Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Yuan daviddennisflickr

David Dennis/Flickr

¿Está el yuan a punto de convertirse en una moneda de reserva?

¿Qué significa el ascenso de la moneda china para el dólar?

El Fondo Monetario Internacional (imf, por sus siglas en inglés) le dio la bienvenida al yuan chino en sus divisas élite con Derechos Especiales de Giro (sdr, por sus siglas en inglés) el 30 de Noviembre, lo cual es una movida que reconoce el ascenso de China a una posición de superpotencia global. La moneda de China acompaña al euro, al yen japonés, a la libra esterlina y al dólar estadounidense.

No obstante, la movida es más que una confirmación de la llegada de China como un gigante económico. Es una señal de que el poder de EE UU está declinando, y que el rol del dólar como la moneda de reserva mundial está siendo desafiado de forma creciente.

La inclusión del yuan en la canasta del imf ha sido una meta política china por años, mientras Beijing busca una influencia internacional más grande. Es un objetivo que Estados Unidos ha resistido consistentemente.

El poseer, y por ende controlar, la moneda principal del comercio global trae enormes beneficios. El mundo usa el dólar para el intercambio. Esto crea una enorme demanda para el dólar, lo que permite al banco central de Estados Unidos mantener las tasas de interés mucho más bajas que lo que otras naciones pueden. Esto hace que el tomar prestado sea menos costoso para los bancos, negocios y consumidores de Estados Unidos, y les da una ventaja contra los competidores internacionales sin el usual efecto secundario negativo de la depreciación de la moneda. De forma similar, permite a Estados Unidos simplemente imprimir dinero para cubrir gastos del gobierno, sin convertir también el dólar en papel de confeti.

La razón primordial por la que la economía de Estados Unidos ha superado al resto de las del mundo desde la gran recesión de 2008, es debido a que su estatus como moneda de reserva permitió a los estadounidenses tomar prestado y gastar dinero más que nadie.

Ser la moneda de reserva es lo que Valery Giscard d’Estaing, ministro de finanzas Francés y más tarde presidente, llamó el “privilegio exorbitante” de Estados Unidos. Es un privilegio que el mundo envidia, que China desea, y que Estados Unidos debería estar temeroso de perder.

Descontento

El pasado marzo, después de intensos esfuerzos diplomáticos, Estados Unidos perdió la batalla con China sobre la creación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura. Estados Unidos se opuso a este banco por ser un intento de debilitar la influencia de Estados Unidos en Asia; no obstante se llevó a cabo. Incluso los aliados europeos más cercanos de Estados Unidos (como Gran Bretaña y Alemania) se unieron a la iniciativa liderada por China. Fue una señal reveladora de la decadente influencia de Estados Unidos.

La inclusión del yuan en la moneda sdr confirma que la opinión mundial se está volcando contra Estados Unidos.

De acuerdo con los analistas Michael Bailey, Anton Strezhnev y Erik Voeten, el singular y mejor indicador de la inversión de cualquier país en el yuan, es el descontento de esa nación con el orden liderado por EE UU. Ellos dicen que mucho del interés del mundo en adoptar el yuan para el comercio es impulsado por el ascenso de China como el oponente geopolítico de Estados Unidos.

Esta no es una nueva tendencia. De acuerdo con el Washington Post, al menos 37 bancos centrales agregaron el yuan a sus fondos de intercambio extranjero entre 2010 y 2014. Esto sucedió antes del reciente anuncio del imf, de modo que hay más por venir pronto.

Muchos de estos bancos centrales están en naciones que están menos alineadas con la política de EE UU. Pero de forma alarmante, hay señales de que ahora países aliados de Estados Unidos están en busca de alternativas para el dólar también.

¿Exagerado?

El valor actual de todas las monedas del sdr es solo alrededor de $280 mil millones de dólares, y la mayoría de los economistas estiman que la inclusión del yuan acaparará solo un 10 por ciento del valor de la canasta de divisas. Esto ha llevado a algunos analistas a concluir que la inclusión del yuan en la canasta de sdr ha sido exagerada. No obstante, el impacto no depende solo de la decisión del imf, sino de las acciones de ambos: los bancos centrales del mundo y su comunidad de inversionistas. El gestor de activos AllianceBernstein estima que hasta $3 billones de dólares podrían pasar a China durante los próximos años.

Analistas arguyen que al final de cuentas el atractivo económico del yuan tendrá su mayor impacto dependiendo de que si éste logra desafiar al dólar como moneda de reserva. Esto es verdad hasta cierto punto, y China está dando grandes avances para hacer del yuan una inversión atractiva.

Pero lo que estamos viendo de forma creciente es que no se trata de incentivos económicos meramente, sino de preferencias geopolíticas influenciando las decisiones del banco central acerca de qué monedas alojar. Esta es una señal amenazadora para Estados Unidos.

Si el dólar pierde su posición de moneda de reserva, las implicaciones para su bolsillo y para el orden geopolítico entero serán masivas. Ya sea a través de un proceso lento y desgastante, o una movida repentina y dramática, el resultado es el mismo: la pérdida del poder de compra. La única pregunta es, ¿Vendrá rápido o empezará lento hasta finalmente dar paso?

La siguiente crisis

La condición de moneda de reserva del dólar ayudó a Estados Unidos a salir de la crisis económica en 2008. Pero una nueva crisis se aproxima. Y podría ser que Estados Unidos esta vez no sea capaz de imprimir dinero muy fácilmente para pagar sus deudas.

Como Herbert W. Armstrong escribiera en 1968: “Si el dólar es devaluado, casi con toda seguridad la inflación será el resultado, y eventualmente el colapso económico de Estados Unidos. Aquellos de ustedes que creen las profecías de la Biblia saben que tal colapso económico ¡está profetizado a suceder!” (Carta a los colaboradores 26 de Marzo, 1968).

Aunque la inclusión en sí del yuan en la canasta de la sdr no garantiza este resultado, es un paso obvio en el no tan secreto plan de China de hacer del yuan una moneda de reserva. Esto sucederá a expensas del dólar, ya que la mayoría del comercio internacional con China usa dólares.

La condición global del dólar está siendo desafiada. Estados Unidos podría pensar que aún es la superpotencia económica indiscutible del mundo, pero otras naciones están uniéndose para cambiar eso. 

Newsletter_ES