Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

9je8z3plv1 file

ISTOCK.COM/DEM10

El Sábado: ¿Sólo para el Antiguo Testamento?

Incluso el Nuevo Testamento muestra que Dios espera que observemos un Sábado del séptimo día.

¿Es el Sábado del séptimo día sólo para el Antiguo Testamento? Muchas personas lo creen. ¿Pero qué dice el Nuevo Testamento sobre este asunto?

¿Acaso Jesucristo guardó el Sábado?

“Y entraron en Capernaum; y luego en el día sábado, entrando en la sinagoga, enseñaba” (Marcos 1:21, RVG). Entonces claramente, Cristo era un observador del Sábado del séptimo día. ¿Pero fue éste un evento de una sola vez?

“Y vino a Nazaret, donde se había criado; y entró el día sábado en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer” (Lucas 4:16).

Marcos 2:28 va aún más lejos al decir que Jesucristo “es Señor aun del sábado”. De hecho, ya que Dios creó todas las cosas por medio de Él (Efesios 3:9), ¡Jesucristo en realidad creó el Sábado!

Sin embargo, algunos dicen que Jesús abolió el Sábado al morir. Muchos creen que deberíamos observar el domingo debido a las referencias que hay al primer día de la semana en el Nuevo Testamento. ¿Pero guardó el Sábado la Iglesia después de Cristo?

Hay ocho pasajes en el Nuevo Testamento que contienen la frase “primer día de la semana”, aunque la palabra día no está en el griego original en ninguno de esos casos. Hechos 20:7 es probablemente el ejemplo más mencionado. En la Biblia, el día comienza a la puesta del sol (Levítico 23:32). Pablo habló “hasta la medianoche”, lo cual significa que este “primer día de la semana” era sábado en la noche. Los otros siete pasajes, incluso si aluden al pueblo de Dios reuniéndose, no dan evidencia de que el domingo sea un día de adoración.

Estos ocho pasajes no dan autoridad para cambiar el día de adoración semanal. Incluso la Iglesia católica lo reconoce. Como escribió el Cardenal James Gibbons: “Se puede leer la Biblia desde Génesis hasta Apocalipsis, y no encontrará ni una sola línea autorizando la santificación del domingo. Las Escrituras refuerzan la observancia religiosa del Sábado, un día que nosotros nunca santificamos” (La fe de nuestros padres).

En cuanto al ejemplo de la Iglesia del primer siglo, ellos también guardaron el Sábado del séptimo día. En Hechos 17:1-2, por ejemplo, el apóstol Pablo visitó a los judíos en Tesalónica, y “como acostumbraba, fue a ellos, y por tres sábados disputó con ellos de las Escrituras” (Hechos 17:1-2). Este era el séptimo día de la semana, como los judíos siempre habían observado. Él estuvo [con ellos] “tres días Sábado”. Y no simplemente porque estuvo en la ciudad durante tres semanas; esto fue “como era su costumbre”, la misma palabra griega que Lucas usó cuando escribió “costumbre” en Lucas 4:16. Cristo tenía la costumbre de guardar el día Sábado, y fue la costumbre de Pablo años después que Cristo había sido resucitado.

En Hechos 13, Pablo predicó tanto a judíos como a gentiles en la sinagoga en el Sábado, lo que prueba que no era sólo para los judíos. De hecho, los judíos se sintieron ofendidos por el mensaje de Pablo, y “los gentiles les rogaron que el sábado siguiente les predicasen estas palabras” (versículo 42). Pablo era un cristiano que, como el resto de la Iglesia del Nuevo Testamento, observaba el Sábado. “Y el sábado siguiente se reunió casi toda la ciudad para oír la palabra de Dios” (versículo 44).

Profetizando sobre el tiempo del fin, Cristo les dice a Sus muy elegidos, “Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en sábado; porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá” (Mateo 24:20-21). Entonces, el Sábado continuará estando vigente hasta al menos ese punto, y aquellos que escapen de la tribulación lo estarán observando.

Hemos visto que Cristo guardó el Sábado mientras estuvo en la Tierra. También lo hizo la Iglesia del Nuevo Testamento después de Él. El Sábado seguirá estando vigente hasta que Jesucristo regrese. Todo esto se puede comprobar en el Nuevo Testamento. Si usted ha cerrado su mente al Antiguo Testamento, reconsidere mirarlo para aprender por qué y cómo observar el Sábado. Regrese al Génesis y vea cómo Dios puso Su presencia en este día, santificándolo (Génesis 2:1-3). Lo que Dios ha hecho santo, nos manda a mantenerlo santo (Éxodo 20:8-11).

El Sábado significa descansar del trabajo de la semana y recordar al Creador. Pero más importante aún, tipifica un tiempo de descanso de este mundo frenético, del cual Satanás es ahora engañador y dios (Apocalipsis 12:9; 2 Corintios 4:4) Los 6.000 años que Satanás ha tenido al hombre bajo su control son un tipo de los seis días de semana laboral, ya que 1.000 años son como un día para Dios (2 Pedro 3:8).

El Sábado no es sólo para el Antiguo Testamento, ¡sino que todavía está en efecto hoy!

Herbert W. Armstrong fue desafiado acerca del Sábado cuando era joven. En su libro ¿Cuál es el día de reposo cristiano?, examinó cada cita en que el Nuevo Testamento se refiere a “el primer día de la semana” y comprobó que no se celebran servicios de adoración en este día. Solicite este folleto gratuito para un estudio más profundo de estos pasajes. 


¿CUÁL ES EL DÍA DE REPOSO CRISTIANO?

Muchos de los llamados cristianos toman el día de reposo como un hecho. ¿Tiene alguna importancia cuál día guardemos, o si debiéramos observar algún día o no? ¿Establece la Biblia el domingo como el Día del Señor? ¿Fue dado el Sábado únicamente al pueblo judío, mientras que a los cristianos se les ordena guardar el domingo como día del Señor? ¿Cuál es el día de reposo cristiano? le da la respuesta a éstas y otras preguntas.