Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Pegida%20protest getty

Getty Images

Un ‘cambio tectónico’ en la política alemana

Las elecciones del 13 de marzo en Alemania hicieron mucho más que elevar serias preguntas sobre la carrera de la Canciller Angela Merkel. Los resultados de la elección representaron un terremoto político que amenaza la mera fundación de la política alemana.

En septiembre 2013, el Times publicó este encabezado: “Euroskeptic Party Alternative für Deutschland Strikes Fear in Rest” (El Partido AfD incita temor en el resto). El temor que tanto preocupó al Times en ese entonces fue que este nuevo partido, el AfD, podría ganar un impactante 5 por ciento de los votos en las elecciones de Alemania, lo que podría darle una voz en el Reichstag.

Hoy, tal porcentaje podría parecer ridículamente bajo.

Una mirada rápida sobre los últimos años pasados, revela lo dramática que ha sido la explosión de este brillante nuevo partido populista. Desde 2013 el AfD se ha convertido mucho más de ala derecha y su retórica mucho más controversial; y su popularidad se ha disparado.

El AfD no solamente ha ganado un impresionante 24 por ciento del voto en el estado de Saxony-Anhalt, en Alemania del este, sino que también obtuvo el 15,1 por ciento y el 12,5 en dos estados del oeste Alemán. Aunque los porcentajes de estos dos estados son bajos, podrían ser más importantes. Previamente los partidos populistas de extrema derecha han tenido algún éxito en Alemania del este solamente para ser sistemáticamente rechazados en el oeste. Habiendo penetrado en estos estados prósperos de Alemania occidental, el AfD ha demostrado que es mucho más que un partido de protesta de Alemania del este.

El cambio político demostrado en Alemania por estas elecciones apunta mucho más allá de Angela Merkel.

En el período previo a la elección, Lili Bayer de Geopolitical Futures escribió: “Berlín se enfrenta a una multitud de crisis entrelazadas que están contribuyendo a la fragmentación de Europa. (...) A pesar de su posición como la economía más grande de Europa y el principal poder político en el Continente, Alemania está encontrándose con la imposibilidad de hacerle frente con eficacia a las crisis de Europa, y está luchando para mantener su influencia en algunas regiones. Al mismo tiempo, las vulnerabilidades económicas de Alemania están surgiendo a la superficie. Podemos esperar ver muchas más semanas desafiantes para Berlín en los próximos meses “(11 de marzo).

Europa tiene una serie de crisis sin resolver que amenazan con golpear a Alemania más que a nadie. Cada golpe sólo se sumará a la inestabilidad política. Las elecciones del 13 de marzo revelaron donde está ya, el sistema político de Alemania. Sin embargo, las crisis solo están apenas empezando a morder.

“Al igual que en toda Europa, estamos viendo que los movimientos populistas de derecha en Alemania, se están volviendo lo estándar. En Alemania esto adquiere una forma especial, porque no podemos ignorar el pasado de Alemania”, dijo el profesor de historia contemporánea en Mainz University, Andreas Rödder, según la Agencia France-Presse (marzo 13; énfasis agregado). Similarmente, el analista político alemán, Wolfgang Merkel dijo a Tagesspiegel: “Hasta ahora, la derecha populista o partidos de extrema derecha son considerados tabú; considerados como extranjeros en la esfera política”.

“Este es un cambio tectónico en el panorama político en Alemania”, dijo el primer ministro del estado de Baviera, Horst Seehofer.

El diario Spiegel ve la ruptura de este tabú como parte del surgimiento de un nuevo sistema político en general. Antes de la elección, éste describe cómo la segunda república de Alemania de la posguerra estaba dando paso a una “tercera república”. El titular del diario fue: “Alemania entra en una nueva era política peligrosa”.

“La estabilidad antes definía el sistema político de Alemania”, decía el subtítulo del artículo. “Sin embargo, la crisis de los refugiados ha cambiado fundamentalmente el paisaje de los partidos del país. El surgimiento de los extremos ha erosionado los centros tradicionales de poder” (8 de marzo).

Así es como empezó el artículo: “Hace siete u ocho meses Alemania era un país diferente de lo que es hoy en día. No había problemas políticos controvertidos que exigieran una acción inmediata, y el liderazgo del canciller Angela Merkel era indiscutible. Era tranquilo y cómodo. Pero luego, los refugiados comenzaron a fluir a Europa y la tranquilidad somnolienta del país llegó a un final repentino. Desde entonces, las erupciones repugnantes de la xenofobia han surgido en sucesión rápida; un partido de derecha populista está a punto de obtener algunos asientos en varios parlamentos estatales; Merkel ha ganado aprobación de los Demócratas Socialistas de centro-izquierda y de los Verdes; algunos de los conservadores quieren echarla; y la nación está abrumada. ¿Alguien sabe qué está pasando? ¿Qué anda mal con este país?”

La carrera de Merkel está en juego. Pero mucho más que eso está en juego. ¿Cómo van a cambiar a Alemania estas crisis? ¿Cómo se verá la nación después de Merkel; una nación donde un partido cuasi xenófobo puede ganar una cuarta parte de los votos en una elección importante?

El diario Spiegel no es la única publicación sonando la alarma. “Fue una noche en la que se podía ver en unas pocas horas lo mucho que el país cambió, y uno podía sentir cuánto está todavía cambiando”, escribió Süddeutsche Zeitung. “Los antiguos caminos que determinaron el panorama político de la República Federal durante décadas, ya no valen. Lo que antes era seguro ahora es incierto. Lo que antes se consideraba imposible ahora parece probable” (14 de marzo; traducción de La Trompeta).

The local es un sitio Web de noticias en idioma Inglés que se enfoca en Alemania. Éste publicó un artículo titulado, “¿Por qué la política alemana como la conocemos se está desmoronando?” Hablando sobre la victoria del Partido Verde en Baden-Württemberg, éste informó: “Esta fue la primera vez en la Alemania posterior a 1945, que un partido fuera de los dos grandes tomó la mayor cantidad de votos en una elección estatal”. Esto resume la posición de Süddeutsche Zeitung de esta forma: “los votantes ya no están unidos tribalmente a los dos partidos principales, y cambiarán de bando basados en cual sea el debate político del día, o su apego a políticos específicos” (14 de marzo).

Todos debemos tomar nota cuando las publicaciones principales de noticias de Alemania advierten sobre el surgimiento de una nueva era en Alemania, y el fin del sistema político que ha dado a Alemania uno de sus períodos más largos de relativa paz en la historia.

Hace mucho tiempo que La Trompeta ha venido advirtiendo, sobre el surgimiento de una transformación política radical en Alemania y toda Europa. Aunque estos escritores alemanes no pueden ver adónde se está dirigiendo esto, esta transformación ya está haciendo titulares.