Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Mizzou columns jaybuffington 2

iStock.com/Jay Buffington/Reese Zoellner/Trumpet

La mortal senda de la educación superior

Las protestas en las universidades son un síntoma de un problema que está destruyendo a la nación.

Considere lo que está sucediendo en la educación superior de Estados Unidos. Niños antipáticos y cabezas huecas están tomando el control de las universidades. Algo de lo que estos estudiantes están aprendiendo bordea en la demencia y resultará ser peligroso para la nación.

En noviembre, el equipo de fútbol americano de la Universidad de Misuri se declaró en huelga para protestar contra el racismo en el campus. Un estudiante incluso hizo huelga de hambre. Ellos condenaron al presidente de la universidad por su pasividad sobre incidentes racistas e insistieron en que él renunciara.

Un movimiento de protesta en la universidad, llamado Concerned Student 1950 [Estudiante Preocupado 1950], emitió un “Pliego de Peticiones”, que decía: “Exigimos que el presidente de la Universidad de Misuri, Tim Wolfe, haga una disculpa manuscrita a los manifestantes de Concerned Student 1950 y que lleve a cabo una conferencia de prensa en el Centro de Estudiantes Mizzou leyendo la carta. En la carta y en la conferencia de prensa, Tim Wolfe deberá reconocer su privilegio por ser un hombre blanco, reconocer que existen sistemas de opresión y proporcionar un compromiso verbal para satisfacer las demandas de Concerned Student 1950”.

Estos jóvenes le dieron un ultimátum al presidente de su universidad, ordenando exactamente lo que él debía hacer, cómo y cuándo. Ellos tenían ocho demandas específicas, las cuales veremos luego.

¿Cuáles fueron las grandes ofensas que indignaron a estos estudiantes? Ellos estaban disgustados porque hace 65 años Mizzou era una universidad solo para los de raza blanca. En una protesta pública, sacaron un pliego de quejas que empiezan desde 1839. Pero en cuanto a los problemas actuales, este movimiento quedó corto en los detalles específicos. Ellos describieron cómo “nuestros compañeros blancos se sientan en silencio frente a nuestra opresión” y cómo los administradores de la universidad “perpetúan esa opresión a través de su inacción”. ¿De qué “opresión” están hablando? Todo se reducía a tres incidentes: una “esvástica de popó” y dos supuestos insultos raciales.

Fue un misterio quién cometió la primera ofensa o por qué. Las autoridades de la universidad no pudieron encontrar a nadie que supiera algo al respecto. No se podía leer prácticamente nada acerca de aquello. Sin embargo, para estos estudiantes, una esvástica demuestra un problema con el racismo por toda la universidad.

Acerca de estos insultos raciales, uno estaba dirigido supuestamente contra el presidente del cuerpo de estudiantes fuera del campus de la universidad. Nadie puede verificar lo que sucedió; no hay evidencia. Este mismo estudiante, Payton Head, luego mintió descaradamente y dijo que el kkk (Ku Klux Klan) había sido visto en el campus, sólo para retractarse de sus palabras una hora después. ¿Piensa usted que él podría haber mentido acerca de los epítetos raciales que alguien pudiera haberle hecho? Cuando Payton Head se postuló para el cargo, él prometió “encender Mizzou”. No hay duda que lo ha logrado.

Ese incidente, si es que sucedió, de todos modos ocurrió fuera del campus, ¿entonces qué tiene que ver la universidad con aquello? La otra ofensa fue proferida en el campus por un estudiante borracho, ¿pero cómo puede el presidente de la universidad ser responsable por eso?

El hecho de que el cuerpo de estudiantes eligiera a un hombre negro como su presidente del campus ¿no es la mejor demostración de la inclusión racial de esta escuela? ¡Que cualquiera esté seriamente en pie de guerra por estos “incidentes” es simplemente una locura!

El estudiante en huelga de hambre estaba también protestando por la eliminación de subsidios de seguro de salud para estudiantes graduados. Este estudiante creció en una mansión que vale alrededor de un millón de dólares; su padre ganó más de 7 millones de dólares el año pasado. Sin embargo estos estudiantes se quejan continuamente del “privilegio blanco”.

No hay ninguna evidencia de que ningún funcionario de la universidad haya fallado en abordar adecuadamente algún problema. Ningún crimen fue cometido; Nadie fue herido. Sin embargo el presidente y el decano de la universidad perdieron su trabajo, ¡y los medios de comunicación trataron a los manifestantes como unos héroes de los derechos civiles!

Ahora, unos pequeños niños rebeldes están gobernando ese campus. Y este problema continúa extendiéndose. Ellos están tomando el control.

Problema con las universidades

La gente tiende a ver la educación universitaria como una cosa maravillosa. Hay un fuerte impulso por tener tantos jóvenes como sea posible en la universidad. Hace cien años, sólo el 4 por ciento de los hombres entre 18 y 21 años iba a la universidad. Ahora, cerca de cuatro de cada diez entre los 18 y 24 años están en la universidad en Estados Unidos. Y el número de los inscritos sigue creciendo. Aumentó un 15 por ciento en la década después de 1992; y un 24 por ciento en la década después de 2002.

¡Eso es un montón de educación! ¿Pero está esto mejorando a la sociedad? ¿Está realmente ayudando a estos estudiantes? ¿Están volviéndose mejores personas? Éstas son preguntas legítimas, especialmente cuando usted ve ¡lo que está sucediendo en estos planteles universitarios!

Estos eventos lo dejan claro que la educación superior hoy está plagada de problemas profundamente alarmantes.

Vemos una instrucción tóxica y venenosa que pone a los estudiantes a pensar de sí como víctimas, y les enseña a ofenderse por nada. Vemos el adoctrinamiento que hace a los estudiantes hipersensibles e incluso abiertamente agresivos sobre cualquier supuesta agresión ficticia.

¡Ahora vemos a estudiantes más radicalizados que sus maestros radicales! De hecho ellos consideran a sus propios educadores liberales en la universidad como unos opresores racistas. Estos profesores están recibiendo lo que se merecen porque ellos les enseñaron a estos estudiantes cómo estar en desafuero; y ahora, ellos son sus víctimas. Sus estudiantes radicales están oprimiéndolos y los están expulsando.

Isaías 3 profetizó de un tiempo cuando “el joven se levantará contra el anciano, y el villano contra el noble”, un tiempo cuando “los opresores de mi pueblo son muchachos”, y “los que te guían te engañan, y tuercen el curso de tus caminos”. ¡Los eventos actuales están cumpliendo estas profecías!

¡Algo está muy mal con lo que estos estudiantes están aprendiendo en estas instituciones!

La educación superior provee una cantidad enorme de conocimiento, pero mucho de éste es equivocado, erróneo, inclusive maligno. Las universidades llenan las mentes de los estudiantes con conocimiento, pero éstas no forman el carácter de los estudiantes. Estos campus están llenos de estudiantes que están desprovistos de carácter recto.

Un estudiante de periodismo trató de tomar fotografías de los estudiantes que estaban en huelga de hambre. Una multitud agresiva le impidió hacerlo. Tanto estudiantes como profesores le gritaron y lo empujaron. Ellos no se preocupan de la Primera Enmienda o de la libertad de prensa. Están dispuestos a usar tácticas intimidantes y la fuerza para deshacerse de alguien que no les gusta. ¡Ellos no valoran la libertad!

En las universidades de hoy, hay una exigencia por la diversidad pero una uniformidad en el pensamiento. Hay diversidad en la pigmentación de la piel pero conformismo en el razonamiento. Hay ideología grupal e intimidación intelectual. Y cada vez más hay
agresión y odio.

¡Este es el estado de la educación superior hoy en Estados Unidos!

Demandas

Los estudiantes insisten en que quieren justicia social pero eso no es lo que ellos quieren. Ellos quieren injusticia. Ellos quieren las cosas a su manera, como niños malcriados. ¡Que la gente piense que ellos desean justicia es
terriblemente ingenuo!

Para entender su pensamiento radical, preste atención al “Pliego de Exigencias” del grupo Concerned Student 1950 de Mizzou. Incluye puntos como éste: “Demandamos que la Universidad de Misuri cree y haga cumplir un currículo de inclusión y conciencia racial detallado en todos los departamentos y unidades de la universidad, obligatorio para todos los estudiantes, cuerpo docente y personal administrativo. Este currículo debe ser revisado, mantenido y supervisado por una junta comprendida por estudiantes, personal y profesores de color”. ¿Puede usted imaginar lo que este currículo obligatorio “de inclusión y conciencia racial detallado” sería? ¿Qué les enseñaría a las personas?

¡Usted puede estar absolutamente seguro de que no reduciría el racismo! Esto no es acerca de resolver problemas o mejorar las relaciones raciales. Es acerca de empoderar a las minorías y castigar a los blancos. Es acerca de poder; es acerca de quién gobierna las universidades.

Otra demanda dice: “Exigimos que la Universidad de Misuri aumente los fondos, recursos y personal para los centros de justicia social en el campus con el propósito de contratar profesionales adicionales, particularmente aquellos de color, impulsando la difusión y programación en el campus, e incrementando la visibilidad y conciencia a través del campus”. ¿Qué bien vendría de “los profesionales de la justicia social” impulsando “programación a través del campus”?

Esta lista también insistió en que la Universidad cumpla las demandas de la Legión de Universitarios Negros de 1969.

El hombre que Mizzou trajo en reemplazo de su presidente depuesto fue Michael Middleton. Él es un abogado de derechos civiles y miembro de la Comisión sobre Asuntos Étnicos y Raciales, designado por la Corte Suprema de Misuri. Él ayudó a fundar la Legión de Universitarios Negros, y personalmente entregó esa lista de demandas raciales a la Universidad de Misuri en 1969. Ese documento etiquetaba a la Universidad de Misuri como “un refugio para el racismo institucionalizado y la
represión política”.

Después que Middleton tomara el trabajo de presidente interino, dijo esto: “Tenemos que entender que nuestra horrible historia impregna todo lo que hacemos en esta institución y en este país”. También expresó su intención de satisfacer “todas y cada una de las demandas [de Concerned Student 1950] que puedan ser satisfechas”.

¿Cómo se puede aplacar a alguien que piensa de esa manera? No hay ninguna evidencia de racismo sistemático en la universidad. Ninguna. No hay ninguna verdad en las declaraciones racistas de este hombre. ¡Es una mentira satánica!

¿En qué tipo de universidad se está convirtiendo Mizzou? ¿No hay nadie que se levante ante esta escandalosa situación?

Incluso a los medios les encanta. Ellos son peligrosa y voluntariamente ignorantes.

¿Incidentes racistas?

Lo que sucedió en Mizzou es parte de una plaga de incidentes relacionados con falsas acusaciones en campus universitarios. Incluso si cuestiona la validez de estos supuestos crímenes de odio, entonces usted es considerado un racista.

En septiembre, estudiantes de la universidad de Delaware clamaron indignados cuando encontraron “sogas para ahorcar” colgando de un árbol en el campus. El personal de seguridad investigó y encontró que en realidad eran los restos de unos faroles de papel que habían quedado de un evento anterior. Pero después que la verdad salió a la luz, los estudiantes continuaron insistiendo que eran sogas para ahorcar. Una estudiante de segundo año dijo “que tenía dificultad en aceptar como fuente creíble” al personal de seguridad pública de la universidad.

A esta gente no le importa la verdad. Ese hecho reaparece una y otra vez en estas historias. A ellos no les preocupa la verdad; ¡ellos quieren destruirla! Esto dice mucho en cuanto a la naturaleza real de este movimiento, y el espíritu malvado detrás de él.

¿No se supone que la educación superior es acerca de la verdad? ¿No es su intención ayudar a la gente a probar lo que es verdadero? Pero aquí sucede lo contrario. Estos radicales tienen metas más grandes, y si ellos tienen que mentir, exagerar, hacer falsas acusaciones e inventar agravios, ¡entonces que así sea! Eso es lo que estos estudiantes están aprendiendo en nuestras universidades hoy. Todo eso es intimidación demoniaca y maldad.

Estos jóvenes son radicales. Y albergan ideas sumamente disgregadoras y peligrosas de lo que se ve como justicia, de lo que la sociedad les debe, y de cómo deberían ser capaces de suspender a cualquiera que esté en desacuerdo con ellos. Además están ganando cada vez más poder, inducidos por autoridades que salieron del mismo sistema educacional.

‘Luchar por nuestra libertad’

Los estudiantes activistas que derrocaron a Tim Wolfe coreaban palabras de un fugitivo asesino de policías y de uno de los terroristas más buscados por el fbi, Assata Shakur, para inspirar a la multitud: “Es nuestro deber luchar por nuestra libertad. Es nuestro deber ganar. Debemos amarnos y apoyarnos los unos a los otros. No tenemos nada que perder sino nuestras cadenas”.

¿De qué cadenas están hablando? No estoy diciendo que no haya racismo en contra de los negros en este país. ¡Sin embargo a estos estudiantes se les está dando toda posibilidad de tener un éxito espectacular en sus vidas! Ellos pueden hacer eso si es que se hacen responsables de sí mismos en vez de comportarse como si estuvieran esclavizados. ¡Esta mentalidad de víctima que les han enseñado es la que los tiene en cadenas!

“Es nuestro deber luchar por nuestra libertad”, dicen. En realidad ellos están mucho menos interesados en la libertad que lo que están en una lucha.

¿Cuál es el verdadero objetivo de este movimiento? La mujer que inició ese cántico, Ayanna Poole, dijo: “Estamos tratando de derrocar el sistema. Lo que pasa es que estamos empezando con él [Tim Wolfe].” Sí, ellos tienen una meta mucho más grande.

Otro participante de las protestas del campus, Reuben Faloughi, le dijo a Associated Press que él se sintió “liberado” por la renuncia de Wolfe. Él también participó en una protesta “die-in” [acostados como “muertos” obstruyendo el paso] en memoria de Michael Brown. “Esa fue la primera vez que me involucré en activismo”, dijo. “Nunca sentí esa unidad antes, esa clase de energía. Fue muy emancipador, y eso plantó las semillas para que los estudiantes puedan desafiar las cosas”.

Michael Brown era un delincuente que trató de matar a un policía. La gente aún usa la narrativa “manos en alto, no dispare” de la muerte de Brown en Ferguson, Missouri; aunque ha probado ser una completa mentira. El gran jurado y el Departamento de Justicia del Condado de St. Louis exoneraron al oficial que mató a Brown. Las investigaciones probaron que él estaba justificado en todo lo que hizo; ¡él le disparó a un hombre que iba a matarlo! Incluso el fiscal general admitió lo mismo. Si se quiere salvar a la nación, será mejor que haya alguien que detenga a los criminales, ¡de una manera o de otra! Pero la gente sigue creyendo lo que quiere creer.

¿Por qué no hay más personas levantándose y hablando, cuando saben que todo es un engaño? En cambio, parece que todos quieren rendirse. Estados Unidos está cayendo rápidamente.

Breitbart News escribió el 9 de noviembre que, “Dada la hidra del activismo histérico en las universidades que (…) está surgiendo por toda la nación, es difícil saber dónde terminará”.

Pero usted puede saber dónde terminará. La Biblia nos dice dónde terminará.

Un movimiento orquestado

“Una de las cosas que obstaculizan nuestra capacidad para ir más allá de estos asuntos, es nuestra incapacidad de hablar al respecto”, dijo Michael Middleton. “Tenemos que entender que nuestra horrible historia impregna todo lo que hacemos en esta institución y en este país. Una vez que pongamos esta verdad sobre la mesa, estaremos preparados para reconciliar esas diferencias”.

Piense acerca de esa declaración: Nuestra historia racista impregna todo lo que hacemos en este país. Eso es casi exactamente lo que el presidente Obama ha dicho. “El legado de la esclavitud, Jim Crow, la discriminación en casi toda institución de nuestras vidas; como saben… eso proyecta una larga sombra”, dijo en una entrevista el verano pasado. “Y eso aún es parte de nuestro adn que es trasmitido. No estamos curados de eso”.

Esa es la clase de pensamiento que causa que los estudiantes de Mizzou lloren sobre las injusticias que se remontan a 1839; injusticias que supuestamente aún los tienen en “cadenas” hoy. Ese pensamiento ha sido alentado por el actual presidente de EE UU. El clima de agravio racial y resentimiento en Estados Unidos se ha despertado y estimulado desde lo más alto.

El Sr. Middleton, el presidente Obama y muchos otros insisten en que solo necesitamos hablar acerca de nuestro pasado racista para que así podamos reconciliar y sanar. Pero mientras ellos continúan levantando estas acusaciones, ¿puede usted ver reconciliación y sanación? ¿O ve división más y más profunda, hostilidad e ira más y más grandes?

¿Puede usted reconocer que esto está conduciendo a la guerra?

Estos radicales no quieren “ir más allá de estos asuntos”. Ellos no quieren “reconciliar estas diferencias”. ¡Ellos no quieren eso! ¡Sus frutos lo prueban! Ellos quieren usar esto como un arma para inflamar amargura, provocar conflictos, ¡y acumular poder!

Este movimiento está fluyendo desde arriba. ¡Está orquestado! Usted puede entender por qué está sucediendo esto solicitando una copia gratuita de Estados Unidos Bajo Ataque . Este folleto revela la dimensión espiritual detrás de las acciones de la actual administración. Es importantísimo entender esto.

Agitados por nuestros más altos líderes, el descontento y las protestas se están extendiendo rápidamente a otros planteles. Por toda la nación, los actos de violencia racista están llegando a ser más comunes y generalizados. Los disturbios están aumentando. ¿Dónde terminará todo esto? ¿Qué ocurre en Estados Unidos cuando se movilizan grandes grupos de gente airada y violenta?

¡La Biblia nos lo dice!

¿Se da usted cuenta que la Biblia contiene muchas profecías del tiempo del fin acerca de EE UU? Si usted nunca ha comprobado esta verdad, necesita hacerlo. Con mucho gusto le enviaremos una copia gratuita de Estados Unidos y Gran Bretaña en Profecía para ayudarle a reconocer la identidad de EE UU en la profecía bíblica.

Las profecías acerca de Estados Unidos muestran que esta nación está a punto de explotar en violencia.

Esta es una profecía del tiempo del fin refiriéndose a EE UU: “Vuestra tierra está destruida, vuestras ciudades puestas a fuego, vuestra tierra delante de vosotros comida por extranjeros, y asolada como asolamiento de extraños” (Isaías 1:7).

Lo que está sucediendo en estos campus universitarios está conduciendo hacia ese escenario profetizado. La educación superior (o debería decir, la mala educación) de esta gente patética que piensa que sabe mucho, ¡va a tener mucho que ver con el cumplimiento de dicha profecía!

Hay una fuerza espiritual que busca destruir a Estados Unidos. Ese espíritu está trabajando en estos jóvenes para cumplir esa meta. Todo se trata de destruir la Constitución estadounidense, ¡la suprema ley de esta tierra! ¡Satanás está guiando a esta juventud a la destrucción y guiándola a causar que esta nación muera! La gente se está rindiendo a este pensamiento de odio y maldad. Es terriblemente racista pero es increíblemente algo peor. Está alineado con la voluntad satánica. ¡Eso es lo que realmente está sucediendo aquí!

Estados Unidos ha rechazado a Dios y ha abrazado al pecado y el mal. Usted puede ver por qué Dios está tan airado con EE UU que Él permitirá que esto suceda.

La profecía muestra que las ciudades ardiendo son solo la primera fase en la caída de EE UU. Una vez que nuestra población esté debilitada por la violencia y las guerras internas, la nación será atacada por una potencia extranjera. Y luego, aquellos que logren sobrevivir a esa intensa tribulación ¡serán llevados cautivos desde su propia nación y vendidos como esclavos! Esta es la pesadilla
que está viniendo sobre EE UU.

Estos estudiantes están a punto de descubrir lo que es realmente estar en cadenas, ¡si es que sobreviven!

Educación con visión

Aquí hay una paradoja. Se supone que nuestro sistema educacional está para resolver los problemas de la sociedad. Pero en cambio, entre más educación recibe la gente, ¡más grandes se hacen los problemas!

Supuestamente, la educación superior está para producir líderes que nos saquen de estos problemas. ¡Pero no lo hace! Nuestros líderes hacen que las cosas se pongan peor. Cuando usted ve la forma en que estos estudiantes están manejando el asunto del racismo, claramente puede ver por qué. ¡Ellos no están interesados en detener el racismo! Sus métodos para supuestamente resolver el problema racial lo están haciendo mucho, mucho peor, ¡y conducirán a una explosión racial! Esa es una ilustración perfecta de esta terrible paradoja.

Hay algo terriblemente mal con el conocimiento que se enseña en estas escuelas. ¡Mire los frutos! Tenemos mucho de eso, ¡y no nos está ayudando! Los problemas en las universidades estadounidenses hoy son prueba poderosa de que este sistema educacional fue construido sobre el fundamento equivocado. El conocimiento que se enseña está basado en la premisa equivocada.

La educación moderna ha rechazado a Dios y Su conocimiento revelado. Ha derribado los absolutos morales y la instrucción bíblica. Ha exaltado el razonamiento humano como la más alta fuente de la verdad.

Si usted abriera sus ojos, ¡vería que los problemas con la educación superior hoy muestran cuán abominable fracaso es ese enfoque!

¿Dónde puede uno encontrar la educación de alta calidad que realmente pueda resolver (y que resolverá) los problemas de este mundo? ¡Sí existe!

Me gustaría ofrecerle un folleto gratuito: Education With Vision (Educación con Visión, disponible en inglés). Es especialmente relevante a la luz de lo que está ocurriendo. En él se describen los orígenes del sistema educacional moderno. Y lo ayudará a entender la crisis de nuestras universidades hoy.

Este folleto también tiene un capítulo que explica lo que realmente es la verdadera educación y cómo llegar a ser verdaderamente educados. Muestra cómo la educación puede ser una bendición cuando está construida sobre el conocimiento revelado de Dios.

Herbert W. Armstrong fue un tremendo educador. Él explicó la causa de la violencia juvenil de su tiempo de esta forma: “La verdadera respuesta es esta: Algo ha sido quitado de esta Tierra que necesita desesperadamente ser restaurado. Ese ‘algo’ ¡es el conocimiento, el respeto por y la obediencia hacia el gobierno y la ley de Dios!” (La Dimensión Desconocida de la Sexualidad; solicite su copia gratuita).

El Sr. Armstrong sabía de lo que hablaba. En 1970 él escribió: “Sucede que soy el presidente de una universidad con tres campus. En estos campus no hay protestas, ni marchas de oposición, no hay disturbios de estudiantes ni violencia, y no hay hippies. Hay paz, feliz cooperación entre los estudiantes, los profesores y la administración. Los rostros de los estudiantes están envueltos en sonrisas, las cuales son reales y genuinas; son la expresión externa de un gozo interior. Los visitantes quedan sorprendidos”.

“¡Este, es el resultado!”

“¿La causa? No somos una fábrica de producción de conocimiento, pero sí una de producción de carácter humano” (La Pura Verdad, agosto-septiembre de 1970).

La obra detrás de esta revista de noticias gira en torno a la educación. Patrocinamos una academia desde grado kínder hasta el doceavo grado, y dos universidades que proveen un modelo de verdadera educación. ¡Contenida en estas escuelas hay una visión de cómo es que la educación correcta está a punto de extenderse por toda la Tierra!

Como lo profetiza Isaías 11:9, viene un tiempo cuando “No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de [el Eterno], como las aguas cubren el mar”.

Newsletter_ES