Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

210802 jeroboam%20bulla

DANI MACHLIS/BEN-GURION UNIVERSITY

Un diminuto artefacto proclama un mensaje poderosamente alentador

“Deje que las piedras hablen”. —Dra. Eilat Mazar

Por más de 4 años he explicado que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cumple un papel profetizado en la Biblia de un “rey Jeroboam” del tiempo del fin. Usted puede encontrar esta asombrosa profecía en Amós 7, que habla extensamente sobre este líder nacional.

Esta profecía está conectada con 2 Reyes 14, que registra la historia del rey Jeroboam ii en el siglo viii a. C. Como el monarca con más tiempo en el trono de Israel, este hombre presidió un notable resurgimiento nacional en el reino. Como gran parte de la historia antigua de Israel y Judá, los acontecimientos de 2 Reyes 14 son duales, lo que significa que también hay un cumplimiento en el tiempo del fin.

Amós 7 y 2 Reyes 14 son pasajes cruciales para entender la presidencia de Donald Trump, la situación política actual en EE UU, e incluso las tendencias más amplias en el mundo.

Incluso ahora, con Joe Biden en la Casa Blanca, sigo creyendo que Donald Trump volverá a convertirse en el presidente de EE UU. La razón es que entiendo y creo la profecía de Dios en Amós 7. ¡Si más personas realmente creyeran en la Biblia, tendrían mucho más entendimiento y esperanza!

En este momento, la situación para el Sr. Trump puede parecer pésima, pues él ya no lidera la nación y sus enemigos están muy extendidos y ensañados. Los acontecimientos parecen socavar la profecía de Amós 7, pero ni Dios ni Sus profecías han cambiado, lo que significa que yo tampoco puedo cambiar mi punto de vista.

A fines del año pasado, cuando parecía que se acumulaban pruebas que refutaban esta profecía, nos enteramos de un descubrimiento muy especial en Israel. Creo que Dios tuvo que ver con este descubrimiento.

En el mundo de la arqueología, el descubrimiento y la autenticación de un sello (bula) que menciona a un rey bíblico es raro. La última vez que ocurrió fue en 2015, cuando se reveló que los arqueólogos habían descubierto una bula que mencionaba al rey Ezequías de Judá. El pasado diciembre fue otra de esas raras ocasiones. ¿Cuál era el nombre del rey bíblico inscrito en este sello?

¡Era el Rey Jeroboam ii!

El León de Israel

Amanda Borschel-Dan, una de las mejores periodistas de arqueología de Israel, escribió lo siguiente acerca de la bula: “Lo que posiblemente sea la más antigua impresión de sello de arcilla con inscripciones de la tierra de Israel, utilizada en la corte del Rey Jeroboam ii, ha sido autenticada tras años de estrictas pruebas de laboratorio bajo la supervisión del profesor Yuval Goren de la Universidad Ben-Gurion” (Times of Israel, 10 de diciembre de 2020).

El momento de este anuncio fue interesante. Esta bula existe desde hace mucho tiempo. De hecho, se compró a un vendedor de antigüedades beduinas en la década de 1980, hace más de 30 años. Durante años, el hombre que compró este diminuto artefacto supuso que era una falsificación. No había registros de su procedencia ni de cómo se descubrió, y pagó por él unos 10 shekels, o sea, unos pocos centavos.

Hace unos cinco años, el profesor Yuval Goren de la Universidad Ben-Gurion comenzó a someter a pruebas la impresión del sello. El procedimiento fue intenso. El profesor Goren “siguió un protocolo que había forjado durante la última década, que incluye una serie de pruebas superpuestas de diversas disciplinas científicas”. Sólo después de cinco años de pruebas escrupulosas se anunció que la bula era auténtica. Los medios de comunicación en Israel y en todo el mundo publicaron muchos artículos al respecto.

Este artefacto maravilloso trae a la vida al rey Jeroboam ii. Pero también trae a la vida a Amós 7 y 2 Reyes 14, ¡dos profecías acerca de un Jeroboam ii del tiempo del fin!

No creo que el momento de este anuncio haya sido una coincidencia.

La fe es “la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1). Mi fe está en la Palabra de Dios, no en un diminuto artefacto de 2.500 años. Sin embargo, tal descubrimiento puede ser un milagro inspirador que Dios suele conceder a quienes creen en Su mensaje. Eso nos anima a construir aún más fe. A medida que crece nuestra fe, también lo hacen los milagros. ¡Entonces nuestra Biblia cobra vida como nunca antes!

La bula de forma ovalada es pequeña: aproximadamente 1,9 cm de largo y 2,5 cm de ancho. Aunque es diminuta, ¡contiene un mensaje poderoso!

En el frente hay una imagen de un león rugiente de pie con la cola levantada. Sobre el león hay una inscripción paleo-hebrea que dice: “l’Shema eved Yerov’am”, que significa “Perteneciente a Shema, el siervo y ministro de Jeroboam”. Esta bula no pertenecía personalmente al rey Jeroboam; pertenecía a un sirviente, o ministro, que trabajaba con el rey.

La palabra Shema se usa muchas veces en la Biblia. Significa oír, o escuchar. Ésta es la palabra en Deuteronomio 6:4, donde Dios dice: “Oye, Israel…”. La palabra se usa diez veces en el libro de Amós, incluso en el capítulo 7. “Ahora pues, oye palabra de [el Eterno]…” (versículo 16). ¿Cree usted que Dios podría estar tratando de decirnos algo con esta bula? Yo sí.

Su representación del león también encaja muy bien con el registro bíblico. El libro de Amós, escrito durante la época del rey Jeroboam ii, menciona al león cinco veces, mucho para un libro tan corto. Entre este sello y los escritos de Amós, está claro que el símbolo del león tenía un gran significado para Israel bajo Jeroboam ii.

Para muchos de sus partidarios, y hay decenas de millones de ellos, Donald Trump posee las cualidades de un león. El año pasado, uno de estos seguidores publicó una foto en Twitter del presidente proyectando la sombra de un león. (Sorprendentemente, la forma de la imagen era similar a la inscrita en el sello de Jeroboam). El mensaje elogiaba al Sr. Trump por tener “el coraje de un león”. Es difícil no estar de acuerdo con esta evaluación. En los últimos cuatro años, y ciertamente en los últimos meses, el Sr. Trump ha estado luchando con el coraje y el espíritu de un león. Es una cualidad admirable, una que todos necesitamos en este tiempo.

Un mensaje que el mundo necesita

Cuando se descubren bulas como ésta, no reciben suficiente atención, especialmente fuera de Israel. Pero el descubrimiento del sello que menciona a Jeroboam ii es realmente especial, y tiene mucho significado para nuestros días. Esa bula lleva un mensaje de tremenda esperanza, ¡un mensaje que el mundo necesita desesperadamente!

Con esta bula, creo que Dios está animando a aquellos que realmente creen en la Biblia a aferrarse a Su profecía de Amós 7. Las personas que entienden Amós 7 y reconocen a Donald Trump como el Jeroboam del tiempo del fin, se animaron y entusiasmaron con esta noticia. Dios quiere que veamos lo que está haciendo con Jeroboam y con Su pueblo en este momento.

El rey Jeroboam ii no era un hombre justo. Aun así, Dios lo usó para salvar a Israel por un tiempo. 2 Reyes 14 dice: “Porque [el Eterno] miró la muy amarga aflicción de Israel; que no había siervo ni libre, ni quien diese ayuda a Israel; y [el Eterno] no había determinado raer el nombre de Israel de debajo del cielo; por tanto, los salvó por mano de Jeroboam hijo de Joás” (versículos 26-27).

Antiguamente, el reino de Israel se encontraba en una amarga aflicción, al borde del colapso, cuando Jeroboam ii llegó al poder. Se podría decir lo mismo de EE UU (y del resto de las naciones modernas descendientes del Israel bíblico) en la actualidad: ¡Está en amarga aflicción! Si la izquierda radical se sale con la suya, EE UU, Gran Bretaña y el Estado de Israel (Judá bíblico) serán transformados fundamentalmente.

¡Ahora que la izquierda radical tiene el control, la “aflicción” está empeorando rápidamente!

Las fuerzas que atacan a EE UU hoy son terriblemente destructivas, y las peores están dentro de la nación. Quieren destruir al EE UU tradicional, especialmente su herencia judeocristiana y su historia con Dios. De eso se trata el “Estado profundo”, Antifa y Black Lives Matter, los ataques a la Constitución, la destrucción de estatuas y sitios patrimoniales; de eso se trata el esfuerzo por reescribir la historia. Todo esto es un intento de “borrar el nombre de Israel de debajo del cielo”, ¡en toda la Tierra!

¿Puede alguien ver los acontecimientos en Washington D.C. y en EE UU en este momento y negar que la nación está sufriendo una “amarga aflicción”?

Amós 7:8 dice: “[El Eterno] entonces me dijo: ¿Qué ves, Amós? Y dije: Una plomada de albañil. Y el Señor dijo: He aquí, yo pongo plomada de albañil en medio de mi pueblo Israel; no lo toleraré más”. ¡Éste es Dios hablando! Él ha advertido a estas naciones numerosas veces para tratar de despertarlas, pero han ignorado esas advertencias.

Así que aquí en Amós 7 Él dice, ¡Voy a advertir a estas personas una última vez!

Y observe: esta advertencia final ocurre durante el periodo de un Jeroboam del tiempo del fin. “Los lugares altos de Isaac serán destruidos, y los santuarios de Israel serán asolados, y me levantaré con espada sobre la casa de Jeroboam” (versículo 9). Cuando Dios dice: “No volveré a amonestarlos”, está hablando del tiempo de Jeroboam.

A pesar de lo que prácticamente todo el mundo cree, el trabajo del Sr. Trump no ha terminado. Desde las elecciones de 2020, él ha estado rugiendo como un león. Éste es el mensaje que Dios quiere que tomemos de la bula de Jeroboam: ¡Dios no ha terminado de usar al Sr. Trump! A pesar de todas las apariencias físicas, ¡sepa que Dios lo está dirigiendo todo!

En Amos 3:7-8, Dios dice: “Porque no hará nada [el Eterno] el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas. Si el león ruge, ¿quién no temerá? Si habla [el Eterno] el Señor, ¿quién no profetizará?”.

¡Éste es un mensaje profético que el mundo entero necesita escuchar! Con el descubrimiento de esta bula, Dios está reforzando ese mensaje entregado por Su pueblo. Esto es ciertamente un descubrimiento alentador en este momento, y muestra la mano de Dios en los acontecimientos mundiales.

A pesar de lo difícil que han sido los últimos tiempos, la Biblia dice que las condiciones mundiales están a punto de empeorar. El profeta Daniel nos advierte que los pueblos de Israel (EE UU y Gran Bretaña) y Judá (los judíos) se encaminan hacia un tiempo de destrucción “cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces” (Daniel 12:1). La profecía de Amós 7 termina con EE UU cayendo en una terrible calamidad y un sufrimiento horrible.

Éstas son profecías urgentes y aleccionadoras, pero también son extremadamente brillantes y esperanzadoras. Nunca olvide la verdad revelada en Amós 7: ¡Dios está entregando una advertencia final! Él es muy amoroso, misericordioso y compasivo. ¡Y está dando a la gente una oportunidad final de arrepentirse, de cambiar su comportamiento, de dejar de pecar y regresar a Él!

Donald Trump va a regresar. Cuando lo haga, muchas personas, especialmente los judíos, se alegrarán. Pero cuando esto suceda, debemos recordar Amós 7 y 2 Reyes 14. ¡Dios será quien esté detrás del Sr. Trump y lo que él logre!

Ningún político puede salvar a EE UU ni a Israel. El salvador definitivo será el verdadero “león de Judá” (Génesis 49:9-12; Apocalipsis 5:5): Jesucristo. ¿Escucha el rugido del león? Esto es sólo el comienzo. ¿Quién puede sino profetizar? 


Boletín, AD