Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

210804 jag space%20copy

Julia Goddard/La Trompeta

El plan supremo de Dios

¡Las pistas de las Escrituras iluminan un futuro espectacular de crecimiento familiar infinito!

El evangelio son las buenas nuevas de la llegada de la Familia, o Reino, de Dios. Dios es una Familia. La Biblia enseña que todo ser humano que haya vivido alguna vez tendrá la oportunidad de recibir la salvación y nacer en la Familia de Dios; la mayoría de ellos, después de una resurrección que aún está por venir.

Pero hay una verdad estremecedora que necesitamos entender, y que no hemos entendido. Tres escrituras indican fuertemente que después de que Dios complete Su Obra en la Tierra —cuando todos los que obedecen a Dios y se conviertan en un ser espiritual hayan llegado a ser uno— ¡Él repetirá lo que ha hecho aquí, al menos en cierto grado, en todo el universo!

El universo es abrumadoramente vasto. La luz viaja a 300.000 kilómetros por segundo, y la luz del otro lado del universo aún no nos ha llegado. Según sus mejores estimaciones, los astrónomos dicen que hay entre 2 y 3 billones de galaxias. Eso significa que hay más estrellas que granos de arena en la Tierra. Sin embargo, Dios llama a todas las estrellas por su nombre (Salmo 147:4). Esto demuestra que Él tiene un plan maravilloso para el futuro de esas estrellas y los planetas que las orbitan. ¡Qué Dios Creador tan omnipotente tenemos!

Durante el Milenio, Dios va a gobernar por 1.000 años y crear una utopía divina, un paraíso que este mundo nunca ha visto. Isaías 35:1 dice que la Tierra va a “florecer como la rosa”. “Ciertamente consolará [el Eterno] a Sión; consolará todas sus soledades, y cambiará su desierto en paraíso, y su soledad en huerto de [el Eterno]…” (Isaías 51:3). Satanás no estará cerca para interferir.

¡Muchas escrituras revelan que así será también todo el universo finalmente! Llegará a ser como “el Edén el jardín de Dios”. Y las tres escrituras que quiero mostrarles indican fuertemente que, en esa fase de Su plan, Dios todavía estará trabajando con personas de mente carnal y las conducirá al bautismo, al arrepentimiento y a la conversión. Al igual que en el Milenio, Satanás no estará presente. Pero tendremos que ayudar a convertir a esas personas y enseñarles la verdad. Si lo que le digo es cierto, ¡esos planetas van a estar habitados!

Estas escrituras dan fuertes indicios de esta majestad real del futuro. Mírelas y vea lo que usted piensa de ellas.

La casa de Jacob

Observe primero en Lucas 1:31-33: “Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás Su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin”. Esto está describiendo una relación Padre-Hijo entre Dios y Cristo. Dios es una Familia, y Él nos va a traer a esa Familia si estamos dispuestos a obedecerle.

Durante años me he preguntado por qué Dios inspiró la palabra “Jacob” en este versículo. Jacob era el nombre del gran patriarca bíblico antes de que se convirtiera, momento en el que Dios cambió su nombre por el de Israel (Génesis 32:27-28). Aquellos a quienes Dios llama a Su Iglesia y engendra con Su Espíritu son el Israel espiritual (p. ej., Gálatas 6:16). Con el tiempo, toda la humanidad se convertirá y llegará a ser Israel espiritual. Muchas profecías hablan de eso. Pero Lucas 1:33 dice que Cristo “reinará sobre la casa de Jacob para siempre”. Puede revisar tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento y ver que esto significa exactamente lo que dice: la casa de Jacob.

¿Cómo se explica esto? ¡Creo que hay implicaciones asombrosas aquí! El nombre Jacob se refiere a personas inconversas. Seguramente esto significa que Dios tratará con los inconversos para siempre, al igual que lo hará en el Milenio. Eso debe incluir el período después de que el plan de Dios haya terminado en la Tierra, y cada persona que va a convertirse en un ser espiritual nazca en la Familia de Dios. Incluso después de eso, ¡todavía habrá personas que crezcan y luego se conviertan y se unan a Israel espiritual! No sé de qué otra manera se puede entender esta escritura.

Parece que en el futuro habrá por ahí seres humanos carnales como Jacob —no en la Tierra, sino en vastos y distantes planetas del universo— ¡y Dios les enseñará a ser miembros de la Familia Dios por los siglos de los siglos! La muerte de Jesucristo va a seguir pagando por las transgresiones de los hombres durante toda la eternidad.

Ésta es una verdad asombrosa en la que debemos pensar, ¡porque creo que éste es el objetivo supremo de Dios! ¡Cristo reinará sobre “la casa de Jacob” para siempre! ¡Eso debe significar que Dios va a continuar expandiendo Su Familia para siempre!

Le mostraré dos escrituras más que son aún más fuertes al afirmar esto.

Lo dilatado de Su imperio

A continuación, examinemos Isaías 9:6-7. Ésta es una profecía del Antiguo Testamento sobre Jesucristo, el Hijo de Dios Padre, que nació de una mujer física, María: “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado sobre su hombro. (…) Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite [no tendrán fin, vkj], sobre el trono de David. (…) El celo de [el Eterno] de los ejércitos hará esto”.

Aquí dice que el crecimiento del gobierno y la paz de Cristo no tendrán fin. Ahora, no necesariamente se necesita un gobierno en un desierto deshabitado. Pero este gobierno seguirá aumentando y trayendo paz, ¡sin fin! No se puede tener un gobierno y traer la paz a menos que haya habitantes allí, ¡seres humanos! La gente debe aprender a tener paz, y a tener paz en todos los planetas del universo. Este versículo parece decir claramente que la Obra de Dios continuará, y Su gobierno traerá la paz a la vida de los hombres que sólo el Espíritu de Dios puede traer, el cual deben recibir en el bautismo y continuar desde allí. Ese versículo dice que este proceso no tendrá fin. ¡Un crecimiento sin fin! ¡Seguramente eso significa que Dios va a seguir reproduciéndose a través de los hombres por toda la eternidad!

De esto puede estar seguro: ¡Dios va a utilizar cada centímetro de todo ese universo que ha creado!

La edición de junio de 1974 de la revista Good News, publicada por la Iglesia de Dios Universal bajo Herbert W. Armstrong, decía lo siguiente: “Dios el Padre y Jesucristo se están reproduciendo. Están ampliando su Familia Dios. Están engendrando hijos. Hijos reales. Miembros literales de la Familia Dios. Ése es el propósito de la vida humana. Ése es el propósito de esta Tierra. Y eso bien podría ser el propósito del universo entero”. ¡El universo entero!

“Ahora bien, reconocemos que no hay ningún lugar específico en la Biblia que afirme explícitamente que Dios creó todo el universo con el propósito de poblarlo con Su Familia creciente”, continúa este artículo. “Así que no podemos ser dogmáticos. Estamos viajando, al menos en parte, al reino de la posibilidad”.

Yo propongo que tal vez sí podemos empezar a ser más dogmáticos al respecto. Hemos especulado sobre esto en el pasado, sin embargo, Dios nos ha revelado más desde el tiempo de Herbert W. Armstrong, específicamente con otras dos escrituras.

Isaías 9:6-7 describe el crecimiento sin fin “sobre el trono de David”. ¡Eso algo sobre lo que hay que reflexionar! ¿Es éste el objetivo supremo de Dios? No podemos ponerle límites a Él. ¡Se trata de crear familias de Dios en todo el universo y por la eternidad! ¡Qué inspirador! Y creo que se puede demostrar con la Biblia.

El misterio de Dios

Observe ahora Apocalipsis 10. Esto no prueba directamente el plan supremo de Dios, pero proporciona un importante trasfondo a otro versículo que sí lo hace. Este capítulo trata del “librito”, un mensaje especial de Dios. Y esto es lo que Dios le dice a la gente que tiene el librito que haga: “Sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar [más exactamente, cuando esté a punto de tocar] la trompeta, el misterio de Dios se consumará [más exactamente, habrá sido terminado], como él lo anunció a sus siervos los profetas” (versículo 7).

Ésta es una profecía inspiradora para “los días de la voz del séptimo ángel”, es decir, el ángel que tocará la última trompeta. Apocalipsis 11:15 dice que cuando esa trompeta suene, ¡los reinos de este mundo se convertirán en los reinos de Dios! Así que esto realmente data la profecía de Apocalipsis 10. El versículo 7 dice que cuando ese ángel esté a punto de tocar, el misterio de Dios habrá sido terminado. ¿A qué se refiere?

El Sr. Armstrong escribió un libro titulado El misterio de los siglos, ¡y no hay otro libro como éste! Es una sinopsis de toda la Biblia, y explica lo que es este “misterio” en Apocalipsis 10:7. ¡Tenemos que entender lo que es este misterio y remover el misterio! Este mundo no lo sabe, ¡pero puede y debe saberlo! Aunque es un misterio para este mundo, no es un misterio para los verdaderos elegidos de Dios.

Este misterio significa todo para las personas que realmente creen en la Biblia. Apocalipsis 10 muestra una conexión entre El misterio de los siglos y el “librito”. Dios dice a los que tienen el librito: “Es necesario que profetices otra vez sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes” (versículo 11). Debemos salir y profetizar otra vez sobre ese misterio. ¿Por qué este extraño mandato?

El Sr. Armstrong escribió El misterio de los siglos sólo unos meses antes de morir en 1986. Los hombres que se hicieron cargo de la Iglesia después de su muerte abandonaron rápidamente las enseñanzas del Sr. Armstrong ¡y dejaron de publicar ese libro! Nosotros nos mantuvimos leales a Dios y a Su verdad, y comenzamos a imprimir y distribuir El misterio de los siglos otra vez. ¡La idu de hecho nos demandó en un esfuerzo por mantener ese libro fuera de impresión! ¡Luchamos una batalla legal de seis años para ganar El misterio de los siglos porque significa mucho para nosotros! En una victoria milagrosa, obtuvimos los derechos de autor de ese libro y de otras 18 obras del Sr. Armstrong.

Por eso Dios dice, deben profetizar otra vez sobre este misterio, así como se hizo antes. Y Apocalipsis 10:7 dice que el trabajo de dar a conocer este misterio debe terminarse cuando la séptima trompeta esté “a punto de sonar”.

Esto le ayuda a entender una tercera escritura que revela el plan supremo de Dios.

Dispensar el misterio

En Efesios 3:9, el apóstol Pablo escribe que quiere “aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas”.

En inglés, la palabra “dispensación” está traducida incorrectamente como “compañerismo” (fellowship). La Biblia Companion dice que los traductores ¡en realidad tradujeron mal la palabra griega! El Comentario de Lange y algunas traducciones de la Biblia [como la Reina Valera] la traducen como “dispensación”. Dispensación significa dispersar o distribuir algo. Esto está hablando de dispensar o distribuir el misterio.

Entonces, ¿de qué está hablando Dios aquí? Este versículo no sólo dice que debemos entregar este misterio, lo que ciertamente debemos hacer. ¡Dice que debemos hacer que toda la gente entienda que este misterio necesita ser dispensado, o declarado, a toda la humanidad!

¡Eso sólo tiene sentido si se lleva al universo y por toda la eternidad!

Efesios 3:9 dice que TODOS LOS HOMBRES deben ver que el misterio de Dios tiene que ser declarado”, escribí en mi folleto Profetiza otra vez. “Piense sobre esa declaración. ¡Dios le va a dar a toda la gente de este mundo una visión como nunca antes ellos han tenido! Quizás Él quiere mostrarles que ellos van a tener que difundir ese misterio por todo el universo; y quizás a otros hombres y mujeres que Dios creará en otros planetas”. ¡Pienso que estas escrituras nos enseñan exactamente eso! “Ciertamente, Efesios 3:9 nos da margen para eso. ¿Será que el misterio de Dios va a ser distribuido continuamente en todos lados del universo, donde seres humanos reciban la revelación de este misterio luego de sufrir una experiencia como la que tenemos en la Tierra?”. En otras palabras, los inconversos se bautizarán, recibirán el Espíritu Santo de Dios y se convertirán, y luego, una vez que tengan el Espíritu, ¡comprenderán verdaderamente este misterio!

“La palabra dispensación, ¡tiene extensiones portentosas!”, escribí. “El misterio debe ser dispensado, o sea declarado, a cada hijo que entra en la Familia de Dios”.

Según como entiendo estos versículos, Dios va a seguir enseñando, levantando y creando Hijos de Dios para siempre. ¿Cómo puede usted entenderlos de manera diferente?

Es asombroso cuando se piensa profundamente en ello. ¡Es, de hecho, el plan supremo de Dios!

Efesios 3:9 dice que Dios ha estado ocultando este misterio en Su mente durante siglos, o eones y eones de tiempo. Los ángeles no sabían nada al respecto. Cuando Dios los creó, los ángeles no entendieron que Él se reproduciría en los humanos si Su plan con los ángeles fallaba. Cuando se mostraron incapaces de hacer el trabajo que Dios les encomendó, ¡Él procedió a crear al hombre! Aún hoy, la mayoría de los hombres no han conocido este misterio. En ese sentido, sigue oculto en la mente de Dios y en Sus verdaderos elegidos hoy.

Pero como dice este versículo, un pequeño grupo de santos sí lo entiende. ¡Debemos entender Efesios 3:9!

Dios quiere que pongamos nuestro afecto en las cosas de arriba, no en las de la Tierra (Colosenses 3:1-2). ¡Ponga su mente en lo alto y vea su increíble potencial humano! ¡Ponga sus pensamientos en el plan supremo de Dios! Lo que Él está haciendo hoy conduce a una fabulosa eternidad de hacer que el universo florezca como una rosa. Y como indican estos versículos, ciertamente para mí, no habrá fin a la expansión de la Familia de Dios, criando más familias y más seres humanos con los que Él pueda trabajar y convertir espiritualmente. ¡Qué futuro tiene Dios reservado para Su Familia! 


Boletín, AD