Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

170406 russia%20and%20china istock 524653633

iStock.com/RonnieChua

La superpotencia asiática en surgimiento (primera parte)

Russia y China en profecía: capítulo uno

La superpotencia asiática en surgimiento

¡En los próximos años habrá un giro asombroso en los eventos mundiales! Un súper poder asiático gigantesco, con Rusia y China modernizadas a la cabeza, afectará dramáticamente el curso de la historia. Este bloque de poder emergente —un conglomerado de pueblos que comprenden más de la mitad de la población mundial— ¡estará profundamente involucrado en la tumultuosa oleada de eventos que conducirá a la conclusión de los 6.000 años de autogobierno de la humanidad!

¿Cómo podemos saber esto?

En Mateo 24 y Lucas 21, Jesucristo describió los eventos claves que llevarían a Su retorno. Muchos otros pasajes le agregan detalles críticos. Está profetizado que Rusia, China y sus aliados asiáticos están fuertemente involucrados en estos eventos culminantes del tiempo del fin.

La identidad bíblica de estas naciones asiáticas

Después del diluvio, Dios le dijo a Noé y su familia que fueran y repoblaran la Tierra (Génesis 8:15-18). Noé tuvo tres hijos: Sem, Cam y Jafet. Cada hijo fue el comienzo de una raza separada. Sem fue el padre de la raza blanca; Cam el padre de la raza negra; y Jafet el de la raza amarilla. El renombrado educador Herbert W. Armstrong explicó en el Misterio de los siglos que evidentemente Jafet se casó con una mujer de raza amarilla, y Cam con una mujer de raza negra.

Génesis 10:2-3 registra a los hijos de Jafet: “… Gomer, Magog, Madai, Javán, Tubal, Mesec y Tiras. Los hijos de Gomer: Askenaz, Rifat y Togarma”.

En su libro Compendium of World History (Compendio de la historia del mundo), el Dr. Herman Hoeh identificó correctamente a Mesec y Tubal como los padres de quienes conforman la gran Rusia hoy. Magog engendró a los pueblos de China y Mongolia. Gomer engendró la gente de Japón como también la de Camboya, Tailandia, Birmania [Myanmar], Laos y Vietnam. Togarma también es tenido en cuenta dentro del ancestro de Japón y algunas de estas otras naciones.

El historiador griego Heródoto escribió que los descendientes de Cus el nieto de Noé, se dividieron en dos ramas: una rama de piel oscura y pelo rizado que migró al África y una rama de piel oscura y cabello lacio que migró a la India. Este grupo de personas tuvo luego matrimonios mixtos con colonos arios de Persia, produciendo la coloración morena de los pueblos indios de hoy (Herman Hoeh, “La verdad acerca de la cuestión racial”. La Pura Verdad, julio de 1957).

El Sr. Armstrong coincidió con la investigación del Dr. Hoeh. Refiriéndose a Ezequiel 38:2, él dijo: “Hay un acuerdo general entre los estudiantes de profecía, que ‘Gog’ en la tierra de ‘Magog’ son las vastas regiones del norte de Eurasia extendiéndose desde el Báltico hasta el Pacífico. ‘Mesec’ es Moscú, ‘Tubal’ es Tobolsky. El margen bíblico dice ‘Príncipe de Rosh,’ la cual es Rusia” (La Pura Verdad, abril de 1981).

Este pasaje en Ezequiel continúa con el registro de “Etiopia, y Libia… y muchos pueblos” estando aliados con Rusia y China (versículos 5-6). Etiopia y Libia deberían ser traducidos “Cus” y “Fut”. Aunque porciones de las tribus de Cus y Fut migraron a naciones africanas, el restó se estableció en áreas de la India. El contexto de este pasaje muestra que esto se refiere a los indios modernos (y tal vez los paquistaníes) en vez de los pueblos africanos.

Estas identidades son cruciales para que nosotros entendamos dónde encajan las naciones modernas en la profecía bíblica.

Al mismo tiempo, entender la historia de estos pueblos nos ayudará a identificar ciertos rasgos del carácter que resurgen incluso en los tiempos modernos. 

Continúa en La superpotencia asiática en surgimiento (segunda parte)

RCP_ES_AD