Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Paris%20memorial joelsagetafp

Joel Saget/AFP/Getty Images

Los ataques terroristas que unieron a Europa

Europa está abandonando a Estados Unidos a medida que se prepara para una guerra total.

Los ataques terroristas del 13 de noviembre en París, causaron una tremenda ruptura entre Estados Unidos y la Unión Europea. Por primera vez una nación europea (Francia), invocó la cláusula de defensa colectiva de la Unión Europea en lugar de recurrir a la ayuda de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (otan), liderada por EE UU. Esto representa un rechazo sorprendente al liderazgo estadounidense.

Nuestro predecesor Herbert W. Armstrong en su revista La Pura Verdad, comenzado en 1952 constantemente proclamó esta división transatlántica. Por ejemplo, un artículo de La Pura Verdad publicado en septiembre de 1983 decía lo siguiente: “La recuperación económica, oculta profundas divisiones que finalmente deben desintegrar la alianza atlántica”.

La nación que más se beneficia por el rechazo de Francia a Estados Unidos es Alemania. Alemania ha dominado la UE por años. El paso dado por Francia unirá a los ejércitos europeos de una forma que los fundadores de la UE apenas soñaron.

Al invocar la cláusula de defensa colectiva de la UE en lugar de recurrir a la otan, el presidente francés François Hollande declaró que Europa es más que sólo un socio menor en el acuerdo de defensa de Estados Unidos. Europa es un poder en sí. Tiene sus propias relaciones exteriores, sus propios intereses y sus propios objetivos.

La mayoría de la gente no reconoce el significado de la decisión de Francia. Pero es una elección que tendrá un tremendo impacto en Estados Unidos, al igual que en Gran Bretaña y en el estado judío de Israel. Y alterará de forma significativa la historia de estas naciones y de Europa.

Como dijo el ministro de finanzas bávaro Marcus Söder, “¡París lo cambia todo!”

Destinado a la ruptura

Desde que la improbable alianza germano-estadounidense comenzó después de la Segunda Guerra Mundial, la relación ha sido tensa.

La revista Good News, otra publicación del Sr. Armstrong, dijo en abril de 1952 que, “El corazón del pueblo alemán (…) no ha sido convertido a nuestra manera de vivir. Si ellos realmente hubieran llegado a amarnos desde su derrota, ¿estarían ahora tratando de negociar por el dominio en Europa, amenazando con retirar su apoyo a la causa de la democracia contra Rusia? ¿Es esa la manera de manifestar amor? ¿Podemos comprar el amor con dinero?”

Incluso a medida que Estados Unidos ayudaba a reconstruir a Alemania bajo el Plan Marshall, los líderes alemanes estaban aspirando por el dominio europeo una vez más. Los líderes estadounidenses han tratado desesperadamente de ganarse a los alemanes, pero los alemanes no han olvidado su aplastante derrota a manos de Estados Unidos y los Aliados.

“El antagonismo europeo hacia EE UU y sus políticas están ahora a la vista”, escribió La Pura Verdad en 1974. “Los próximos años presentarán más malentendidos, conflictos de intereses, y a veces abierta hostilidad entre Estados Unidos y Europa. Incluyendo a Alemania Occidental, Europa tendrá que desarrollar sus propias fuerzas armadas, incluyendo armas nucleares. Las fuerzas religiosas, así como las fuerzas políticas, jugarán un rol importante en el futuro”.

Europa culpa a la economía estadounidense por la caída de la bolsa de valores en 2008. Desde esa crisis, la UE y Alemania han presionado para retirar el poder financiero mundial fuera de Londres y Nueva York, y obtener mayor control sobre las finanzas globales. La deuda nacional de EE UU está cerca a los $19 billones de dólares; el presidente Barack Obama y el entonces vocero de la Cámara de Representantes, John Boehner, acordaron un presupuesto en octubre que elevaría la deuda a $20 billones de dólares al final del segundo periodo del Sr. Obama. El mundo nunca ha visto un gasto tan insensato, y Europa, particularmente Alemania, ha tomado nota de esto.

Los alemanes quedaron hastiados cuando Edward Snowden expuso las cuantiosas tácticas de espionaje empleadas contra su nación por la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos. Las tácticas incluían intervenciones telefónicas a la canciller alemana Angela Merkel y la recolección de numerosa información digital de la población. Aunque este tipo de espionaje ocurre todo el tiempo (y hasta se ha encontrado a la propia Alemania espiando a sus aliados), ese escándalo de espionaje profundizó la división entre los dos aliados de tanto tiempo. Después que esto sucedió, sólo el 35 por ciento de los alemanes consideraba a Estados Unidos un socio confiable para Alemania.

Esa es una estadística reveladora acerca de uno de los “amantes” de EE UU, pero nuestros líderes se rehúsan a verlo. Ellos continúan tratando a Europa como el socio más grande y más digno de confianza. “Europa es la piedra angular de nuestro compromiso con el resto del mundo”, dijo el vicepresidente Joe Biden el 2 de febrero de 2013, “y es el catalizador para nuestra cooperación global”.

Europa está considerando los ataques de París como el inicio de la Tercera Guerra Mundial. La crisis de refugiados sirios permitió al menos a uno de los terroristas escurrirse sin ser detectado en el Continente, pero Washington no ve la necesidad de cambiar su fallida política exterior con respecto a Siria. El presidente Obama se está enfocando en lo que él ve como la amenaza real más grande para la seguridad global: el cambio climático.

Disturbios en la Patria

Angela Merkel, quien hasta hace poco era la líder más amada en el planeta, está ahora enfrentando casi a diario llamados a que renuncie. Los alemanes aman a una clase de líder durante tiempos de paz, pero siempre se han vuelto hacia un hombre fuerte en las emergencias y en la guerra.

“Grupos de extrema derecha se apresuraron a aprovecharse de los ataques terroristas de París como evidencia de una necesidad de frenar la inmigración”, escribió la Associated Press. “Al tiempo que los extremistas de extrema derecha están captando la mayoría de los encabezados, la mayoría de los alemanes están cada vez más siendo llevados a la retórica provocadora, y algunas veces al sentimiento anti-inmigrante” (15 de noviembre de 2015).

¿Hemos visto antes en Alemania un ambiente tan volátil? En un artículo para el Spiegel titulado “¿Qué le está sucediendo a mi país?” Markus Feldenkirchen escribió: “El ambiente en este país es semejante a la furia de embriagados no vista desde los salones de cerveza de la República de Weimar en los años de 1920; ese fue un periodo de comportamiento crudo e incivilizado que pavimentó el camino para el surgimiento de Hitler y la década más brutal de la historia mundial” (12 de noviembre de 2015).

Europa ha enfrentado una crisis financiera, una crisis de refugiados, y una ola de ataques terroristas de islamistas radicales, todo en una rápida sucesión. Enfrenta una amenaza severa y constante del Estado Islámico, el cual, aparentemente, está progresando hacia las armas químicas. Pero la amenaza que esos militantes plantean es solamente una distracción comparada con la amenaza de Irán, ¡la cabeza de la serpiente islamista radical! (Daniel 11:40).

La última vez que Alemania experimentó condiciones caóticas similares, ¡uno de los dictadores más malvados en la historia se tomó el poder!

La Biblia dice que otro hombre fuerte está a punto de llevar a Alemania a la guerra (Daniel 8:23). Este hombre será más destructivo que Hitler. Él tendrá el respaldo de un poder espiritual demoniaco, tal como Hitler lo tuvo (versículo 24). Nosotros hemos profetizado su aparición por más de 70 años. Sólo la profecía bíblica podría abrir nuestros ojos a esta realidad alarmante.

Por décadas, Estados Unidos ha sufrido de la ilusión que apaciguando a nuestros enemigos acérrimos de alguna manera se harán nuestros amigos. El profeta Ezequiel de hecho predijo de este error mortal. Nuestros amantes nos van a traicionar. (Solicite nuestro folleto gratuito de Ezequiel para comprobarlo).

“Usted puede estar seguro de que los líderes de Europa Occidental están deliberando rápida y secretamente sobre cómo y cuán pronto se podrán unir y proveer una fuerza militar europea ¡de modo que ellos puedan defenderse!”, escribió el Sr. Armstrong en La Pura Verdad de abril de 1980. “¡Y entonces ellos no tendrán que ceder continuamente a Rusia sin chistar! ¿Y a quién culparán por su humillación y su necesidad de ahora tener una Europa unida, con un gobierno unido, una moneda común, una fuerza militar común tanta o más grande que la de la urss o la de Estados Unidos? ¡Ellos culparán a Estados Unidos! Y cuando ellos sean lo suficientemente fuertes para imponerse (…) primero atacarán a Gran Bretaña por permanecer firme con Estados Unidos, ¡y entonces devolverán muchas de las bombas de hidrógeno que Estados Unidos ha almacenado en Europa!”

Por esta razón nosotros creemos que es muy revelador ver a Francia apartarse de EE UU, y volverse a una defensa europea común luego de estos últimos ataques terroristas. Es una señal de la fractura de esta alianza transatlántica, y el precursor de la construcción de un ejército unificado y fuerte en Europa. Estos son cambios proféticos tremendamente importantes. El Sr. Armstrong nos dijo acerca de ellos por muchas décadas.

Él tenía razón

“El profeta que profetiza de paz, cuando se cumpla la palabra del profeta, será conocido como el profeta que [el Eterno] en verdad envió” (Jeremías 28:9). Muchos afirman que hablan por Dios o que tienen entendimiento profético, pero debemos juzgar por sus frutos.

Dios específicamente dijo que Él enviaría un hombre en el papel de “Elías el profeta” en el tiempo del fin, justo antes “que venga el día de [el Eterno], grande y terrible” (Malaquías 4:5). ¿Ha venido ya este hombre? ¿Hemos presenciado a un hombre en la escena en este tiempo del fin que poseía un historial de profecías certeras? Este hombre ha venido y se ha ido, ¡y ahora el Día del Señor está sobre nosotros!

Herbert W. Armstrong predijo el inspirador fin de la máquina de guerra germana que vemos tomando forma hoy. Usted puede ver ese fin en muchas profecías bíblicas, incluyendo Daniel 8:25: “Con su sagacidad hará prosperar el engaño en su mano; y en su corazón se engrandecerá, y [“por la paz”, versión kj] destruirá a muchos: y se levantará contra el Príncipe de los príncipes, pero será quebrantado, aunque no por mano humana”.

El mundo pronto sentirá la ira de la séptima y última resurrección del Sacro Imperio Romano, liderado por una Alemania reactivada y cabalgado por la Iglesia Católica Romana (Apocalipsis 17). Pero Cristo Mismo regresará y detendrá a esta peligrosa superpotencia. ¡Él salvará a toda la humanidad! A medida que los días por delante se vuelvan más y más oscuros, mantenga su enfoque en esta gran noticia.