Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

W1siziisijiwmjevmdivmtgvmnljamj2cdezbf8ymtaymdjfshvkyxlhcl8xmjy2mzizndk0x0noaxbtb21vzgv2awxsyv9hzxr0es5qcgcixv0?sha=1a20396c638ed7d4

(CHIP SOMODEVILLA/GETTY IMAGES)

‘Ellos quieren que el mundo se someta a China’

El primer ministro en el exilio de Turquestán Oriental expone los males que China quiere implementar globalmente.

“Incluso tener un cuchillo es ilegal”. El primer ministro Salih Hudayar explicó este hecho sobre su tierra natal en una entrevista concedida a la Trompeta el 21 de diciembre de 2020. “Cada familia tiene un cuchillo, y ese cuchillo está encadenado a la pared de la cocina y tiene un código de barras con toda la información de la familia”.

La región donde Hudayar nació es conocida por la mayor parte del mundo como Xinjiang, China.

Pero él rehúsa usar ese nombre.

Él y millones de otros uigures de habla turca ansían liberarse de China. Anhelan independizarse de China. Por eso no llaman a su tierra natal Xinjiang; la llaman Turquestán Oriental.

Xinjiang es un nombre mandarín dado por los chinos en la década de 1880 después de que su dinastía Qing había invadido y ocupado la región. Se traduce como “Nuevo territorio”. Después de la caída de la dinastía Qing en 1911, la región permaneció principalmente bajo el control de exoficiales Qing. Pero los uigures comenzaron a promover la independencia, y en 1933 establecieron su primera república.

Las fuerzas chinas invadieron desde el sur y el oriente. Soviéticos desde el norte y el occidente los ayudaron, temiendo que una nación uigur independiente animaría a los Estados soviéticos de habla turca como Kazajistán a rebelarse contra Moscú. La república uigur fue destruida seis meses después de su fundación.

En 1944, los uigures hicieron una nueva declaración de independencia y formaron una segunda República de Turquestán Oriental mucho más fuerte. Pero el Partido Comunista Chino ganó la guerra civil en 1949 y volvió su atención a la región. Hudayar dijo: “Los chinos comunistas junto con los soviéticos asesinaron a los 30 líderes principales de nuestra república, y derrocaron nuestro Estado independiente”.

Desde entonces la región ha estado oficialmente controlada por el Partido Comunista Chino. Pero ha seguido siendo un punto álgido entre los uigures, quienes son principalmente musulmanes, y la etnia china Han, que son principalmente ateos de habla mandarín y que comprenden el 90% de la población total de China.

Después del colapso de la Unión Soviética en 1991, los uigures vieron a otras naciones turcas, como Kazajistán y Kirguistán, declarar la independencia. Pero el régimen chino reprimió severamente a los uigures, incluyendo a la familia de Hudayar.

El padre de Hudayar logró huir a Estados Unidos a finales de 1997. Su familia se unió a él dos años después, formando parte de una diáspora de miles de uigures en EE UU que en 2019 eligieron a Salih Hudayar como primer ministro del gobierno en exilio de Turquestán Oriental.

En su tierra natal, las fricciones entre los uigures y los chinos continuaron intensificándose. Comenzando en 2008, las autoridades chinas dijeron que terroristas uigures cometieron una serie de ataques, principalmente usando cuchillos que, según ellos, habían asesinado a cientos de personas, principalmente de la etnia Han. Pero Hudayar dijo que hay tres hechos que hacen prácticamente imposible la veracidad de esta acusación: la forma liberal del islam que practican los uigures, la prohibición de los cuchillos por parte del gobierno chino y el hecho de que las autoridades castigan no sólo a los perpetradores sino a toda la familia. Él cree que estos ataques atroces en realidad fueron cometidos por el gobierno chino y los hicieron pasar por extremismo uigur. “China necesitaba retratar a los uigures como terroristas”, dijo, “así que llevaron a cabo esas operaciones de bandera falsa”.

Independientemente de quién cometió las atrocidades, o si es que sucedieron o no, China las usó para justificar el despliegue de cientos de miles de tropas y agentes de seguridad en Xinjiang.

Ellos han convertido esta región en algo totalmente aterrador.

1984 en China

Para 2016, el Partido Comunista Chino había transformado Xinjiang en uno de los Estados de vigilancia más estrictamente controlados del mundo. Ahora los uigures están rodeados por cientos de miles de puntos de vigilancia. En muchas áreas, dijo Hudayar, están apostados “casi cada 500 metros”.

Si usted es uigur, agentes de seguridad con acceso a millones de cámaras de vigilancia están monitoreándolo mientras camina o conduce a la mezquita, a la escuela, la oficina, el restaurante, el centro comercial, la estación de tren o simplemente por la calle. El South China Morning Post informó en 2019 que en la ciudad de Urumqi hay 360.000 cámaras conocidas, 12 por cada 1.000 personas, y el plan era incrementar ese número a “una cámara pública por cada dos personas”.

Si usted es uigur, el régimen también lo ha forzado a someterse a la toma de huellas dactilares, fotografía facial, grabación de la voz, escaneo del iris e incluso a entregar muestras de sangre. Ellos quieren saber quién es quién, observarle continuamente, y que usted lo sepa.

Aún más aterrador que los aparatos de seguridad totalitarios son los cientos de los llamados eufemísticamente “lugares de entrenamiento vocacional” y “centros de reeducación”, de los cuales han construido al menos uno en cada distrito de Xinjiang. En realidad, son campos de concentración.

El primer ministro Hudayar dijo que el Departamento de Defensa de EE UU tenía razón en mayo de 2019 cuando tomó la decisión de calificar estos recintos fortificados como campos de concentración, en parte porque “la gente está siendo enviada sin ningún cargo”. Adentro, los agentes chinos usan la fuerza psicológica y física para adoctrinarlos “a denunciar su identidad étnica y religiosa y aceptar al Estado chino”.

“No hay Dios en el comunismo”, señala él. Así que a las víctimas uigures les “lavan el cerebro para que adoren literalmente al Estado chino como el ser supremo”.

El Partido Comunista Chino ha puesto a más de 1 millón de uigures de Xinjiang en los campos de concentración. Hudayar dijo que la cifra real se acerca a los 3 millones. Y para empezar, sólo hay como 10 millones de uigures.

Los detenidos son “medicados a la fuerza” y “obligados a pasar hambre”, dijo Hudayar. “Las mujeres en estos campos son violadas por las fuerzas de seguridad cuando les da la gana”.

Si usted se resiste al adoctrinamiento o al abuso, un guardia chino de la prisión puede calificarlo de incorregible y asesinarlo. Luego pueden vender sus órganos.

Órganos Halāl

Hudayar dijo que los uigures en los campos que “resisten o intentan resistir (…) son asesinados por sus órganos”.

La mayoría de los uigures siguen la práctica musulmana de evitar el alcohol o comer carne de cerdo y comer sólo los alimentos aprobados por la ley islámica, llamados halāl. Eso significa que los propios riñones, hígados, corazones y pulmones que han crecido dentro de los uigures desde que estaban en el vientre de sus madres son, a ojos de los musulmanes, halāl.

En lugar de denunciar, oponerse o incluso luchar contra el gobierno chino por estas atrocidades, las naciones musulmanas no han hecho declaraciones públicas en su contra. De hecho, son los musulmanes de estas naciones los que compran estos órganos para trasplantes.

“Sus órganos, descaradamente, se venden a musulmanes adinerados en todo el mundo, principalmente en Oriente Medio, como órganos halāl”, dijo Hudayar. Él explicó que tanto las imágenes de satélite como los datos de adquisiciones del gobierno chino muestran numerosas instalaciones de crematorios en los campos de concentración o cerca de ellos. Cerca de algunos de los campos “hay carriles especiales [etiquetados] ‘Sólo para órganos”.

Genocidio usando padres falsos

En 2018, el Partido Comunista Chino envió 1,1 millones de agentes del gobierno a vivir en las casas de los uigures. “La narrativa oficial”, dijo Hudayar, “es construir lazos y promover la unidad étnica” y guiar a los uigures hacia la “lealtad al Estado”.

Pero la mayoría de los funcionarios chinos enviados a hogares uigures son hombres, y los hogares en los que están viviendo son de hombres que fueron enviados a campos de concentración. Hudayar dijo que hay evidencia de video y fotográfica de que muchos de estos funcionarios varones duermen en la misma cama, bajo las mismas cobijas junto con las esposas de los hombres uigures encarcelados. Los agentes afirman “que están promoviendo la unidad étnica entre los uigures y la población china de la etnia Han”.

Hudayar ha recogido numerosos testimonios de mujeres uigures que afirman que estos agentes gubernamentales las han violado en repetidas ocasiones. En algunos casos, un agente del gobierno dice que quiere casarse con cierta mujer uigur. Si la mujer se rehúsa, Hudayar relató que el gobierno les dice: “Si usted se niega, enviaremos a sus otros parientes a campos de concentración”.

“Decenas de miles de mujeres uigures han sido forzadas a casarse con hombres chinos”, dijo. “Y en numerosos casos, las mujeres jóvenes se han suicidado porque no quieren casarse con hombres chinos, y al mismo tiempo, no quieren que sus padres sean encerrados y enviados a campos de concentración por su culpa”.

Mientras tanto, los chinos “también están esterilizando a mujeres uigures que ya estaban casadas y que tenían algunos hijos para evitar que tengan más hijos en el futuro”. Como él mismo dijo, los chinos están “impidiendo el futuro” de la existencia uigur.

La historia completa

El primer ministro Hudayar dijo que la situación en Xinjiang, o Turquestán Oriental, es sólo una parte de la historia. “Es un hilo conductor muy común de China el tratar de dominar más y más el mundo”, dijo él. “Primero invadieron el sur de Mongolia, o lo que China llama Mongolia Interior. Luego invadieron Turquestán Oriental, y un par de meses más tarde, el Tíbet. Esencialmente, han estado aplicando las mismas políticas de colonización, genocidio y ocupación en estos tres países”.

Las tropas y agentes del gobierno chino han forzado despiadadamente a mongoles, uigures y tibetanos a someter no sólo un alto porcentaje de sus ingresos, sino también a ellos mismos, sus familias, sus cuerpos y sus mentes al Partido Comunista.

Y Hudayar dice que esto es sólo el comienzo. El comportamiento de China alrededor del mundo muestra que las ambiciones del Partido Comunista no tienen límites. “Mire entidades como los Institutos Confucio y el poder blando [influencia cultural, ideológica y diplomática] de China a través de la iniciativa de La franja y la ruta”, dijo él, y cómo China está “estableciendo muchas colonias en Asia Central, incluso en partes de África, enseñando chino a la población local y comprando a sus élites políticas para alinearlos más con China”. Al controlar una economía grande y creciente, los líderes chinos también están “usando préstamos y entrampando naciones a través de la deuda, y prácticamente quitándoles la soberanía a esos países parte por parte”.

El perverso régimen chino quiere teñir de rojo el planeta.

“Ellos quieren que el mundo se someta a China”, dijo el primer ministro Hudayar. “Su objetivo final es esencialmente la dominación global”.

China quiere poder, quiere control, no quiere que se hagan preguntas. Sus campos de concentración en Turquestán Oriental muestran lo que hará una vez que tenga el control. Y el Sr. Hudayar tiene razón en decir que Xinjiang es sólo el comienzo. La profecía bíblica muestra que la gente en el mundo está a punto de ser dominada por tiranos genocidas.

‘Los tiempos de los gentiles’

Durante Su ministerio en la Tierra, Jesucristo habló de una era global que comenzaría un poco antes de Su regreso. Lucas 21:24 lo registra llamando a esta época “los tiempos de los gentiles”.

En la Trompeta de febrero de 2020, el jefe de redacción Gerald Flurry escribió: “Estos ‘tiempos de los gentiles’ están aún por cumplirse. Sin embargo, estamos en la periferia de esta tormenta catastrófica”.

El término gentil básicamente significa “las naciones”, todos los otros pueblos distintos de los israelitas que descienden de Abraham, Isaac y Jacob. Los “israelitas” modernos incluyen a la nación judía llamada Israel, pero también a EE UU, Gran Bretaña y otras.

“Una vez que usted entiende quién es Israel”, escribió el Sr. Flurry, “podrá ver cómo los gentiles (los pueblos no israelitas) ya han comenzado a hacerse cargo del mundo”.

Por décadas, el liderazgo estadounidense y británico fue una fuerza imperfecta pero estabilizadora para la civilización debido a las creencias con influencia bíblica de estas naciones en los derechos de los individuos otorgados por Dios, el estado de derecho y la injusticia de un gobierno tiránico. Sin embargo, estas naciones se han alejado aún más de Dios, perdiendo la autoridad moral que tenían y el poder para implementarla.

Durante “los tiempos de los gentiles” el estado de derecho y las limitaciones al poder gubernamental se evaporarán. Los dictadores y sus agentes, equipados no solo con armas, tropas y campos de concentración, sino ahora también con cámaras, adn, muestras de sangre y tácticas psicológicas horribles, vendrán al poder en dos grupos principales de naciones no israelitas. “Aunque hoy en día hay muchas naciones gentiles”, escribió el Sr. Flurry, “cuando esta profecía se cumpla totalmente habrá dos poderes principales; uno en torno a Rusia y China, y el otro en torno a Alemania”.

Los horrores que están sucediendo ahora bajo el Partido Comunista Chino en Turquestán Oriental son sólo el comienzo. El trágico sufrimiento de los uigures es apenas un anticipo de lo horribles que serán los tiempos de los gentiles. Como escribió el Sr. Flurry, ahora sólo estamos viendo los primeros vendavales de esta “tormenta catastrófica”.

En Su predicción acerca de los días tempestuosos que se avecinan, Cristo dijo que los hombres estarán “desfalleciendo por el temor” (Lucas 21:26). Pero en el siguiente versículo, Él promete que las nubes de tormenta se dispersarán y darán lugar a un resplandor impresionante: “Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria” (versículo 27). Estos despiadados tiempos de los gentiles, a los cuales ya estamos entrando, ¡serán interrumpidos por el regreso de Jesucristo!

¿Y qué es lo que Cristo va a hacer al regresar? Él regresa a establecer un gobierno literal. Él regresa para terminar, por la fuerza, la era de los tiranos, dictadores y totalitarios. Regresa para acabar con los abusos barbáricos que están sucediendo y sucederán a los uigures y a millones más. Él “salvará a los hijos del menesteroso, y aplastará al opresor” (Salmos 72:4). El Creador de los seres humanos regresa para gobernar con vara de hierro para poner fin a todos los gobiernos ignorantes, ineficaces, violentos, traicioneros, satánicos y mortales de la humanidad, y a hacer cumplir Su ley de amor y Su gobierno de amor, paz y tranquilidad, un gobierno que es verdaderamente para la gente.

En el gobierno de Dios y sólo en el gobierno de Dios, hay esperanza para los uigures del presente, del futuro e incluso del pasado. Y para usted y para mí también. 


RUSIA Y CHINA EN PROFECÍA

La posición de Estados Unidos como la única superpotencia mundial se está desvaneciendo rápidamente. Otras naciones y grupos de naciones están en la disputa por llenar ese vacío. Desde el oriente, está surgiendo un bloque de poder con un potencial enorme, tanto en número de hombres como en influencia económica y poderío militar. Su creciente presencia está intensificando la competencia global por los recursos y la influencia geopolítica. ¿A dónde conducirá esta tendencia? ¡Usted puede saberlo! ¡La profecía bíblica provee una extraordinaria y aguda visión por anticipado del futuro de Asia!