Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

201223 jag%20threat%20democracy

JULIA GODDARD/TRUMPET

La mayor amenaza para la democracia estadounidense

Los gigantes tecnológicos están censurando lo que usted ve y lee, y las consecuencias irán más allá de la elección de 2020.

El expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, denuncia a los medios conservadores como “la mayor amenaza a nuestra democracia”. En su más reciente esfuerzo por incrementar el control gubernamental sobre las compañías de noticias y tecnología, el Sr. Obama afirma que Facebook, Twitter y otras plataformas de comunicación necesitan usar una censura más fuerte para impedir que los conservadores propaguen “mentiras locas y teorías conspirativas”.

“La Primera Enmienda no obliga a que las compañías privadas proporcionen una plataforma para cualquier punto de vista que exista”, dijo el Sr. Obama a Atlantic el 11 de noviembre de 2020. “Al final del día, tendremos que encontrar una combinación entre las regulaciones gubernamentales y las prácticas corporativas que aborden esto, porque se va a poner peor. (…) Si no tenemos la capacidad de distinguir qué es verdad y qué es falso, entonces por definición el mercado de ideas no funciona. Y por definición nuestra democracia no funciona”.

El Sr. Obama culpó a Fox News, a Rush Limbaugh y a “todo el ecosistema mediático de derecha” de interferir con los planes de su administración para transformar fundamentalmente a EE UU.

Barack Obama, Joe Biden, Hillary Clinton y otros liberares están difundiendo la narrativa de que los medios no censuran a los conservadores lo suficiente. Sin embargo, Big Media y Big Tech [los grandes medios y los gigantes tecnológicos] ya son conocidos por censurar a los conservadores, tildándolos de racistas como si fuera un hecho objetivo.

Ahora se está acumulando evidencia de que estas compañías trataron de interferir en las elecciones presidenciales de 2020 censurando historias que podían dañar las posibilidades de elección del demócrata Joe Biden.

Investigadores encubiertos que trabajan para el Proyecto Veritas capturaron en cámara al ejecutivo de Google, Jen Gennai en 2019 alardeando que solamente Google podía evitar “la siguiente situación Trump”. Y en octubre de 2020, los ejecutivos de Facebook anunciaron que estaban cambiando deliberadamente sus algoritmos de búsqueda para limitar la capacidad de los usuarios de compartir una historia de la familia Biden sobre sus negocios en China, Kazajistán, Rusia y Ucrania.

Twitter fue un paso más adelante. Cuando el New York Post destapó esta historia y otras basadas en los contenidos de la laptop de Hunter Biden, Twitter cerró su cuenta y bloqueó a los usuarios de compartir la historia.

El conservador Centro de Investigación de Medios informó que, de 1.750 votantes por Biden encuestados, 1 de cada 6 no habría votado por él si hubiera sabido sobre los escándalos suprimidos por los medios.

Google, Facebook, Twitter (algunas de las más grandes y poderosas corporaciones en el mundo) están alterando lo que los estadounidenses pueden ver y escuchar para censurar a los conservadores y apoyar a los liberales.

Pero Barack Obama dice que no son lo suficientemente parciales.

La Biblia predijo que la verdad sería echada por tierra por una multitud organizada de personas en el tiempo del fin. ¡Usted necesita entender el funcionamiento interno de esta red y el oscuro espíritu que la empodera!

Fraude electoral

Una de las mayores amenazas a unas elecciones libres y justas en EE UU es la inclinación ideológica de los medios y la censura. Por ocho años el psicólogo conductual, Dr. Robert Epstein, un liberal, ha advertido que Google puede determinar fácilmente el resultado de las elecciones ajustando sus algoritmos de búsqueda para favorecer a un partido político sobre el otro. La investigación muestra que Google maneja más del 86% de todas las consultas de búsqueda a nivel mundial. Y cuando los resultados de búsqueda de Google aparecen, el 95% de los clics están en la primera página de los resultados de búsqueda.

Cuando Google saca un sitio de la primera página, muy pocos harán clic sobre éste.

“El algoritmo de búsqueda de Google puede cambiar fácilmente las preferencias de voto de los votantes indecisos en un 20% o más (y más del 80% en algunos grupos demográficos) sin que virtualmente nadie sepa que están siendo manipulados”, escribió Epstein en un editorial en 2015, titulado “Cómo Google podría manipular las elecciones de 2016”.

Epstein basó sus cálculos en experimentos realizados con Ronald Robertson, publicados en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos de América.

Epstein le dijo a Fox News el 23 de noviembre de 2020, que creía que la manipulación de los motores de búsqueda cambió “al menos” 6 millones de votos a favor de Joe Biden. Si esto es cierto, el presidente Donald Trump habría ganado el voto popular, así como también el voto electoral si Google no hubiera sesgado su cobertura de noticias en contra suya.

El exempleado de Google, Zachary Vorhies, se hizo público como denunciante en 2019, filtrando más de 950 páginas de documentos internos de Google al Proyecto Veritas y al Departamento de Justicia. La información confirmó que Google ha sesgado sus algoritmos para promover el liberalismo y suprimir el conservadurismo. También reveló que Google tiene listas negras de términos de búsqueda y una lista negra de sitios web.

Vorhies advirtió: “la razón por la que reuní estos documentos fue porque vi algo oscuro y nefasto pasando dentro de la compañía, y me di cuenta de que no sólo iban a alterar las elecciones, sino que usarían esa alteración en las elecciones para derrocar esencialmente a EE UU”.

Por 230 años, Estados Unidos ha sido una república constitucional donde las personas pueden elegir libremente a los representantes que van a gobernarlas. Ahora el panel de directores de Google está tratando de cambiar eso, no aboliendo las elecciones, sino aumentando gradualmente su control sobre lo que la gente averigua y sabe. ¡Si pueden manipular lo que la gente cree que es verdad, pueden cambiar fundamentalmente a EE UU en cualquier cosa que quieran!

Medios de comunicación del Estado profundo

Barack Obama era conocido como el “presidente de Silicon Valley”. Ejecutivos de Amazon, Apple, Facebook, Google, Microsoft y Twitter tenían estrechas relaciones con su administración. Datos de la Campaña de Rendición de Cuentas muestran que los representantes de Google asistían a reuniones con Obama en la Casa Blanca más de una vez a la semana. Casi 250 personas cambiaron de la administración de Obama a Google o viceversa. Ahora el Sr. Obama está presionando para que la administración de Biden continúe conspirando con los gigantes tecnológicos.

La periodista de investigación, Sharyl Attkisson, señaló que una de las mayores razones por las que Big Tech está tan dispuesto a colaborar con políticos progresistas y agentes del “Estado profundo” es para proteger sus monopolios. La administración de Trump [estaba] presionando una revisión antimonopolio a los gigantes tecnológicos para determinar si deben o no ser enjuiciados y dividirlos en empresas más pequeñas. Así que el dinero y los grupos de presión de Amazon, Apple, Facebook, Google, Microsoft y Twitter están inundando Washington, D.C., para proteger el control que tienen estas empresas sobre las búsquedas en la Internet y las redes sociales.

Pero la alineación entre Silicon Valley y el Estado profundo va mucho más allá de los intereses comerciales compartidos. Estos dos centros de poder también se encuentran en sintonía ideológica.

Una encuesta de 2017 realizada por científicos de la Universidad de Stanford cuantifica lo que la mayoría de la gente ya sabe: que los empresarios tecnológicos son liberales. Están a favor del aborto, el control de armas, uniones homosexuales, fronteras abiertas, atención universal de la salud, redistribución de la riqueza y otras causas progresistas. Esto explica por qué Google, y otras empresas tecnológicas llegaron a extremos tan drásticos para ocultar historias críticas de Biden mientras promovían historias críticas del presidente Trump. Ellos están manipulando las elecciones “para derrocar esencialmente a EE UU” y transformar la nación en una tecnocracia dirigida por las élites en el mundo de la tecnología, los medios de comunicación y la política.

El Proyecto Veritas capturó a nueve empleados y exempleados de Twitter en cámara oculta admitiendo que los algoritmos de Twitter ocultan a propósito los tweets con palabras como “Dios” o “Estados Unidos”. Twitter también restringe los anuncios de organizaciones pro-vida mientras promueve anuncios pro-aborto de Planned Parenthood. Este tipo de censura no combate las “noticias falsas”, ni pretende ayudar a Twitter a establecer un monopolio. Es un ataque ideológico directo contra “Dios” y “Estados Unidos”.

Conexiones comunistas

Los principales medios se están volviendo sorprendentemente osados en la ofensiva para transformar fundamentalmente a EE UU. Un artículo del Atlantic declaró inequívocamente que, en el conflicto entre la libertad de expresión y la censura gubernamental, China tiene razón y EE UU está equivocado.

“Por sorprendente que parezca, la vigilancia digital y el control de expresión en EE UU ya muestran muchas similitudes con lo que se encuentra en Estados autoritarios como China”, escribieron Jack Goldsmith y Andrew Keane Woods. “Las diferencias constitucionales y culturales significan que el sector privado, en lugar de los gobiernos federales y estatales, actualmente toma la delantera en estas prácticas, lo cual aumenta su valor y agrega amenazas diferentes de aquellas de China. (…) El monitoreo significativo y el control de expresión son componentes inevitables de una Internet madura y floreciente, y los gobiernos deben desempeñar un papel importante en estas prácticas para asegurar que la Internet sea compatible con las normas y valores de una sociedad” (25 de abril de 2020).

En otras palabras: para controlar las teorías conspirativas, el gobierno de EE UU necesita controlar a los estadounidenses como el Partido Comunista Chino controla a los chinos.

El New York Post reportó que el equipo de ingeniería de Discurso de Odio de Facebook incluye al menos a seis extranjeros reclutados de la China comunista. Este equipo ocultó las noticias sobre cómo el hijo de Joe Biden trabajó para una firma de inversión de Shanghái que ayudó a vender tecnología estadounidense con aplicaciones militares a China.

Documentos internos de la empresa publicados por el Proyecto Veritas muestran que Facebook en realidad favorece a trabajadores con visa china y coreana por sobre los ciudadanos estadounidenses. Estos son los ingenieros informáticos que construyen algoritmos de inteligencia artificial secretamente para reconocer y suprimir opiniones con las que no están de acuerdo en sus noticias. Y la única razón por la que sabemos que ellos existen es porque los denunciantes indignados están haciendo sonar la alarma.

La Fundación OpenPower (una organización sin fines de lucro liderada por ejecutivos de Google e ibm) estableció una colaboración entre la empresa china Semptian y el fabricante de chips de EE UU Xilinx. Están creando microprocesadores que analizan grandes cantidades de datos de manera más eficiente. China está usando estos microprocesadores para mejorar su capacidad de vigilancia y censura la Internet. Un empleado de Semptian envió documentos a The Intercept que muestran que la compañía ha desarrollado un sistema de vigilancia masiva llamado Aegis, el cual permite a los espías del gobierno ver “las conexiones de todos”, incluyendo “información de localización para todos en el país”.

Según el periodista de investigación de The Intercept, Ryan Gallagher, “El equipo de Aegis se ha puesto dentro de las redes telefónicas e Internet de China, lo que permite al gobierno del país recoger secretamente los registros de correo electrónico de las personas, llamadas telefónicas, mensajes de texto, ubicaciones de teléfonos celulares e historias de navegación por la web, según dos fuentes familiarizadas con el trabajo de Semptian. Es probable que las agencias de seguridad estatal chinas estén usando la tecnología para atacar a activistas de derechos humanos, defensores de la democracia y críticos del régimen del presidente Xi Jinping, dijeron las fuentes, quienes hablaron bajo condición de anonimato por temor a represalias” (11 de julio de 2019).

Éste es el tipo de poder que el Partido Comunista Chino tiene para silenciar a las personas que no están de acuerdo con él. Pero ¿de dónde vinieron los elementos clave de ese poder? Vinieron de las mismas compañías tecnológicas con las que Barack Obama está trabajando para detener “las mentiras locas y teorías conspirativas”.

Una profecía dual

Muchos estadounidenses no creen en el diablo. Sin embargo, la Biblia revela que él es “el príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia” (Efesios 2:2). La principal forma del diablo para engañar a la gente es difundiendo actitudes de egoísmo, vanidad, lujuria, violencia, envidia, amargura y resentimiento contra la autoridad. También habla a través de “los hijos de desobediencia”, influyendo más directamente en la vida de las personas que son vulnerables a él.

Una profecía bíblica del tiempo del fin revela cómo el diablo usa una multitud de personas para echar la verdad por tierra. “Aun se engrandeció contra el príncipe de los ejércitos, y por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra. Y a causa de la prevaricación le fue entregado el ejército junto con el continuo sacrificio; y echó por tierra la verdad, e hizo cuanto quiso, y prosperó” (Daniel 8:11-12).

El rey Antíoco Epífanes cumplió esta profecía cuando profanó el templo en Jerusalén con un ídolo de sí mismo. Pero el libro de Daniel es principalmente para el tiempo el fin (Daniel 12:4). Esta profecía sobre Antíoco también se está cumpliendo en la Iglesia de Dios y en EE U­U en nuestro tiempo.

La Concordancia de Strong define “ejército” como “un sinnúmero de personas (o en sentido figurado, de cosas), especialmente [con respecto a un grupo] organizado para la guerra (un ejército)”. Dependiendo del contexto, la expresión puede referirse a un ejército de demonios, ángeles u hombres. El ejército mencionado en Daniel 8 es un ejército de demonios y hombres malvados que ayudan a un Antíoco del tiempo del fin en la Iglesia de Dios y a un Antíoco del tiempo del fin en Estados Unidos de Norteamérica.

El jefe editor de la Trompeta, Gerald Flurry, explica en Estados Unidos bajo ataque que el Antíoco espiritual “echó por tierra la verdad” dentro de la Iglesia de Dios, y un Antíoco político está haciendo lo mismo en EE UU. El presidente más anti-Biblia en la historia estadunidense, Barack Obama, cumple el papel del Antíoco político. Está fuera de su cargo ahora, pero él y sus poderosos aliados han estado trabajando en los principales medios de comunicación tratando “esencialmente de derrocar a Estados Unidos”.

Una multitud de burócratas, líderes militares, agentes de inteligencia, magnates de los medios, empresarios tecnológicos, financieros de Wall Street y espías chinos están ayudando a Antíoco a echar la verdad por tierra. Esta red es la mayor amenaza para EE UU hoy. Su objetivo es destruir a EE UU, su historia judeo-cristiana, su forma constitucional de gobierno y los principios bíblicos en los que esta forma de gobierno se basa principalmente.

Dios está exponiendo la corrupción en la política de EE UU para que la gente tenga la oportunidad de arrepentirse antes de que un espíritu sin ley destruya a la nación, remplazando el estado de derecho por un aterrorizante gobierno de engaño poderoso y fuerza brutal. Cuando las personas no aman sinceramente la verdad, creen mentiras (2 Tesalonicenses 2:9-12).

Los valores que ayudaron a hacer grande a EE UU están siendo echados por tierra, pero Antíoco y sus partidarios sólo son capaces de hacer esto por “causa de la prevaricación”. El diablo está explotando la anarquía y la falta de fe de EE UU. ¡Dios permitirá esto hasta que la gente llegue a ver verdaderamente la necesidad de arrepentirse hacia Dios! ▪


ARREPENTIMIENTO HACIA DIOS

¿Sabe usted la diferencia entre el arrepentimiento santo y la tristeza del mundo? ¡Este folleto podría cambiar su vida dramáticamente!