Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Russiantrio

public domain

El pacto de Hitler-Stalin: ¿se está repitiendo la historia?

Putin sorprendió al mundo diciendo que no tuvo nada de malo que la Unión Soviética (URSS ) firmara aquel acuerdo salpicado de sangre.

Estamos viendo una conexión desarrollándose entre Rusia y algunos líderes en Alemania que están surgiendo. Este desarrollo trae a la mente una historia preocupante.

Recuerde que el 21 de agosto de 1939, el gobierno de la Alemania nazi y el gobierno de la Unión Soviética acordaron “un pacto de no agresión” entre sí. Dos días más tarde, el infame pacto Molotov-Ribbentrop fue oficial. Algunas personas lo llaman el pacto Hitler-Stalin, que lo era esencialmente.

Sólo una semana después que este pacto fuera firmado, Alemania invadió a Polonia, ¡iniciando oficialmente la Segunda Guerra Mundial!

Recordar esta historia es crucial porque Alemania y Rusia están volviéndose íntimos otra vez. Esto es un indicio de que la guerra se acerca, porque estos dos poderes no se aman el uno al otro. Esto es puramente un matrimonio de conveniencia.

En la edición de la trompeta de octubre de 2008, yo escribí: “Creo que Alemania puede muy bien haber sido cómplice en el plan de Rusia para atacar a Georgia”. Esa declaración fue respaldada por los acontecimientos que sucedieron después. En enero de 2009, después que Moscú cerró su suministro de gas natural a Ucrania y Georgia, la canciller alemana, Angela Merkel, se reunió con Vladimir Putin de Rusia y tal parece que ella se unió a él, obligando a Ucrania a dar marcha atrás. Los alemanes también apoyaron tácitamente a Rusia cuando ésta marchó entrando a Georgia y virtualmente tomó el control del país.

¿Qué está pasando detrás del escenario?

En junio de 2009, el entonces ministro de Asuntos Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, alabó la relación entre Rusia y Alemania, llamando a Rusia “un socio indispensable para Alemania y la Unión Europea” y pregonando que “la cooperación germano-rusa es modelo de interacción, de modo que ambas partes se beneficiarán si nuestro potencial está unido” (énfasis mío).

Stratfor comentó sobre la importancia de aquellas declaraciones: “Uno no puede culpar al resto del mundo si los comentarios de Steinmeier se toman con un poco de aprensión. La última vez que Alemania y Rusia ‘unieron su potencial’, el resultado fue el Pacto Molotov-Ribbentrop, donde se repartieron a Europa del Este entre la Unión Soviética y el Tercer Reich en 1939. (...) La ayuda de último minuto por el Kremlin [refiriéndose a un trato de negocio que salvó al fabricante automotriz alemán Opel] podría ser el primer atisbo de una nueva alianza política desarrollándose en Europa” (11 de junio de 2009).

La Trompeta de septiembre 2009 dijo: “este eje ruso-alemán es una de las más importantes y subestimadas tendencias en la escena mundial”. ¡Y realmente lo es!

En la Segunda Guerra Mundial, estas dos potencias estaban interesadas ​en obtener tierras de otras personas y cualquier cosa que pudieran posiblemente obtener. ¡Y eso es lo que ellas estaban haciendo!

Pero al menos un líder moderno no parece estar avergonzado en absoluto de la herencia de su país con ese sangriento pacto.

La versión de Putin de la Historia

En noviembre de 2014 Putin sorprendió al mundo diciendo que no tuvo nada de malo que la Unión Soviética (URSS ) firmara aquel acuerdo salpicado de sangre. “Una seria investigación debería demostrar que aquellos eran los métodos de política exterior de entonces. La Unión Soviética firmó un tratado de no agresión con Alemania. La gente dice, ‘Uy, eso es malo’. Pero, ¿qué tiene de malo si la Unión Soviética no quería pelear; qué tiene eso de malo?”

¡Pero el pacto Hitler-Stalin no fue ninguna declaración de pacifismo! ¡Ni el revisionismo histórico de Putin lo convertirá en pacifismo! Putin sabe muy bien que el pacto incluía protocolos secretos que dividían a Polonia, Rumania, Lituania, Letonia, Latvia, Estonia y Finlandia en “esferas de influencia” para Alemania y para los soviéticos. Hasta 1989, los rusos negaron que estos protocolos existieran, pero desde entonces ellos los han reconocido.

Como un resultado directo de la protección entre sí, concedida por el pacto, tanto los soviéticos como los nazis saquearon a Polonia. La URSS capturó y ejecutó a más de 20.000 polacos en la masacre de Katyn de 1940, y los alemanes iniciaron una campaña que terminó sacrificando alrededor de 3 millones de judíos polacos.

¿Es ese comportamiento justificado simplemente porque “esos eran los métodos de política exterior” en ese momento? El endoso de Putin de ese pacto debe recuperar la sobriedad de todos nosotros. ¡Nos debe despertar a lo peligroso que el mundo está volviéndose de nuevo!

Cooperación en la guerra de Ucrania

El mundo se asombró en 2014 cuando las fuerzas de Rusia invadieron a Ucrania con operaciones significativamente mejoradas, con tecnología notablemente sofisticada y suficiente seguridad operacional para prevenir que incluso las mejores agencias de inteligencia de Estados Unidos las vieran venir.

¿Cómo hicieron los rusos para avanzar sus capacidades tan rápidamente desde los tiempos de la Guerra Fría?

The Daily Beast informó el 22 de abril de 2014, que fue en gran parte gracias a la ayuda de Alemania: “En 2011 (...) el contratista de defensa alemán Rheinmetall firmó un contrato de $140 millones para construir un centro de entrenamiento de simulación de combate en Mulino, en el suroeste de Rusia, que podría entrenar a 30.000 tropas de combate rusas por año. Aunque la instalación no estaba prevista oficialmente para ser completada hasta finales de este año, las autoridades estadounidenses creen que Alemania ha estado entrenando a las fuerzas rusas durante años. (...) Altos funcionarios de defensa ahora están reconociendo que el ejército de Rusia ha sido transformado en los últimos años”.

El Servicio de Investigación del Congreso (crs, por sus siglas en inglés), informó el 26 de abril de 2012 que el socio de Rheinmetall en el acuerdo, era la empresa rusa estatal Oboronservis (Servicio de Defensa). Juntos los dos estaban trabajando para construir un centro de formación modelado siguiendo a uno utilizado por el ejército alemán. Rheinmetall considera que es “el sistema más avanzado de su tipo en todo el mundo”.

“La empresa alemana parece ver el trato como un precursor de contratos adicionales, estableciendo que ‘En vista de los planes para modernizar los pertrechos de las fuerzas armadas rusas, las oportunidades para pedidos futuros de la Federación de Rusia son considerables’”, escribió el crs.

The Daily Beast dijo que las autoridades estadounidenses estaban “privadamente expresando ira y frustración sobre la obra alemana con el ejército ruso. (...) Estos funcionarios miran la radical mejora de las fuerzas de Moscú (en particular sus fuerzas de operaciones especiales) que se ha visto desde la última vez que fueron vistas en acción importante, durante la invasión de Georgia en 2008. Los funcionarios estadounidenses creen que algo del entrenamiento alemán en los últimos años se le dio a la gru Spetsnaz, las fuerzas de operaciones especiales que sin insignia se movían en Crimea y que ahora se pueden encontrar causando problemas en el este de Ucrania” (op. cit.).

¡Incluso después que Rusia utilizó su nueva habilidad para anexarse la península de Crimea de Ucrania, Rheinmetall defendió su proyecto de entrenamientos con Rusia!

“Es infortunado que las empresas alemanas estaban directamente apoyando y entrenando al ejército de Rusia, incluso durante los ataques contra Ucrania”, le dijo al Daily Beast un encumbrado asesor del Senado.

A medida que la importancia del acercamiento de relaciones entre Rusia y Alemania se hace claro, ¡todos vamos a ver que es mucho más que solo “desafortunado”!

Enlaces con Baviera

Un aspecto interesante del creciente contacto alemán con Rusia es que casi todo ello proviene del partido Unión Social Cristiana (csu). El csu opera sólo en el estado alemán de Baviera. Creo que algo debe estar pasando detrás del escenario, para hacer que incluso los rusos entiendan que el verdadero poder de Alemania va a venir de Baviera. Ahí es donde Edmund Stoiber estaba en el poder. De ahí es Karl-Theodor zu Guttenberg y es donde él se mantiene asombrosamente popular. Guttenberg dijo recientemente que ha estado viajando a Alemania aproximadamente una vez al mes, y parece que la mayor parte de esas visitas son a Baviera.

No podemos saber todo lo que está pasando en Alemania o Rusia, pero sí sabemos que Alemania necesitará algún tipo de pacto como el viejo acuerdo entre Hitler y Stalin, antes que le dé rienda suelta a su poder militar. Y la Biblia profetiza que esto es justamente lo que Alemania va a hacer. (Para la prueba, lea nuestro e-book “Estrategia secreta de Alemania para destruir a Irán” en inglés solamente, en theTrumpet.com/go/gss).

En septiembre pasado, el primer ministro del Estado de Baviera, Horst Seehofer, dijo que la situación de Siria no podría ser estabilizada sin la ayuda de Putin. En un artículo de febrero 12 publicado por Center for Strategic and International Studies, Guttenberg hizo declaraciones similares: “Occidente tendrá que trabajar con (...) los socios ‘menos malos’ en esta empresa [una coalición propuesta contra la yihad], incluyendo a Rusia, y definir arreglos tácticos para objetivos específicos, incluyendo ataques aéreos conjuntos simultáneos, zonas de exclusión aérea y de limpieza casa por casa”.

Existe una razón por la que estos hombres están trabajando hacia dicha cooperación. Cuando los líderes alemanes y rusos empiezan a hablar de cooperar (trabajando hacia equivalentes modernos del viejo pacto de Hitler-Stalin), ¡entonces usted necesita pensar sobre el potencial de una guerra inminente!