Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

210521 laschet gettyimages 1232982058

(BERND VON JUTRCZENKA/POOL/AFP/GETTY IMAGES)

Se está formando un ‘núcleo europeo’ con poderes militares globales

Armin Laschet, candidato a suceder a la canciller Angela Merkel, tiene previsto un núcleo militar europeo. Esto ya se está haciendo realidad.

El 19 de mayo, el líder de la Unión Demócrata Cristiana alemana, Armin Laschet, reveló su visión de “un núcleo europeo”. En asuntos de política exterior, Laschet pidió que Europa tratara los asuntos de armamento y política militar de forma conjunta. El escenario ya se está preparando para que sus sueños se desarrollen. Estamos a punto de ver el surgimiento de un imperio.

Laschet está en línea para suceder a la canciller Angela Merkel en las próximas elecciones. Pero él quiere hacer algo más que sólo dirigir a Alemania: él quiere contribuir a la transformación de la Unión Europea. Aparentemente, Laschet reconoce que no todos los estados miembros comparten su sueño, ya que sólo pide que “un núcleo europeo” lidere el camino.

Al igual que el presidente francés Emmanuel Macron, Laschet aboga por una Europa mucho más soberana. Los pocos estados que lideran el camino podrían integrarse al Tratado de Aquisgrán, que Alemania y Francia firmaron el 22 de enero de 2019. Aunque el tratado no tiene el alcance que Macron esperaba, sí proporciona una base para mayor unidad en la UE.

El acuerdo también es muy querido por Laschet, pues Aquisgrán no sólo es su lugar de nacimiento, sino que también fue la capital política de Carlomagno, a quien Laschet admira mucho. Carlomagno sentó las bases del Sacro Imperio Romano de la Nación alemana. Siendo inspirado por la historia de Carlomagno, Laschet pretende resucitar un imperio político y militar.

Los funcionarios de la UE ya están preparando el escenario para una Europa transformada. El 7 de junio de 2017, la Comisión Europea lanzó el Fondo Europeo de Defensa. En ese momento muy pocos prestaron atención, pero el 1 de enero de 2021 se aprobó un presupuesto de casi 10.000 millones de dólares para un fondo que se extenderá entre 2021 y 2027.

Sin embargo, la UE no tiene un ejército que requiera fondos para la nómina o para el mantenimiento de equipos. Según la Agencia Europea de Defensa, el fondo se utiliza para el desarrollo y la adquisición de nuevos equipos militares para las naciones de la UE.

El 22 de marzo, la UE dio un paso más y creó el Fondo Europeo de Apoyo a la Paz. Este nuevo instrumento financiero cubrirá las “acciones exteriores de la UE que tengan implicaciones militares o de defensa”. El presupuesto del fondo de paz asciende a otros 6 mil millones de dólares para el periodo de 2021-2027. El objetivo declarado es “prevenir conflictos, preservar la paz y reforzar la estabilidad y la seguridad internacional”.

“Los críticos se preguntan, ¿por qué, si su misión es promover la paz, la UE quiere utilizar dinero público para financiar el suministro de armas a ejércitos extranjeros?”, informó The Guardian en “Hard Power: Europe’s Military Drift Causes Alarm” (Poder duro: la tendencia militar de Europa causa alarma). “En medio de la pandemia de la covid-19, estos acontecimientos han pasado desapercibidos, pero representan una importante expansión de la política de seguridad con amplias consecuencias”. Europa está mostrando sus músculos militares al financiar la investigación militar independiente y al equipar a sus aliados en Oriente Medio y otras regiones. “Por primera vez en la historia de la UE, contamos con líneas presupuestarias con componentes militares”, dijo Özlem Demirel, miembro alemán del Parlamento Europeo y vicepresidente de la subcomisión de seguridad y defensa.

“A veces se necesitan medios militares para establecer la paz”, dijo la eurodiputada belga Hilde Vautmans. “Una Europa geopolítica también necesita medios para poder tener un impacto”.

Y añadió: “2021 es un año de arranque. La UE está cambiando, y esto es parte de ese cambio”.

Europa de hecho está cambiando. Se está formando un núcleo europeo con poderes militares globales. A medida que la UE acumula capacidades centralizadas, comienza a parecerse a un imperio. La Biblia advierte sobre este preciso escenario en Europa.

Daniel 2 profetiza que el último reino que gobernará este mundo antes del regreso de Jesucristo será como hierro mezclado con barro: “Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil” (versículo 42). Ésta es una profecía de 10 naciones que se unirán como una superpotencia militar y gobernarán el mundo por un tiempo corto. Esta superpotencia será liderada por Alemania. Debido a las rivalidades europeas y a la mezcla de diferentes pueblos, la mayor debilidad de esta potencia militar es su falta de unidad.

Apocalipsis 17:12-13 dice: “Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia.” Con respecto a esta profecía, el redactor jefe de la Trompeta, Gerald Flurry, escribió: “Esta profecía muestra que la Unión Europea, actualmente con 28 naciones, será reducida a 10 reyes. Gran Bretaña ya se ha retirado de la UE. Otros le seguirán o serán expulsados. El versículo 13 muestra que estos 10 reyes tendrán una sola mente, y ésta girará en torno a la mente alemana y a la mente del Sacro Imperio Romano”.

Estamos viendo este imperio profetizado formándose ante nuestros ojos. Más y más líderes europeos están avanzando sus agendas y dejando a los otros atrás. La UE está acumulando fuerza militar global e independencia de Estados Unidos. Más líderes europeos están reverenciando abiertamente la tradición del Sacro Imperio Romano. (Lea nuestro artículo de tendencias europeas titulado “El impulso de Europa hacia un ejército unificado” para entender la naturaleza militar de este imperio).

Por décadas, el difunto Herbert W. Armstrong le advirtió fuertemente al mundo sobre estas profecías. En nuestro folleto gratuito ¡Él tenía razón!, señalamos: “A lo largo de los 52 años de vida de La Pura Verdad, Herbert Armstrong y los escritores que sirvieron en su equipo editorial señalaron los eventos que estaban conduciendo al inevitable surgimiento de una federación europea. Antes de la Segunda Guerra Mundial, el Sr. Armstrong lo predijo. Durante el fragor de la Batalla de Inglaterra, él continuó pronosticándolo. Y cuando Alemania fue derrotada, reducida a polvo por el ataque de los Aliados, continuó proclamando la futura resurrección de Alemania, sin vacilar en su predicción de que estaba destinada a liderar una combinación europea. Hasta su último sermón, dado a finales de 1985, Herbert Armstrong continuó profetizando poderosamente estos acontecimientos”.

El Sr. Flurry ha continuado ese legado. Lo que antes era un pronóstico pronto será una realidad. El tiempo para hacer caso a la advertencia de la Biblia se está acabando.

Solicite su ejemplar gratuito de nuestro libro The Holy Roman Empire in Prophecy (El Sacro Imperio Romano en profecía, disponible sólo en inglés) para aprender cómo está profetizado que la historia de Europa se repetirá por última vez. Solicite también ¡Él tenía razón! para saber cómo la Biblia predijo los acontecimientos de nuestra época. 


¡ÉL TENIA RAZÓN!

Estados Unidos ha sido la única superpotencia del mundo durante años. Su ejército es más grande, más avanzado y con más experiencia que los siguientes ejércitos combinados. Dispone de un arsenal nuclear sin igual, que se puede lanzar por tierra, mar, aire y de forma sigilosa, así como municiones inteligentes, armas cibernéticas y apoyo logístico que mueve montañas de hombres y material por todo el mundo.

Sin embargo, Herbert W. Armstrong predijo en 1961 que Estados Unidos había ganado su última guerra. Ahora la Trompeta pronostica que la superpotencia estadounidense ha librado su última guerra. Estos pronósticos se basan no sólo en evaluaciones de inteligencia o lecciones de la historia. Se basan en las profecías de la Biblia. Léalas usted mismo en Él tenía razón.