Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

210128 youtube istock 458554929

ISTOCK.COM/4KODIAK

Las grandes empresas tecnológicas censuran a The Trumpet Daily

Sabíamos que algún día iba a pasar. Y sabemos que vienen más. El 18 de enero, YouTube comenzó su primer acto de censura contra el canal de la Trompeta (YouTube.com/user/TheTrumpetDaily) y nos emitió una “strike (tacha) de directrices comunitarias”.

Nosotros tenemos un mensaje que difundir; tanto como podamos y de tantas maneras como podamos. Nuestro objetivo, o sea, nuestra “estrategia comercial” (nuestra misión, nuestro deber) no es ganar dinero, ni poder, ni fama. Nuestro objetivo es alcanzar a la mayor audiencia posible con el mensaje más poderoso de Dios. Para tener los medios y llevar a cabo esta obra, nos apoyamos en nuestra fe en Dios.

Una forma de llegar a la mayor audiencia posible es publicar el mensaje en YouTube, que tiene unos 2.000 millones de usuarios en todo el mundo. Llevamos haciéndolo desde hace casi 10 años. Ésta es nuestra primera tacha (strike), y se nos negó la habilidad de subir contenido en vivo o grabaciones, durante una semana. Fue el castigo de YouTube por nuestro video del 13 de enero “The Darkness Before Dawn” [La oscuridad antes del amanecer] y por nuestro programa del 15 de enero “The Prophet Amos and His Burdensome Warning” [El profeta Amós y su gravosa advertencia], que estuvieron disponibles en YouTube durante unos días antes que los editores de YouTube, o los censores, los eliminaran.

Qué apropiado para the Trumpet que YouTube le haya prohibido, ¡precisamente un video sobre Amos diciendo “la tierra no puede sufrir [soportar, aguantar] todas sus palabras”!

Los guardianes de YouTube ahora le han permitido a the Trumpet a volver a subir contenido al canal, pero si deciden emitir dos strikes más contra nuestro canal, lo eliminarán definitivamente.

Nuestro programa censurado “The Darkness Before Dawn” habló sobre los eventos violentos en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero. Desde ese evento, the Trumpet ha dicho repetidamente la posición de Dios: que todos los infractores de la ley, ya sean pro-Trump o anti-Trump, deben responder por sus acciones. Puede verse ese mensaje en nuestros programas antes del 6 de enero, y puede verse en nuestros programas después del 6 de enero.

Pero los censores de YouTube lo prohibieron y alegaron que violaba sus directrices sobre “organizaciones criminales violentas”. ¡Vaya! Nos identificaron dentro de un cuadro que irónicamente nos recuerda a un motín del Black Lives Matter [vidas negras importan], y nos dirigieron a su política que enumera todo tipo de cosas terribles que deben ser bloqueadas de la Internet, tales como: “contenidos producidos por organizaciones criminales o terroristas violentas”; “contenidos que alaben o conmemoren a figuras terroristas o criminales prominentes con el fin de animar a otros a llevar a cabo actos de violencia”; “contenidos que alaben o justifiquen actos violentos llevados a cabo por organizaciones criminales o terroristas violentas”; “contenidos destinados a reclutar nuevos miembros para organizaciones criminales o terroristas violentas”; “contenidos que muestren rehenes o que se publiquen con la intención de solicitar, amenazar o intimidar en nombre de una organización criminal o terrorista violenta”; ”la recarga sin modificar de contenidos creados por organizaciones terroristas o criminales”; “la celebración de líderes terroristas o de sus crímenes en canciones o monumentos conmemorativos”; “la celebración de organizaciones terroristas o criminales en canciones o monumentos conmemorativos”; “los contenidos que dirijan a los usuarios a sitios que propugnen la ideología terrorista, que se utilicen para difundir contenidos prohibidos o que se utilicen para el reclutamiento”; “los actos gráficamente violentos cometidos por una organización terrorista” y “las imágenes extremadamente sangrientas o violentas”.

Un momento, por favor. Hay dos posibilidades aquí. Una: Nuestro programa “The Darkness Before Dawn”, ¿tiene algo que ver, o está de alguna forma conectado de alguna manera con “organizaciones criminales o terroristas violentas”? O, la otra: los ejecutivos de YouTube están censurando contenidos para promover su agenda política-ideológica.

Emitir un strike en contra de the Trumpet por “incitar a la violencia” es una campaña de desprestigio contra nuestra organización [que incluye laTrompeta.es]. Es un intento por parte de las grandes empresas tecnológicas de censurar las opiniones contrarias, tachando de terroristas a aquellos con los que no están de acuerdo.

YouTube es una empresa (propiedad de la corporación que dirige Google) que elige por sí misma cómo utilizar su tecnología. Puede utilizarla de forma justa o injusta. Puede utilizarla de forma veraz o engañosa. Puede usarla legal o ilegalmente. Puede utilizar su tecnología como la gente normal espera que la utilice una empresa normal, o puede utilizarla para ayudar a ciertos líderes en el gobierno a espiar a la población, para censurar las opiniones políticas, para bloquear la difusión de los hechos, y para editar y censurar el conocimiento de la gente común en un intento de ayudar a transformar fundamentalmente a esta nación [EE UU].

El lema de Google solía ser “No seas malo”. El lema de su empresa matriz es ahora “Haz lo correcto”. Usted puede juzgar si esos lemas son verdaderos, o si son engañosos.

Uno puede entender por qué una de las prioridades del presidente Donald Trump era derogar la “Sección 230”. Es parte de una ley de 1996 que protege a los proveedores que sólo dan “un servicio informático interactivo” (como Alphabet, que es un conglomerado de 162.000 millones de dólares y es dueño de YouTube), de ser “tratados como el editor o publicista de cualquier información” proporcionada por sus usuarios. Es decir, [por la “Sección 230” de la ley] no se les puede demandar. Pero al mismo tiempo, esa misma ley les otorga (a estas empresas) el poder de censurar cualquier contenido que quieran censurar. Así que pueden ejercer el poder más básico de un editor sin la responsabilidad legal o las demandas a las que se enfrentaría un editor.

Y usted mismo puede juzgar si es que los ejecutivos de YouTube tienen razón, cuando dicen que usted va a ser engañado, convencido o convertido en un “criminal violento o terrorista” por ver “The Darkness Before Dawn” en un canal que no pide dinero, que no apoya a ningún partido político ni ideología, ¡y cuyo único propósito es advertirle a usted que se arrepienta ante Dios!

Escuche ese episodio y juzgue por sí mismo.

Si nosotros (o incluso usted también) tenemos creencias que entran en conflicto, o desaceleran la agenda radical del complejo mediático tecnológico y político, ellos se preparan para hacer todo lo que esté en su poder para callarlo y cerrarle el paso.

Gerald Flurry, mi padre y editor jefe de the Trumpet, dijo que si los demócratas se hubieran mantenido en el poder hace cuatro años, esto habría ocurrido:

Si Hillary Clinton hubiera sido elegida, las tendencias destructivas que se desarrollaron durante la presidencia de Obama hubieran continuado sin restricción, y seguramente se habrían intensificado. ¡Mucha gente (incluyéndome a mi) cree que esto hubiera significado el fin de nuestra república constitucional!

Vea lo que los medios de comunicación liberales radicales y los ejecutivos de tecnología hicieron para arrastrar a Joe Biden al poder. Los ejecutivos de Twitter y Facebook prohibieron rotundamente y de forma descarada que la gente se enterara de la horrible información que había en la computadora portátil del propio hijo de Biden. Y ni siquiera consiguieron dar una buena excusa de por qué. En cuanto a sus intentos de explicar su lógica y sus “principios”, es evidente que se limitaron a tantear el terreno hasta conseguir la inauguración del Sr. Joe Biden. Pero cuando se trataba de ejercer el poder bruto sobre la información, sabían exactamente lo que estaban haciendo.

Ahora que Joe Biden está ejerciendo el poder de la presidencia, sólo vea lo que ya están haciendo sus aliados en los medios de prensa y las empresas de tecnología. Ellos están amenazando y purgando voces como la de the Trumpet.

Si el gobierno sigue concediendo a estas empresas protecciones especiales para ejercer su poder, y sobre todo, si se confabula con ellas en su agenda ideológica compartida, estaremos definitivamente viendo el fin de la libertad de expresión en Estados Unidos. ¿Es ésta siquiera una afirmación controvertida? La libertad de expresión en Estados Unidos tiene un principio. También tiene un final.

La profecía de la que hablé en “The Darkness Before Dawn”, dice que alguien en esta era moderna hablará en nombre de Dios, como lo hizo el profeta Amós hace miles de años. Dice que el mensaje de ese hombre se difundirá, pero no por la riqueza o el poder o las conexiones, ni por hacer componendas con los ricos, los poderosos y los conectados. Se difundirá por la intervención de Dios; ¡por los milagros! Se difundirá mucho más allá del alcance que ha tenido hasta ahora. Los que se oponen a ella no podrán descartarla como algo insignificante. Tendrán que falsamente calificarla de “peligrosa”, tal como lo ha hecho YouTube. Finalmente dirán: “¡la tierra no puede sufrir todas sus palabras!”

Usted sí puede sufrirlas. Esperamos y oramos que sigan escuchándolas. Trabajamos para que esas palabras del editor jefe de the Trumpet, Gerald Flurry, estén presentes prácticamente en todo lo que producimos. Y aunque seguimos en YouTube, Facebook, Twitter y Soundcloud, es una buena idea empezar desde hoy mismo a ir directamente a nuestro sitio web: www.theTrumpet.com/go/tdrs.

Sabemos que se avecina más censura, más persecución, para el mensaje de Dios. Ese fue el caso de Amós. Ese fue el caso de Jesucristo. Pero este mensaje es de Dios, y confiamos en que Él abrirá puertas, abrirá ventanas, abrirá lo que sea necesario para llegar a la mayor audiencia posible, antes de la hambruna de Amós 8:11 “de oír la palabra de [el Eterno]”. Depende de usted actuar. No sólo estar de acuerdo con lo que oye, sino de tomar acción mientras aún haya tiempo.