglos : “Uniendo esta profecía con Daniel 7 y Apocalipsis 13 y 17, vemos que se refiere a los Estados Unidos de Europa, la alianza que ya se está formando a partir del Mercado Común Europeo [ahora Unión Europea]”. ¡Este imperio europeo está listo para irrumpir en la escena mundial! Tendrá 10 reyes. Estará unificado. Y será una superpotencia que conmocionará y aturdirá al mundo. ¡Y la Biblia profetiza que iniciará la Tercera Guerra Mundial!

Los líderes que hoy están luchando
pero fallando en abordar los problemas,
serán removidos y reemplazados por
gobernantes elegidos por Dios.

¡Es “en el día de estos reyes” que Cristo regresará, aplastará a esos reyes y establecerá el Reino de Dios para gobernar la Tierra y el universo para siempre!

Este mundo ha sido cortado de Dios por 6.000 años, desde que Adán se apartó de Dios y fue desterrado del Jardín de Edén. Todo este mundo ha seguido sus pasos. Pero hay un séptimo período de mil años en el que Jesucristo tomará el mando y gobernará con vara de hierro.

“Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 11:15). Cuando se establezca el Reino de Dios, éste suplantará a todos los gobiernos de las naciones alrededor nuestro. Los líderes que hoy están luchando pero fallando en abordar los problemas, serán removidos y reemplazados por gobernantes elegidos por Dios. ¡Y Su Reino nunca será destruido! Cristo gobernará con Su gobierno y Su ley para siempre.

Ahí es cuando comenzará el hermoso Mundo de Mañana. Todas las personas que tengan mentes abiertas y reciban el Espíritu de Dios serán incorporadas a la Familia de Dios. No habrá más dolor, ni más sufrimiento ni lágrimas, ni más maldiciones como las que vemos hoy.

¡Éstas son las noticias anticipadas que Cristo trajo! ¡Qué evangelio de tan buena noticia! Ése es el mensaje que Cristo predicó dondequiera que iba: el Reino de Dios viene para poner fin a los reinos de este mundo.

Lamentablemente, millones de personas no saben nada sobre esto. Nunca han escuchado que Jesucristo va a regresar y gobernar la Tierra. Aunque la Biblia está llena de esta verdad, la mayoría de las iglesias pasan por alto estas maravillosas Escrituras.

El Rey del Reino

Justo antes de Su crucifixión, Pilato le preguntó a Cristo, “¿Luego, eres tú rey?”, y Cristo respondió, “Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo…” (Juan 18:37). Cristo nació para ser un rey que gobierne a toda nación y persona. ¡Qué plan tan maravilloso!

Cristo es Rey del Reino de Dios. Él vino a la Tierra y calificó para echar a Satanás de su trono, y está a punto de hacer precisamente eso, después de haber perfeccionado a algunas personas que serán Su ayuda idónea y Esposa, ¡ayudándole a enseñar y gobernar sobre el mundo entero en el Milenio!

El Reino de Dios es un reino literal, al igual que el de Nabucodonosor, Alejandro Magno, César, o cualquier gran nación de la actualidad. ¡La diferencia, sin embargo, es que este Reino está gobernado por Dios!

Isaías 2:2-4 y Miqueas 4:1-3 dejan en claro qué maravillosas condiciones están a punto de prevalecer en esta nueva civilización: “Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa de [el Eterno] como cabeza de los montes [en símbolos bíblicos, una montaña representa un gobierno], y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones. Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte de [el Eterno], a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de [el Eterno]. Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra”. Este mundo quiere hacerle creer que la ley de Dios ha sido abolida. ¡Pero estas Escrituras muestran que la ley va a ir a las naciones!

La conclusión de estos versículos está escrita en el edificio de las Naciones Unidas, pero pocos la entienden. ¡Se trata del Reino de Dios gobernando la Tierra! La gente quiere paz. No quieren una guerra nuclear. Pero el problema es que no dejarán que Dios los guíe, ¡y por eso la guerra es inevitable!

El mundo de hoy, gobernado por hombres inspirados por Satanás, está plagado de problemas sin solución. ¡La creación misma está en un estado de decadencia debido a la rebelión de Satanás! Es un universo muerto. ¡Pero muy pronto Dios le dará vida! Como escribió el apóstol Pablo: “Porque la creación anhela ardientemente la manifestación de los hijos de Dios; porque la creación fue sujetada a inutilidad, no por su voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; porque la creación misma será libertada de su esclavitud de decadencia y obtendrá la libertad gloriosa de los hijos de Dios” (Romanos 8:19-21; Versión Estándar Revisada).

¡Léalo con atención! El universo está esperando el nacimiento de los hijos de Dios; ¡esos hijos que nacerán en el Reino, o sea la Familia de Dios en el momento de la Segunda Venida de Cristo! Y ¿por qué? ¡Porque ayudarán a Cristo a eliminar toda esa decadencia y hacer que ese universo sea hermoso y emocionante!

Aunque el Reino de Dios es un misterio para este mundo, ¡es la única esperanza que tienen! Y es una esperanza segura. Las noticias anticipadas de ese Reino que Jesucristo trajo hace casi dos milenios están a punto de suceder. ¡Se acerca un nuevo gobierno mundial! Este gobierno supervisará una revolución mundial que eliminará las enfermedades y establecerá una salud sólida, que formará familias fuertes y comunidades vibrantes, que alentará y producirá prosperidad e industria casi universales, que promoverá la buena voluntad entre las razas y garantizará la paz entre las naciones.

Usted necesita entender la verdad sobre este Reino que se avecina. Éste es el tema del capítulo final y más inspirador de la obra maestra de Herbert W. Armstrong, . Solicite una copia gratuita de este libro para llegar a comprender esta verdad revelada en su Biblia. Remueva el misterio, e incluso mientras el mundo está abrumado por las malas noticias, ¡usted estará lleno de la esperanza del Reino de Dios! ▪


EL MISTERIO DE LOS SIGLOS

Se ha preguntado usted alguna vez: "¿Quién soy yo? ¿Qué soy? ¿Por qué existo?" Usted es un misterio. El mundo que lo rodea es un misterio. ¡Ahora usted puede comprenderlo!