Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

10372

Trumpet

La unidad de hierro y barro de Europa

El libro de Daniel, escrito hace 2.500 años, incluye una descripción extraordinaria y acertada de la Europa del tiempo del fin.

No pocas personas se han decepcionado de la débil respuesta de Europa ante las agresivas acciones de Rusia en Ucrania. Una de esas personas es Karl-Theodor zu Guttenberg, el ex ministro de defensa alemán y en su momento el político más popular en Alemania.

En marzo, mientras Rusia conquistaba Crimea y los eventos en Ucrania iban en una espiral de mal en peor, Guttenberg publicó por lo menos tres artículos criticando la respuesta de Europa ante las agresiones de Rusia, los que exponían su estrategia para confrontar a Vladimir Putin. En un artículo del 12 de marzo, Guttenberg escribió en American Interest que, “Mientras que Rusia ha actuado agresivamente y con intención, Europa ahora se encuentra luchando para mantener su equilibrio. Esto es trágico, ya que Europa tiene la responsabilidad histórica de resolver esta crisis apropiadamente” (énfasis agregado).

Guttenberg lamentó lo que él considera una falta de visión entre los líderes de Europa. “La UE tiene más influencia sobre la situación de lo que la mayoría de los políticos parecen comprender. mientras más rápido despierten los líderes europeos a esta realidad, mejor será para todos los que están preocupados”, escribió él. Guttenberg también se refirió a la obvia falta de coordinación y unidad dentro de Europa. Hizo notar incluso cómo aún los itinerarios de viaje de los líderes europeos durante la crisis revelaban un continente en desorden. Advirtió que “Bruselas y los estados miembros deberían regresar rápidamente a la altamente disciplinada coordinación. La Unión Europea carece de un mecanismo establecido para lidiar con situaciones como el cuasi-brote de guerra en sus fronteras”.

Para Guttenberg, la solución es clara. Europa necesita más unificación, más coordinación, y más liderazgo de parte de Alemania.

Aún a pesar del desorden y la falta de coordinación tan obvia en Europa en este momento, la profecía de la Biblia coincide con él y dice que Europa se va a unir.

Muchos de los que observan a Europa están en desacuerdo con Guttenberg y con la profecía bíblica. Ellos ven las muchas opiniones en conflicto, la burocracia, el caos y desunión, y concluyen que estas diferencias son simplemente muy grandes. ¿Pueden estos puntos de vista aparentemente divergentes sobre Europa ser reconciliados? ¿Puede Europa, cargada de inestabilidad y con motivos y puntos de vista nacionales y culturales en conflicto, convertirse en la robusta e integrada superpotencia global que la profecía bíblica dice que será?

La profecía de Daniel ‘a la Shakespeare’

El capítulo 2 de Daniel contiene la profecía pilar que explica más de 2.600 años de historia mundial. En este capítulo, el joven profeta judío relata un sueño que el rey caldeo Nabucodonosor tuvo a finales del siglo sexto a.C. En su sueño, Nabucodonosor vio una estatua muy grande formada por cuatro partes diferentes: una cabeza de oro; su pecho y sus brazos de plata; su vientre de bronce; sus piernas de hierro. En los versículos 36-43, Dios revela que estos materiales sucesivos representan cuatro imperios mundiales sucesivos: La cabeza de oro representaba al Imperio Caldeo/Babilónico; el pecho de plata representa al Imperio Medo-Persa; el vientre de bronce representaba al Imperio Griego de Alejandro Magno del siglo cuarto; y finalmente, las dos piernas de hierro simbolizaban al Imperio Romano que comenzó el año 31 a.C., el cual tuvo dos capitales —una en Roma y la otra en Constantinopla.

La imagen de Daniel 2 revela la sucesión cronológica de los poderes mundiales, comenzando con el Imperio Babilónico de Nabucodonosor y concluyendo con la última resurrección del Sacro Imperio Romano representado por los pies de la imagen.

Ahora observe en los versículos 41-43 la descripción de los pies de esta imagen, los cuales simbolizan la resurrección final del Sacro Imperio Romano: “Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; más habrá en él algo de la fuerza del hierro. (…) Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil. Así como viste el hierro mezclado con barro (…) pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro”.

Ni William Shakespeare habría podido concebir una descripción más acertada de la Europa contemporánea.

Escrita hace 2.500 años, esta espectacular descripción de la manifestación final del Imperio Romano, realmente reconoce las diferencias (políticas, económicas y culturales) entre las naciones que forman esta súper potencia europea del tiempo del fin. ¿Podría alguien estar en desacuerdo con que la Europa moderna es en realidad un continente de barro y hierro? Algunas naciones, como Alemania, son fuertes y robustas. Otras son débiles y frágiles. La Unión Europea es una mezcla de hierro y barro, haciéndola “en parte fuerte” y “en parte frágil”. Esta profecía indica que, como resultado de estas diferencias, la unificación de la Europa del tiempo del fin va a ocurrir titubeante y gradualmente, en ajustes y arranques, con inconveniencias y algo de dolor.

¿Existe alguna mejor manera de describir a Europa hoy, y su respuesta a los dramáticos eventos que se desarrollan en Ucrania?

Es en base a esta profecía que Trompeta predice la aparición de este súper estado europeo, de corta vida y quebradizo; sin embargo, abrumadoramente poderoso, con la “fuerza del hierro”.

‘Debilidades fatales’

Note lo que escribió Herbert W. Armstrong en 1956 sobre esta resurrección final del Imperio Romano: “Poseerá una fuerza militar mucho mayor que la vieja Roma, pero también heredará debilidades fatales. La profecía simboliza este componente de poder militar nunca igualado y debilidades sin precedentes con la acertada frase, ‘hierro mezclado con barro cocido’. Las naciones europeas se unirán militarmente, pero son desconfiados y envidiosos entre ellos, pues se odian entre sí”.

El Sr. Armstrong no ignoraba las diferencias fundamentales entre muchos de los países de Europa (sus culturas y pueblos). Él comprendía y continuamente cubría las relaciones geopolíticas e internacionales, lo cual es en parte el porqué él llegó a la conclusión de que los estados europeos que forman la última resurrección del Imperio Romano serían “desconfiados y envidiosos entre sí”. En este sentido el Sr. Armstrong, desde hace décadas, anticipó y advirtió sobre el actual tumulto asediando a Europa.

Tanto el Sr. Armstrong como Gerald Flurry, ni Trompeta, han enseñado nunca que Europa se uniría para ser un poder estable y a largo plazo. Más bien hemos profetizado continuamente que aunque Europa se unirá, sus lazos serán débiles y cortos de duración, como la unión entre el hierro y el barro. El Sr. Armstrong escribió que, “La última, final y breve resurrección del ‘Sacro Imperio Romano’ formado por 10 naciones o grupos de naciones europeas” se está formando. “Y ellos durarán un corto tiempo, posiblemente entre 2 y 3 ½ años” (La Pura Verdad, mayo de 1979).

Esto es verdaderamente inspirador cuando uno piensa sobre ello. Esta profecía en Daniel fue escrita hace 2.500 años, sin embargo describe perfectamente a la Europa actual. De hecho, reconcilia los aparentemente divergentes puntos de vista sobre Europa, hoy expuestos por Trompeta y otros analistas. Cuando usted comprende esta profecía, todo el desorden y la desunión en Europa, que se hacen evidentes por los eventos en Ucrania y la crisis financiera continua, entre otras cosas, no socava lo que Trompeta profetiza sobre la unificación europea: De hecho revela la profunda exactitud de lo que la Biblia predice.

Es realmente impresionante. Dios no solamente profetizó sobre la integración de Europa en el tiempo del fin para formar una superpotencia, sino que además dijo que esta superpotencia europea, aunque poseerá la fuerza del hierro, también sería esencialmente inestable y fragmentada.

Necesitamos mantener esta profecía en mente mientras observamos a Vladimir Putin, los eventos en Ucrania, y los eventos en Europa. Por ahora, parece que a Europa le hace falta la unidad y la fuerza para presentar algún tipo de resistencia unida en contra de Rusia. Mientras los líderes de Europa se encuentran en un sin fin de reuniones, en las cuales discuten sobre paquetes de ayuda financiera y de la redacción apropiada de los comunicados de prensa, Putin envía helicópteros militares que llevan fuerzas rusas a Crimea. Espere ver que esto cambie.

Observe a Guttenberg

La Biblia revela que este cambio radical en Europa va a ocurrir bajo el liderazgo de un individuo específico. Este hombre, como la profecía en Daniel 8 lo explica, es responsable (bajo el consentimiento del Vaticano) de unificar a Europa y guiarla a la confrontación del tiempo del fin con las grandes potencias mundiales, incluyendo a Irán y el Islam radical, y a Vladimir Putin y sus ejércitos de Oriente.

En los versículos 23-25 de Daniel 8, este hombre es identificado como un tipo de Antíoco Epífanes del tiempo del fin, el astuto y cruel dictador griego responsable de infligir una terrible destrucción sobre los judíos y sobre Jerusalén en el segundo siglo a.C. “Y al fin del reinado del éstos, cuando los transgresores lleguen al colmo, se levantará un rey altivo de rostro y entendido en enigmas. Y su poder se fortalecerá, más no con fuerza propia; y causará grandes ruinas, y prosperará, y hará arbitrariamente, y destruirá (…) Con su sagacidad hará prosperar el engaño en su mano; y en su corazón se engrandecerá, y sin aviso destruirá a muchos…”.

Trompeta piensa que Karl-Theodor zu Guttenberg podría ser el hombre de Daniel 8.

El tiempo lo dirá, pero este es un hombre al cual necesitamos ponerle atención. Guttenberg es diferente a la mayoría de los líderes de Europa. A diferencia de muchos otros, él ve la realidad, la acepta, y no tiene miedo de hablar abierta y honestamente al respecto. Él tiene una visión más clara de la naturaleza humana y de la naturaleza de la geopolítica. No tiene miedo de decir la verdad, incluso cuando es políticamente incorrecto, o un poco ofensivo, aun cuando está hablando de Vladimir Putin. En enero escribió que, “Cuando se trata del honorable título de El Bravucón del Año, el presidente ruso sin duda se lo ganó en 2013”.

Guttenberg también parece ser un oportunista. Vea lo que escribió en la revista Time en enero: “En cuanto a Europa, finalmente parece reconocer que necesita ser capaz de cuidar su propio vecindario. Los conflictos congelados en el espacio post-soviético han sido ignorados por mucho tiempo. ¿Por qué se necesitó una guerra en Georgia para darse cuenta de que Tbilisi requería más ayuda de Europa? El comportamiento de Rusia hacia Ucrania podría darle a Europa la oportunidad de ser más unida y efectiva en su política exterior”.

¡Usted no oye a muchos políticos europeos diciendo cosas como esas!

Lo hemos dicho en el pasado y lo repetiremos: Ponga atención al Barón Karl-Theodor zu Guttenberg. La profecía bíblica dice que Europa muy pronto tendrá a su ‘Vladimir Putin’, y que bajo su liderazgo, a pesar de sus muchas divisiones y desacuerdos políticos y culturales, surgirá una superpotencia europea guiada por Alemania.