Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Gettyimages 1234062391

MATEUSZ SLODKOWSKI/SOPA IMAGES/LIGHTROCKET VIA GETTY IMAGES

¿Liderarán Polonia y Hungría la ruptura de la Unión Europea?

Cada vez más los países centrales de Europa recuerdan su legado. Lo que hoy provoca fricción, mañana provocará unidad temporal.

El ex presidente del Consejo de la Unión Europea y líder de la oposición polaca, Donald Tusk, cree que no se puede descartar la salida de Polonia de la Unión Europea. Polonia podría salirse de la UE “más rápido” de lo que se espera si la actual campaña del partido gobernante nacional-conservador (PiS) fracasa, dijo Tusk a tvn 24 el 10 de septiembre.

Días antes de la declaración de Tusk, un alto representante del PiS cuestionó la cooperación de Polonia con la UE. “Tenemos que pensar cuánto más, cuánto más podemos cooperar para permanecer todos en la UE, y para que esta UE sea aceptable para nosotros”, dijo el líder de la facción Ryszard Terlecki en un foro económico en Karpacz, Polonia. Posteriormente, un portavoz del gobierno aclaró que la salida de Polonia de la UE no estaba prevista.

Pero la tensión entre los dirigentes de la UE y los países de Europa del Este sigue intensificándose. El 8 de agosto, la Comisión de la UE solicitó al Tribunal Europeo de Justicia que sancionara económicamente a Polonia. Sin embargo, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, firmó una resolución gubernamental en la que declaraba su apoyo a Polonia, afirmando que la medida de la Comisión “violaba numerosos elementos de la soberanía de un país miembro”.

Además, circulan rumores sobre una posible salida de Hungría de la Unión Europea. El periódico no oficial del gobierno húngaro, Magyar Nemzet, dio la noticia. Es la primera vez desde que Orbán asumió el cargo que, según Deutsche Welle, “la salida de Hungría de la UE es abordada abiertamente por el medio de comunicación más importante del gobierno”.

Pero aunque estas naciones estén en desacuerdo y plagadas con desunión, cada vez es más evidente que están de acuerdo en una cosa: el apoyo a la Iglesia católica. La política de Polonia y Hungría está fuertemente influenciada por la Iglesia católica romana. Orbán afirma luchar por una “Europa cristiana”. El primer ministro checo, Andrej Babiš, y su partido antisistema, ano, conducen a la República Checa en una dirección similar. Austria, bajo el canciller católico Sebastian Kurz, es acusada de seguir el ejemplo de Orbán. Es posible que pronto Alemania cuente con un canciller católico firme con Armin Laschet. El presidente francés católico Emmanuel Macron le ha declarado abiertamente la guerra al islamismo radical en Francia y muestra cada vez más apoyo a la Iglesia católica.

Muchos creen que este asunto dividirá aún más a Europa. Pero, en cierto modo, ya está uniendo a algunas naciones europeas para que se mantengan más unidas. Vale la pena observar esta tendencia. La Trompeta cree que esto causará que un núcleo de naciones Europeas formen una unión. En “EE UU está siendo sitiado económicamente”, el redactor jefe de la Trompeta, Gerald Flurry, escribió: “La actual Unión Europea, política y religiosamente desunida, tendrá que convertirse en un Sacro Imperio Romano unificado política, militar y religiosamente. Latinoamérica ya está bastante unida en su religión; el Sacro Imperio Romano tendrá que estar unido en su religión también. Y la única manera de eliminar la división es reducir esa unión a 10 naciones. Está profetizado que así sucederá (Apocalipsis 17)”.

El Sr. Flurry se refería a una profecía del tiempo del fin según la cual dice que 10 naciones europeas se unirán bajo el manto de la Iglesia católica romana. Apocalipsis 17:1 habla simbólicamente de una mujer montada en una bestia que representa a una iglesia que controla un imperio (solicite un ejemplar gratuito de ¿Quién o qué es la bestia profética?). “Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia” (versículo 12). Estas 10 naciones serán controladas por la Iglesia católica y se unirán bajo un solo gobierno.

En este momento, Polonia y Hungría parecen ser ajenos a la UE, pero se profetiza que pronto formarán parte de su núcleo interno, junto con Alemania, Francia, Italia, Austria y otros que asumirán su legado católico por última vez. Incluso en la historia reciente, la Iglesia católica ha desempeñado un papel crucial en la configuración de la política europea. El Sr. Flurry señaló en Germany’s Conquest of the Balkans [La conquista Alemana de los Balcanes]:

¡Muchos líderes serbios creen que la fuerza que impulsó la independencia de Croacia y Eslovenia fue la Iglesia católica romana! Ésta es sólo una pequeña parte del Sacro Imperio Romano en ascenso. ¡Alemania y el Vaticano estaban dispuestos a ofender al mundo entero para reconocer a dos pequeñas repúblicas católicas romanas! Estos acontecimientos le demuestran a cualquiera que esté dispuesto ver, que algo malo se está suscitando en Alemania y en el vaticano.

Las naciones centrales de Europa están reviviendo su herencia histórica y reuniéndose bajo el dominio de la Iglesia católica. Esto tendrá consecuencias dramáticas para nuestro mundo. Para más información, lea el artículo del Sr. Flurry “EE UU está siendo sitiado económicamente”. 


Boletín, AD