Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Kod 20 29 es

LA TROMPETA

La promesa de sanación de Dios (transcripción)

Saludos a todos. Dios inspiró al apóstol Juan a escribir: sobre TODO “yo deseo que tú (…) tengas salud”, que no te enfermes. Él desea eso sobre TODO, como dice allí en 3ª de Juan versículo 2. Entonces, si estamos enfermos, Dios obviamente quiere sobre todo SANARNOS. Eso es lo que realmente está diciendo aquí. Él quiere que gocemos de salud. Sin embargo, obviamente a veces tenemos pruebas de salud o problemas de prosperidad o problemas de pobreza, lo que sea que pueda ser.

Pero fíjense lo que Juan escribió en 3 Juan 2: “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas”, en TODAS las cosas, “y que tengas salud, así como prospera tu alma”. O simplemente significa, a medida que prosperes ESPIRITUALMENTE.

Entonces, hay una condición aquí, una condición que Dios dice, está bien, pero si vas a tener ese tipo de salud (en realidad, la máxima salud que puede tener), entonces quiero que prosperes espiritualmente. Quiero que te apoyes en MÍ, y que veas en la Biblia lo que es Mi VOLUNTAD. Así, de esa manera, esa es la mejor manera de tener óptima salud.

El apóstol Santiago fue convertido después que su hermano murió y fue resucitado, y su hermano era nadie más que Jesucristo, y Santiago hizo una de las promesas más fuertes de la Biblia acerca de la sanación.

Dios hace una promesa. Ahora, si usted CREE en la Biblia y si ha COMPROBADO la Biblia, sabe que Dios no puede romper una promesa. ¡No la romperá! Él quiere que sea sanado. Y que tenga salud; eso es lo que Dios dice.

En Santiago 5 versículo 14 dice: “¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor”.

Y luego el versículo 15, “Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará”; esto es un tipo de la resurrección. La sanación es un tipo de la resurrección. Seremos levantados en la resurrección y se nos dará una vida eterna, vida espiritual. Así que la sanidad es un tipo de eso, por lo cual esto aquí es sobre todo espiritual, “y si ha cometido pecados”, esto es obviamente pecado físico. Entonces, ¿sabe usted que hay pecados físicos? ¿Sabemos y entendemos eso? Él está diciendo, ahora, si ha cometido pecados (puede que no sea SU pecado, podría ser el de otra persona, como quien inició el coronavirus que salió directamente de China, así que no tuvimos mucho control sobre eso, pero entonces Él dice: “Si ha cometido pecados, le serán perdonados”. Entonces el pecado está involucrado aquí, y el perdón del pecado físico es lo que nos preocupa AQUÍ; el perdonar el pecado físico, así como el pecado ESPIRITUAL.

Entonces Dios nos está hablando espiritualmente, pero Él SIEMPRE quiere sanarnos. ¡Dios sana! ¡Dios sana! Y aquí Él está hablando, realmente en primer lugar, de problemas físicos, problemas de salud física, y también está hablando de problemas ESPIRITUALES. Dios quiere que tengamos vida, una vida real y abundante hoy y ciertamente por toda la eternidad. Eso es lo que Él quiere para TODOS nosotros. Y si Dios hace una promesa; y ésta es una promesa TREMENDA que Dios nos hace a TODOS, así que vea esto. Permítanme leer el versículo 15 de nuevo: “Y la oración de fe salvará al enfermo [oh, aquí está, ¿ven?, otra condición. Incluye la oración, y la fe que debe tener, la oración de fe], y el Señor lo levantará; y si ha cometido pecados [sin duda refiriéndose al pecado físico], le serán perdonados”. Le serán perdonados.

Y nuevamente, como ve, Dios ha hecho esta promesa. ¡Dios no puede romper una promesa! Si usted ha comprobado que la Biblia es verdadera, lo cual todos podemos hacer, ¡sabrá que Dios nunca, nunca jamás, rompe una promesa! Eso es MARAVILLOSO de entender, pero se necesita mucha fe para creerlo. ¿De verdad CREE usted en esta Biblia y ha comprobado que es la Palabra inspirada de Dios? ¡Y la Biblia ES Jesucristo Mismo en las páginas impresas! Y cuando se hacen estas promesas, Dios las cumple. Es sólo que no muchas personas CREEN eso, no lo creen hoy. En muchas personas, eso es cierto.

Pero aquí tiene la oración de fe, entonces la fe también es una condición. Usted TIENE que tener fe. Ahora, esa es obviamente una condición por la cual queremos estar atentos. Y algunas personas dirán, Bueno, sé que Dios puede sanarme si es Su voluntad. ¡Pero nunca dice algo así en la Biblia! ¡No dice eso! Si usted comprende la Biblia, ¡SABE que la voluntad de Dios es SANARLO!

Pero bien puede haber algunas de esas personas enfermas que serán sanadas en la resurrección, pero Dios está hablando principalmente de ser sanados AHORA mismo, hoy día. ¡Él quiere que seamos sanados! ¡Y quiere que tengamos la mejor salud!

Eso es algo que TODOS deberíamos desear. Obviamente podemos tener pecados físicos, como con nuestra dieta o consumir drogas o algo así que podría dañar el cuerpo; esos son pecados físicos, y Dios quiere que nos arrepintamos de ellos, y Él nos perdonará esos pecados. Él nos perdonará.

Pero primeramente, realmente tenemos que RENDIRNOS ante Dios, y luego tiene que orar FERVENTEMENTE a Dios para llegar a CONOCERLO a través de la oración. Pero tenemos que rendirnos ante Él y dejar que Él guíe nuestras vidas para que prosperemos espiritualmente. Pero piense en la bendición de tener toda esa maravillosa salud que Dios le dará. Pero de vez en cuando seremos probados con problemas de salud.

¡Pero el mayor problema que tenemos hoy es que estamos tan envueltos en las cosas materiales que virtualmente ELIMINA nuestra fe! No podemos tener fe y estar envueltos en cosas materiales. Tenemos que CREER la Palabra de Dios. Tenemos que CREER lo que Dios nos DICE y PROMETE, ¡y Él lo cumplirá en todo momento! ¡Nunca falla! Ahora, eso es algo por lo cual estar agradecido y traerá más alegría y felicidad a su vida de lo que puede imaginar.

Observe lo que dice en el versículo 16: “Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados”. Vea, los suyos orando por usted para que sea sanado: “La oración eficaz del justo puede mucho”. La oración ferviente y eficaz del justo puede mucho. ¡Sirve mucho! ¡Le ENERGIZA espiritual y físicamente! Eso es lo que hace la oración. Le acerca a Dios para conocerlo a través de esa oración, y puede ver y comprender de qué se trata la fe, y como dije anteriormente la fe es una condición. Entonces usted puede confesar sus problemas de salud a otras personas, y ellos pueden orar y estar orando por usted. Ciertamente hacemos eso con aquellos cerca de nosotros, oramos los unos por los otros, y Dios honra esas oraciones y escucha esas oraciones, y oye esas oraciones, y hace algo al respecto.

Cristo dijo: “...Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?” Y si continúa leyendo eso en Lucas 18 y el versículo 8, dice que en la mayoría de los casos no habrá mucha fe. ¡Ese es el problema! Estamos tan envueltos en cosas materiales y cosas de este mundo, placeres, como dijo Timoteo, amamos los placeres más que a Dios, y eso destruye nuestra fe. Simplemente nos quita nuestra fe, y necesitamos esa fe para ser sanados o para hacer cualquier tipo de oración o petición a Dios. Queremos que eso se cumpla.

Dios, sobre todas las cosas, quiere que seamos sanados si estamos enfermos, y puede que nos pruebe por un tiempo, pero está bien. Él sana y tenemos muchas sanaciones en nuestra Iglesia, ¡y SÉ que funciona y ha funcionado durante toda mi vida! ¡Eso lo sé por hecho!

Hablando de la oración de fe, veamos Hebreos 11 y versículo 1. Veamos la fe aquí por un momento. El versículo 1 dice: “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción [evidencia] de lo que no se ve”. La evidencia son cosas que no se ven, es algo que no se ve.

Cuando se habla de Pedro, Esteban, Felipe, Pablo y todos esos hombres, ellos eran simplemente hombres comunes, humildes, hombres ordinarios, y AÚN ASÍ, cuando fueron ordenados y recibieron el CARGO de apóstoles, tenían la misma fe que tuvo Jesucristo, ¡la MISMA fe! ¿Se puede imaginar eso? Esos hombres comunes. Debido a que hicieron lo que Dios dijo, tuvieron la misma fe que tenía Jesucristo, y anduvieron sanando a personas por todas partes. Ahora, eso es algo que todos podemos tener y debemos entender. Pero se rindieron a Dios y estudiaron Su Palabra, oraron fervientemente y CONFIARON en Dios para que les diera esa fe, la fe misma de Jesucristo, y eso es lo que Él hizo. ¡Él hizo exactamente eso!

¡Ven, lo que necesitamos es ese estudio intenso de la Biblia y el tipo de ORACIÓN entregada, sumisa y desgarradora a Dios! ¡Eso es lo que necesitamos!

Así que primero, por supuesto, comprobamos la Biblia, y luego la CREEMOS, como ven, creemos toda palabra, y de eso se trata Hebreos 11. Ve, usted está SEGURO que cuando Dios lo promete, lo va a cumplir, ¡lo va a hacer! Simplemente CREYENDO lo que dice en este Libro; eso es fe, eso es simple. Es creer lo que hay aquí, no sus cinco sentidos, no lo que ve, no lo que siente, no lo que oye, ¡sino lo que hay en esta Palabra! ¡Esa es su evidencia! ¡Esa es su evidencia que va a ser sanado! Tenemos que CREERLE a Dios. Tenemos que construir ese tipo de fe, y no se trata de los cinco sentidos; se trata de fe en Dios, fe en este Libro, en esta Palabra, ¡esta Palabra de Dios!

En su libro acerca de la sanación, el Sr. Armstrong (y se lo enviaremos porque es uno de los mejores folletos, el MEJOR de todos diría yo, que él escribió), y es realmente excepcional, y nosotros le enviaremos una copia y comprenderá la fe como nunca antes la había entendido. Incluso si sabe algo de la fe, esto le dará MÁS comprensión; Se lo puedo asegurar.

Un hombre lo expresó de esta manera: “La fe es la SEGURIDAD que las cosas que Dios dijo en Su Palabra son VERDADERAS y que Dios actuará de acuerdo con lo que Él dijo en Su Palabra. Esta seguridad, esta confianza en la Palabra de Dios, esta confianza ES la fe”. ¡Sí lo es! Esa es una definición bíblica, de verdad. Vea, esa confianza o seguridad que usted tiene y la dependencia en esta Palabra, ¡eso es fe! ¡Usted cree lo que Dios dice!

Y le diré, si entiende la Biblia, sabrá cuál es la voluntad de Dios, ¡y puedo decirle que la Biblia dice ENFÁTICAMENTE que la voluntad de Dios es SANARLO! ¡Y punto! ¡Es la voluntad de Dios sanarlo, sanarnos a todos! Vea, sus sentimientos, sus impresiones, eso no es nada. Eso no es lo que Dios busca. Él está buscando fe, alguien que crea en esta Palabra y en todas esas PROMESAS MAGNÍFICAS que Dios nos hizo. ¡Eso es lo que es importante para Dios! ¡La fe sólo tiene que ver con la PALABRA de Dios! ¡La fe sólo tiene que ver con la PALABRA de Dios! Y eso es difícil de entender para algunas personas.

Vea lo que Dios dice en el Antiguo Testamento si quiere una declaración poderosa acerca de la sanación, bueno, escuche esto. El versículo 26 de Éxodo 15 dice: “… Si oyeres atentamente la voz de [el Eterno] tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy [el Eterno] tu sanador”. Bueno, le dijo eso al antiguo Israel y se los dice de nuevo hoy. Cualquier nación que haga lo que Él dice aquí, mantendrá alejadas estas enfermedades, como el coronavirus o algo por el estilo. Él lo mantendrá alejado de nosotros si hacemos lo que Él dice. ¿Se imagina la poderosa promesa qué es? ¿Y lo puede creer? Donde dice “el Eterno tu sanador”, es Yah-weh-Rafa, y ese es, nuevamente, uno de los nombres de Dios. ¡Este es Su nombre! Yah-weh-Rafa, que significa, Dios, nuestro Sanador. ¡Tiene un NOMBRE que significa: “nuestro Sanador”! ¡Y Dios es el mismo ayer, hoy y siempre! ¡Y así será SIEMPRE!

Éxodo 23 y el versículo 25 dice, y se cita a Dios hablándole a los hijos de Israel, “… y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti”. ¡Lo haré!

Deuteronomio 7:15 dice lo mismo. El Salmo 103 y el versículo 3 dice: Dios, “…es quien perdona todas tus iniquidades [todos tus pecados], Él que sana todas tus dolencias” ¡TODAS ellas! ¿Usted cree eso? Les digo, Él perdona todos sus pecados, sus iniquidades y todos sus pecados, y observe lo que pone junto con eso: “Él es quien perdona todas tus iniquidades, Él que sana TODAS tus dolencias”. ¡Las sana! Y ese ES el perdón de los pecados. Creo que todos probablemente creemos que Dios perdona los pecados, PERO junto con eso, Él está diciendo, bueno, que Él también sana todas sus enfermedades. ¿Cree usted en eso? ¿TODAS ellas? Eso es lo que dijo David, y David era un “varón conforme al corazón de Dios”. Pablo habló de eso en el capítulo 13 de Hechos, creo que es así.

Pero aquí esta señora estaba hablando de esto, y dijo: Bueno, ¡nunca me di cuenta que la promesa de Dios de sanar se da junto a Su promesa de perdonar el pecado! Sí, hay pecado físico y hay pecado espiritual. ¡Dios es nuestro sanador! ¡Soy tu Dios sanador! ¡Dios es eso! ¡La sanación es el perdón del pecado físico!... ¡La sanación es el perdón del pecado físico!

Ahora, usted podría pensar que las medicinas y las drogas modernas sanan, ¡pero no pueden sanar! Los médicos le dirán, hasta ELLOS (todos los que he oído) que no pueden sanar. Pero Dios puede sanar, y sólo Dios puede sanar porque es el perdón del pecado, ya sea físico o espiritual. Todo lo que tenemos que hacer es ver la Pascua, y si entendemos esas escrituras, sabemos lo que dice en la ceremonia de la Pascua. Como ve, no hay medicina ni doctores que lo van a sanar. Los médicos hacen muchas cosas buenas, pero no pueden sanar. Sólo Dios puede hacer eso, y sólo Dios puede perdonar el pecado.

Isaías 53 habla acerca de cómo “por su llaga fuimos nosotros curados”. ¡Por la salvaje golpiza que recibió antes de estar en la cruz somos SANADOS! Él hizo eso y pasó por todo ese sufrimiento para sanarnos de nuestros pecados físicos.

1 Pedro 2, versículos 22 y 24 en el Nuevo Testamento dice lo mismo o hace la misma declaración. “Él cual no hizo pecado, (…) por cuya herida fuisteis sanados”. ¡Fuimos sanados! Como puede ver, si mira esa Pascua, bueno, puede leerla en 1 Corintios 11, versículos 23 al 30, y habla de cuando toma ese pan, que en realidad es un símbolo de Su cuerpo quebrantado, y toma el pan, y luego toma el vino, que es un símbolo de Su propia sangre que Él dio por nuestros pecados ESPIRITUALES. Pero Su cuerpo quebrantado estuvo allí antes que estuviera en la cruz, antes que fuera crucificado. Él dice que esto representa “mi cuerpo que fue roto por ti”. Por USTED, individualmente, para sanar su pecado físico. Se trata del pecado físico. Y luego, continúa hablando de “beber de esta copa”. Tiene que hacer eso también. Ese es el vino, el símbolo de Su sangre cuando murió y derramó Su sangre para pagar por nuestros pecados ESPIRITUALES... una bendición TREMENDA y un sacrificio incomparable de Dios el Padre y Jesucristo.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito”, ¿ven? para que podamos ser SANADOS físicamente y SANADOS espiritualmente; todo funciona con los mismos principios. Debe leer esos versículos en 1 Corintios 11, versículos 23 al 30. Vea, una vez más, en la última parte de esto dice: “… sin discernir el cuerpo del Señor. (…) Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen”. Es decir, ¡están muertos!

La Versión Revisada [en inglés] traduce la última oración: “Por eso muchos de ustedes están débiles y enfermos, y algunos han muerto”. Bueno, Cristo pagó la PENA por esos pecados físicos. ¡Pagó la pena por eso! Él quiere que confiemos en Él y que dejemos que Él nos sane, ¡y Él promete hacerlo!

¿Cómo podemos descuidar un precio tan grande que se pagó por nuestros pecados? ¿Nos amó Dios? ¿Cómo puede alguien siquiera DESCRIBIR ese amor?

Puede leer Juan 11; el cual es un INCREÍBLE capítulo de sanidad en el que Jesucristo resucitó a Lázaro de estar muerto cuando estaba en esta Tierra, y sus propios seguidores no podían creer que Él pudiera hacer eso. Y quiero que entienda cuál fue Su respuesta.

Pero en Gálatas 2 y el versículo 20, Pablo dijo: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”. Ven, aquí está la fe. Él tiene la fe del Hijo de Dios. Él tiene la misma FE que tenía Jesucristo cuando estuvo en la Tierra. ¡Qué bendición tan maravillosa es esto!

Juan 11, versículo 8 habla sobre esta sanación de Lázaro, y luego en el versículo 11 dice, Cristo dijo esto: “… nuestro amigo Lázaro duerme; mas voy para despertarle”. Estaba hablando de la MUERTE de Lázaro, y que lo iba a resucitar. ¡Lo voy a sanar! ¡Y no podían CREERLO! Seguían diciendo: Bueno, sabemos que él será sanado en la resurrección. Él dijo: No, no, ¡lo voy a resucitar de entre los muertos! Después de todo, dijo: ¡Yo soy la resurrección! ¡Yo soy el que te va a resucitar!

Luego finalmente dijo en los versículos 14 y 15 de Juan 11: “Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto. Y me alegro por vosotros, de no haber estado allí, para que creáis”; ¡quiero que CREAN! ¡YO SOY la resurrección! ¡Resucito gente de entre los muertos! Voy a resucitar de entre los muertos a TODA la humanidad que haya vivido. Existen tres resurrecciones, y si quiere saber más sobre eso, ciertamente le enviaremos todo tipo de material para demostrárselo y comprobarlo.

Pero Jesucristo fue un ejemplo para ellos, y Él siguió diciéndoles, y pueden leerlo en los versículos 24 y 25, dice: Miren, YO SOY la resurrección. Aunque estabas muerto, te resucitaré de entre los muertos. Y finalmente dijo: Lázaro, ¡ven adelante! y fue levantado de entre los muertos, justo delante de sus ojos, y ellos estaban llorando y llorando porque estaba muerto. Cristo también lloraba, pero no lloraba por la razón por la que ELLOS lloraban. Él lloraba porque les faltaba FE y ellos lloraban porque Lázaro estaba muerto y Cristo lloró. Juan 11:35 es el texto más corto de la Biblia. Él lloró, internamente estaba gimiendo y doliéndose porque ellos no tenían la fe que debían tener, e hizo todo eso para edificar su fe, para fortalecer su fe.

Hasta la próxima vez, soy Gerald Flurry. Adiós amigos.