Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

200826 israel%20arabs gettyimages 967206436

SEAN GALLUP/GETTY IMAGES, MICHELE TANTUSSI/GETTY IMAGES, ISTOCK.COM/ OLEKSII LISKONIH

¿Por qué los árabes abrazaron a los judíos?

La razón del histórico acuerdo entre Emiratos Árabes Unidos e Israel contiene una pista de cómo terminará.

El paradigma de décadas para la paz en Oriente Medio fue formalmente desarraigado el 13 de agosto cuando Emiratos Árabes Unidos (EAU) se convirtió en el tercer Estado árabe en normalizar las relaciones con el Estado judío de Israel. Los dos primeros, Egipto en 1978 y Jordania en 1994, firmaron acuerdos de paz con Israel para llegar a términos formales después de numerosas guerras sangrientas entre esas naciones.

Pero el caso de EAU es diferente. No se trata de una paz fría y una frontera militarizada como la que existe con Egipto y Jordania, sino de una completa normalización de lazos. Apodado los “Acuerdos de Abraham” en honor al patriarca bíblico tanto de árabes como de judíos, este acuerdo significa que EAU planea tratar a Israel como a cualquier otra nación, abierta a la cooperación, a viajes, comercio y asociaciones de seguridad.

Antes de este acuerdo, el consenso árabe era que Israel sólo sería tratado como una nación normal una vez que hiciera la paz con los palestinos. Palestina primero, el mundo árabe después.

El 14 de agosto, Emiratos cambiaron el guion y abrazaron a Israel sin ningún progreso en la cuestión palestina.

Este es un gran cambio en la política árabe hacia el Estado judío y un punto de inflexión en las relaciones árabe-israelíes.

Pero para entender completamente el significado, usted debe entender por qué EAU hizo esto y lo que revela sobre una lucha de poder más grande que se está llevando a cabo en Oriente Medio. Como veremos, la decisión de EAU encaja perfectamente en lo que la Biblia revela sobre cómo será Oriente Medio en el tiempo del fin.

Un cambio histórico

“Este histórico avance diplomático hará avanzar la paz en la región de Oriente Medio y es un testimonio de la diplomacia audaz y visión de los tres líderes”, se lee en la declaración conjunta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu y el príncipe heredero de EAU el jeque Mohammed bin Zayed al-Nahyan. “Los tres países se enfrentan a muchos desafíos comunes y se beneficiarán mutuamente del logro histórico de hoy”.

Aunque llevará algún tiempo para que se produzca una cooperación total entre los Estados, ya se están firmando acuerdos. A los dos días del anuncio de la Casa Blanca, una compañía de inversiones de EAU firmó un “acuerdo comercial estratégico” con una empresa israelí sobre investigación y desarrollo relacionados con el coronavirus. Las líneas telefónicas ahora están activas entre Israel y EAU. Los sitios web israelíes ya no están bloqueados por los servidores de EAU. La aerolínea israelí Israir está en conversaciones para iniciar vuelos directos entre Tel Aviv, Abu Dabi y Dubái. Y en señal de apoyo tácito, Arabia Saudí permitirá que los aviones de pasajeros israelíes vuelen sobre territorio saudí.

Como han señalado comentaristas israelíes, el acuerdo es una bendición para el liderazgo del primer ministro Netanyahu. “Sorprendentemente, la innovadora decisión de Abu Dabi de normalizar completamente las relaciones con Jerusalén no requirió ninguna concesión tangible por parte de Israel”, escribió Raphael Ahren para el Times of Israel. “Netanyahu no aceptó retirarse ni un centímetro del territorio de Cisjordania. No evacuó a ningún colono. Ni siquiera tuvo que hablar de labios para afuera sobre la idea de un Estado palestino o prometer lealtad a la solución de los dos Estados” (14 de agosto).

Lo único que Netanyahu concedió fue suspender los planes para aplicar la soberanía israelí en partes de Cisjordania, incluyendo Jerusalén Oriental y el Valle del Jordán. El rumor de que Israel tendría la bendición del presidente Trump para anexar el territorio de Cisjordania ha provocado una reacción violenta del mundo árabe. En el texto del acuerdo de EAU se utilizó deliberadamente la palabra “suspender”: La anexión puede ocurrir todavía en el futuro, pero está fuera de la mesa por ahora. Y por ese acto, Israel logró la paz con un Estado árabe.

Vienen más acuerdos de paz

La decisión estratégica de detener la anexión de Cisjordania también permitió a Mohammed bin Zayed salvar las apariencias en la elaboración del acuerdo. El 13 de agosto escribió en su Twitter: “En una llamada con el presidente Trump y el primer ministro Netanyahu, se llegó a un acuerdo para detener la anexión israelí de los territorios palestinos. EAU e Israel también acordaron cooperar y establecer una hoja de ruta para establecer una relación bilateral”.

Y con EAU siendo pioneros en la aceptación de Israel sin exigir concesiones contundentes sobre la cuestión palestina, pronto podrían seguir otros Estados del Golfo. Incluso Thomas Friedman del New York Times quedó impresionado e indicó que ahora la puerta está abierta para que más naciones reconozcan a Israel. En su artículo del 13 de agosto, “Un terremoto geopolítico acaba de golpear a Oriente Medio”, Friedman señaló, “Este acuerdo sin duda alentará a los demás jeques del Golfo—Baréin, Omán, Qatar, Kuwait y Arabia Saudí—que han tenido tratos comerciales y de inteligencia (tanto encubiertos como abiertos) con Israel, seguirán el ejemplo de los Emiratos. No querrán dejar que EAU tenga una ventaja para poder unir su capital financiero con la cibertecnología, la tecnología agrícola y la tecnología de atención médica de Israel, con el potencial de hacer que ambos países sean más fuertes y prósperos”.

Se cree que Baréin será el próximo Estado del Golfo que siga el ejemplo de EAU, incluso este año. El presidente Trump dijo: “Ahora que se ha roto el hielo, espero que más países árabes y musulmanes sigan el ejemplo de Emiratos Árabes Unidos”.

Formalizando una alianza anti-iraní

En retrospectiva, uno puede ver que el acuerdo de EAU estuvo en marcha durante los últimos cinco años. Como señaló Ben Caspit en Al Monitor el 18 de agosto, la primera señal llegó en 2015 cuando EAU permitió que Israel abriera una oficina en la Agencia Internacional de Energías Renovables en Abu Dabi. Israel y EAU han formado silenciosamente conexiones adicionales, incluyendo algunos intercambios de inteligencia militar y contratos conjuntos de armas. El jefe de la Mossad, la agencia de inteligencia de Israel, ha visitado con frecuencia los EAU en los últimos años en particular.

El deshielo entre los dos países hace cinco años coincidió con un evento aún más significativo en Oriente Medio: el Plan de Acción Integral Conjunto del presidente estadounidense Barack Obama. Firmado en 2015, el acuerdo nuclear de Irán buscaba efectivamente “compartir” Oriente Medio entre las que ahora son potencias rivales: Irán, los Estados del Golfo como EAU e Israel. Este enorme cambio en la política estadounidense recompensó al Estado terrorista de Irán y degradó la relación de EE UU con los Estados del Golfo e Israel.

Esta política descaradamente pro-iraní aterrorizó a EAU ya que estaba (y está) en guerra junto con Arabia Saudí contra su apoderado hutí en Yemen. El creciente poder de Irán, aumentado enormemente por EE UU bajo el presidente Obama, obligó a EAU y a Arabia Saudí a buscar medios alternativos para resistirlo. Al final, esto significó aliarse con Israel.

“Cuanto mayor fue la participación de Irán en ‘extender la revolución’ alentando el terrorismo y socavando los regímenes de la región, más avanzó la relación [de EAU] con el Estado judío”, escribió Caspit. “Cuanto más se retiraba EE UU de Oriente Medio y eliminaba su influencia sobre sus locos, (…) Israel seguía siendo el único bastión de estabilidad anti-Irán” (18 de agosto).

Los Acuerdos de Abraham son una admisión de la necesidad de contrarrestar al Estado islámico radical de Irán; no son evidencia de un nuevo amor entre los árabes del Golfo y el Estado judío. Ghaith al-Omari, investigador del Instituto de Washington para la Política de Oriente Próximo, dijo: “Irán está en el centro de la convergencia de intereses entre Israel y EAU, ambos lo ven como una amenaza existencial, y este paso reforzará el eje anti-Irán” (Hill, 13 de agosto).

Esta es una relación de conveniencia. Israel no debe dar por sentada la duración de un acuerdo de paz con ningún Estado del Golfo.

De hecho, la profecía bíblica muestra que debería estar extremadamente preocupado.

Peligro para Israel

En su folleto El rey del sur, el Sr. Flurry explica cómo la profecía bíblica predice dos alianzas en el tiempo del fin que involucran a los Estados de Oriente Medio. La primera es la que Daniel 11 denomina “el rey del sur”, una alianza islámica radical liderada por Irán. Daniel 11:40 describe esta alianza que busca una política exterior agresiva y lleva a la región al borde de la guerra. La profecía muestra que otras naciones en esta alianza incluirán a Irak, Etiopía, Egipto y Libia.

La segunda alianza está profetizada en el Salmo 83, un libro bíblico que no muchos consideran profético. Sin embargo, el Comentario de Lange y la Biblia Anchor señalan que la alianza de naciones pronosticada en el Salmo 83 nunca ha existido antes.

“Porque se confabulan de corazón a una, contra ti han hecho alianza. Las tiendas de los edomitas y de los ismaelitas, Moab y los agarenos; Gebal, Amón y Amalec, los filisteos y los habitantes de Tiro. También el asirio se ha juntado con ellos…” (versículos 5-8).

Las naciones de Oriente Medio que se enumeran en este salmo corresponden a las naciones modernas donde predomina el islam suní en la actualidad. Ismaelitas es el término profético para los árabes de Arabia Saudí moderna y otros Estados del Golfo. Edom y Amalec describen la Turquía moderna. Moab y Amón se encuentran hoy en Jordania. Los antiguos agarenos habitaban en la tierra de la Siria actual. Gebal y los habitantes de Tiro son el Líbano moderno, y los palestinos de Gaza están ubicados en el territorio que pertenece a los filisteos. Asur [asirio] se refiere a la Alemania moderna, como demostramos en nuestra reimpresión gratuita “The Remarkable Identity of the German People” (theTrumpet.com/go/GermanIdentity). Todas estas naciones se aliarán.

Es importante señalar que ninguna de las naciones del “rey del sur” de Daniel 11:40-42 se enumeran aquí.

Estos dos pasajes de las Escrituras describen las dos alianzas que se están formando ahora en Oriente Medio. Una es la alianza pro-Irán. La otra es anti-Irán.

Emiratos Árabes Unidos y otras naciones del Golfo forman parte de la alianza anti-Irán. En este sentido, encuentran que sus objetivos se alinean con los de Israel.

Sin embargo, aunque la alianza del Salmo 83 puede unirse para contrarrestar el ascenso de Irán, la Biblia revela que su propósito principal será muy diferente.

“Contra tu pueblo han consultado astuta y secretamente, y han entrado en consejo contra tus protegidos. Han dicho: Venid, y destruyámoslo para que no sean nación, y no haya más memoria del nombre de Israel” (versículos 3-4).

¡Las naciones con las que el Estado judío está listo para firmar acuerdos de paz son las mismas naciones que eventualmente atacarán a Israel!

Estos versículos indican que los árabes “moderados”, principalmente suníes, se aliarán con Alemania y tomarán “consejos astutos” para destruir a Israel. El escenario no es el de naciones enemigas que se enfrentan entre sí en una guerra abierta. Es uno de engaño.

Esta alianza conspirará para traicionar y destruir Israel. El acuerdo de paz entre los Estados del Golfo e Israel está llevando al cumplimiento de esta profecía.

Basándose en el Salmo 83 y otras profecías, es de esperar que la relación de Israel con los Estados árabes moderados del Golfo se fortalezca efectivamente en la medida en que trabajen para contrarrestar el ascenso de Irán. Pero también debe esperarse que una vez que la gran amenaza iraní sea derrotada, muchos de los aliados de Israel se volverán contra él en lo que se convertirá en una de las mayores traiciones de la historia.

Esto es lo que la Biblia predice.

Es natural celebrar cuando escuchamos anuncios de paz entre Israel y los Estados árabes. Sin embargo, la Biblia nos dice que tengamos cuidado con las afirmaciones de paz. El profeta Jeremías advirtió que los falsos profetas dirían: “Paz, paz, cuando no hay paz” (Jeremías 6:14; 8:11). Esto es especialmente cierto en lo que respecta a ilusiones de paz en Oriente Medio.

Estas profecías muestran que la paz a largo plazo no llegará a Oriente Medio a través de éste u otros acuerdos de paz similares entre el Estado judío y los Estados del Golfo árabe. Pero es reconfortante saber que los eventos en la región están alineados con las profecías de la Biblia. Recuerde, estas profecías, hechas hace miles de años, se revelaron completamente sólo durante nuestra vida, el tiempo en el que se cumplirían. A algunos les gustaría descartar la Biblia como una serie de escritos hechos por el hombre compilados durante cientos de años para promover una agenda pro-israelí o pro-judía. Mientras que la Biblia es un libro sobre Israel, su autenticidad es comprobada a través de profecías cumplidas que conciernen al mundo entero. A medida que la alianza del Salmo 83 se une, y con Israel temporalmente, podemos estar seguros que la Biblia es la Palabra de Dios y que Él participa activamente en nuestras naciones hoy. 

Boletín, AD