Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

171027 charlemagne 450815562 saschaschuermann%20getty 3

Sascha Schuermann/Getty Images

Se busca: ¡un líder para Europa!

Los europeos necesitan un líder; están a punto de tener a un rey fiero.

Gran parte de Europa puede ser dividida en tres secciones: lugares que tienen incendios, lugares que están carbonizados y lugares que están empezando a echar humo.

Grecia es un país en gran parte quemado. Ocho años después de haber sido golpeado por una seria crisis económica, su economía produce solo tres cuartos de lo que una vez produjo. Uno de cada cinco griegos aún está desempleado. El país depende de los rescates del resto del mundo y su economía está efectivamente bajo el control alemán.

La crisis en Ucrania continúa humeando, con cerca de 100 civiles muertos desde comienzos de año [2017] hasta mediados de agosto, ahora el total de víctimas sobrepasa los 10.000. Y toda Europa Oriental está nerviosa con Rusia realizando sus más grandes ejercicios militares pos-Guerra Fría, justo al norte de Ucrania y Bielorrusia.

Mientras tanto España, justo en el corazón de Europa, forcejea con su mayor crisis desde que se volvió una democracia en 1978. La región autónoma de Cataluña votó por separarse de España el pasado 1 de octubre. El gobierno central en Madrid declaró ilegal el referéndum, e intentó detenerlo por la fuerza. La policía disparó balas de goma en contra de civiles desarmados, violando la ley catalana. La crisis ha continuado escalando, y Madrid está encerrando a líderes políticos y amenazando con revocar la autonomía de dicha región.

En las elecciones austriacas del 15 de octubre, el Partido Popular de Austria de centro derecha se movió tanto a la derecha que ganó un tercio de los votos. Ahora su líder, el ministro de asuntos exteriores, Sebastian Kurz, está en línea para convertirse en el próximo líder de Austria.

Ahora él está listo para formar una coalición con el Partido de la Libertad de Austria, un partido de extrema derecha fundado por exnazis, y que ganó un cuarto de los votos. El año pasado, ese partido estuvo a punto de obtener la presidencia.

Esta es solo la última de una serie de elecciones que han visto a partidos extremistas ganar ampliamente en Alemania, Francia y los Países Bajos; y eso apenas desde marzo.

Mientras tanto los migrantes continúan llegando a Europa. Solamente Italia ha absorbido a 100.000 de ellos en lo que va de este año, y está luchando para sostenerse.

Dadas sus crisis económicas, migratorias y políticas, lo que Europa necesita es liderazgo. En vez de eso tiene a la Comisión Europea; una administración burócrata que ha probado reiteradamente ser incapaz de proveer una dirección decisiva.

La súper burocracia de Europa está siendo abrumada por las crisis, y está siendo rechazada por los ciudadanos que ahora votan por partidos nacionalistas. En tiempos como este, se espera que la nación más poderosa y próspera dé un paso adelante. Esa sería Alemania, el ampliamente reconocido líder de facto del bloque.

Excepto que Alemania ahora está incapacitada. Su liderazgo interno resultó gravemente herido en sus elecciones federales del 24 de septiembre. Esta parálisis política desencadenará algunos grandes cambios en Europa. Esta parálisis llegó en un momento cuando el liderazgo alemán se necesita más que nunca.

Gobiernos sin dirección

Bélgica estableció un nuevo registro mundial el 11 de octubre de 2011. Ese día, la nación por fin conformó un gobierno después de 589 días de negociaciones de coalición; ha sido la demora más larga para una nación moderna y desarrollada. Los Países Bajos establecieron un registro similar en octubre, pasando 209 días en negociaciones de coalición; el período más largo en su historia.

Este es el futuro al que Alemania parece dirigirse. Pocos esperan que la nación tenga un gobierno asentado para finales de este año. De hecho, se necesitó casi un mes de conversaciones conflictivas antes de que los partidos políticos llegaran siquiera a un acuerdo sobre la nueva disposición de los asientos en el parlamento.

La canciller Angela Merkel es conocida por deshacerse de sus socios de coalición. Ella los obliga a transigir con lo que prometieron a sus seguidores, lo que los hace perder votos en las siguientes elecciones. Así que otros partidos tienen pocos incentivos para unirse a una coalición con su partido Unión Demócrata Cristiana (cdu; todas las siglas en alemán); y si se unen, tienen pocos incentivos para hacer concesiones. A sus compañeros anteriores de coalición (los social-demócratas), les fue tan mal en las elecciones de septiembre que ya descartaron unirse a una coalición esta vez.

El partido Alternativa para Alemania (AfD) pasó de cero escaños en el parlamento a casi 60, lo que sería valioso para una coalición de gobierno. Sin embargo, el partido incluye algunos elementos radicales de extrema derecha, y los demás partidos principales han dicho que no van a trabajar con el AfD. También descartaron trabajar con el extremista Partido de Izquierda.

Esto deja una sola posibilidad viable, y complicada, para acumular suficientes escaños en el parlamento y así formar una coalición gobernante. La cdu de Merkel y su partido hermano, la Unión Social Cristiana (csu), tendrán que unirse con el Partido Verde, que apoya la inmigración y es ambientalista, y con el Partido Democrático Libre (fdp), que es pro-empresarial.

Alemania nunca ha tenido una coalición con tantos partidos diferentes. Y peor aún, estos partidos se contradicen entre sí en asuntos importantes.

La inmigración es el gran tema del momento. Después de perder votos con la AfD y de cara a las elecciones estatales del próximo año, la csu se ha movido hacia la derecha y apoya poner un límite a la inmigración y negar a los nuevos refugiados la opción de invitar a miembros de su familia a unírseles.

Los Verdes son uno de los partidos más izquierdistas. Ellos se oponen a limitar la inmigración y apoyan a los nuevos refugiados a traer miembros de su familia a Alemania. De hecho, los Verdes prometieron durante la campaña electoral no entrar a ningún gobierno que ponga un límite a los inmigrantes o que no permita inmigrar a sus familiares. La mayoría de los seguidores del Partido Verde quieren permanecer fuera de cualquier coalición, así que los Verdes tienen pocos incentivos para comprometerse con la cdu, y mucho menos con el fdp.

Y la migración está lejos de ser el único escollo. El Partido Verde y el fdp se opusieron ferozmente durante la campaña. Los Verdes hicieron campaña para terminar con el motor de combustión interna; el fdp prometió salvarlo. Los Verdes quieren que el gobierno alemán haga más, para ayudar financieramente al resto de la eurozona; el fdp quiere que haga mucho menos.

De alguna manera, la canciller Merkel debe unir a todos estos partidos.

Merkel está tratando de producir una serie de componendas cuidadosamente elaboradas. Por ejemplo, acordó con la csu implementar un pseudolímite sobre la migración que permita un máximo de 200.000 nuevos refugiados. Pero una vez que este límite se alcance, no se prohibirá la entrada a refugiados adicionales en la frontera. Además, el límite se puede levantar si hay una emergencia. Y nadie podrá llamarlo “límite migratorio” para no molestar a los Verdes.

Pero incluso con este límite que no es un límite, los Verdes están molestos. La copresidenta del Partido Simone Peter dijo que esta política está muy “lejos” de lo que ellos esperaban.

Es posible que la Sra. Merkel forme una coalición con tales compromisos, pero estos compromisos simplemente aplazarán los puntos en disputa. ¿Qué ocurrirá cuando los alemanes vean constantemente a dos miembros de su coalición de gobierno, defendiendo dos políticas directamente opuestas? ¿Y qué si se alcanza el límite de los 200.000, y los Verdes y la csu no pueden ponerse de acuerdo sobre cómo proceder?

Alemania está frente a varios meses de negociaciones para formar una coalición, seguidos por una coalición inestable e incierta. Mientras tanto, Europa continúa quemándose.

¿Qué sigue para Europa?

Cuando Bélgica y los Países Bajos peleaban por los puestos de gobierno, Europa podía sobrevivir sin mayores inconvenientes. Pero Alemania no es Bélgica ni los Países Bajos. Es la única potencia que puede abordar las crisis de Europa. Pero mientras ésta continúe sin liderazgo, las crisis van a crecer y también crecerá la presión sobre Alemania.

La aguda necesidad de verdadero liderazgo en Europa está a punto de volverse más obvia que nunca.

Mientras más empeore este vacío de liderazgo, más exigirán los alemanes que sea llenado por alguien que pueda detener el caos en la política alemana y en Europa. Gerald Flurry, el jefe de redacción de la Trompeta ha advertido en numerosas ocasiones, que el débil liderazgo alemán abrirá la puerta para que un líder fuerte se levante en la política europea. En un programa de La Llave de David de 2009, él dijo que este líder podría “quizás tomar ventaja de una coalición débil”.

Sin duda que esa es la situación en Alemania justo ahora. ¿Pero por qué pudo él hacer tal afirmación? Porque la profecía bíblica predice que un líder fuerte se levantará en Europa, e incluso predice cómo emergerá.

Los capítulos 8 y 11 de Daniel están llenos de profecía que Dios entregó alrededor de 500 años antes de la primera venida de Jesucristo. Algunas de estas profecías ahora son historia. Un gran “rey de Grecia” atacó a Persia hace mucho tiempo (éste fue Alejandro Magno, en el 323 a. C.), tal como Daniel 8:20-21 lo predijo. Pero gran parte de estos capítulos es para “el tiempo del fin” (Daniel 8:17; 11:40).

Daniel 8:23-24 describe el surgimiento de “un rey altivo de rostro y entendido en enigmas”. ¿Dónde gobernará? El versículo 25 dice que este rey será derrotado después de que se levante “contra el Príncipe de los príncipes”. Daniel 11:40-45 tiene una profecía similar acerca del gobernante de una potencia llamada “el rey del norte”. Al poner juntos estos pasajes, queda claro que el rey de Daniel 8:23-24 y el líder del rey del norte en Daniel 11:40-45, son la misma persona.

Este hombre no puede surgir en Gran Bretaña o Estados Unidos, los cuales son los descendientes modernos de Israel (para comprobar esto, solicite nuestro libro gratuito Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía , de Herbert W. Armstrong). Daniel 11:44 describe a este rey atacando a naciones al norte y al oriente de Jerusalén, refiriéndose a Rusia y China, así que este altivo rey no proviene de esas naciones asiáticas.

Esto deja a Europa como una de las pocas grandes potencias que quedan.

Daniel 11 muestra que este rey del norte es un sucesor moderno del Imperio Romano, lo cual también confirma que este líder surge en Europa. (Para más información acerca de la profecía de Daniel 11, solicite nuestro folleto gratuito History and Prophecy of the Middle East (Historia y profecía de Oriente Medio, disponible solo en inglés).

Además de confirmar esto, Isaías 10:5-19 da una profecía similar, describiendo claramente a este mismo líder. Este pasaje añade que dicho líder será “el rey de Asiria”. Asiria se refiere a los ancestros de la actual nación de Alemania. (Para prueba de esto, solicite nuestro folleto gratuito, “Alemania y el Sacro Imperio Romano”).

La profecía en Isaías 10 se refiere en parte al antiguo ataque de Asiria contra Jerusalén en los días de Ezequías. Pero gran parte de este capítulo no se cumplió en ese período de tiempo. Esta profecía permanecerá parcialmente sin cumplir hasta el tiempo de este futuro rey.

Este líder, entonces, se levantará en Alemania y guiará a este próximo poder europeo. ¿Cómo será aquel hombre? En nuestro folleto gratuito, Un líder fuerte alemán es inminente, el Sr. Flurry escribe: “Este próximo gobernante podría literalmente ser llamado rey, y aún si eso no pasa, así lo califica la Biblia. Cuando la Biblia habla de un rey, en la mayoría de los casos está indicando que no se trata de un gobierno democrático. Incluso sin ese título, él va a liderar como un rey. Esta visión en Daniel muestra que el imperio europeo está a punto de volverse mucho más autoritario”.

La Europa moderna es democrática, ¿entonces cómo podría emerger un líder tan autocrático? Se puede inferir que la democracia europea debe estar en crisis.

Daniel 11:21-31 nos dice cómo. La mayoría de los comentarios bíblicos dicen correctamente que este pasaje se refiere a Antíoco Epífanes alrededor de los años 175 a 163 a. C. Estas escrituras describen con exactitud lo que este hombre hizo. El versículo 31 dice: “Profanarán el santuario y la fortaleza, y quitarán el continuo sacrificio, y pondrán la abominación desoladora”; y Antíoco hizo exactamente esto: él atacó, asesinó a los judíos y atacó a la religión judía. Él intentó acabar con la adoración judía en el templo e instaló una estatua pagana de Júpiter Olimpo en frente del altar.

Jesucristo claramente se refiere a este versículo en Mateo 24:15: “La abominación desoladora de que habló el profeta Daniel”. ¡Pero Cristo habla acerca de ello como algo que ocurrirá en el futuro!

Si eso lo hubiera cumplido Antíoco Epífanes 200 años antes, ¿por qué Cristo les dijo a Sus discípulos que estuvieran atentos a este evento? ¿Y por qué Sus palabras han sido preservadas por 2.000 años?

Al igual que en Isaías 10, esta profecía tuvo un cumplimiento antiguo; pero también tendrá uno actual. Se refiere a Antíoco Epífanes y a la futura llegada de un Antíoco del tiempo actual. Como lo aclara el resto de Mateo 24, este Antíoco moderno ataca a Jerusalén, tal como el rey descrito en Daniel 8 y 11, e Isaías 10. Este Antíoco y este rey son el mismo hombre.

¡Éste es un líder temible más mortal y más destructivo que ninguno antes!

Finalmente, note lo que dice Daniel 11 sobre cómo este hombre llegará al poder. El versículo 21 afirma que el pueblo “no dará” a este Antíoco “la honra del reino; pero vendrá sin aviso [pacíficamente, dice la KJ] y tomará el reino con halagos”. El Comentario Jamieson, Fausset and Brown dice que “la nación no le conferirá a él el reino mediante un acta pública, sino que él lo obtendrá por artificio, por ‘adulaciones’”. Barnes Notes on the Old and New Testaments (Notas de Barnes sobre el Antiguo y Nuevo Testamentos) señala que “en otras palabras, no sería conferido a él por ninguna ley o acta de la nación, o en ninguna sucesión regular o reclamación”.

“Este hombre no llega al poder de la forma honorable, siendo elegido para el cargo por votos”, escribió el Sr. Flurry en noviembre de 2002. “¡Él lo toma de forma deshonrosa! Él estará trabajando tras bambalinas y llegará al poder por adulaciones, ¡no por votos!”.

Las negociaciones complejas para formar una coalición, o una coalición de gobierno inefectiva, brindan la oportunidad perfecta para que se cumplan estas profecías. Si Alemania continúa políticamente paralizada mientras los problemas se multiplican en casa y Europa arde, es fácil prever que los alemanes clamen por un líder fuerte. A ese punto conducen la parálisis política de Alemania y las crisis de Europa.

Pero todas estas profecías tienen otro detalle en común. Este hombre fuerte inflige su destrucción justo antes de que Jesucristo vuelva a la Tierra. Cristo dijo: “Cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas” (Mateo 24:33).

Tan seguro como que las profecías de la Biblia fueron cumplidas por el violento Antíoco Epífanes, estas serán cumplidas por un feroz líder moderno en Alemania. Y tan seguro como es, que el reinado de este líder comenzará pronto, ¡así también el subsecuente reinado de Jesucristo!

Las condiciones están listas para que este hombre llegue a Alemania, y eso significa que nos estamos acercando al retorno de Jesucristo y al tiempo cuando toda guerra y conflicto serán detenidos para siempre. 

Newsletter_ES