Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

15070

MAHMOOD HOSSEINI/AFP/Getty Images

El mortal acuerdo nuclear de Estados Unidos con Irán

La debacle de la peor política exterior en la historia de Estados Unidos, acaba de allanar el camino hacia una Tercera Guerra Mundial nuclear.

principios de este año, Estados Unidos implementó su acuerdo nuclear con Irán. El “Día de la implementación” cayó el 16 de enero, una fecha interesante en la que han ocurrido varios acontecimientos mundiales importantes.

El 17 de enero, un día después, el presidente iraní Hasán Roujaní llamó el acuerdo una “página dorada” y un “momento crucial” para su nación. ¡Cuán cierto es eso! Irán estuvo desangrándose financieramente por las sanciones de occidente; pero el acuerdo nuclear le dio acceso a $150 mil millones de dólares cuando Estados Unidos liberó sus activos congelados.

El mismo día, el presidente Barack Obama dijo: “Este es un buen día, porque una vez más, estamos viendo lo que es posible con una diplomacia fuerte de Estados Unidos”. Además dijo: “Desde los presidentes Franklin Roosevelt, John F. Kennedy y Ronald Reagan, Estados Unidos nunca ha tenido miedo de procurar la diplomacia con nuestros adversarios. Y como Presidente, decidí que un Estados Unidos fuerte y confiado podría hacer avances en nuestra seguridad nacional teniendo trato directo con el gobierno iraní”.

¡Este acuerdo nuclear hizo lo opuesto de avanzar en la seguridad nacional de Estados Unidos! No hizo al mundo más seguro, ¡sino mucho más peligroso!

“La verdadera historia del sábado 16 de enero de 2016, el ‘Día de la implementación’ del acuerdo con Irán, fue que ese día marcó un punto de inflexión histórico en la geopolítica del Oriente Medio”, escribió Charles Krauthammer. “De un golpe, Irán se despojó de casi cuatro décadas del estatus de ser un estado criminal, y fue declarado ciudadano de pleno derecho de la comunidad internacional, abierto al comercio, la inversión y la diplomacia. Esto, sin rendirse o siquiera prometer cambiar su política de subversión y agresión; sin haber refrescado su estatus como el más grande proveedor de terrorismo del mundo” (Washington Post, 21 de enero).

Y ¿quién hizo esto posible, más que nadie? Estados Unidos de Norteamérica.

Por alguna razón, a pesar de que Irán es un enemigo declarado y patrocinador del terrorismo, la administración de Obama buscó agresivamente este acuerdo. Para asegurarse que nadie interfiriera con éste, el Sr. Obama y su administración usaron la Agencia de Seguridad Nacional para averiguar lo que los miembros del Congreso estaban pensando y diciendo y tratando de hacer. Ellos también espiaron al primer ministro israelí Benjamín Netanyahu. Ellos quisieron asegurarse de que nadie les impidiera eliminar las sanciones paralizantes que estaban causando a Irán tales problemas y frenando sus actividades nucleares.

Ben Rhodes, uno de los escritores de discursos del Presidente, alardeó de cómo él había engañado a los periodistas y analistas políticos, a quienes él llamó “the Blob” (“La mancha voraz”) en una entrevista con el New York Times. La Casa Blanca estaba determinada a imponer el acuerdo nuclear sin la aprobación del Senado ni el apoyo público, e ideó y ejecutó una elaborada campaña de propaganda para hacerlo. Todo esto salió a la luz meses después, ¡pero a la gente parece no importarle cuán engañosa y anárquica es esta administración!

En el discurso del 17 de enero, el presidente Obama también dijo: “Aunque Irán estuvo expandiendo firmemente su programa nuclear, nosotros ahora hemos cortado cualquier camino que Irán pudiera haber usado para construir una bomba”. Eso es absolutamente falso. Desde el “Día de implementación”, Irán ha acelerado sus actividades nucleares. El acuerdo le permite a Irán construir una bomba abiertamente en 15 años, y una provisión secreta de hecho abre la puerta incluso antes que eso.

Pero eso no es todo lo que esta administración hizo alrededor del 16 de enero. El 3 de agosto, el Wall Street Journal reportó más noticias alarmantes acerca de lo que la administración Obama hizo el siguiente día después de implementar este desastroso acuerdo.

Rehenes

El 17 de enero, la administración de Obama aerotransportó $400 millones de dólares en efectivo para pagarle a Irán por la liberación de cuatro rehenes estadounidenses inocentes. Además de pagarle a Irán el efectivo, EE UU le regresó a Irán siete criminales que estaban en prisión o enfrentando cargos, y también dejaron de buscar a 14 iraníes que están en la lista de vigilancia de la Interpol. El Wall Street Journal reportó que oficiales de EE UU decían que “la mayoría de estos casos estaban ligados a violaciones de las leyes de exportación de EE UU y a la venta de equipos de doble uso que podrían ser usados en el ejército o el programa nuclear iraní (…) ‘este es un acuerdo que ocurre solo una vez’ dijo un segundo oficial de EE UU, describiendo el intercambio de prisioneros. ‘Este no es un precedente para el futuro” (16 de enero).

¡El 17 de enero marca otro escándalo más que se añade a la creciente lista de escándalos de la administración!

Según el Wall Street Journal, el efectivo pagado fue la primera entrega de un acuerdo de $1,7 mil millones de dólares que la administración Obama aceptó pagar a Irán. El acuerdo fue concebido para resolver una disputa en la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas sobre un acuerdo de armas fallido que tuvo lugar antes de la revolución iraní de 1979, cuando el actual régimen radical islámico de Irán derrocó al régimen del Shah Mohammed Reza Pahlavi. Irán había pagado $400 millones por esas armas, pero EE UU no las entregó debido a la revolución ni tampoco devolvió los $400 millones. La administración de Obama dice que los $1,7 mil millones son estos $400 millones junto con $1,3 mil millones más, que son los intereses. El periódico afirma que Irán inicialmente exigió de $7 a $8 mil millones de intereses, pero al final aceptó $1,3 mil millones, haciéndolo así un buen acuerdo para los contribuyentes. La administración de Obama negó que el efectivo fuera un pago por la liberación de los cuatro prisioneros.

Esto fue difícil de creer, pero en agosto se supo la verdad. Primero, en una entrevista con uno de los rehenes (el pastor Saeed Abedini), salió a flote que no se le permitió salir al avión que llevaba a los estadounidenses, hasta que otro avión aterrizara. “Nosotros dormimos en el aeropuerto”, dijo él, “y cuando yo les pregunté por qué ellos no nos dejaban salir si el avión estaba ahí, el piloto estaba ahí, todos estábamos listos para dejar el país, ellos dijeron: ‘Estamos esperando otro avión, y si ese avión no viene, nunca los dejaremos ir”.

El avión que ellos estaban esperando estaba lleno de dinero, con los palés cargados de francos suizos, euros y un poco de otras monedas extranjeras. Las leyes estadounidenses prohíben cualquier transacción con Irán en dólares. Así que la administración de Obama usó una mezcla de monedas internacionales. Si una corporación estuviera lavando dinero de esta forma, el presidente de tal compañía sería puesto en prisión. Y sin embargo el gobierno de EE UU rutinariamente comete estos delitos y se sale con la suya.

Ahora bien, los iraníes están alardeando de cómo los $400 millones aerotransportados eran el rescate pagado por los cuatro estadounidenses. “Oficiales de Estados Unidos (…) reconocen que los negociadores iraníes en el intercambio de prisioneros dijeron que ellos querían el dinero para mostrar que habían obtenido algo tangible”, reportó el Wall Street Journal (op. cit.).

En el pasado, el gobierno de EE UU ha tenido una política de no negociar rescates. La administración de Obama insistió en que este no fue un pago de rescate. Pero luego unas semanas después, admitió que envió el dinero solo al cumplirse la condición de que Irán liberara a los prisioneros. Ellos dicen que esto no fue un pago por rescate, pero la acción es casi la definición de ese término en el diccionario.

¿Cómo podemos considerarnos una superpotencia cuando hacemos un trato tan ridículo? ¿Cómo puede usted explicar que Estados Unidos sea ahora el principal estado patrocinador, del principal estado patrocinador del terrorismo?

Estados Unidos continúa financiando las aspiraciones nucleares de Irán, esta vez aerotransportando secretamente un pago en efectivo a media noche. ¡Un comentarista dijo que con esos $400 millones del rescate uno podría comprar cuatro bombas atómicas!

Un precedente inquietante

En 1994, el presidente Bill Clinton negoció con Corea del Norte bajo circunstancias muy similares a como el presidente Obama está negociando con Irán actualmente. En ese entonces, Corea del Norte y Estados Unidos habían llegado a un acuerdo que era establecer, según el Sr. Clinton, “una península coreana libre de armas nucleares”. Sin embargo, ¡Corea del Norte obtuvo la bomba 12 años después! Ellos han probado cuatro bombas en la última década y son un régimen peligroso e inestable que amenaza abiertamente con bombas de hidrógeno a EE UU y sus aliados en la región. Estamos enfrentando la misma situación hoy día con Irán.

En 2007, un buque carguero norcoreano viajó a Siria. La carga del navío fue transportada exitosamente a un escondite en el desierto de Siria. Tres días después, los israelíes enviaron aviones F-15 y bombardearon el sitio. ¿Por qué? ¿Cuál era el objetivo de este envío? ¡Entregar una carga de material nuclear! Irán estaba estableciendo un programa de desarrollo nuclear dentro de Siria. Siria es un suplente de Irán, y Corea del Norte uno de los socios de Irán en el desarrollo nuclear.

Desde entonces, los líderes iraníes han asistido a reuniones en Corea del Norte relacionadas con el desarrollo de la bomba nuclear. En el Jerusalem Post del 21 de enero, Melanie Phillips escribió que algunas personas creen que Irán ya tiene una bomba nuclear, “o al menos ya tiene acceso a armas nucleares al haber subcontratado con Corea del Norte la prueba de la bomba. Irán ahora está considerando cómo usar el arma con un efecto destructivo máximo y sin dejar sus huellas ahí”.

Irán tiene terroristas por todo el mundo; ¡quiere encontrar una forma de explotar una bomba y dejar a la gente preguntándose quién lo hizo! Esta nación que Estados Unidos está financiando pretende causar terror nuclear y por último tomarse el mundo. ¡Está dirigida por locos que piensan que saben cómo manejar al mundo!

Ochenta y cinco por ciento de los 78 millones de chiíes en Irán creen en el chiismo duodecimano, lo cual es una idea adoptada por el ayatolá Rujola Jomeini (líder de la Revolución iraní). Esa es una ideología que abraza la muerte. Estas personas están dedicadas a una causa. ¿Qué motiva a estos terroristas a crear caos y violencia?

Dore Gold, exembajador israelí ante la ONU, dijo que una Irán nuclear no podría ser disuadido como lo fue la Unión Soviética durante la Guerra Fría. Los iraníes tienen un sistema de creencias mucho más radical. Ellos creen que su salvador, el duodécimo imán, o Mahdi, regresará más pronto si ellos provocan mucho caos apocalíptico y violencia.

Como lo señaló Dore Gold en un simposio de Frontpage en 2008: “Cualquiera que diga con confianza que Occidente puede acostumbrarse a un Irán nuclear y confiar en los modelos clásicos de disuasión, no tiene ni idea de lo que está enfrentando”.

Refiriéndose al acuerdo del 16 de enero, Melanie Phillips escribió: “Irán ahora ha anunciado que construirá centrifugas nucleares avanzadas capaces de enriquecer uranio, el componente clave de un arma nuclear, más rápido que los modelos previos” (op. cit.). El gobierno de EE UU afirma que ha frenado el desarrollo nuclear de Irán, pero lo cierto es que, Irán está trabajando más rápido.

Irán ya ha probado misiles ilegales. Según el acuerdo nuclear, ellos tenían que esperar ocho años antes de que pudieran tener algo que ver con los misiles balísticos. Pero los misiles balísticos de prueba son los que tienen la capacidad de llevar ojivas nucleares.

Mientras los iraníes violan incluso las pocas restricciones que les impone el acuerdo, Estados Unidos solo observa, sin hacer nada.

El 4 de julio, el ministro de relaciones exteriores iraní Javad Zarif tuiteó: “Ya no quedan líneas rojas que los terroristas puedan cruzar. Tanto suníes como chiíes seguirán siendo víctimas a menos que estemos unidos como uno”. Irán tiene grandes ambiciones. Ellos controlan el islam radical y han recibido miles de millones de la administración de Obama. Están avanzando en el proceso de enriquecimiento nuclear. Están probando misiles con capacidad nuclear que podrían borrar a Israel en un instante e incluso podrían impactar a Europa. Esto está mostrando que a Estados Unidos no le queda poder en Oriente Medio. Esto está haciendo que los aliados de Estados Unidos en la región y sus otros vecinos, por miedo se alíen con Irán o construyan sus propias alianzas, armas y bombas nucleares.

Irán ha recibido $400 millones de dólares de Estados Unidos por cuatro rehenes que ni siquiera eran culpables. ¿Permitiría una verdadera superpotencia que otra nación la tratara así? ¿Apoyaría una verdadera superpotencia a un régimen patrocinador del terrorismo y lo ayudaría a obtener armas nucleares?

Desde el acuerdo, Irán ha tomado más rehenes. La debilidad de Estados Unidos está a la vista de todos, e Irán continuará aprovechándose de ella. ¿Dónde está el orgullo de nuestro poder? No hay un espíritu de lucha en la gente estadounidense. Estados Unidos ha demostrado estar dispuesto a ser intimidado. Es débil de corazón.

Nuestro temible futuro

El hecho que el acuerdo nuclear se implementara el 16 de enero es una gran advertencia para Estados Unidos. Por décadas Trompeta ha estado advirtiendo acerca de un venidero holocausto nuclear. Con el reciente acuerdo, estamos ahora más cerca que nunca de esa realidad.

El 16 de enero experimentamos el desastre físico más grande en la historia de la Tierra: Estados Unidos de Norteamérica aceleró la tribulación nuclear.

Por 30 años Trompeta ha observado el 16 de enero como una fecha significativa. Fue en esta fecha (1991) que EE UU lanzó la operación Tormenta del Desierto; (1998) el parlamento alemán derogó el derecho constitucional a la privacidad, y el cuerpo de seguridad de EE UU interrogó a Mónica Lewinsky (una becaria de la Casa Blanca) sobre su relación con el presidente Bill Clinton; (1999) finalizó el proceso por la destitución del presidente Clinton; (2003) el transbordador espacial Columbia sufrió un daño fatal tras su lanzamiento, 16 días antes de desintegrarse cuando reingresó, matando a la tripulación de seis estadounidenses y un israelí; (2008) Alemania anunció el despliegue de 250 combatientes en Afganistán y el ministro de asuntos estratégicos de Israel renunció por las políticas de apaciguamiento del primer ministro Ehud Olmert; (2009) Israel acordó unilateralmente retirarse de la Franja de Gaza; y Vladimir Putin de Rusia y Angela Merkel de Alemania se reunieron para discutir acerca de Ucrania y el suministro de gas; (2010) el presidente Barack Obama anunció uno de los proyectos de reconstrucción más grande de Estados Unidos en Haití, un año después de la Gran Recesión; (2012) el fondo de rescate financiero de Europa fue despojado de su calificación crediticia de aaa; (2013) el presidente Obama emitió una serie de órdenes ejecutivas acerca del control de armas después de la masacre de Sandy Hook, y Alemania comenzó a retirar sus reservas de oro de París y Nueva York; y (2015) la Corte Suprema de EE UU anunció que escucharía los argumentos sobre el “matrimonio” entre personas del mismo sexo.

Pero el 16 de enero es una fecha crucial por otra razón. Es por otro evento que de hecho está conectado con el acuerdo nuclear de Irán, y el caos al que nos precipitan estos acontecimientos.

Él tenía razón

Irán está empujando y empujando con su política exterior, la cual es acerca de empujar tan duro y agresivamente ¡que iniciará una guerra masiva! Pero no será con Estados Unidos, que ahora está demasiado débil para siquiera pelear tal guerra. En lugar de esto, será contra una nueva superpotencia con un líder feroz quien golpeará a Irán y a sus aliados islámicos radicales como un torbellino arrasador.

Los temibles misiles balísticos de estas naciones y sus horrorosas cargas explosivas finalmente serán usados. Grandes explosiones quemarán ciudades enteras, hasta las hojas de la hierba en los parques. El suelo abajo estará temblando, y el cielo arriba se oscurecerá. Usted ve la lamentable debilidad de Estados Unidos; lo ve ayudando y siendo cómplice de un imperio terrorista ideológico; ve a Irán presionando agresivamente a Estados Unidos y también muy fuertemente contra Europa; ve a Europa sufriendo peligro económico, migración masiva, terrorismo; ve a los europeos clamando por unidad y un líder fuerte; ve la amenaza muy real de guerra; ve la amenaza muy inminente de bombas nucleares eliminando a millones de personas. ¡Usted puede ver estas cosas en las noticias diarias!

¡Y lo que es verdaderamente asombroso es que usted puede ver estos mismos eventos en la Biblia! La Biblia profetizó específicamente la agresiva política exterior de Irán fortalecida por el terrorismo. Ésta profetizó la necesidad de Europa de un líder fuerte. Profetizó el enfrentamiento del islam con la Europa católica. Profetizó la debilidad vergonzosa de Estados Unidos. Profetizó que los pecados de nuestro pueblo están llevando directamente a que nuestras poblaciones sean golpeadas por armas de destrucción masiva y a que los sobrevivientes sean deportados como esclavos (por ejemplo, Daniel 8:23; 11:40; Levítico 26:19; Joel 2:3).

Por medio de las páginas de la Biblia Dios le reveló estas profecías a un hombre que falleció el 16 de enero de 1986. Usted necesita probar por sí mismo si este hombre fue un profeta o no. Usted puede comparar lo que este hombre escribió con hechos históricos que han ocurrido desde que él murió, y con eventos que se ven en las noticias de cada día. Nuestro folleto gratuito Él tenía razón le ayudará a ver lo que este hombre escribió acerca de las profecías de la Biblia, y entonces usted puede probar la verdad por sí mismo. 

Newsletter_ES