Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

La invasión de Rusia a Ucrania calentará Oriente Medio

(ARIS MESSINIS/AFP VÍA GETTY IMAGES)

La invasión de Rusia a Ucrania calentará Oriente Medio

La invasión rusa de Ucrania está provocando ondas de choque en todo el mundo y su efecto se sentirá claramente en Oriente Medio.

Los altos precios de los alimentos contribuyeron a desencadenar la Primavera Árabe hace más de una década. En el mercado de futuros, los precios de los alimentos están subiendo a su ritmo más rápido en 60 años, por una buena razón. Rusia y Ucrania producen una cuarta parte del trigo mundial. Gran parte de esa producción será eliminada o difícil de exportar debido a la guerra en Ucrania. El gobierno de Egipto mantiene la estabilidad mediante la entrega de pan fuertemente subvencionado. Si los altos precios se mantienen, todo el país está en peligro.

Pero Oriente Medio no sólo se está volviendo más inestable, sino también más importante.

Europa está buscando un proveedor de energía alternativo. Ese proceso no está avanzando lo suficientemente rápido como para ayudar a Ucrania. En 2020, los países europeos compraron una cuarta parte de su petróleo a Rusia y el 40% de su gas. Pero comprar menos a Rusia significa comprar más en otra parte. En Estados Unidos, la administración Biden está obstaculizando los intentos de producir más. Oriente Medio y el norte de África son la región a la que obviamente debe recurrir Europa.

El ministro alemán de Economía, Robert Habeck, visitó Qatar el domingo 20 de marzo, y al día siguiente los Emiratos Árabes Unidos. “La guerra en Ucrania lleva ya más de tres semanas, y Habeck está en una especie de compra compulsiva”, escribió Der Spiegel. Él aceptó los planes de Qatar de vender a Alemania gas natural licuado (gnl).

Pero Alemania no es el único país que está de compras compulsivas. En enero, mientras aumentaban las tensiones en Ucrania, Polonia y Arabia Saudí dieron importantes pasos hacia la cooperación. La petrolera estatal Saudi Aramco comenzó a comprar una participación del 30% de una refinería de petróleo en Gdansk. También acordó vender a Polonia unos 300.000 barriles diarios. Reuters calculó que el acuerdo podría hacer que Arabia Saudí suministre entre el 50 y el 70% de las necesidades de petróleo de Polonia, reduciendo drásticamente su dependencia de Rusia. También sitúa a Arabia Saudí en una posición privilegiada para impulsar las exportaciones a todos los vecinos de Polonia.

El ministro de Asuntos Exteriores italiano, Luigi Di Maio, también ha visitado Qatar. El presidente francés Emmanuel Macron llamó al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, para pedirle más petróleo.

A largo plazo, el norte de África podría resultar un foco de atención aún más fuerte. Argelia ya está conectada a la red de gas europea, mientras que el gas de Oriente Medio tiene que pasar por un costoso proceso para convertirse en gnl.

Hay planes en marcha para mejorar esa red de gas. Argelia, Níger y Nigeria están trabajando en un gasoducto transahariano. El gasoducto de 4.000 kilómetros de longitud costaría 21.000 millones de dólares.

El islam radical es una amenaza creciente en la región. Si Europa quiere que estos grandes planes de oleoductos tengan éxito, tendrá que luchar para estabilizar la zona.

Esta es otra forma en que la invasión de Rusia a Ucrania está adelantando la profecía bíblica. A lo largo de los años hemos hablado bastante acerca de que Europa irá involucrándose más en Oriente Medio.

“El norte de África se está convirtiendo en un campo de batalla con implicaciones proféticas de enorme importancia”, escribió el redactor jefe de la Trompeta, Gerald Flurry, en su artículo de 2014 “¡Observe a Argelia!”. Hablaba de las incursiones que el islam radical, liderado por Irán, estaba haciendo en la región.

“Pero Irán no es el único interesado en África”, continuó. “Alemania también está haciendo fuertes incursiones. Ambas potencias están compitiendo por conseguir el mayor control posible del norte de África. Inevitablemente chocarán entre sí”.

Daniel 11:40-45 describe un choque épico entre el islam radical dirigido por Irán y una potencia europea, liderada por Alemania. Los países mencionados, Egipto, Libia, etcétera, se extienden por Oriente Medio y el norte de África.

Irán está en alza, con un nuevo acuerdo nuclear a punto de firmarse. Con una mayor implicación de Europa en la región, hay que estar atentos a este enfrentamiento. Para saber más, lea nuestro folleto gratuito El rey del sur.