Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Kod es 07 18

La Trompeta

Las fiestas santas de Dios (Transcripción)

Saludos a todos. El apóstol Juan escribió que habría un engaño en este tiempo del fin y de hecho el mundo entero estaría engañado.

Pues bien, hay una parte masiva de ese engaño que está profetizado en el libro de Daniel del cual quiero hablarles por un momento, y todo esto es para el tiempo del fin. Es acerca de un engaño monstruoso en el mundo que va a afectar a todos en la Tierra, de una forma u otra, y es una profecía en Daniel que dice que este poder, que es Estado e Iglesia, va a cambiar los tiempos y las leyes. Los tiempos y las leyes: esto quiere decir apartando a la gente de lo que la Biblia enseña acerca de los tiempos y leyes. Entonces va a afectar e impactar a todos los habitantes de esta Tierra en una forma u otra, como lo dije. Es un engaño monstruoso y Dios dice que necesitamos saber de éste y como todo comenzó y, ¿qué podemos hacer acerca de ello para evitar ser engañados?

Como dije tantas veces, Dios va a salvar a toda la humanidad. Él va a salvar a la humanidad pero lo va a hacer dentro de Su marco de tiempo y dentro de Su plan de días santos. Pero, ¿qué tanto sabemos nosotros de lo que Él llama Su plan de días santos o el Plan Maestro que Él tiene para la humanidad?

Vamos a asomarnos primero a Daniel 7 y versículo 23: “Dijo así: la cuarta bestia será un cuarto reino en la tierra, el cual será diferente de todos los otros reinos, y a toda la tierra devorará, trillará y despedazará”.

Él está hablando acerca del Imperio Romano, este Imperio Romano que estaba destruyendo naciones y gentes por toda la Tierra. Eso es el cuarto reino del que está hablando; aquí algo más sucedió, hay un crecimiento de ese reino.

Versículo 24: “Y los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes; y tras ellos se levantará otro, el cual será diferente de los primeros, y a tres reyes derribará”.

Éste es el cuerno pequeño que sale o un poder religioso y, de hecho, guía y gobierna sobre las últimas siete de esos diez cuernos, lo cual nos lleva directamente al retorno de Jesucristo. Pero él está hablando aquí acerca del Imperio Romano y estos diez reyes que van a surgir de éste y después los últimos siete van a ser, pues, una combinación de Estado Iglesia o poderes del Estado Iglesia. Va a haber un pequeño cuerno que surge y tiene mucho poder. Es un poder religioso y nosotros tenemos un folleto en Daniel que se lo enviaremos que explicará esto en detalle.

Pero, repito, Daniel es un libro para el tiempo del fin. Daniel 12, versículo 4 y versículo 9 nos lo dice: es sólo para el tiempo del fin.

Entonces, este Imperio Romano estaba haciendo toda aquella destrucción, pero después cuando parecía que había terminado, pues, hay diez reyes más que surgen o salen de ese Imperio Romano y hacen mucho, mucho, devoran mucho en la Tierra, como dice aquí, y éste continúa hasta la Segunda Venida de Jesucristo, la Segunda Venida.

Ahora, fíjense lo que este poder ha hecho… Yo pienso que lo pasamos por alto a menudo, pero éste es verdaderamente uno de los cambios más violentos profetizados en la Biblia y necesitamos entender qué es. ¿Qué son esos tiempos y leyes que son cambiados? Quiero decir, cambiados apartados de lo que la Biblia enseña. Entonces, tomaremos un vistazo a ese plan de días santos de Dios.

El versículo 25 dice: “Y hablará palabras contra el Altísimo (¡ése es Dios, el Padre!) y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo”.

Entonces, ¿qué es lo que este gran poder hace? Pues, ¡habla en contra de Dios! Quiero decir, tiene la osadía de hablar en contra de Dios, ¡y de perseguir a los santos de Dios y cansarlos, quebrantarlos! Quebrantarlos y al mismo tiempo él cambia los tiempos y las leyes. En otras palabras, tiempos y leyes que los santos guardaban, los santos que estaban obedeciendo a Dios. Estos tiempos y leyes fueron cambiados y este poder cansó el pueblo de Dios.

Voy a darles un pequeño ejemplo de algunos de esos tiempos que fueron cambiados: Dios comienza el día a la puesta del sol. Pues, entonces, desde luego ese pequeño cuerno cambió el tiempo que comenzara el día a media- noche de acuerdo a un reloj hecho por el hombre. Ése es un gran cambio. Dios empieza la semana al final del verdadero sábado, y el mundo comienza su día de semana de trabajo a medios de la noche y lo que es el segundo día de la semana. Dios comienza los meses por las lunas, y este mundo comienza a los meses por un calendario hechizo que es de un origen pagano. Ahora, usted puede probar eso para sí mismo. Dios comienza el año en la primavera. Pues, es un buen tiempo para comenzar el año, en la primavera cuando la nueva vida florece todos lados. Pero Roma, bueno, decidieron que ellos cambiarían el año, que comenzara en lo medio del invierno. No es la forma que la Biblia lo enseña. No es la forma.

Ahora bien, Dios dio el día sábado, lo cual era el último día de la semana y lo diseñó para guardarnos en el conocimiento de Dios para que nosotros conociéramos a Dios y Dios tuviera este día para identificar a Su pueblo, aquellos que guardaban este día correctamente. Pero, Roma hizo su propio día sábado en el primer día de la semana.

Entonces, Dios nos dio unos días santos y, pues, tenemos en vez, días festivos hoy día. ¿Cuáles deberíamos de observar? ¿Cuáles serían bíblicos? Pues, cuando entramos en un tema como éste, realmente tenemos que poner a un lado nuestros prejuicios y nuestras ideas populares porque, pues, queremos hacerle caso a Dios. Yo creo que probablemente usted no estaría viendo este programa, si no quisiera hacerle caso a Dios y oír lo que Él dice, y Él tiene un Plan Maestro, un Plan Maestro de esos días santos.

Pero, vea, usted puede hasta revisar la Iglesia, la historia de la Iglesia y en la Iglesia de Dios en los primeros 400 años, está allí en la historia de la Iglesia, que ellos guardaban los días santos anuales de Dios, y quizás aún más tiempo que ése. Usted puede comprobarlo para sí mismo; no es difícil comprobarlo.

Pero le enviaremos material que le va a comprobar esto a usted, nunca vamos a la gente a contactarlos a menos que lo soliciten. Tenemos ministros alrededor del mundo y ellos vendrán a explicarle cualquier cosa que usted quiera que se le explique, pero nosotros nunca tenemos un proselitismo después de enviar el material.

Mucha gente en el mundo piensa que en los sábados anuales fueron, de hecho, parte de la ley de Moisés, pero no son, no son. Y éstas fueron establecidas mucho antes que estas ordenanzas ritualistas de Moisés, o fueron incluidos en la ley de Moisés. Fueron establecidos mucho antes que eso y, repito, éste es un tema grande, no puedo yo dar mucho hoy día, pero les voy a enviar un libro o un folleto que le explicará todo esto y me gustaría retarle a usted para que lo investigue. Esas leyes de ceremoniales ritualistas fueron añadidas después del Antiguo Pacto por debido a las transgresiones. El pueblo de Dios estaba siendo desobediente y le enseñaba obediencia de esta forma, hasta que Cristo venga y el Espíritu Santo, y el Espíritu Santo, desde luego, nos enseña obediencia.

Pero esto es todo acerca del Plan Maestro de Dios de reproducirse a Sí mismo, reproducirse a Sí mismo. Esto es de lo que se trata el hombre, aunque los hombres no entienden. Esto es de lo que se trata. Dios está usando este plan y uno tiene que tener un plan si va a reproducirse a sí mismo, y esto es Dios reproduciéndose a Sí mismo. los animales de acuerdo al género animal...y el hombre de acuerdo al género divino… ¡Qué verdad tan asombrosa!

Hay siete días santos. Sólo para ilustrar un punto, yo quiero comenzar con el sexto que, pues, mucha gente dice que fue clavado a la cruz, pero yo quiero mostrarles algo que es muy interesante y, por eso, quiero comenzar, pues, con el sexto para ilustrar un punto acerca del plan de Dios de días santos.

Fíjense en Zacarías 14 y versículo 16: “Y todos los que sobrevivieren de las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para adorar al Rey al [Eterno] de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de los tabernáculos”.

Pues, todos esos gentiles van a estar subiendo a Jerusalén para adorar al Rey de reyes, Jesucristo mismo, cuando Él está gobernando sobre la Tierra y ellos van a guardar la Fiesta de Tabernáculos.

Pues bien, ¿no es esto, solamente pregunto, no es esto una prueba absoluta que la Fiesta de Tabernáculos, ese día santo, debería ser guardado hoy, si va a ser observado en el Milenio cuando Cristo gobierne la Tierra? Y, pues, cosas terribles van a suceder, si no guardan esos días incluyendo la Fiesta de Tabernáculos.

Como ven, Dios no está tratando de convertir al mundo hoy como muchos creen. Él tiene un Plan Maestro, pero Él va a convertir al mundo y va a haber una gran resurrección que la mayoría de la gente no realmente sabe mucho de eso.

Fíjense en el versículo 17 al 19, aquí está la Fiesta de Tabernáculos otra vez, versículo 17: “Y acontecerá que los de las familias de la tierra [¡todos ellos!] que no subieren a Jerusalén para adorar al Rey, [el Eterno] de los ejércitos, no vendrá sobre ellos lluvia. Y… vendrá la plaga con que [el Eterno] herirá las naciones [Vean, hay naciones gentiles que comienzan a aprender el camino de la salvación, continuando…] que no subieren a celebrar la fiesta de los tabernáculos. Esta será la pena [el castigo]… de todas las naciones que no subieren para celebrar la fiesta de los tabernáculos”.

Ésas son palabras fuertes que Cristo dijo. ¡Estas naciones, naciones, van a tener plagas si no suben a guardar la Fiesta de los Tabernáculos! ¿Qué les parece? ¿No deberíamos de guardarla hoy? ¿No es ésta una prueba absoluta de que deberíamos? ¿Y por qué la gente no entiende más acerca de ese día santo de Dios que se llama la Fiesta de Tabernáculos?

Pues, uno tendría que decir cuando ve a esa profecía, “¡Ese día no fue clavado a la cruz! Ése no fue parte de la ley de Moisés, esas ordenanzas ceremoniales, ¡no, no fue parte! ¡Esto es algo que debe ser guardado por siempre!” Es lo que dice la Biblia.

Pues, entonces, tenemos esa Fiesta de los Tabernáculos que representa el Milenio, esta utopía que el hombre siempre ha soñado, ¡pero que no puede nunca, nunca hacerla realidad! Él no sabe cómo, no obstante, Dios dice: “Yo voy a hacerlo. Yo voy a realizarlo, y voy a mostrarles esta maravillosa utopía que siempre han soñado y siempre se han imaginado pero nunca han podido producir”.

Pero aquí es un cuadro muy claro de lo que Dios va a hacer si la gente no guarda la Fiesta de los Tabernáculos, uno de los días santos de Dios.

Entonces, regresemos al principio del plan de días santos de Dios a tratar de hacerlo un poco más claro, y éste es el Plan Maestro de Dios. La mayoría de las Iglesias enseñan que Cristo terminó el plan de redención cuando Cristo fue crucificado, pero yo les puedo mostrar en este folleto que, de hecho, sólo comenzó el plan, solamente comenzó, el primer evento del gran plan de redención para la humanidad. Como ven, después de la muerte de Cristo, si nosotros entendemos eso, nosotros sabemos que hemos tenido nuestros pecados perdonados, y después, empezamos a esforzarnos a no pecar y a sacar el pecado de nuestras vidas. Y ése es un día santo de Pan Sin Levadura donde salimos de Egipto, salimos del mundo, salimos del pecado, y sacamos el pecado fuera de nuestras vidas. Empezamos a construir el carácter para que permitamos que Dios se reproduzca a Sí mismo. No podemos permanecer como estamos y pensar que pudiéramos nacer en la familia de Dios. Simplemente no podemos hacer eso. En I Corintios 5, Pablo habla acerca de estos días de Pan Sin Levadura, como un poco de leudado o levadura leuda toda la masa, y tenemos que deshacernos de ese pecado en nuestras vidas y nosotros comenzamos en este Plan Maestro de Dios, el plan de redención para el hombre, pero nosotros tenemos un gran papel que jugar en eso, o de otra forma, no sucede.

La mayoría de las Iglesias enseñan que, si no se salvan antes de la Segunda Venida de Cristo, se pierden para siempre. Están ellos suponiendo que hay una gran lucha entre Satanás y Dios y que está sucediendo hoy día y, si ustedes ven alrededor del mundo, tendríamos que decir que Satanás está ganando. Satanás realmente está ganando ese pleito, esa batalla. Pero no hay tal cosa. No hay una batalla así.

Si entienden el plan de Dios de días santos, no existe eso. Hay un día santo que muestra eso claramente, pero la gente enseña, pues, si no se salva antes de que Cristo regrese, ya está perdido para siempre. Pues, esa enseñanza muestra que Satanás es más poderoso que Dios.

Pero, este mensaje sale hoy día, este evangelio sale solamente como un testimonio, no para convertir al mundo. Usted puede ver eso en Mateo 24:14. No es para convertir al mundo, pero veamos ahora al día de Pentecostés, el siguiente día santo después de los días de Pan Sin Levadura. En Hechos 2 y versículo 1: “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos”. Y ellos recibieron el Espíritu Santo de Dios en ese día de Pentecostés.

Y los discípulos estaban ahí guardando el día de Pentecostés. Pues, ¿por qué estaban ahí? Como ven, repito, este mensaje está predicándose como testimonio hoy día. Dios está llamando un pequeño rebaño de esos primeros frutos. Este Pentecostés, de hecho, se llama la Fiesta de los Primeros Frutos en el Antiguo Testamento. Dios está llamando a unos pocos para sacar ese mensaje, como testimonio y advertir a la gente de sus pecados y adónde va a llevar todo y la Segunda Venida de Jesucristo.

¿Cómo Dios nos enseña acerca de la salvación? Bueno, pues, Él lo hace en una forma muy práctica. Hay aquellos que antiguamente en Israel había esas temporadas de cosecha y Dios usó esas temporadas de cosecha para enseñarnos acerca de una cosecha espiritual que Él está teniendo. En la tierra santa tenían esas dos cosechas anuales: en la primavera y la gran cosecha en otoño. Entonces, hoy día, como ven, nosotros sólo vamos a experimentar esa cosecha de primavera de ese pequeño rebaño, de aquellos primeros frutos, que Dios llama del mundo a ayudarle a prepararse para enseñar la gran cosecha, lo cual sucede después que Jesucristo regrese a la Tierra. Dios sólo llama a los primeros frutos hoy día, antes de su Segunda Venida. Él no está tratando de salvar al mundo. Si la gente entendiera solamente el día de Pentecostés, ese día santo, ellos sabrían que Dios no está tratando de salvar al mundo. Y si lo estuviera, habría fallado si ven a su alrededor en el mundo. Éste está dirigido al desastre máximo. Nuestro problema número uno es el de sobrevivencia humana. ¿Y saben qué? Jesucristo va a regresar y asegurarse que nosotros sobrevivamos. Pero déjenme decirles, ¡va a haber mucho sufrimiento antes de eso, si no hacemos caso de este mensaje!

Como ven, hoy tenemos ese pequeño rebaño justo antes que Jesucristo llega, pero Dios va a salvar a la gente de todas religiones, y si usted entiende Su plan, Su Plan Maestro, ese plan de días santos, usted sabe eso. Él ha planeado esto para toda la humanidad, incluso aquellos que viven hoy y nunca Lo conocieron. Hay esta gran resurrección que habrá, se los platicaré en un momento, pero va a literalmente resucitar a miles de millones de personas que nunca conocieron a Dios. Ezequiel 37 y 38 hablan acerca de eso. Es muy bíblico, muy bíblico.

La gran cosecha de almas va a suceder después que Cristo llegue e incluso al final del Milenio cuando nosotros entramos en otro día santo, el cual es parte de esa gran cosecha de otoño al final, justo al final de la Fiesta de Tabernáculos, o ese día que representa el Milenio.

Entonces, las Iglesias de hoy sienten que es su misión de ir y salvar al mundo ahora, hoy. Si no lo hacen, fallan o gente ha fracasado entrar a la familia de Dios. ¿Pero sabe usted, que hay como la tercera parte de la gente en la Tierra que ni siquiera han oído de Jesucristo? Éste es el único nombre bajo el cielo por el cual los hombres pueden ser salvos de acuerdo a la Biblia, ¡y ellos nunca han ni siquiera oído de Él! ¿Es eso justo para ellos que van a ser perdidos sin haber siquiera tenido la oportunidad de saber? Yo pienso que, definitivamente, creeríamos que eso haría ver a Dios como que no tiene mucha misericordia, y eso no es verdad para nada.

Como ven, si solamente entendiéramos ese Plan Maestro, Su plan de días santos, nosotros entenderíamos acerca de cómo Dios va a salvar a la humanidad. Como ven, el Evangelio es las buenas noticias del reino de Dios que viene. Eso no va a ser establecido sino hasta luego que Cristo retorne.

Fíjense lo que pasa en la Fiesta de Trompetas; ése es el siguiente día santo, después de Pentecostés. Versículo 15: “El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos”.

Ahora bien, eso es acerca de la última trompeta; esto va a suceder en la última trompeta, al final de la Fiesta de Trompetas; esto representa eso, de cualquier forma, representa Su retorno.

La trompeta es un símbolo de guerra y Cristo va a regresar y va a haber una guerra mundial porque todos estos poderes militares van a pelear en contra de Cristo y Él va a destruirlos.

Bueno, yo pienso que no tengo tiempo para leer más acerca de eso, pero usted puede leer los otros versículos 16 al 19.

Pero, déjenme mostrarles brevemente algo acerca del sábado, que, pues, estos días santos son una extensión del sábado de Dios y el sábado también representa el Milenio.

Pero fíjense lo que dice en el versículo 23 de Isaías 66. Aquí está el sábado mencionado, el séptimo día o sábado. Versículo 23: “Y de mes en mes, y de día de reposo en día de reposo [esto se trata del sábado semanal] vendrán todos a adorar delante de mí, dijo [el Eterno]”.

¡toda carne! Todo mundo vendrá a venir a adorar a Dios el día del sábado, el sábado semanal, y los días santos anuales.

Ahora, déjenme leerles una cita de un libro, uno de nuestros folletos, ¿Cuál día es el sábado cristiano? [disponible sólo en inglés]Se lo ofreceremos a usted al fin del programa o le mostraremos cómo obtenerlo. Pero, éste es un texto del último cardenal Gibbons que escribió La fe de nuestros padres, y francamente admitió que la Biblia no da autoridad para cambiar el día de adoración del sábado al domingo, y él escribió: “Ahora bien, las Escrituras no contienen toda la verdad que un cristiano está obligado a creer, ni le ordenan explícitamente todos los deberes que está obligado a practicar [Bueno, según este hombre así es], sin mencionar otros ejemplos. ¿No está obligado cada cristiano a santificar el domingo, y abstenerse de trabajo servil innecesario en ese día? ¿No es la observancia de esta ley entre las más prominentes de nuestros deberes sagrados? Pero se puede leer la Biblia desde Génesis hasta Apocalipsis y no se encontrará ni siquiera una línea [un renglón] que autoriza la santificación del domingo. Las Escrituras establecen la observancia del sábado, un día que nunca santificamos”.

Pues bien, ésas son fuertes palabras, tenemos que decidir. Nosotros tenemos que seleccionar, escoger. Todos parecen tener diferentes ideas, pero Cristo dijo que debemos vivir por toda palabra de Dios, por toda palabra de Dios.

Pues, ya hay una última fiesta, trataré de rápidamente hablar de ella y está en Juan 7 y versículo 37. Es el Último Gran Día o el Gran Juicio del Trono Blanco cuando Dios va a resucitar miles de millones de gente que nunca Le conocieron. Él va a resucitar a millones de ellos.

Fíjense en el versículo 37. Aquí es cuando está llamando a todos. Versículo 37: “En el último y gran día de la fiesta [el último día, es verdad, que está agregado a la Fiesta de Los Tabernáculos] Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba”.

Como ven, en ese día, en ese Último Gran Día, todos van a ser invitados a venir y beber y Dios va a resucitar a toda esa gente, sus seres queridos, y darles una oportunidad de conocer a Dios, y de entrar en el reino de Dios. Y Él va a llamar a la gente y traer gente de todas religiones luego que hayan aprendido acerca de Su plan de días santos y de Su Plan Maestro. Cualquiera que tenga sed puede simplemente venir y beber. Y el versículo 38 dice: “…de su interior correrán ríos de agua viva”.

Ésta es la forma que debería de ser incluso hoy día, si Dios está trabajando en su vida, ríos de agua viva, entusiasmo y abundancia como nunca ha conocido jamás, si solamente aprende acerca de este día, este plan de días santos de Dios. Es para todo hombre en la Tierra, toda carne, como dicen las Escrituras. Y nosotros debemos de estar guardando estos días HOY.

Hasta el siguiente programa. Soy Gerald Flurry. Adiós amigos.