Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

¿Por qué está empeorando la violencia con armas de fuego?

(LIU GUANGUAN/SERVICIO DE NOTICIAS DE CHINA VÍA GETTY IMAGES)

¿Por qué está empeorando la violencia con armas de fuego?

La única manera de encontrar la solución es identificar la verdadera causa subyacente.

Seis personas murieron y otras 12 resultaron heridas en un tiroteo masivo en el centro de Sacramento, California, el 3 de abril. Igualó al tiroteo más mortífero del año, y fue el peor de la historia de Sacramento, pero no por mucho.

Ya ha habido otros tiroteos masivos este año, que suman al menos 108 hasta ahora. En febrero, un hombre disparó y mató a cuatro personas, tres de las cuales eran sus hijas, antes de suicidarse en los suburbios de Sacramento. En un fin de semana, se produjeron nueve tiroteos masivos en siete Estados estadounidenses entre el 18 y el 20 de marzo. Ocho personas murieron y 60 resultaron heridas.

Con cuestiones como la invasión de Ucrania y la creciente inflación ocupando los titulares durante el desastroso mandato de Biden, podría parecer que los tiroteos masivos han disminuido. Pero no sólo están aumentando en Estados Unidos, sino que son cada vez más fatales.

El centro de investigación Violence Project [Proyecto sobre la violencia] estudió los tiroteos masivos durante los últimos 54 años; descubrió que en la década de los 70 morían unas ocho personas al año en tiroteos masivos. Pero en los últimos cinco años, un promedio de 51 personas por año ha muerto en tiroteos masivos. Más del 50% de los tiroteos masivos entre 1966 y 2019 tuvieron lugar a partir del año 2000.

Pero desde entonces sólo han empeorado las cosas. Hubo 417 tiroteos masivos en 2019; 600 en 2020; y 693 en 2021. Estados Unidos está atravesando por una ola de violencia histórica, y la mayor parte de la violencia se concentra en las ciudades. Al menos dos tercios de las ciudades más grandes de Estados Unidos tuvieron más homicidios en 2021 que en 2020. Diez de ellas han alcanzado récords históricos.

La ciudad de Nueva York es una de las más afectadas. El recién elegido alcalde Eric Adams lo ha calificado como un “río de violencia que alimenta el mar de la violencia”. El ex comisario de policía de Nueva York, William Bratton, identificó bien el problema de fondo de la creciente ola de delincuencia en una entrevista el verano pasado. Dijo que la decisión de no castigar los delitos no violentos de bajo nivel ha tenido un efecto dominó. Ha llevado a los delincuentes “a creer: ‘Bueno, esta vez me he salvado, puedo volver a intentarlo’. Es como si criaras a un niño: Si no corriges al niño, sigue empeorando”.

Esa es una opinión y una ética con la que muchos en la izquierda podrían estar en desacuerdo. Muchos creen que el problema reside en que la gente es dueña de armas y que la solución es el control de armas. Pero eso sería como frotar bálsamo en un tumor: no resuelve el problema subyacente.

Sacramento es una prueba de ello. California tiene algunas de las leyes de armas más estrictas del país. Según la lógica de que el control de las armas reduce la violencia armada, California debería tener los niveles más bajos de violencia armada. Pero esas leyes no pudieron evitar que ocurrieran estas tragedias. ¿Por qué?

Según el Instituto Nacional de Justicia, el 80% de los autores de tiroteos masivos eran individuos “en crisis”. Alrededor de un tercio de ellos habían sufrido traumas en su infancia. Muchos estadounidenses sufrieron de esto incluso antes de 2020. Pero la pandemia aumentó los niveles de aislamiento social y la depresión y ansiedad resultantes. Las sobredosis de alcohol y drogas también están aumentando.

¿Por qué están empeorando las cosas? ¿Cuál es la verdadera causa subyacente de las tragedias que son demasiado comunes en Estados Unidos? Muchos se burlan de la veracidad de la Biblia, pero ésta da la verdadera explicación de los problemas que agobian a la sociedad. El propio Jesucristo señaló a la existencia del “diablo”, un ser espiritual maligno que es “homicida desde el principio” (Juan 8:44). La Biblia también lo llama “príncipe de la potestad del aire” por su capacidad de ejercer una influencia maligna y ser quien “engaña al mundo entero” (Efesios 2:2; Apocalipsis 12:9).

Satanás y sus demonios están infligiendo un gran daño en este mundo. Después del tiroteo masivo de octubre de 2017 en Las Vegas donde murieron 58 personas, el redactor jefe de la Trompeta, Gerald Flurry, escribió:

¡Piense en las calles empapadas de sangre y lágrimas de Las Vegas Strip para tener una idea de la insondable aflicción que pueden causar estos espíritus diabólicos!


Tristemente, su influencia letal e infernal está creciendo, y ¡va a empeorar! Cada vez más personas están invitando la presencia demoníaca a sus vidas. Están saturando sus mentes de entretenimiento malvado; se están rindiendo al mal, a emociones de odio; se están volviendo adictos a medicamentos recetados en cantidades récord; están tomando otras sustancias peligrosas que alteran la mente, ¡y todo ello hace que para los demonios sea mucho más fácil manipular sus pensamientos! La cantidad de gente inestable en este mundo está creciendo rápidamente.


¡Si usted deja que Satanás lo atrape, puede terminar haciendo cosas abominables!


En Las Vegas, las autoridades están buscando motivos. Éste es el motivo: “¡Porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo!”.

A Satanás le queda muy poco tiempo en esta Tierra (Apocalipsis 12:12). Jesucristo está a punto de regresar para gobernar la Tierra con su gobierno de paz. “Sin embargo, a corto plazo, ¡nuestro mundo va a experimentar atrocidades peores y peores mientras la gran ira de Satanás alcanza alturas sin paralelo!” continuó el Sr. Flurry. “Un demoníaco hombre armado disparando a una multitud es sólo el comienzo. Mire a su alrededor la explosión de las crisis que azotan nuestro mundo: ¡desastres climáticos, odio racial y desintegración social, volatilidad económica, inestabilidad internacional, proliferación nuclear!”.

Una mirada al mundo y podemos ver esta plaga de crisis. Entonces, ¿qué puede hacer usted? Buscar la solución en Dios y en la Biblia. “Si hacemos eso y ponemos nuestra confianza en Dios, no debemos temer lo que está sucediendo en el mundo”, escribió el Sr. Flurry. “Necesitamos desesperadamente la visión y esperanza que sólo Dios provee”.

Leer el artículo del Sr. Flurry “La masacre de Las Vegas: el problema, la causa y la solución” es un buen punto de partida para conocer la única visión y esperanza que tenemos.