Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Liberté, Égalité, ¡y abajo con los musulmanes!

(STEPHANE CARDINALE/CORBIS/GETTY IMAGES)

Liberté, Égalité, ¡y abajo con los musulmanes!

Los ataques terroristas han provocado cambios dramáticos en toda Europa y Oriente Medio.

“Los extremistas islámicos deber ser aplastados. (...) Los predicadores de odio deben ser expulsados. Las mezquitas islámicas deber ser cerradas”. Fue la audaz y controversial declaración hecha por Marine Le Pen, líder de partido de extrema derecha Agrupación Nacional Francesa (conocido anteriormente como Frente Nacional), después de un ataque terrorista en 2015 en París.

Por estos comentarios, sus rivales y los medios la atacaron. Le Pen perdió las elecciones presidenciales de 2017 contra Emmanuel Macron, quien afirmaba representar a la oposición de su xenofobia.

Tres años después el Sr. Macron suena bastante como Le Pen. El islam, dijo él, está en crisis. Su gobierno ha asumido nuevos y fuertes poderes para cerrar mezquitas y expulsar predicadores. Y tiene el apoyo de la población. Las actitudes hacia el islam en Francia se están endureciendo rápidamente.

Oriente Medio está devolviendo el golpe. Los musulmanes instan a boicotear los productos franceses mientras sus líderes hablan en contra de los cambios en Francia. La hostilidad no sólo contra Francia sino contra toda Europa está creciendo fuertemente.

Francia bajo ataque

El presidente Macron le ha otorgado a las fuerzas policiales, mayores poderes de búsqueda y captura con supervisión limitada de los tribunales franceses. La policía puede cerrar “lugares de culto en los cuales se han diseminado los escritos, ideas y teorías que provocan violencia, odio y discriminación”, escribió el Washington Post (13 de octubre de 2017).

A pesar de todas las medidas que el gobierno francés ha tomado, los ataques continúan.

El 25 de septiembre de 2020, un hombre atacó a dos personas con un cuchillo de carnicero afuera de las antiguas oficinas de la revista satírica francesa Charlie Hebdo. El atacante era un migrante paquistaní de 18 años que llegó a Francia tres años antes como un menor sin acompañamiento. Él explicó que su motivación fue la decisión de Charlie Hebdo de republicar la controversial caricatura de Mahoma que fue publicada originalmente en 2015. Mientras tanto, 14 sospechosos del ataque terrorista en contra de Charlie Hebdo en 2015 están actualmente en juicio.

El 16 de octubre, un joven que gritaba “Allahu akbar” decapitó en pleno día al maestro de historia Samuel Paty en el barrio Conflans-Sainte-Honorine de París. El refugiado checheno de 18 años, Abdullakh Anzorov, tomó represalias contra Paty por haber mostrado a su clase caricaturas representando a Mahoma, durante una lección sobre la libertad de expresión. Anzorov no conocía a Paty ni tampoco era de París, sino de una ciudad a 96 kilómetros de distancia. El asesinato ocasionó que miles de franceses ignoraran las restricciones por covid y se reunieran en masa para protestar en favor de la libertad de expresión.

El 29 de octubre, un hombre con un cuchillo de 30 centímetros ingresó a la Basílica de Notre-Dame, en Niza, antes de la misa de la mañana. Él gritó “¡Allahu akbar!” muchas veces antes de prácticamente decapitar a una anciana y también cortarle la garganta a un funcionario de la iglesia, y apuñalar varias veces a otra mujer que murió más tarde debido a las heridas. El asesino, Brahim Aouissaoui, es un tunecino de 21 años que había estado en Francia cerca de un mes. Entró a la Unión Europea por Italia el 20 de septiembre, muy probablemente como migrante ilegal; el único documento de identificación que tenía era un formulario de la Cruz Roja italiana.



Unos pocos días después, el 2 de noviembre, un yihadista les disparó a 27 personas en las calles de Viena, Austria, cerca de la sinagoga principal de la ciudad. La calle estaba llena de austriacos que disfrutaban su última noche de libertad, antes de ser confinados por el covid. Cuatro resultaron fatalmente heridos antes de que la policía matara al atacante.

En respuesta a estos ataques, el presidente Macron está endureciendo el enfoque de su país hacia el islam.

Manifestaciones francesas

El 2 de octubre de 2020, una semana después del primer ataque, Macron dio un discurso histórico en el suburbio parisino de Les Mureaux proponiendo nuevas leyes. Él busca prohibir que las mezquitas importen imanes (clérigos) del exterior. La escolarización en casa sería ilegal para los jóvenes franceses, a excepción de niños con una excusa médica válida. El “burkini”, el modesto traje de baño usado por muchas musulmanas también sería ilegal. Él abogó por una mayor vigilancia gubernamental sobre las clases de idioma árabe y las escuelas privadas en general. Una mezquita en la región de Pantin en París ya ha sido clausurada por seis meses como resultado de esta propuesta.

“El islam es una religión que está atravesando una crisis hoy, en cualquier parte del mundo”, advirtió Macron.

Durante un discurso luego de la decapitación de Paty, Macron afirmó que “No es coincidencia que el terrorista matara a un profesor, porque él quería matar la república y sus valores. (…) La batalla es nuestra y es existencial” (énfasis agregado). Macron cree que está peleando por la sobrevivencia de Francia tal como la conocemos.


(Crédito: Ludovic Marin/AFP/Getty Images)

“No es coincidencia que el terrorista matara a un profesor, porque él quería matar la república y sus valores. (…) La batalla es nuestra y es existencial”

— EMMANUEL MACRON

El gobierno de Macron está tomando en serio su llamado a las armas. El ministro del interior Gérald Darmanin han sido agresivo, arrestando a radicales sospechosos en masa y comprometiéndose a deportarlos. Ha disuelto por lo menos 51 organizaciones musulmanas francesas, aparentemente con poco más que el trazo de una pluma, y algunos a petición personal del presidente Macron. Darmanin tachó de “enemigo de la república”, a la organización ‘Colectivo contra la islamofobia en Francia’.

Francia también está combatiendo el extremismo islámico en el exterior. Las tropas francesas combatieron en la coalición que derrotó al Estado Islámico [ISIS] en Irak y Siria. Las fuerzas de paz francesas mantienen una fuerte presencia contra militantes islámicos en la nación africana occidental de Mali. Macron presionó al gobierno de Líbano para que redujera el poder del islam radical, y hacer otras reformas a cambio de ayuda como consecuencia de la explosión en Beirut el 4 de agosto de 2020. La popularidad de Macron en Líbano se ha extendido tan dramáticamente que muchos libaneses dicen que no sólo quieren a los extremistas islámicos de Hezbolá fuera del gobierno de Hezbolá, sino volver al dominio colonial francés. Macron también se ha enfrentado a un gobierno cada vez más islámico en Turquía, enviando buques de guerra franceses al Mediterráneo oriental, para oponer la excursión de Turquía en aguas reclamadas por la UE en la búsqueda de depósitos de combustibles fósiles.

Macron también está presionando por una frontera más clara y más fuerte de toda Europa, en conjunto. El 5 de noviembre de 2020, en la frontera española, dijo que Europa necesita una verdadera fuerza policial de seguridad fronteriza. También ha hecho un llamado por más control central sobre las fronteras de Europa, con Estados miembros de la EU coordinando su seguridad individual bajo una dirección federal. Si Macron tiene éxito, sería fácil hacer que tal fuerza estuviera completamente centralizada y fuera de los poderes de los Estados miembros individuales.

Macron básicamente aboga por la creación de un ministerio del interior capaz de controlar tanto la libertad de circulación como las fronteras nacionales de sus Estados miembros a través de toda la Unión Europea.

Al ver lo que la Francia de Macron dice y hace, el mundo islámico está respondiendo con veneno.

Enfureciendo al islam

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan reaccionó en un congreso del partido, en la ciudad turca de Kayseri, el 24 de octubre de 2020. “Macron necesita tratamientos de salud mental. ¿Qué más se le puede decir a un jefe de Estado que no entiende la libertad de creencias y que se comporta de esta manera con millones de personas que viven en su país que son miembros de una fe diferente? En primer lugar, un examen mental es [necesario]”.

Macron luego retiró a su embajador en Ankara, Turquía. Desde entonces, Erdogan ha pedido un boicot a las empresas francesas en Turquía, diciendo el 26 de octubre: “Apelo a mi pueblo. Nunca les pongan atención a las marcas francesas. No las compren”.

Además dijo: “Los musulmanes son objeto de una campaña de linchamiento similar a la que hubo en contra de los judíos en Europa antes de la Segunda Guerra Mundial”.

Turquía no es el único Estado musulmán que está boicoteando los negocios franceses. Varios distribuidores en Kuwait y Qatar se han comprometido a deshacerse de los productos franceses de sus estantes. La Universidad de Qatar ha pospuesto indefinidamente su “Semana Cultural Francesa”. Afuera de la embajada de Francia en Bagdad, Irak, docenas de manifestantes quemaron banderas francesas y fotografías del presidente Macron. En Gaza, manifestantes palestinos derribaron una pancarta que colgaba frente al Instituto Cultural Francés de Gaza y la remplazaron con un cartel que decía: “Nuestro profeta saldrá victorioso”.

El ministro de relaciones exteriores de Irán, Mohammed Javad Zarif, publicó en redes sociales el 26 de octubre: “Los musulmanes son las principales víctimas del ‘culto de odio’, potenciado por los regímenes coloniales y exportado por sus propios clientes. Insultar a 1,9 [mil millones] de musulmanes —y sus santuarios— por los crímenes aborrecibles de tales extremistas, es un abuso oportunista de la libertad de expresión. Esto sólo alimenta el extremismo”.

La UE rápidamente salió al apoyo de Francia. Heiko Mass, el ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, dijo que Erdogan había dado “un golpe bajo” con su ataque a Macron. El primer ministro holandés, Mark Rutte, dijo: “Los Países Bajos están firmemente con Francia y con los valores colectivos de la Unión Europea”. El Alto Representante de la UE, Josep Borrell, tuiteó en respuesta a los comentarios del presidente Erdogan: “Los comentarios del presidente @RTErdogan contra el presidente @EmmanuelMacron son inaceptables. Llamo a Turquía para que detenga esta peligrosa espiral de confrontación”.

Cuando Austria sufrió un ataque terrorista el 2 de noviembre de 2020, Macron rápidamente mostró su solidaridad con Viena, y tuiteó: “Ésta es nuestra Europa. Nuestros enemigos deben saber con quién están tratando. No nos rendiremos ante nada”.

Bajo el canciller Sebastián Kurz, Austria respondió al ataque reprimiendo las operaciones islamistas en ese país, incluidas las de dos grupos terroristas afiliados a Irán, Hamas y la Hermandad Musulmana.

Un choque profetizado

Hoy fue en una importante basílica en la Riviera francesa, y en la principal sinagoga en Austria. ¿Dónde tendrá lugar el próximo ataque... en el mercado navideño de Múnich? ¿En una misa de la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano? Estas incertidumbres y posibilidades están poniendo al Continente entero al límite.

Europa y Oriente Medio están entrando en un ciclo de hostilidad que la Biblia predice que estallará en una gran guerra.

Daniel 11:40 profetiza de dos bloques de poder en la región mediterránea de Oriente: un “rey del sur” y un “rey del norte”. Como mostramos en nuestro folleto gratuito El rey del sur, el poder del norte corresponde a un bloque europeo, dirigido por Alemania, un sucesor del antiguo Imperio Romano. El poder del sur corresponde a un bloque islámico radical, liderado por Irán.

201125 French Rafale Jet 1200174688 Mario Goldman Afp


Fuerzas francesas participan en operaciones en el Sahel de África (abajo) y en el Mediterráneo. (Crédito: Mario Goldman/AFP/Getty Images, Daphne Benoit/AFP/Getty Images)

Daniel profetizó que el rey del sur “contenderá” contra el rey del norte. El Léxico hebreo-caldeo de Gesenius define contender como “embestir—usado para animales con cuernos”, o “empujar con el cuerno”. La política exterior de Irán y el islam radical ya están empujando y de forma letalmente violenta en algunos casos, al patrocinar el terrorismo. Eso está provocando a Europa.

Los franceses y todos los europeos están intensificando su participación en Oriente Medio. Esto será más rápido a medida que EE UU se retire. Sin embargo, la profecía bíblica especifica que este creciente “choque de civilizaciones” no significa que Europa irá a la guerra contra todas las naciones islámicas. Europa tendrá aliados entre los Estados islámicos más moderados a medida que se enfrente a las naciones islámicas más radicales. Podemos ver cómo este empuje ha impulsado a Macron a acercarse al Líbano y buscar bases en todo Oriente Medio (lea en esta edición: “El error mortal en los acuerdos de paz de Oriente Medio”).

Durante años, Francia se negó a enfrentar al islam radical que crecía dentro de sus fronteras. Ahora el gobierno se está fortaleciendo para enfrentar ese problema. Pero algunos aspectos del nuevo enfoque apuntan a una nueva dirección autoritaria para el país.

La propuesta de Macron de prohibir la educación en el hogar se aplicaría universalmente en toda Francia, a los aproximadamente 50.000 niños escolarizados así, no sólo a los musulmanes. La educación en el hogar es la única opción que tienen los padres para no participar en la propaganda gubernamental en las escuelas. Por esta razón Adolfo Hitler la prohibió, por ejemplo. Esto sería un gran cambio en el sistema educativo francés, pero la crisis islamista está dando lugar para que se lleve a cabo con poco debate.

Francia se enorgullece de ser una nación secular. Pero las tensiones con la comunidad musulmana francesa están causando que muchas personas reexaminen lo que significa ser francés. Muchos están volviendo del secularismo a la raíz religiosa de Francia: el catolicismo. La ciudad francesa meridional de Aviñón fue alguna vez la sede del papado en la Edad Media. Una de las principales peregrinaciones anuales para los católicos es viajar a París en la Pascua para ver la supuesta corona de espinas exhibida en la Catedral de Notre-Dame. Napoleón fue coronado “emperador de los franceses” en presencia del Papa. La bandera de las Fuerzas Libres Francesas en la Segunda Guerra Mundial presentó la Cruz de Lorena, un símbolo católico histórico de Francia.

El hecho de que uno de los ataques recientes del islamismo radical tomara lugar en una iglesia, es un importante reflejo de la naturaleza integral del catolicismo en Francia. Para un islamista, si se quiere atacar a Francia, se ataca una iglesia. En respuesta, muchos franceses se han reunido alrededor de la Iglesia.

La Biblia también profetiza que Francia —con el resto de Europa— volverá a sus raíces católicas, erradicando no sólo el islam sino a todos los disidentes no-católicos.

El libro de Apocalipsis describe una bestia con poder que dirige el culto público (Apocalipsis 13:11-18) que tiene la autoridad de ejecutar a los no creyentes (versículo 15) e imponer una “marca” sobre “todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos” (versículo 16). Esta marca es una señal de identificación impuesta por un poder religioso que excluye a los inconformistas de participar en la sociedad (versículos 16-18). Esta poderosa bestia profetizada es el mismo poder que Daniel identifica como el rey del norte: la Europa católica.

Francia ya está en los primeros preparativos para la restitución de una religión respaldada por una autoridad gubernamental, que prohíbe algunas formas de culto. Los ataques islámicos seguirán impulsando a las ideologías francesa y otras en Europa a volverse más católicas, y a sus gobiernos a volverse más católicos y más autoritarios.

Enormes cambios están en marcha en Europa que cumplirán algunas de las profecías más importantes de la Biblia. 


EL REY DEL SUR

El profeta Daniel escribió acerca de una futura confrontación entre el rey de norte y el rey del sur. ¡Estamos ahora en el tiempo donde estos dos importantes poderes están rápidamente levantándose! El rey del sur está provocando problemas incluso hoy. ¡Es crítico que usted sepa la identidad de este poder profetizado!