Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Gettyimages 1229385951

COURTNEY PEDROZA/GETTY IMAGES

La auditoría de Arizona expone un fraude masivo

Pero usted nunca lo sabría si leyera el New York Times o el Washington Post.

El 24 de septiembre, el Senado del estado de Arizona publicó los resultados de la auditoría electoral forense del condado de Maricopa. Los principales medios de comunicación se apresuraron a informar sobre el acontecimiento. Newsmax informó: “Los resultados de la auditoría de Arizona revelan que Donald Trump perdió frente a Joe Biden por un margen aún mayor”, mientras que USA Today dijo: “Contrario a lo que sostiene Trump, la auditoría de Arizona afirmó la victoria de Biden, no comprobó fraude electoral”. El Washington Post encabezó: “El presidente Biden ganó en Arizona, sin importar lo que crea Trumpland”, y un titular del New York Times decía: “La revisión republicana de los votos en Arizona no demuestra que se haya robado la elección”. El Wall Street Journal anunció “Trump pierde Arizona, otra vez”.

Sin embargo, estos principales medios de comunicación son culpables de un engaño deliberado. Han reportado que la auditoría determinó que “no hubo diferencias sustanciales entre el conteo manual de las boletas proporcionadas y los resultados del recuento oficial del condado”. Pero han ignorado las pruebas que demuestran que el condado de Maricopa fue inundado con miles de papeletas ilícitas. En otras palabras, la auditoría realmente muestra que los demócratas llenaron las urnas de Arizona con papeletas ilícitas, y luego las procesaron como si fuesen válidas.

En Arizona, el condado de Maricopa le proporcionó a Joe Biden una ventaja de 45.000 votos, lo que le impulsó a una victoria por 10.457 votos. Sin embargo, la auditoría electoral forense del condado de Maricopa ha descubierto que muchas papeletas de voto por correo no tenían la declaración jurada firmada que exige la ley. De hecho, el Dr. Shiva Ayyadurai, ingeniero del Instituto Tecnológico de Massachusetts, encontró más de 17.000 imágenes duplicadas de sobres de devolución. Cuando la empresa de Ayyadurai, EchoMail, eliminó estos duplicados de su revisión, concluyó que el condado de Maricopa registró más de 6.545 sobres de devolución de voto a distancia de los que realmente existían.

Además de estos votos duplicados, la auditoría electoral forense del condado de Maricopa encontró que 14.309 votos por correo en el condado de Maricopa eran de votantes que se habían mudado fuera del condado de Maricopa antes de la fecha límite de registro. Si el estado excluyera estas papeletas ilícitas del recuento oficial, entonces Donald Trump sería el ganador indiscutible.

Los principales medios de comunicación no admiten que se ha expuesto fraude, pero los que apoyan a Donald Trump están presionando al gobernador Doug Ducey con demandas para que descertifique las elecciones de Arizona, y funcionarios electos de varios otros estados están presionando para que se realicen auditorías como las que se llevaron a cabo en Arizona. Al concluir el Simposio Cibernético de Mike Lindell, la senadora estatal de Virginia Amanda Chase anunció la formación de un Caucus de Integridad Electoral para exponer el fraude electoral a nivel nacional y la auditoría de Arizona será de mucho apoyo en esta investigación.

En su artículo “Qué pasará después de que Trump recupere el poder”, el redactor jefe de la Trompeta, Gerald Flurry, explicó que el presidente Trump fue el ganador legítimo de las elecciones presidenciales de 2020. También explicó que la profecía bíblica dice que Trump volverá al poder, pero “lo que se da a entender es que recuperar el cargo puede requerir esfuerzos considerables. Donald Trump tendrá que luchar por ello. No tiene que ser una acción militar, pero ciertamente podría serlo. El presidente Trump también podría hacer que algunos estados decidieran separarse de la Unión. Eso conduciría a algún tipo de guerra”.

Esta asombrosa predicción se basa en 2 Reyes 14:26-28, que dice: “Porque [el Eterno] miró la muy amarga aflicción de Israel; que no había siervo ni libre, ni quien diese ayuda a Israel; y [el Eterno] no había determinado raer el nombre de Israel de debajo del cielo; por tanto, los salvó por mano de Jeroboam hijo de Joás. Los demás hechos de Jeroboam, y todo lo que hizo, y su valentía, y todas las guerras que hizo, y cómo restituyó al dominio de Israel a Damasco y Hamat, que habían pertenecido a Judá, ¿no está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Israel?”.

El Sr. Flurry ha explicado que el presidente Trump es un tipo del tiempo del fin del rey Jeroboam ii. Dios utilizó al presidente Trump para salvar temporalmente a Estados Unidos de las fuerzas marxistas radicales que buscaban destruirlo, pero ahora va a tener que luchar y guerrear para recuperar el cargo que le fue robado durante las elecciones presidenciales de 2020. Está tomando semanas para finalizarse, pero la auditoría del condado de Maricopa puede, en efecto, hacer caer la primera ficha de dominó en un proceso que termine exponiendo toda la elección robada.

Para más información sobre la inesperada dirección que una administración Trump futura tendrá sobre Estados Unidos, solicite Great Again [Grande otra vez, disponible sólo en inglés], de Gerald Flurry. 


Boletín, AD