Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Cyprus istock 960357502

ISTOCK.COM/FREEARTIST

Por qué Alemania conquistó Chipre

Esta crucial isla mediterránea revela los métodos de Alemania, ¡y sus ambiciones!

Ubicada en medio del Mar Mediterráneo, cerca del corazón del mundo, está la estratégica Chipre. Mire un mapa y verá que es un trampolín entre Europa y Oriente Medio. Está cerca de Jerusalén, está cerca de Roma y está cerca de Berlín. Cuando comprende su proximidad a estas importantes ciudades y áreas estratégicas, usted comienza a entender por qué Chipre ha desempeñado un papel tan crucial en la historia.

En 1980, Herbert W. Armstrong visitó Chipre por invitación de su presidente interino, Georgios Ladas. Él le dio al Sr. Ladas un importante pronóstico sobre Europa, el cual afectaría directamente a su nación. Para el líder de Chipre, este pronóstico fue asombroso.

El Sr. Armstrong predijo una resurrección moderna del Sacro Imperio Romano. Este imperio, dijo, sería una superpotencia que dominaría Europa, Occidente y otras partes del mundo. Dijo que sería gobernado por Alemania y que llegaría a dominar Chipre.

¡Tres décadas después, este pronóstico se ha cumplido en gran medida! La Unión Europea está creando estructuras cada vez más imperiales; está romantizando su pasado de Sacro Imperio Romano. Está dominada por Alemania, y una UE liderada por Alemania domina Chipre.

¿Cómo pasó esto? ¿Por qué Alemania está ganando el control? ¿Cómo está construyendo un imperio? ¿Y por qué quiere controlar esta pequeña isla mediterránea?

Si usted usa la misma fuente que utilizó el Sr. Armstrong, podrá entenderlo.

Un activo estratégico

Chipre ha desempeñado un papel fundamental en esta región por siglos. Durante las Cruzadas, cuando los guerreros europeos descendieron a las costas de Israel y Líbano, a veces contaban con Chipre como base. En el siglo xix, cuando Gran Bretaña necesitó una base naval para proteger su comercio vital con la India, utilizó Chipre como base. Incluso en tiempos modernos, en 2006, cuando Alemania se unió a una misión naval de las Naciones Unidas frente a las costas del Líbano, usó Chipre como base.

Chipre alberga uno de los centros de escucha y estaciones de radar más sofisticados de Occidente enfocados en Oriente Medio. “Se ha dicho en broma que ‘un mosquito no puede despegar en Teherán sin que los observadores del radar en Chipre lo sepan”, escribieron James Leigh (contribuidor de la Trompeta) y Predrag Vukovic, en un artículo para el Centro gloria. “Chipre también es un puesto de escucha desde el cual se monitorean los medios de comunicación electrónicos, muy útiles para la inteligencia de señales. Con la tecnología de vigilancia instalada en Chipre, Gran Bretaña durante décadas ha podido compartir datos de inteligencia con EE UU y ahora, sin duda, con la UE como estado miembro” (22 de diciembre de 2011).

La pequeña nación insular también es importante como base militar. Los aviones de combate con base en Chipre pueden cubrir gran parte de la región sin necesidad de reabastecerse de combustible.

Esta infraestructura militar fue construida principalmente por Gran Bretaña y Estados Unidos. Pero quien gane el control de Chipre hoy puede usar sus activos para monitorear mejor el norte de África y Oriente Medio, incluyendo a Irán. Chipre es un gran recurso para cualquier potencia que busque proyectar su poder en Oriente Medio.

¡Y Alemania tiene un deseo supremo de hacer precisamente eso!

Obteniendo el control de Chipre

Alemania no es la única nación que tiene a Chipre en la mira. Rusia tiene un gran interés en Siria, lo que haría de Chipre una base útil. Las bases de Gran Bretaña en Chipre han sido invaluables para EE UU cuando ha librado guerras en Oriente Medio. Turquía invadió el norte de Chipre en 1974, y más recientemente, ha tratado de aprovechar esa presencia para obtener control del petróleo y el gas en el mar que rodea a la isla.

Pero Alemania ha trabajado a través de la UE para garantizar que domine Chipre.

Muchos políticos europeos querían excluir a Chipre de la Unión Europea hasta que la isla se unificara (Turquía mantiene el control sobre el 36% del norte). Querían usar la membresía en la UE como un incentivo para unir a las dos partes, pero otros líderes estaban más impacientes. En 2004, Chipre fue admitida en la UE y en 2008 adoptó el euro.

El problema fue que el euro era una trampa. Era un mecanismo inviable diseñado deliberadamente para provocar una crisis que permitiría a los líderes europeos tomar más poder. Algunos analistas perspicaces lo reconocieron desde el principio. Cuando se formalizó la actual unión económica europea, se hizo inevitable que países como Grecia y Chipre finalmente enfrentaran crisis económicas. Al incluir a Alemania, la unión económica podría establecer tasas de interés europeas que fueran mucho más bajas en países como Grecia de lo que hubiera sido posible de otra manera. Las bajas tasas de interés alentaron los préstamos masivos y estimularon artificialmente un auge. Pero como con todas las burbujas, ésta finalmente explotó. El sur de Europa todavía está lidiando con las consecuencias.

En 2013, en gran parte debido a las secuelas de la crisis financiera griega, Chipre se encontró en serios problemas. Necesitaba un préstamo de 10 mil millones de euros (11 mil millones de dólares a la tasa de cambio actual). Para una nación rica como EE UU, eso puede no parecer mucho. Pero eso fue más de un tercio de la producción anual total de la economía de Chipre, una gran suma.

Chipre necesitaba ayuda. Alemania bloqueó la participación de Rusia e intervino para ofrecer un paquete de rescate, con condiciones difíciles. Chipre aceptó.

Así, la UE se convirtió en el gobernante de facto de Chipre. Comenzó a decirle a los chipriotas en qué podían y no podían gastar su dinero. Dictó cómo ejecutar sus sistemas de recaudación de impuestos y exigió cambios a la ley chipriota. Y dado que Alemania es la economía más grande de Europa y aporta la mayor parte del dinero, Alemania se volvió el verdadero poder en Chipre.

Para comprender el alcance del poder de Alemania, considere una condición impactante que impuso: cualquiera que depositara dinero en uno de los bancos más grandes de Chipre perdería cualquier cantidad que excediera los 100.000 euros.

Eso puede parecer mucho dinero. Pero para un pensionado a punto de jubilarse, ese es un fondo de pensiones bastante pequeño. Para un negocio que se prepara para pagar salarios, tener más que eso en el banco no sería inusual.

Los resultados fueron devastadores. La gente perdió los ahorros de su vida. Las familias perdieron sus casas. Las empresas colapsaron. Esta maniobra singular draconiana provocó una crisis financiera, y a la fecha la economía de Chipre es mucho más pequeña que antes.

Chipre salió del programa de rescate en 2016, lo que significa que ya no necesita préstamos de Alemania para mantenerse a flote. Pero todavía está bajo control alemán. Al igual que todos los demás países rescatados, permanece bajo “vigilancia mejorada”. Esto significa que cada tres meses, debe presentar una revisión de sus planes de gastos y su economía al Banco Central Europeo y la Comisión Europea. Si a estas entidades de la UE no les gustan los planes de Chipre, pueden imponer nuevas “medidas”, forzando recortes de gastos o la venta de activos de propiedad del gobierno.

Según la ley actual, Alemania mantendrá esta autoridad hasta que Chipre devuelva el 75% del dinero prestado, y no se prevé que eso suceda hasta 2029.

Expulsando a Gran Bretaña

Gran Bretaña tiene dos grandes bases en Chipre, que ocupan alrededor del 3% del país. Sin embargo, la nación que realmente controla esta área ha sido EE UU; esas bases han sido un activo invaluable en las campañas militares de EE UU en Oriente Medio.

Sin embargo, ahora Gran Bretaña se va de la Unión Europea. ¿Por qué? Porque muchos británicos reconocen que el aumento de poder en Europa no es libre ni democrático. Saben que es un poder dictatorial liderado por Alemania. Aunque pocos lo ven en estos términos exactos, la realidad es que el antiguo Sacro Imperio Romano está surgiendo una vez más.

Por más justificado que sea, el Brexit pone en duda el futuro de esas bases en Chipre. Yo predigo que Gran Bretaña perderá el control de esas bases.

Eso significa que es sólo cuestión de tiempo antes de que EE UU sea expulsado también.

La pérdida de esas bases disminuirá enormemente la inteligencia y el poder de EE UU en Oriente Medio. En cables diplomáticos secretos, la embajada de EE UU en Chipre escribió que, si EE UU perdía el acceso a las bases británicas allí, al radar y a la inteligencia de señales, aquello “representaría una amenaza para nuestro interés de seguridad nacional en el Mediterráneo oriental”. Y yo creo que eso es inevitable.

En ausencia de EE UU y Gran Bretaña, Alemania e Italia podrán impulsar enormemente su poder en la región.

El Brexit le da a Alemania la oportunidad de hacerse cargo de esas bases británicas. El acuerdo de retirada del Brexit que la UE trató de imponer a Gran Bretaña (y que, hasta el momento, Gran Bretaña ha rechazado) habría puesto el pie de Alemania en la puerta. Esas bases están clasificadas como Territorio Británico de Ultramar y, por lo tanto, nunca han sido parte de la UE. Sin embargo, el euro se utilizó como moneda en las bases, y participaron parcialmente en la Unión Aduanera de la UE. El acuerdo de retirada habría hecho de estas bases parte de la Unión Aduanera, manteniéndolas en la unión incluso después de que Gran Bretaña la abandonara.

Aunque el tratado no ha sido firmado, la dirección es clara. Y aunque gran parte del Brexit es controvertido, estas bases no lo son. Pocas personas en Gran Bretaña saben de ellas, y mucho menos les preocupan. Es fácil imaginar que la nación las entregue a Europa cuando se vaya.

Cerca de un millón de ciudadanos de la UE vive en Chipre. Chipre es una isla pequeña rodeada por la UE y llena de ciudadanos de la UE. Las potencias emergentes en el área no son lideradas por Washington y Londres, sino por Roma y Berlín.

El Sacro Imperio Romano está ganando control, ¡tal como Herbert W. Armstrong lo profetizó al presidente interino de Chipre hace 30 años!

Esto está cumpliendo una profecía bíblica crucial. Cuando este poder esté completamente formado, y ahora mismo está muy cerca de ello, el mundo quedará conmocionado. ¡Pero la Trompeta no se sorprenderá! El Sr. Armstrong comenzó a enseñar esto hace más de 80 años, y siempre hemos enseñado lo mismo desde su muerte en 1986. Durante ese período, el cumplimiento del Sacro Imperio Romano se ha acercado cada vez más.

Un poder religioso

Herbert W. Armstrong basó sus pronósticos sobre un Sacro Imperio Romano en la profecía bíblica. Apocalipsis 17 describe un imperio que asciende y cae siete veces. A través de los siglos, ha habido seis resurrecciones del Sacro Imperio Romano. Cada una ha llenado a Europa de sangre. Esos seis imperios han abarcado casi 1.500 años, y la Biblia profetiza una resurrección más.

Cada resurrección ha sido dirigida por un hombre fuerte o una serie de hombres fuertes. Alemania ya tiene mucho poder. Pero no ha alcanzado su máximo potencial porque carece de ese líder fuerte. Y ahora, los líderes europeos están hablando cada vez más de Carlomagno, el jefe medieval del Sacro Imperio Romano, como el modelo que deben seguir.

Sucede que la Biblia profetiza una versión moderna de Carlomagno, un “rey”, un hombre fuerte que gobierne Europa. Daniel 8:23 dice que se levantará “en el tiempo final” (versión KJ). Este rey tiene un “rostro fiero” y entiende “enigmas”, lo que significa que un espíritu maligno está trabajando allí. Él perpetrará una violencia terrible: “su poder será grandioso, pero no por su propio poder [se amplifica por el poder satánico]: y causará una terrible destrucción [rsv, traducción nuestra] (...) y sin aviso destruirá a muchos” (versículos 24-25). Así como el moderno Sacro Imperio Romano fue profetizado, también lo es este líder fuerte. ¡Este hombre ya viene!

Hoy Alemania tiene a una líder muy débil en la canciller Angela Merkel; ¡pero el Sacro Imperio Romano se está levantando incluso bajo su gobierno! ¿Qué tan rápido ocurrirán estos terribles eventos cuando un líder alemán fuerte llegue al poder?

Otra característica crítica de este imperio es que es un poder religioso. Apocalipsis 17 dice que está dirigido por una “gran ramera”, la que simboliza a una poderosa religión falsa que conquistó para convertir a las personas y la religión del imperio, al catolicismo. Carlomagno encarnaba esa asociación. Fue coronado emperador por el Papa en el Día de Navidad, en el 800 d. C. Él confiaba fuertemente en la Iglesia Católica para administrar el imperio. Las últimas resurrecciones del Sacro Imperio Romano llevaron las cruzadas a Jerusalén. Uno de los títulos de la corona de Carlomagno es rey de Jerusalén; aunque Carlomagno nunca estuvo allí. Este imperio siempre ha sido religioso y siempre ha anhelado conquistar a Jerusalén.

Jerusalén es uno de los sitios más sagrados del islam. También es probablemente el sitio más sagrado de la Unión Europea. Usted verá eso cada vez más a medida que Europa termina de conformarse en un Sacro Imperio Romano. Actualmente tiene 28 naciones miembros, pero para desempeñar este papel como imperio religioso, la profecía bíblica dice que la UE se reducirá a un número menor de naciones centrales unidas por la religión y lideradas por un único líder fuerte alemán.

Las resurrecciones anteriores del Sacro Imperio Romano han lanzado más de una cruzada desde Chipre. Esa última resurrección de este imperio será dirigida por la Iglesia católica, y se embarcará en una cruzada más. En sus conquistas ya es posible ver a este imperio moviéndose hacia Jerusalén.

Los alemanes han sido militaristas a lo largo de su historia y han comenzado dos guerras mundiales. Más recientemente, en 1991, Alemania desafió al resto del mundo y reconoció a una Croacia independiente cuando se separó de Yugoslavia. En ese momento, el líder de Croacia era un hombre que admitió que creía en la causa nazi desde la Segunda Guerra Mundial, lo cual debería haber despertado al mundo a lo que estaba sucediendo en Alemania. Dicho movimiento acercó su control al Mediterráneo y a Jerusalén. Alemania también reconoció a otra nación separatista, Eslovenia, quien durante la guerra fuera aliada nazi. Haber reconocido a Croacia y Eslovenia desencadenó una guerra civil entre ellas y Yugoslavia, quien había sido enemiga de la Alemania nazi y aliada de EE UU y Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial.

Todo el mundo occidental, incluyendo a EE UU, Gran Bretaña y el resto de Europa, se opuso a la decisión de Alemania. Sin embargo, Alemania de todos modos se sostuvo y amenazó a otras naciones con presiones financieras e incluso con poner fin a la Unión Europea. Así que esas naciones, incluidas las grandes potencias, cedieron. Luego Alemania (enemiga de EE UU en la Segunda Guerra Mundial), persuadió a los estadounidenses para que usaran su poder militar para conquistar Yugoslavia (aliada de EE UU en la Segunda Guerra Mundial). En esa guerra, Yugoslavia había sido de gran ayuda para EE UU en la lucha contra la Alemania nazi. Pero ahora, fue destruida y dividida.

Como resultado, Alemania ahora controla los Balcanes y puede acceder a sus puertos de aguas cálidas que conducen al Mediterráneo y directo a Chipre. (Puede leer todo sobre esta historia en mi folleto gratuito Germany’s Conquest of the Balkans; La conquista alemana de los Balcanes, disponible solo en inglés). En los años posteriores, se ha desarrollado una estrecha cooperación entre Chipre y Alemania en la navegación; muchas empresas navieras y de gestión de envíos de Alemania se encuentran en Chipre.

Después de que unos 70 millones de personas murieran en la Segunda Guerra Mundial, EE UU y Gran Bretaña prometieron que nunca permitirían que Alemania se levantara así de nuevo. Sin embargo, un imperio europeo liderado por Alemania está haciendo exactamente eso.

La historia del Sacro Imperio Romano y la historia reciente de los Balcanes se están repitiendo en Chipre. Y todo está llevando a ese poder más cerca de Jerusalén.

El futuro gira en torno a Jerusalén

Pero el Sacro Imperio Romano no es el único poder con un fuerte enfoque en Jerusalén. Daniel 11 profetiza acerca de un “rey del norte” y un “rey del sur”. A partir del versículo 40, claramente hay un enfoque del tiempo del fin (“al cabo del tiempo”), y dice que estos dos poderes chocarán espectacularmente.

El “rey del norte” moderno es Alemania y el Sacro Imperio Romano. El “rey del sur” moderno es Irán y el islam radical. Cuando estas dos potencias entren en guerra, Alemania y el Sacro Imperio Romano van a ganar.

Luego, después de conquistar al islam radical, este imperio europeo “entrará a la tierra gloriosa”, hablando de Jerusalén (versículo 41). Europa ha tenido la vista puesta en esa ciudad durante siglos, y ve a Chipre como un importante punto intermedio en el camino hacia allá.

Otras profecías muestran que cuando este imperio se apodere de Jerusalén provocará un derramamiento de sangre aún mayor y más terrible. “Pero noticias del oriente y del norte lo atemorizarán” (versículo 44). Al norte y al oriente del Sacro Imperio Romano se encuentran Rusia, China y sus aliados . Otras profecías muestran que Europa y estas potencias asiáticas trabajan juntas por un tiempo, pero en este punto, Europa comienza a temerle a Asia, así como ha ocurrido en el pasado. Europa y Asia comienzan a prepararse para la guerra.

El versículo 45 dice: “Y plantará las tiendas de su palacio entre los mares y el monte glorioso y santo...”. Europa ganará mucho poder en Oriente Medio, y la religión será una parte tan importante de su imperio, ¡que realmente mudará su sede a Jerusalén! Este poder europeo unirá a sus naciones y a sus pueblos en un imperio tiránico y antidemocrático dominado por el catolicismo. Afirmará que está luchando contra EE UU, Gran Bretaña, el islam radical y Asia en nombre de Jesucristo. Pero es una fuerza para el mal, y pronto desatará una tercera guerra mundial; ¡mucho más mortal que cualquier otra guerra en la historia!

¡Pero este poder va a ser detenido! ¿Por quién? ¡Por Jesucristo!

El versículo 45 concluye: “Más llegará a su fin, y no tendrá quien le ayude”. La Biblia que revela el Sacro Imperio Romano y mucho más también revela que el Mesías vendrá, y que Él personalmente detendrá a los poderes malvados que están causando la muerte en todo el mundo.

Todo esto se explica en mi folleto Daniel: ¡Al fin descifra do! El libro de Daniel es sólo para este tiempo del fin (Daniel 12:4, 9). Es un libro profético lleno de profecías que ya han sucedido en la historia, y también con una visión sobre lo que está por suceder en nuestros días.

Daniel 8:25 dice que este poderoso y mortal líder europeo finalmente será destruido. ¿Por quién? “Pero será quebrantado, aunque no por mano humana”. ¡Eso significa que el Príncipe de los príncipes, Jesucristo, va a regresar y destruirá al Sacro Imperio Romano para siempre!

Dios reveló las profecías de la Biblia a Herbert W. Armstrong, y lo usó para visitar a docenas de presidentes, primeros ministros, legisladores y otros jefes de gobierno, jefes de Estado, incluido al presidente interino Ladas, así como a cientos de otros líderes en la política, la educación, cultura, finanzas y negocios. Dios hizo milagros para que el Sr. Armstrong entregara el mensaje de advertencia y esperanza de la Biblia. A través del Sr. Armstrong, Dios le dijo al líder de Chipre que el Sacro Imperio Romano regresaría y dominaría a Europa. Ese imperio no está completamente formado aún, pero ya lo está haciendo.

¡Por más de 80 años de trabajo del Sr. Armstrong y de nuestro trabajo, hemos entregado cientos de profecías, y todas se están cumpliendo o ya se han cumplido! Pronto sucederá una más: ¡la venida del Mesías! Él destruirá al Sacro Imperio Romano para siempre, junto con los poderes de Rusia y China y todos los poderes malvados de este mundo. ¡Él traerá paz y gozo a este mundo, e incluso al universo entero, por los siglos de los siglos! ¡Qué maravillosas noticias! 

Germany, AD