Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

211124 a%20is%20for%20activist

Emma Moore/La Trompeta

¿Qué están leyendo sus hijos?

Los liberales radicales entienden el valor de influir en las mentes de los niños. Por eso han encabezado cruzadas contra autores como Roald Dahl, el Dr. Seuss y otros, y están proponiendo y aplicando cambios en las revistas infantiles, las librerías, las bibliotecas públicas y escolares e impulsando agresivamente sus propios libros.

No hay que buscar mucho para ver libros coloridos y bien ilustrados que atacan a la familia tradicional, introduciendo todo tipo de sexualidad y centrados en las injusticias sociales percibidas y la discriminación. Algunos de los títulos que puede encontrar en su librería Barnes & Noble más cercana en la sección infantil (de 3 a 5 años) incluyen Pride: The Story of Harvey Milk and the Rainbow Flag (Orgullo: la historia de Harvey Milk y la bandera arcoíris); The Stonewall Riots: Coming Out in the Streets (Los disturbios de Stonewall: saliendo a las calles) y Bling Blaine: Throw Glitter, Not Shade (Bling Blaine: lanza brillos, no sombras). Otros libros para niños “woke” [despiertos] que puede encontrar allí o en otras tiendas de libros o bibliotecas son Daddy & Dada (Papi y papito); Daddy, Papa & Me (Papi, papá y yo); Mommy, Mama & Me (Mami, mamá y yo); Two Grooms on a Cake: The Story of America’s First Gay Wedding (Dos novios en el pastel: la historia del primer matrimonio homosexual en EE UU); LGBT Families (Familias LGBT) y otros, muchos de los cuales no indican su contenido en sus títulos, y en el que mezclan la agenda de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales con textos e imágenes de apariencia positiva. Algunos de ellos están diseñados para niños de tan sólo 3 meses.

A Is for Activist, Antiracist Baby, Woke Baby (La A es para un bebé activista y antirracista, para un bebé woke) y otros libros se centran en radicalizar a los niños desde pequeños mediante el adoctrinamiento con rimas que suenan alegres y colores vivos. Son “para todos los progresistas más pequeños, que se despiertan para aprovechar un nuevo día de justicia y activismo” y para “las familias que quieren que sus hijos crezcan en un espacio que no se disculpa por el activismo, la justicia medioambiental, los derechos civiles, los derechos lgbtq y todo lo que los activistas creen y por lo que luchan”. Si estos son demasiado radicales, puede comenzar en su lugar con Barack Obama: Son of Promise. Child of Hope (Barack Obama: hijo de la promesa, niño de la esperanza); Joey: The Story of Joe Biden (Joey: la historia de Joe Biden) y Kamala Harris: Rooted in Justice (Kamala Harris: arraigada en la justicia).

El City Journal citó las recomendaciones de libros de la Asociación de Libreros Estadounidenses que incluyen un joven atleta que lucha contra la “discriminación” para cambiar de género y competir contra el género opuesto, una lesbiana que se une a un equipo de fútbol masculino, un homosexual cuyos amigos pansexuales y no binarios atacan su “privilegio blanco”, una “historia de autodescubrimiento” sobre un triángulo amoroso bisexual, Wyatt, la bruja transgénero, una novela “fabulosamente alegre” sobre “el drag, el baile de graduación y la aceptación de la reina que llevas dentro” protagonizada por un “chico gordo y abiertamente gay atrapado en un pequeño pueblo del oeste de Texas”, y una novela para jóvenes adultos sobre la fluidez de género escrita por una escritora no binaria que es madre de un niño transgénero. Libros como estos se encuentran en las bibliotecas escolares, al igual que Gender Queer (Género queer), una novela gráfica que contiene pornografía real ilustrada de adolescentes homosexuales.

Estos y otros medios menos radicales de influir en la juventud han preparado el camino para lo que estamos viendo hoy. Una encuesta de Gallup de 2021 descubrió que “la identificación lgbt ha ido aumentando con el tiempo” porque “las generaciones más jóvenes son mucho más propensas a considerarse como algo distinto a la heterosexualidad”. El esfuerzo de guerra de los marxistas culturales para remodelar la sociedad mediante la radicalización de la próxima generación está teniendo éxito. 

Este artículo fue traducido del artículo “What Are Your Children Reading?” de theTrumpet.com.


Boletín, AD