Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

210908 taliban%20watch%20globemaster 1234939278 marcusyam%20latimes%20getty

MARCUS YAM/LOS ANGELES TIMES/GETTY IMAGES

Esto no es incompetencia. ¡Es traición!

La asombrosa derrota de EE UU en Afganistán demuestra el colapso de una superpotencia. ¿Cómo pudo la administración Biden promulgar una política tan devastadora para la nación? ¡La respuesta es más profunda de lo que usted cree!

La catástrofe de Afganistán es una deshonra deplorable y vergonzosa para EE UU. El poderoso ejército estadounidense simplemente se rindió ante los talibanes. Nuestra nación perdió casi 2.500 soldados y gastó 275 millones de dólares diarios durante 7.267 días en esa guerra; más de 2 billones de dólares en 20 años. Sin embargo, nuestros soldados fueron evacuados con una prisa absurda para dejar esta nación a los bárbaros.

Éste ha sido el peor desastre en política exterior en la historia de la nación. Esta terrible derrota fue un espectáculo visto por todo el mundo, ¡y estaban observando atentamente! Empañará nuestra historia, quizás para el resto de los tiempos.

Muchos dicen que demuestra la incompetencia de Joe Biden. Pero esta catástrofe no es el resultado de la torpeza y el mal juicio. Es un esfuerzo deliberado y planificado para destruir a EE UU.

Y ha sido terriblemente exitoso.

Con su apresurada retirada, el gobierno de Biden logró dilapidar 20 años de sacrificios en Afganistán en apenas unos días. Permitió que el mismo grupo extremista que fuimos a destruir recuperara el control y creara otro estado islamista radical. En julio, abandonó una enorme base aérea que habría facilitado y hecho más segura una evacuación. Dejó en su prisión a 5.000 terroristas que los talibanes pudieron liberar. No evacuó a por lo menos cientos de estadounidenses de forma segura y abandonó a miles de aliados afganos. Envió un mensaje inequívoco tanto a aliados como a enemigos de todo el mundo: Estados Unidos no cumple sus promesas. No respetamos nuestros compromisos. ¡No se puede confiar en nosotros ni siquiera para proteger a nuestro propio pueblo!

Ahora, millones de personas van a ser perseguidas y asesinadas. Niños y mujeres van a ser abusados, violados y asesinados. Los talibanes empezaron inmediatamente a reunir a niñas de 15 años e incluso menores y a dárselas a sus combatientes como “esposas”. Comenzaron a ejecutar públicamente a mujeres por no llevar el burka.

Los talibanes, una organización primitiva de unos 75.000 combatientes, amenazaron a EE UU —la nación más abrumadoramente poderosa de la historia— con que si no desalojaban completamente el país a finales de agosto, se enfrentarían a las consecuencias. Muchas otras naciones con ciudadanos en Afganistán suplicaron a Joe Biden que se quedara y sacara a todos, sin importar el tiempo que llevara. Biden se negó. ¡Obedeció las órdenes de los talibanes!

Joe Biden es el comandante en jefe de la nación más sofisticada militarmente en la historia del mundo. ¡Podría utilizar ese poder para expulsar a los talibanes y a cualquier otro grupo terrorista de Kabul durante todo el tiempo que quisiera!

Pero no lo hizo. En lugar de ello, rogó a los talibanes que dejaran salir a nuestra gente. No quería molestar a esos matones. Prefirió obedecerles, ¡incluso si eso significaba enfurecer y enemistarse con los aliados de EE UU y abandonar a los ciudadanos estadounidenses!

La ex corresponsal de guerra Lara Logan dijo que esta administración quiere que se crea “que Afganistán es complicado”, pero, en realidad, “EE UU quiere este resultado”. Dijo que los líderes estadounidenses “podrían hacer lo que quisieran para cambiar esto. Y no lo están haciendo”.

Tiene toda la razón. Esto no es mera incompetencia. Es destrucción calculada. ¡Es traición!

El colapso de EE UU

Pocos días antes de que se completara la evacuación, un ataque terrorista en el aeropuerto de Kabul mató a 182 personas, entre ellas 13 militares estadounidenses. Los talibanes tienen puestos de control armados en todas las carreteras que conducen a ese aeropuerto. Está claro que permitieron la entrada de terroristas suicidas y hombres armados para cometer ese acto atroz. Pero la gente de Biden dijo que tenían que trabajar con los talibanes para evitar más ataques.

Incluso dieron a los talibanes una lista de ciudadanos estadounidenses, titulares de tarjetas verdes y aliados afganos, supuestamente para facilitar su evacuación. ¡Los talibanes son conocidos por torturar, mutilar, decapitar y quemar personas que han ayudado a EE UU! Darles esa lista va más allá de la estupidez: ¡es una traición grotesca!

Generalmente, cuando EE UU se retira de una zona de guerra, si tiene que dejar algún armamento lo destruye para que no caiga en manos del enemigo. ¡La administración Biden hizo exactamente lo contrario! Entregó a este grupo extremista la asombrosa cantidad de 85.000 millones de dólares en equipo militar estadounidense, incluyendo esa enorme base aérea, 2.000 vehículos blindados, 45 helicópteros Black Hawk, 208 aviones en total, 10.000 cohetes aire-tierra, más de 2.500 bombas y millones de dólares en efectivo. Victor Davis Hanson señaló que el equipo de visión nocturna, más de 20.000 granadas y 1.400 lanzagranadas, más de 7.000 ametralladoras y 600.000 armas pequeñas y millones de municiones son “el equipo perfecto para las operaciones terroristas yihadistas y la lucha callejera asimétrica” (30 de agosto). ¡De la noche a la mañana, EE UU ha creado una de las naciones terroristas mejor financiadas y más armadas del mundo!

Hanson comparó este botín de armamento con la ayuda militar que EE UU ha dado a Israel en los últimos 70 años, que ha ascendido a unos 100.000 millones de dólares. “En otras palabras, de un solo golpe, el Pentágono depositó en manos de los talibanes alrededor del 80% de toda la ayuda militar que hemos dado a Israel desde la fundación del Estado judío”.

¡Qué acto más miserable por parte de la “superpotencia” estadounidense! Esto es lo más vergonzoso que ha hecho EE UU.

Estados Unidos no sólo está en declive, está en los últimos estertores de la muerte. Se está destruyendo ante nuestros ojos. Muchos están ahora en abierta desesperación. ¡Este desastre de Afganistán es la peor prueba de cómo EE UU se ha derrumbado como superpotencia!

Otras naciones del mundo lo ven claramente. Se aprovechan de ello y se preparan para sustituir el dominio estadounidense por el suyo propio.

Los hechos son irrefutables. Mucha gente ve el daño que está haciendo el presidente Biden. Los analistas más lúcidos reconocen que debe haber una intención maliciosa detrás de esto. Estas acciones realmente no pueden explicarse de otra manera.

¡Lo que es particularmente sorprendente es la forma en que todos los líderes civiles y militares de la administración de Joe Biden calificaron la evacuación como un tremendo éxito! Dijeron reiteradamente que todo había ido según el plan y que era una operación “heroica e histórica”. Los periodistas preguntaron insistentemente si creían haber cometido algún error, y la respuesta —una y otra vez— fue ¡no!

Esto demuestra lo arrogantes e insensibles a la corrección que son estos líderes. Pero aún más, ¡demuestra que ellos planearon que esta operación fuera tan desastrosa! Todo siguió su plan, ¡para gran perjuicio de EE UU!

Mucha gente reconoce que debe haber habido una planificación e intención maliciosa detrás de lo que EE UU hizo en Afganistán. ¡Pero casi nadie puede decir por qué el gobierno de Biden está llevando a cabo una política tan desastrosa para la nación!

Sin embargo, hay una razón. Si usted ha seguido la Trompeta durante algún tiempo, probablemente tenga una idea de lo que es. Hay una dimensión espiritual en lo que está sucediendo que usted debe entender.

Los años de Obama

Muchas de las semillas de este desastre fueron sembradas hace años, cuando Joe Biden era vicepresidente —segundo al mando de Barack Obama—.

He escrito extensamente sobre cómo, durante ocho años, la administración de Obama estaba trabajando peligrosamente en contra de los intereses de EE UU, y por qué. Con antecedentes de radicalismo, marxismo y comunismo, el presidente Obama promulgó una serie de políticas que causaron estragos en la nación. Avivó los odios raciales. Abrió las fronteras del país a peligrosos inmigrantes ilegales. Expandió masivamente el control del gobierno sobre el sector económico privado. Hundió a la nación en una deuda billonaria. Atacó y dejó de lado la Constitución y otras leyes. Armó a los servicios de inteligencia de la nación contra los ciudadanos estadounidenses. Pasó por alto provocaciones de potencias como Rusia y China. Destrozó las relaciones de Estados Unidos con aliados como Gran Bretaña e Israel.

El presidente Obama también dio poder a los islamistas de muchas maneras. En Egipto ayudó a expulsar del poder al presidente Hosni Mubarak y apoyó a la Hermandad Musulmana. Permitió que el puesto de avanzada de EE UU en Libia fuera invadido por los yihadistas, quienes mataron a un embajador de EE UU y a varios soldados. No hizo cumplir sus propias exigencias en Siria, socavando la fuerza de EE UU y dejando en su lugar a un dictador asesino. Y lo que es más importante, dio poder a los elementos más extremistas dentro de la nación terrorista número uno del mundo, Irán. Dio la espalda al pueblo de Irán que se levantó en protesta contra sus líderes tiranos. Y mientras el régimen se marchitaba bajo las sanciones económicas, Obama le lanzó un salvavidas: ¡fue el autor del desastroso acuerdo nuclear que dio a los mulás millones de dólares en efectivo y allanó el camino para construir armas nucleares!

A lo largo de su presidencia, Barack Obama aplicó políticas traicioneras a favor de Irán y de los musulmanes. La forma en que Joe Biden acaba de regalar Afganistán a los talibanes islamistas extremos —junto con 85.000 millones de dólares en armamento— es totalmente coherente con las políticas de Obama, y debe considerarse en ese contexto.

Lo que Joe Biden hizo en Afganistán es una continuación de las desastrosas políticas antiestadounidenses de Barack Obama.

¿Por qué haría eso? Hay una razón siniestra.

Mucha gente puede ver claramente que Joe Biden no está realmente a cargo del gobierno. Ha llenado su administración con funcionarios de la era Obama, ¡y el propio Sr. Obama está dirigiendo realmente el espectáculo! Algunos dicen, y con razón, que éste es efectivamente el tercer mandato de Obama.

Hace ocho años, durante la presidencia de Obama, escribí mi folleto Estados Unidos bajo ataque. En él explico la razón de estas políticas ruinosas. Escribí: “Muchas personas pueden ver que estas son decisiones desastrosas. Pero debemos entender que esto no es simplemente el resultado de la ineptitud de esta administración o por la ingenuidad sobre cómo funciona el mundo realmente. Estamos viendo las consecuencias de un ataque satánico calculado y agresivo dirigido a debilitar y finalmente destruir a las naciones de Israel, ¡comenzando con la nación más poderosa del mundo!”.

Este folleto expone la realidad espiritual detrás de estas terribles acciones: Satanás el diablo está trabajando para derribar a EE UU.

Muchas escrituras bíblicas explican y subrayan esta verdad. Usted no puede comprender la intención malévola detrás de las acciones de Barack Obama sin reconocer esto. (Si no ha leído este folleto, por favor solicite un ejemplar gratuito).

Purgando al ejército

El Presidente Obama también hizo preparativos específicos para el desastre de este verano en Afganistán con algunas decisiones cruciales durante su administración.

Un acto diabólico suyo recibió poca atención. Como presidente, Obama reformó completamente el liderazgo del ejército estadounidense.

Durante sus primeros cinco años en el cargo, el presidente Obama relevó de su mando a cerca de 200 generales y muchos otros oficiales de alto rango. Los presidentes suelen cambiar algunos altos mandos militares, pero varios generales retirados calificaron lo que hizo Obama de “purga”. En 2013, el general de división retirado del Ejército, Patrick Brady, dijo: “No hay duda de que tiene la intención de castrar al ejército” (énfasis mío). El capitán retirado de la Armada, Joseph John, dijo a World Net Daily que “las Fuerzas Armadas de EE UU han estado bajo un ataque implacable por parte del ocupante del Despacho Oval durante cinco años” (4 de noviembre de 2013). El general de división retirado del Ejército, Paul Vallely, dijo a Investor’s Business Daily que Obama estaba “debilitando y destruyendo intencionalmente a nuestras fuerzas armadas, al Pentágono y reduciendo a EE UU como superpotencia, y cualquier persona en las filas que no esté de acuerdo o que se manifieste está siendo purgada” (29 de octubre de 2013).

El presidente Obama debilitó a las fuerzas armadas de EE UU de muchas maneras, pero ¡ésta fue quizás la más mortal!

¡No importa cuán poderoso o numeroso o sofisticado sea el ejército, si carece de un liderazgo fuerte no puede lograr nada!

Los líderes que Obama puso en el cargo priorizaron la corrección política, la igualdad racial y de género, y otras causas indignantes que destruyeron las defensas de EE UU. Apoyaron a Obama permitiendo a los transexuales entrar al ejército. Dirigieron los recursos hacia la promoción de ideas radicales de izquierda en países extranjeros en lugar de proteger los intereses de EE UU y dar seguridad al mundo.

¡Su objetivo nunca fue entrenar a los soldados para que amaran a su país y lucharan e incluso murieran por salvarlo! ¡Estos líderes a menudo entrenaron a los soldados para cometer traición contra su propio país!

Cuando Donald Trump llegó a la presidencia, trabajó para restaurar el poderío de las fuerzas armadas de EE UU. Pero incluso él estaba decepcionado con la calidad de muchos de los líderes bajo su mando. Y una vez que Joe Biden asumió el cargo, volvió a la locura de la era de Obama: ofreciendo a los soldados transgénero cirugía de reasignación de género “gratuita”, trabajando para purgar el “racismo” y el “extremismo de derecha”, etcétera. Las listas de lectura para marineros y soldados incluyen libros que los adoctrinan en el pensamiento antiestadounidense. A principios de este año, cuando un teniente coronel escribió un libro que revelaba cómo el marxismo había infectado a la élite militar, ¡fue inmediatamente despedido! ¡Generaciones anteriores de soldados sacrificaron sus vidas para detener la ideología que se enseña a esta generación de soldados en nuestras academias militares!

¡Estas decisiones de los líderes de EE UU tienen consecuencias mortales! ¿Qué sucede cuando los comandantes militares se dedican más a promover ideas radicales que a defender el país? ¿Qué sucede cuando ni siquiera creen en los ideales de la nación que representan?

¿Debemos sorprendernos de que los líderes militares ya no se sientan responsables de defender a Afganistán de los terroristas y aplaudan que los talibanes lo recuperen?

Esto es un cumplimiento dramático de la profecía de Dios en Isaías 3:1-3, donde promete maldecir a EE UU eliminando a “el valiente y el hombre de guerra, el juez y el profeta, el adivino [prudente, vkj] y el anciano; el capitán de cincuenta y el hombre de respeto” y otros líderes eficaces.

Negociando con los terroristas

Cuando EE UU anunció que saldría de Afganistán el 31 de agosto, los talibanes comenzaron a tomar el control del país a un ritmo vertiginoso. Algunas fuentes afirman que la ofensiva fue ideada por Khairullah Khairkhwa, un yihadista que desde hace tiempo pretende eliminar la presencia de EE UU en Afganistán. La primavera pasada prometió a la Casa Blanca que, si EE UU retiraba todas sus tropas, los talibanes no atacarían. Se convirtió en el principal negociador de los talibanes al hablar con la administración de Biden.

¡El hecho de que el equipo de Biden hablara con este hombre es profundamente condenable! Resulta que EE UU lo conoce bien. Había sido capturado y estaba confinado en la prisión de la bahía de Guantánamo. “El mulá Khairkhwa fue anteriormente ministro del interior de los talibanes en Afganistán, donde supervisó la aplicación de castigos islamistas brutales, incluyendo decapitaciones y lapidaciones”, informó el New York Post. “Después del 11 de septiembre, fue detenido en Pakistán y enviado a Guantánamo en 2002. El Pentágono le acusó de asociarse estrechamente con Osama bin Laden y los sicarios de Al Qaeda” (16 de agosto). Khairkhwa y otros cuatro terroristas talibanes de alto rango iban a estar prisioneros de por vida allí. El Pentágono los calificó como “los más duros” entre los prisioneros de Guantánamo.

Pero estos cinco hombres fueron liberados, por Barack Obama. Los dejó ir en 2014 a cambio del desertor del ejército de EE UU Bowe Bergdahl.

¡Éste fue otro movimiento de Obama que resultó ser mortal! Tan pronto como Khairkhwa fue liberado, al parecer volvió a sus actividades terroristas. ¡Ahora ha contribuido a asestar un golpe demoledor a EE UU!

Sin embargo, el Sr. Obama, a través de la administración Biden, está tratando a este hombre como un socio de negociación de confianza. ¡Eso es traicionero!

Esto también relaciona directamente el desastre actual en Afganistán con el ex presidente Barack Obama.

Ciertamente, el afán de la administración Biden por tratar a los talibanes —esos brutales terroristas que han matado a tantos estadounidenses en los últimos 20 años, por no hablar de los ciudadanos afganos— como un socio legítimo es muy coherente con la forma en que Obama ha estado trabajando durante años.

La mayoría de la gente, sin embargo, sólo está mirando la superficie. ¡Toda la culpa y la ira sobre el fiasco de Afganistán la dirigen casi exclusivamente a Joe Biden! La gente no ve el panorama general.

Creo que Barack Obama pretendía que Biden recibiera las críticas por lo que ha ocurrido aquí. Joe Biden ha hablado de salir de Afganistán durante años. Realmente creía que era lo mejor para EE UU. Y ahora este hombre está llevando a cabo esta política de la peor manera posible, tanto para humillar a EE UU como para dar poder a nuestros enemigos, sin tener en cuenta todas las horribles pruebas de la tragedia que está creando.

No sé exactamente cómo se orquestó esto, pero todo ha cumplido los deseos del Sr. Obama a la perfección. EE UU se ha retirado, ha demostrado ser una potencia gastada, los islamistas controlan Afganistán y están ascendiendo en Oriente Medio, y Joe Biden está asumiendo la culpa de todo ello.

Desde el principio, Kamala Harris fue la candidata preferida de Obama para la presidencia. Ha sido invisible durante todo el calvario de Afganistán y no está asumiendo ninguna culpa. Tampoco Obama. ¡Todo esto es a propósito! ¡Algo está provocando que muchos de los partidarios más leales de Joe Biden se vuelvan contra él de forma dramática y feroz!

¿Veremos pronto un cambio en el liderazgo de EE UU como resultado de esta debacle?

Borrando a Israel

El libro bíblico de los Reyes forma parte de los profetas anteriores. Y la mayor parte de su profecía es para este tiempo del fin.

A menudo he señalado la profecía de 2 Reyes 14:26-27, que habla de los descendientes modernos del antiguo Israel, sobre todo de EE UU. Dice: “Porque [el Eterno] miró la muy amarga aflicción de Israel; que no había siervo ni libre, ni quien diese ayuda a Israel; y [el Eterno] no había determinado raer el nombre de Israel de debajo del cielo; por tanto, los salvó por mano de Jeroboam hijo de Joás”.

¡Alguien está tratando de borrar el nombre mismo de Israel! Y lo único que va a impedirlo es la intervención de Dios.

Ese es el objetivo verdadero de lo que Barack Obama ha estado haciendo y continúa haciendo a través de la administración Biden. Esto llega a la verdad de una manera que nadie más puede reconocer. ¡Todo está sucediendo de una manera que causa la máxima destrucción a este país!

La mente maestra ni siquiera es Barack Obama, ¡es Satanás el diablo! ¡Él es el que hizo “temblar la tierra”! (Isaías 14:16). Un ser humano no podría planear estos acontecimientos para crear tal escala de devastación. Pero el diablo es extraordinariamente astuto y hábil en el sabotaje y la destrucción. Y él odia intensamente a EE UU, a quien Dios le dio las bendiciones de la primogenitura prometidas a los descendientes del antiguo Israel. (Solicite Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía para una explicación completa.) Así que él está atacando vehementemente a EE UU.

Efesios 2:2 llama a Satanás el “príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia”. Sí, ¡este espíritu maligno opera en la gente! Él es capaz de influenciar el pensamiento y las emociones de las personas. Cuanto más se dejan influenciar los seres humanos por él, ¡más pueden hacer cosas terribles! Y se ve mucho de eso en nuestras naciones hoy en día.

Apocalipsis 12:7-9 es una profecía del tiempo del fin que describe una guerra en el cielo entre los ángeles justos y el diablo y sus demonios. Dice que “luchaban el dragón y sus ángeles [demonios]; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él”. ¿Puede ver que el mundo entero ha caído presa de los engaños del diablo? ¡Él es mucho más activo en los eventos mundiales de lo que la gente se da cuenta!

El versículo 12 advierte: “¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo”. ¡A medida que su tiempo se acorta, Satanás está más lleno de ira que nunca!

¿Por qué está permitiendo Dios este ataque satánico contra EE UU? Mire de cerca 2 Reyes 14:27, y verá que Dios evitará que el diablo borre el nombre de Israel. Pero ¿cuán severo permitirá Él que sea el ataque?

Jeroboam

Como lo demuestra Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía, muchas profecías bíblicas explican por qué Dios está permitiendo que suceda todo esto. ¡Dios está corrigiendo a EE UU por sus pecados! (Puede leer más sobre esto en “Por qué EE UU fracasó realmente”, página 4).

¿Reconoce usted el desastre de Afganistán como el evento estremecedor que es? ¡Esto debería estremecernos a todos hasta los huesos y hacernos reconocer que Dios está maldiciendo a EE UU!

En última instancia, esto no es causado por un mal presidente. No es causado por la maldad de la izquierda radical. Dios nos está maldiciendo por los pecados de toda la nación. ¡Todos necesitamos volvernos a Dios en arrepentimiento! ¡Nosotros, como pueblo, estamos desobedeciendo a Dios y estamos enfrentando las aterradoras consecuencias! Y debido a que nos negamos a reconocer esto, estos eventos lamentables van a ser mucho peores antes de que esto termine.

Dios le ha dado a EE UU bendiciones incomparables, y quiere seguir bendiciéndonos. Pero no puede hacerlo mientras vivamos en rebelión contra Él. Nos está corrigiendo ¡como un padre que ama a sus hijos! (p. ej., Hebreos 12:5-7).

Y 2 Reyes 14:27 indica que, incluso si no nos arrepentimos colectivamente, en Su misericordia, ¡Dios va a asegurarse de que el nombre de Israel no sea borrado! Él va a salvar a EE UU “por la mano de Jeroboam”, temporalmente.

Como he escrito durante años, el tipo de Jeroboam del tiempo del fin en esta profecía es Donald Trump. Cuando llegó al poder, ¡vimos un repentino y dramático cambio en la dirección de la nación! Los planes del Sr. Obama se detuvieron abruptamente. Así que él y su gente determinaron hacer lo que fuera necesario para evitar que el Sr. Trump obtuviera un segundo mandato, ¡incluyendo el robo de las elecciones de 2020! Eso también revela lo mucho que están siendo influenciados por el diablo en su peor ira.

Pero ese no es el final de la profecía. El versículo 28 muestra que este Jeroboam va a la guerra para “recuperar” algo. Estoy convencido de que está hablando de las elecciones robadas. De alguna manera, Donald Trump volverá al poder. Incluso podría tener el apoyo del ejército para hacerlo. Explico esto en mi artículo “Qué pasará después de que Trump recupere el poder”, (disponible en laTrompeta.es). Esta profecía sugiere que la influencia diabólica de Barack Obama será detenida.

La Biblia proporciona las claves para entender estos acontecimientos que de otra manera serían incomprensibles. ¡Las asombrosas verdades que Dios ha revelado sobre Barack Obama en los últimos años se han hecho aún más vívidas y claras por el desastre de Afganistán!

Como dice Amós 3:7, “Porque no hará nada [el Eterno] el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas”. Dios explica todas estas verdades para que podamos reconocer lo que está sucediendo, prestar atención a Sus advertencias ¡y apartarnos de nuestros pecados! ¡También nos da el esquema de adónde nos llevarán estos acontecimientos para que podamos ver la mano de Dios en lo que está sucediendo mientras los eventos se desarrollan de acuerdo a Sus profecías!

¡Cada estadounidense necesita reconocer esto y actuar en consecuencia! Pero independientemente de lo que suceda a nivel nacional, Dios le da a usted el poder y la elección individual para hacerlo. ▪

Con la ayuda editorial de Joel Hilliker.


Boletín, AD