Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Resolutesupportmediaresolutesupportmedia

FLICKR.COM/RESOLUTESUPPORTMEDIA

Guttenberg: El puente de sólo un hombre

Estados Unidos y Alemania podrían estar en su último paseo, juntos.

Desde la toma de posesión del presidente Donald Trump, las relaciones entre Alemania y EE UU han disminuido drásticamente. Pero en medio de las tensiones, un hombre podría tener la clave para sus lazos futuros: Karl-Theodor zu Guttenberg.

Él ha pasado mucho de su carrera política fomentando las relaciones transatlánticas. En 2003, Guttenberg se unió al programa American German Young Leaders (Programa de jóvenes líderes estadounidenses y germanos). En 2011, después de renunciar a la política alemana, trasladó a su familia a EE UU, donde continuó abogando por los lazos entre EE UU y Alemania.

Desde que dejó su cargo, los medios de comunicación y los políticos se han mantenido interesados en la visión estratégica de Guttenberg. Con su firma de consultores, Spitzberg Partners, él ayuda a compañías a hacer negocios a un lado y otro del Atlántico.

Guttenberg cree en la cooperación entre EE UU y Alemania, de manera que Rusia, China y otros no se beneficien. Sin embargo, aunque vivió sus últimos ocho años en EE UU, él es fielmente europeo. Él aboga por una Unión Europea más fuerte, más asertiva e independiente y alaba los logros culturales de Europa. Cuando Puls 4-Talk de Austria le preguntó cuál es el mejor lugar para vivir, él simplemente respondió: “Europa”.

Pero Guttenberg también disfruta de gran favor en EE UU. Él habla a menudo en Fox Business, aparece ocasionalmente en cnbc y cnn International, y ha escrito artículos para Time y el Wall Street Journal. También está bien conectado con la comunidad política.

En general, los estadounidenses aman a Alemania y quieren una buena relación. De acuerdo con un estudio de 2018 realizado por la Fundación Körber y por Pew Research, el 70% de los estadounidenses describe las relaciones con Alemania como “un tanto buenas” o “muy buenas”. En claro contraste, el estudio encontró que el 73% de los alemanes vieron estas relaciones como “un tanto malas” o “muy malas”.

Mientras que Guttenberg parece apoyar fervientemente las relaciones de EE UU y Alemania, él no es un admirador del actual presidente estadounidense. El presidente Trump defiende una política de ‘Estados Unidos primero’ que ha empujado contra muchos de los aliados de la nación. Ha expuesto a Alemania por haber tomado ventaja injustamente de EE UU en el área del comercio y por haber confiado en el paraguas de seguridad de EE UU sin pagar su parte justa. Guttenberg critica a Trump por su naturaleza “errática” y lo ha llamado “a jack in the box” (el muñeco de una caja de sorpresas) y “un payaso en la Casa Blanca”. Esta crítica es muy reveladora. Sugiere un cierto menosprecio no sólo por el hombre, sino además por los 63 millones de estadounidenses que votaron por él.

Hay un deseo creciente dentro de Europa por independizarse de EE UU. Muchos líderes, incluyendo al presidente francés Emmanuel Macron y el ministro de exteriores alemán Heiko Mass, están haciendo un llamado para que Europa corte los lazos. Y las condiciones son excelentes para esto porque EE UU está declinando en influencia y alejándose del Continente. Sin lugar a dudas, la Europa liderada por Alemania tiene menos necesidad de EE UU que nunca.

Guttenberg dice que los dos continentes deberían continuar con su alianza. Muchos en EE UU creen este mensaje. Sin embargo, la evidencia muestra que Alemania está más interesada en explotar la relación para facilitar su propio ascenso a la grandeza, lo cual significa que este mensaje es peligroso y engañoso.

Por décadas, Alemania y EE UU han sido aliados. Han compartido estrategias y tecnologías militares en un nivel que requiere un alto grado de confianza. Pero la Biblia advierte que esta supuesta amistad probará ser fatal.

Una profecía en Ezequiel 23 muestra que Asiria, la Alemania moderna, traicionará a EE UU. “Por lo cual la entregué en mano de sus amantes, en mano de los hijos de los asirios, de quienes se había enamorado” (versículo 9). Como castigo por sus pecados, Dios entregará a EE UU en manos de su enemigo, en quien confió como un aliado. “Ezequiel 23 explica esta traición atroz”, escribió el jefe editor de la Trompeta, Gerald Flurry, en su libro El vigilante de Ezequiel (solicítelo gratis).

La cordialidad de Guttenberg —y la hostilidad subyacente— es una muestra de cómo probablemente ocurrirá esta profecía. Él podría estar perfectamente posicionado para inculcar una confianza más grande en EE UU, sólo para ejecutar esta traición profetizada. Si él llega al poder, las relaciones germano-estadounidenses bien podrían ver algo de un breve renacimiento. Pero cuidado porque la traición asecha.

Boletín, AD