Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

La ingenua confianza de Estados Unidos en Alemania

ISTOCK.COM/GUVENDEMIR, ISTOCK.COM/MESUT ZENGIN, ISTOCK.COM/GEORGEPETERS

La ingenua confianza de Estados Unidos en Alemania

La nación que lanzó dos guerras mundiales recibirá ahora cazas nucleares furtivos de última generación. ¿Qué podría salir mal?

Dos semanas después de que Alemania anunciara su gran aumento de gastos, reveló en qué pensaba gastar una gran cantidad de dinero: aviones F-35A Lightning ii de fabricación estadounidense.

Se trata de los aviones de combate más modernos de Estados Unidos, repletos de la mejor tecnología estadounidense. Sólo sus aliados más cercanos pueden comprarlos. Recibir estos aviones es un gran avance militar para Alemania. Por primera vez, la Fuerza Aérea alemana tendrá un avión invisible. También será su primer caza de “quinta generación”. Pero lo más significativo es que este jet está diseñado para llevar armas nucleares.

En Bélgica, Holanda, Italia, Alemania y Turquía, EE UU almacena entre 150 y 200 bombas termonucleares. Originalmente, desplegó estas bombas y otras más a las naciones de la otan en Europa durante la Guerra Fría. ¿Siguen siendo necesarias estas bombas? ¿Vale la pena el riesgo de dejar armas nucleares en naciones que eran enemigas de EE UU hasta tan recientemente como la Segunda Guerra Mundial? Estas preguntas aparentemente no preocupan a los líderes estadounidenses, que ahora están dando a Alemania la capacidad de poner estas bombas en un avión furtivo.

¿Alguien recuerda la destrucción que causaron estas naciones, o la devastación que han causado las armas nucleares?

Las armas nucleares son una amenaza horrible. Una sola de éstas puede vaporizar una ciudad llena de gente. ¡Doscientas de ellas son suficientes para destruir el mundo entero! Sin embargo, EE UU ha entregado esas bombas a estas cinco naciones, ¡dos de las cuales eran nuestros enemigos acérrimos hace apenas 75 años!

En la mente de muchas personas, la invasión de Rusia a Ucrania ha convertido la guerra nuclear en una posibilidad real. El presidente ruso Vladimir Putin puso sus fuerzas nucleares en alerta máxima en febrero. Amenazó con “consecuencias mayores que cualquier otra que se haya enfrentado en la historia” a cualquier nación que interfiriera en su conquista de Ucrania.

Ahora Alemania también está pensando en armas nucleares. Los únicos aviones que Alemania tiene actualmente para transportar bombas nucleares B61 estacionadas son los jets Tornado. El Tornado realizó su primer vuelo hace casi medio siglo y ya está obsoleto.

EE UU también está mejorando las bombas B61 apostadas en Alemania y otros lugares, haciéndolas más precisas y modificándolas para adaptarlas al F-35. Las bombas mejoradas tendrán orientación por gps y un rendimiento variable, lo que significa que su potencia puede ajustarse para crear una gama de explosiones, desde 50 veces más pequeñas que la bomba que destruyó Hiroshima hasta una tres veces mayor. El director del Proyecto de Información Nuclear, Hans Kristensen, la describió como una “bomba nuclear todo en uno con esteroides”.

EE UU está dando a Alemania acceso a sus armas más avanzadas y mortíferas. La pregunta crucial es: ¿tiene EE UU el control de esas bombas?

Las armas tácticas suelen ser transportadas por vehículos de lanzamiento de corto alcance, como misiles de crucero, aviones de combate o bombarderos con un alcance inferior a 1.360 kilómetros. No pueden ser lanzadas a nivel intercontinental, ¡pero son lo suficientemente pequeñas como para ser enviadas a donde sea necesario en la parte trasera de un camión!

Otra posibilidad espeluznante es el riesgo de que naciones rebeldes o terroristas roben estos pequeños dispositivos. ¡Son armas inmensamente poderosas! ¿Podemos realmente confiarles a otras naciones semejante poder de fuego?

¿Cuán seguras están estas armas?

Estas armas pertenecen técnicamente a Washington, pero ¿realmente es así? Permanecen bajo el control de EE UU a menos que se autorice su entrega a la nación anfitriona en tiempos de guerra. Sin embargo, tras una serie de errores a lo largo de los años, la seguridad de estas armas nucleares se ha puesto en duda.

“Según una Revisión Blue Ribbon establecida por la Fuerza Aérea de EE UU en 2008, la mayoría de los sitios de almacenamiento de armas nucleares estadounidenses en Europa no cumplen con las normas de seguridad del Departamento de Defensa de EE UU”, escribieron Tom Sauer y Bob van der Zwaan en un informe de mayo de 2011 para la Harvard Kennedy School, titulado “Armas nucleares tácticas de EE UU en Europa después de la Cumbre de Lisboa de la otan: Por qué su retirada es conveniente y factible”.

La base aérea Kleine Brogel, en Bélgica, es una de las bases que alberga armas nucleares tácticas de EE UU. En 2001, esta base fue el objetivo de un extremista de al Qaeda llamado Nizar Trabelsi. En 2010, la misma base fue infiltrada por activistas por la paz. Los activistas escalaron la valla del perímetro y deambularon por la base por más de una hora, grabando su escapada. Cuando finalmente los atraparon, ¡la seguridad de la base ni siquiera confiscó la cinta de video!

¡Es terrible que EE UU sea tan descuidado con algo tan mortalmente peligroso! Este es el tipo de error que tendrá terribles consecuencias en el mundo real.

¿Cree usted que las naciones europeas que albergan estas armas son tan indiferentes a ellas como lo es EE UU?

Piense en el potencial de una debacle nuclear. Poco podría impedir que esas naciones se hicieran con esas bombas y las utilizaran como quisieran. ¡Esas armas podrían volverse contra EE UU!

¡Qué ingenuo es este país al confiar esta inmensa potencia de fuego a naciones que tan recientemente, y a lo largo de la historia, han demostrado ser enemigas del mundo libre!

Dar a Alemania el F-35 muestra un nivel de confianza monumental. Esto permitiría a Alemania llevar a cabo un ataque nuclear furtivo. El avión también está diseñado para ser el pilar de la Fuerza Aérea de EE UU. Es un avión impresionante en muchos aspectos, pero ha estado plagado de algunas enormes debilidades, especialmente en lo que respecta a la ciberguerra. El F-35 ha sido calificado como un supercomputador volador, y es sorprendentemente vulnerable a ser hackeado. Alemania y otros países que operan el avión estarán en una posición perfecta para explorar todas estas debilidades.

Ahora mismo, Alemania parece ser un aliado de EE UU. ¿Pero qué pasaría si esta nación —nuestro archienemigo en la Primera y Segunda Guerra Mundial— se volviera contra nosotros en la próxima guerra?

Alemania dice ser un aliado. Sin embargo, ¡Europa está enviando a Rusia más dinero ahora que antes de la invasión a Ucrania! Alemania ha llevado a toda Europa a negarse a boicotear el petróleo y gas rusos. Ni siquiera están tomando medidas simples para reducir el dinero que envían a Rusia. ¿Está Alemania actuando realmente como un aliado, especialmente uno al que EE UU puede confiar las armas más destructivas jamás producidas?

EE UU confía en Alemania, ¡pero la historia grita que no debería hacerlo! La confianza que está depositando en Alemania está absolutamente condenada por la Biblia. ¿Por qué? Porque está confiando en otras naciones en lugar de confiar en Dios.

¿Amigo o enemigo?

Cuando Alemania anunció su rearme, EE UU acogió la decisión con un aplauso entusiasta.

En la Biblia, Dios condena a EE UU y a Gran Bretaña (y a otros descendientes modernos del antiguo Israel) por abandonarlo a Él y por adorar a sus “amantes”. Y hoy, ¿qué nos encontramos haciendo? ¡Armando a dos naciones belicosas, nuestros enemigos históricos, con poder de fuego nuclear! ¡Este es un error terriblemente peligroso!

En el libro del tiempo del fin de Ezequiel, Dios dice: “Y Ahola [hablando de las naciones modernas de Israel] cometió fornicación aun estando en mi poder; y se enamoró de sus amantes los asirios, vecinos suyos. (…) Por lo cual la entregué en mano de sus amantes, en manos de los hijos de los asirios, de quienes se había enamorado” (Ezequiel 23:5, 9). Todo este capítulo se refiere a Israel, aquí llamado Ahola, y a los judíos, llamados Aholiba, ¡que se preparan para una de las traiciones más impactantes de la historia!

Los asirios son los antepasados de los alemanes modernos, y uno de los nombres utilizados en la profecía bíblica para referirse a la Alemania actual. (Demostramos esto en nuestro artículo “¿Está Alemania en la profecía bíblica?”).

La profecía de Ezequiel continúa: “Se enamoró [Estados Unidos y Gran Bretaña] de los hijos de los asirios sus vecinos, gobernadores y capitanes, vestidos de ropas y armas excelentes, jinetes que iban a caballo, todos ellos jóvenes codiciables” (versículo 12). Alemania es un país muy militarista, una nación con soldados impresionantes. Ahora, mientras este país amplía drásticamente su ejército, EE UU lo celebra.

“Se enamoró de ellos a primera vista, y les envió mensajeros a la tierra de los caldeos. Así, pues, se llegaron a ella los hombres de Babilonia en su lecho de amores, y la contaminaron, y ella también se contaminó con ellos, y su alma se hastió de ellos” (versículos 16-17). En nuestro tiempo, “los babilonios” se refieren al Sacro Imperio Romano, que tiene como núcleo a Alemania, Italia y el Vaticano.

Dios tiene una opinión muy firme sobre el hecho de acercarse a tales “amantes”. Es una cuestión de confianza. EE UU no confía en Dios para que lo proteja, así que confía en otra nación; en este caso, ¡una con una historia aterradora! Hemos puesto a seres humanos por delante de Dios. Dios condena al Israel moderno, especialmente a EE UU, Gran Bretaña y el Estado judío, porque se han olvidado de Él (versículo 35). Ese es un grave error que estas naciones van a lamentar.

Se trata de una política insensata, incluso según los criterios normales del sentido común. Pero Dios lo ve por lo que realmente es. Él dice que EE UU y Gran Bretaña son peores que una prostituta: Somos como una mujer que ha abandonado a su marido y se ha convertido en una prostituta que paga al cliente para que se acerque a ella (Ezequiel 16:33-34). ¡Así de abominable es esto para Dios!

La realidad aleccionadora es que cualquiera de los países que tienen esas bombas podría tomar por la fuerza el control de ellas y utilizarlas contra EE UU. Doscientas bombas nucleares están en países europeos, suficientes para destruir el mundo, ¡y la proliferación se está extendiendo!

¡Pero la impresionante noticia es que Cristo volverá! Él nos dejará experimentar el sufrimiento que hemos traído sobre nosotros mismos a causa de nuestros pecados. Pero con la misma certeza de que esas siete resurrecciones del Sacro Imperio Romano han entrado en escena exactamente de acuerdo con la profecía, y con la misma certeza de que la profetizada Tercera Guerra Mundial está a punto de llegar, podemos estar absolutamente seguros de que Él volverá.

Cuando eso ocurra, estas bombas y toda la destrucción que causan serán eliminadas para siempre. Jesucristo traerá la solución a este terrible problema. Usted puede comprobar esa verdad directamente desde su propia Biblia.

¡Gracias a Dios por esa esperanza infinita!